Cabecera Alredor del CHP.jpg
Cualquier comentario o sugerencia puede enviarse a: Redacción. Coordinación: Caravaneros.

Nuevamente publicamos aquí artículos de nuestro colaborador Héctor Maravall (rockyboy), dentro de una serie cuya realización es consecuencia directa del magnífico trabajo "Cumbre de Caravana" llevado a cabo por José Eiroa (Honcho) y José M. R. Alarcón. Serán estudiados diversos aspectos en relación con los datos que ellos fueron publicando a lo largo de dos años. Es deseo del titular de esta página agradecerles, en palabras propias, su "excelente radiografía" de Caravana.

AC - 043
ELVIS PRESLEY EN CARAVANA MUSICAL (1ª Parte)
AC - 043-1 Elvis Presley.jpg
AC - 043-2 Elvis Presley.jpg
AC - 043-3 Elvis Presley.jpg
Por fin ha llegado el momento de prestar atención a Elvis Presley en esta sección de la wiki. Como no podía ser de otra manera, Elvis fue uno de los músicos favoritos de Caravana. Treinta y cuatro Series Doradas en la primera época de la vieja Carreta y otras nueve en el periodo posterior lo acreditan suficientemente. Cuatro números 1 en el Caravana Hit Parade y veintiuna canciones que alcanzaron a estar entre los diez primeros puestos, son igualmente buena prueba del éxito de Elvis entre los viajeros de Caravana. Y todo ello sin olvidar que sus grabaciones en la SUN Récords y en RCA en sus primeros seis años, no pudieron estar presentes en la música de Caravana, al no haber nacido aun nuestro programa musical.

Sería superfluo e insolente por mi parte glosar la figura y la música de Elvis, el artista que contribuyó decisivamente a revolucionar la música juvenil e incluso las formas de relacionarse de la juventud de finales de los años 50. Todos los seguidores de nuestra wiki “Caravaneros” conocen de sobra la personalidad y obra de Elvis, por ello me voy a limitar a referir su presencia en Caravana, así como algunas de sus ausencias. Serán dos entregas, esta primera desde su estreno en Caravana en el verano de 1960 y la segunda desde la publicación del Lp “From Elvis in Memphis”, o si se quiere desde el impacto de “In the Ghetto” en el verano de 1969, hasta el final de su carrera musical, su vida y su presencia en Caravana.

Caravana nace a la luz mes y medio después del regreso de Elvis a Estados Unidos procedente de Alemania, donde había estado cumpliendo su servicio militar durante casi dos años. Este es un dato muy relevante, ya que ese tiempo en Alemania representó una ruptura en la trayectoria musical de Elvis. La música del Elvis antes del servicio militar y la del Elvis licenciado del ejército, es diferente, aunque por supuesto conserva muchas de las esencias de su voz y estilo.

Efectivamente desde julio de 1954, fecha de la publicación de su primer single, “That´s allright Mama” hasta marzo de 1962 en que publica “Stuck on you”, su nuevo single tras su vuelta, aparecen 31 singles (varios de ellos regrabaciones por RCA de canciones grabadas y publicadas anteriormente por SUN Records) y 3 lps (uno de ellos de temática navideña), pero entre marzo de 1958, en que se incorpora al ejercito y marzo de 1960 que termina, tan solo publicó 5 singles.

“Stuck on you”, su primer single tras su regreso de Alemania, siendo un rock and roll, daba ya algunas pistas de por dónde iba a caminar la música de Presley en el futuro.

Qué duda cabe que, de haber surgido antes Caravana, muchas de las canciones legendarias de los primeros años de Elvis hubieran triunfado en Caravana y se hubieran convertido en Series Doradas. Pero su estreno en nuestra Carreta fue al final del verano de 1960, con una de sus más impresionantes canciones (y de la historia de la música juvenil del siglo XX), nada menos que “It´s now or never”. Su acogida en Caravana fue en consonancia: tres semanas en el número 1 del Caravana Hit Parade y 18 semanas entre las diez primeras.

Las mandolinas de sabor napolitano con que se inicia este primer Serie Dorada de Elvis, reflejan a la perfección el cambio en su música al que antes me refería. Ya no era el vibrante rock and roll, la fusión entre el country y el rhythm and blues, el rockabilly promocionado inicialmente por la SUN Records y perfeccionado a partir de su entrada en RCA. Era una música mucho más elaborada, una voz mucho mas madura, unos arreglos e instrumentación más ricos y diversos. Siendo Elvis, era otro Elvis. Y que no había sido un episodio pasajero quedó patente con su nuevo single, “Are you lonesome tonight?”, otra fantástica canción, una dulce balada country, cuya escucha hoy sigue erizando el vello a todo amante de la música y donde la voz de Elvis alcanza uno de los niveles más altos de su carrera musical. Fue su segundo Serie Dorada y segundo número 1 en nuestra Carreta.

Elvis enlaza éxito tras éxito en las listas de éxitos y por supuesto en Caravana. A principios de 1961 “Surrender”, otra hermosa canción pop con sabor italiano, un nuevo alarde de la voz de Elvis, su tercer Serie Dorada y número 9 del Caravana Hit Parade; la cara b) de este single, “Lonely man”, es una bella balada country, a la altura de las grandes canciones de Jim Reeves, Marty Robbins o George Jones. Su nuevo single de abril de 1961, “I feel so bad”, es una cierta vuelta a las raíces, un rock and roll con potente apoyo instrumental; llegó al puesto 4 del CHP, convirtiéndose en su cuarto Serie Dorada. Mucho mejor era, en mi opinión, la cara b) “Wild in the Country”, otra bellísima balada country, que sin embargo no fue Serie Dorada. Un rock and roll de fuerte sabor country fue su nuevo gran éxito, “His latest flame”, número 3 de nuestro CHP; como rock and roll fue su cara b) “Little sister”, una apreciable canción.

A finales de 1961 se publica un nuevo single, con otra gran balada de intenso sonido country, “Cant help falling in love”, canción que antes y después ha sido interpretada por numerosos cantantes y de la que Elvis hace una buena versión, a la que quizás le sobre para ser perfecta los coros de fondo. Fue su sexto Serie Dorada y número 2 del CHP. Es posible que, para compensar la subida de azúcar de aquella canción, la cara b) era una versión del clásico rock “Rock a hula baby”.

El año 1962 se estrena con otra gran canción con dosis de pop, de country y de rock and roll, “Good luck charm”, su séptimo Serie Dorada, aunque en esta ocasión no alcanzó los diez primeros puestos del CHP. La cara b) era una formidable balada country “Anything that´s part of you”, bellísima balada que bien hubiera merecido un hueco en nuestra colección de Series Doradas.

En los primeros meses de ese año se estrena una película de Elvis, “Follow that dream”, dirigida por el gran director Gordon Douglas. La canción de referencia de esta película, “Follow that dream”, (en una escena de interesante contenido sensual con la protagonista femenina Anne Helm), fue otra estupenda canción pop, rock, twist, que de todo tenia un poco, que se convirtió en su octavo Serie Dorada y número 2 del CHP.

En el verano de ese mismo año aparece un nuevo single, “She´s not you”, una buena canción country pop, que sin embargo quedó oscurecida por la cara b), la fantástica “Just tell her Jim said hello”, con unos arreglos logradísimos, distintos, con un cierto toque latino y a la vez jazzístico, y la voz de Elvis con juegos perfectos; consiguió el puesto 4 del CHP. En el otoño del 62, publica “Return to sender”, una nueva gran canción con esa mezcla de country, rock y pop; número 3 del CHP y decimo Serie Dorada.

El primer single de 1963, “One broken heart for sale”, desde luego una buena canción nuevamente de rock, country y pop, sin embargo no era comparable a lo que venía siendo su trayectoria. Mas atención hubiera merecido su cara b), “They remind me too much of you”, una excelente balada, con dos protagonistas, la preciosa voz de Elvis y un melancólico piano, a la que únicamente le sobran la aparición puntual de los coros. Ninguna de las dos canciones tuvo éxito en nuestra Carreta.

En el verano de 1963, llega “Devil in disguise”, un fenomenal rock pop, otra de las grandísimas canciones de Elvis, que tuvo una gran acogida en Caravana con tres semanas en el número 1. Después el nuevo single fue “Bossa nova baby”, una concesión al ritmo de moda, música de sabor latino, con buenos arreglos instrumentales, pero que sin duda no es de lo mejor de Elvis ni mucho menos.

A principios de 1964 y procedente de una nueva película de Elvis, “Kissing cousins”, llega un nuevo single con la canción del mismo nombre, un rock and roll, curiosamente con claras influencias del Liverpool Sound, una buena interpretación que sin embargo en Caravana cedió el protagonismo a su cara b), “It hurts me”, una formidable balada con tintes de soul y rhythm and blues y que anunciaba un futuro nuevo derrotero de Elvis, fue su doceavo Serie Dorada.

El siguiente single, contenía dos estupendas canciones. “Kiss me quick”, en la línea de las grandes canciones de Elvis, con rock and roll, pop, sabor italiano, pero que no tuvo especial acogida en Caravana. Su cara b) con “Suspicion”, 50 años después sigue siendo un misterio para mí ¿por qué no logró la condición de Serie Dorada, que sí consiguió la versión de Terry Stafford?. Elvis hace una brillantísima interpretación y aunque los arreglos instrumentales puedan ser mejores en el caso de Stafford, en su conjunto la versión de Elvis no es inferior y en mi opinión la considero igual o mejor.

“Viva las Vegas” fue su siguiente single, un rock con sabor latino, que no es de especial interés. Como tampoco lo es su cara b), la versión de “What´d I say”, inferior sin ningún género de dudas a las canónicas de Jerry Lee Lewis y Ray Charles.

El siguiente Serie Dorada fue “Crying in the chapel”, otra de las prodigiosas canciones de Elvis, que apareció como single y también en el excelente lp “How great thou art”, de música religiosa y sonido blues, country y góspel. Siendo uno de los grandes hitos en la trayectoria de Elvis, llama la atención que no hubiera tenido acogida entre los diez primeros puestos del CHP.

A finales de 1965 llega a Caravana “Puppet on a string”, procedente de la película “Girl happy”, coprotagonizada por una vieja conocida de Caravana con su inolvidable canción “Johnny Angel”, Shelley Fabares, que se derrite ante un Elvis, todavía guapetón, pero yo con algunos kilitos encima. La canción es otra preciosa balada country pop.

Tras esta canción, Elvis desaparece de nuestra Carreta durante los años 1966 y 1967, volcada en los nuevos sonidos del folk rock y de la psicodelia.

El regreso de Elvis se produce en la primavera de 1968. Es un nuevo Elvis, que sin duda busca sumarse a los nuevos sonidos y ritmos que arrasan en Estados Unidos. “U.S. Male”, es una canción de country rock sureño, conseguiría llegar al número 4 del CHP, siendo su quinceavo Serie Dorada. En el invierno de 1968 una nueva canción, “If i can a dream”, tendrá buena acogida en Caravana, llegando otra vez al puesto 4 del CHP, con un sonido situado a medio camino del soul y del rock adulto. La voz de Elvis demuestra estar en plena forma, pero los arreglos instrumentales muy recargados, en mi opinión han envejecido mal. En la primavera de 1969 llega una nueva canción, “Memories”, una balada country pop, para mi gusto más comedida y lograda que la anterior, que alcanzó el puesto 6 del CHP.

La nueva etapa de Elvis, a finales de la década de los 60 podría parecer desconcertante, buscando, al igual que muchos otros artistas procedentes de la década de los 50 y principios de los 60, una adaptación a los nuevos tiempos y gustos de las nuevas generaciones. Incluso se hubiera pensado que el tiempo de Elvis Presley ya había pasado definitivamente. Sin embargo, a principios del verano de 1969 Elvis sorprende a todos con la publicación de un extraordinario lp, “From Elvis in Memphis”, que insufla un nuevo impulso a su carrera musical.

En estos años 1060-1969, a los que me he ceñido en esta primera entrega, Elvis grabó otros discos, lps, discos en vivo, bandas sonoras de películas, etc., a los que me referiré en la segunda parte de este trabajo.

rockyboy; 16-12-17

AC - 042
MERLE HAGGARD
AC - 042-1 Merle Haggard.jpg
AC - 042-2 Merle Haggard.jpg
En la historia de Caravana hay tres grandes nombres de músicos country, que logaron más de 15 Series Doradas y lugares muy destacados en nuestro Hit Parade: Glen Campbell, Johnny Cash y Merle Haggard, los tres ya fallecidos. De Campbell, ya me he ocupado en una entrega de hace tiempo de esta misma sección de nuestra wiki. A uno de los discos más impresionantes de Cash también le dediqué una colaboración en “Volver a escuchar” hace bastantes años y próximamente será objeto de mayor atención en “Alrededor del Caravana Hit Parade”.

Nos queda Merle Haggard, un gran musico que llegó relativamente tarde a nuestra vieja Carreta, al que no se le dedicó aparentemente mucha atención (solo tuvo una “Biografía semanal”), posiblemente porque sus discos apenas se publicaron en nuestro país y en general ha sido un artista muy poco conocido y valorado en España, salvo por pequeños sectores amantes del country. Sin embargo, Haggard tuvo 15 Series Doradas en la primera época de Caravana y otros 2 en la segunda etapa; de ellas 11 llegaron a entrar entre los diez primeros puestos del Caravana Hit Parade y 5 estuvieron entre los tres primeros.

Digamos de entrada que Merle Haggard, fallecido en abril del año 2016, logró a lo largo de su carrera musical nada menos que 38 números uno en las listas de singles de Country norteamericanas, 16 de sus lps (dos de ellos junto con Willie Nelson) también llegaron al primer lugar de ventas y consiguió numerosos premios y distinciones, entre ellos varios “Grammy” y está considerado, junto con el magnífico Buck Owens, como el mejor exponente del Sonido “Bakersfield”, sin duda uno de los estilos más brillantes, innovadores y marchosos de la música country.

Haggard nació en abril de 1937 en un pueblo de California, Oildale, precisamente muy cercano a Bakersfield. Su padre murió cuando tenía 9 años, algo que le marco profundamente en toda subida. Se marchó de casa con doce años, llevando una vida errante, con numerosos episodios dramáticos, incluyendo frecuentes entradas en centros de detención juvenil y posteriormente en cárceles y también diversas fugas de los mismos; esas experiencias vitales de juventud se reflejaron más o menos explícitamente en sus canciones.

Haggard fue una personalidad muy controvertida, autor de canciones de tinte fuertemente conservador a mediados de los años 60, cantando contra los hippies, los consumidores de drogas y los movimientos opuestos a la guerra de Vietnam, que le granjearon una gran popularidad en amplios sectores de la America profunda. Sin embargo, el propio Merle en la década de los 80 cayó el mismo en la adicción a las drogas y en los últimos años de su vida pareció desmarcarse de aquellas opiniones juveniles, incluso afirmó que canciones tan emblemáticas como “Okie from Muskogee”, realmente eran una crítica a las posiciones tradicionales de las clases trabajadoras norteamericanas y hasta defendió la salida de las tropas de Irak.

Merle fue un gran compositor, cantante de magnifica voz, guitarrista (con la Fender telecaster) y violinista (fiddler). Su estilo estuvo muy influenciado por músicos como Bob Wills, Hank Williams, Lefty Frizzell, Jimmie Rodgers, Tommy Collins o Ernest Tubb o los primeros años de Marty Robbins. Su sonido inconfundible se debió también al acompañamiento de su grupo “The Strangers”, unos magníficos instrumentistas, cuya composición fue variando a lo largo de los años.

Tras su última salida de la cárcel en 1960, y fuertemente impresionado por la ejecución en prisión de algún amigo y compañero de prisión, Merle decidió cambiar radicalmente de vida e iniciar su trayectoria musical. Graba un primer single en 1962 sin ninguna repercusión. En 1963 graba una canción de Wynn Stewart, un cantante country con el que había colaborado en actuaciones, “Sing a sad song”, una balada en la que hace todo un alarde de sus posibilidades vocales y que alcanza el número 19 de las listas de country, listas que ya no abandonara en muchos años. Un año después publica un nuevo single con” Sam Hill”, una famosa canción de Tommy Collins, de la que Merle realiza una excelente versión y un nuevo single con una canción de Liz Anderson (la madre de Lynn Anderson), “My Friends are be gonna Strangers”, una magnifica canción que le llevaría al número 10 de las listas de country.

En 1965 Haggard publica su primer lp, “Strangers”, que recoge una parte de sus anteriores singles y nuevas canciones. La mitad del disco son versiones y la otra mitad composiciones de Merle. Es una grabación todavía de transición, entre el country de los años 50 de sus referencias musicales, a las que antes he hecho referencia, con un protagonismo del piano y lo que serían sus grandes discos de finales de los años 60. Alcanzó el puesto 9 de ventas de country.

El año 1966 será el de la definitiva consolidación de Haggard, con un estupendo lp, “Swinging doors”, aparecido en el otoño, con un sonido ya propio, distanciado del country tradicional, con un predominio claro de las guitarras y en que diez de las doce canciones son composiciones del propio Merle. El lp logra el número 1 de las listas country. Unos meses antes de ese mismo año había grabado un disco con su mujer, Bonnie Owens, titulado “Just between the two of us”, un lp todavía muy clásico, solo con versiones de canciones de Buck Owens, Liz Anderson, Hank Williams, Fuzzy Owen…. Llega al número 4 de ventas de country. Tres singles logran también un considerable éxito: “Swinging doors” (número 5), “The bottle let me down” (3) y “I´m a lonesome fugitive”, otra magnifica canción de Liz Anderson, con la que alcanzó por primera vez el puesto de honor de las listas de ventas de singles country.

En 1967, dos singles publicados consiguieron igualmente el número 1: “Branded man” y “Sing me back home”, y un tercer single “I threw away the rose”, llegó hasta el puesto 2; las tres eran estupendas composiciones de Haggard. En ese mismo tiempo aparecen dos lps, “I´m a lonesome fugitive” y “Branded man”, dos discos que reafirman su estilo y que logran los puestos 3 y 1 de las listas de country, en el segundo de ellos hay una presencia destacada de composiciones de ese gran cantante de country, Tommy Collins, que además participa en el disco como guitarrista y lo seguirá haciéndo en algunos posteriores. Y a propósito en todos los lps de los años 1966 a 1968, aparece como guitarrista Glen Campbell.

Finalmente 1968 será el año apoteósico de Merle y también su estreno en Caravana. Tres magníficos lps, “Sing me back home”, “The Ballad of Bonnie & Clyde” (que, aunque está inspirada en las aventuras de esa legendaria pareja, no tiene que ver con el Soundtrack de la película del año 1967 de Arthur Penn) y “Mama Tried”. Tres discos que consiguieron los números 1, 6 y 4 respectivamente de las listas de country, a la vez que tres magníficos singles procedentes de estos lps, “Sing me back home”, “The ballad of Bonnie & Clyde” y “Mama tried”, alcanzan el número 1 de ventas.

En estos tres lps, junto a composiciones de Haggard, hay versiones de Buck Owens, Tommy Collins, Wynn Stewart, Lefty Frizell y muy en especial de Dallas Frazier. Hay otras canciones magnificas contenidas en los tres citados lps, entre las que destaca especialmente “I started loving you again”. Merle hace incursiones en el blues, en el texmex, hay también influencias del viejo rockabilly.

Tras una larga ausencia de nuestra Caravana, a pesar de sus excelentes canciones, a algunas de las cuales he ido haciendo referencia, y del éxito alcanzado en el ámbito del country, por fin “Mama Tried” fue su brillante estreno en nuestra vieja Carreta, donde alcanzó el número 3 de nuestro Caravana Hit Parade. Empezó aquí una sostenida presencia de Merle en nuestra música. De los quince singles que aparecieron en el periodo 1969 a 1973, trece de ellos fueron Series Doradas. Coincidió desde luego con la época más brillante y creativa de Haggard, en la que todos sus singles llegaban al número 1 de ventas o se quedaban en los primeros puestos, a la vez que sus lps también tenían muy buena acogida de ventas.

Los siguientes Series Doradas fueron “I take a lot of pride i´m what i am” y “Hungry eyes”, a cuál mejor, aunque no llegaron a alcanzar los diez primeros puestos del CHP. También en el mismo año 1969 triunfaron en Caravana “Workin Man blues” y “Okie from Muskogee”, números 4 y 2 del Caravana Hit Parade y dos de las canciones más emblemáticas de Haggard. En 1970 otra extraordinaria canción, “The fighthin side of me”, llegaba al número 3 del CHP.

A partir de esta última canción y con el cambio de década los singles y los grandes éxitos de Haggard (y las correspondientes Series Doradas) inician una paulatina evolución de suavizar su sonido, las melancólicas o amargas baladas adquieren mayor presencia, el steel guitar tiene un mayor protagonismo en detrimento de las guitarras Fender. Sigue realizando muy buenas canciones, pero ya no del nivel que caracterizó a las de la segunda mitad de la década de los 60.

Todavía en 1970 hubo dos Series Doradas más, “Jesus, take a hold”, una hermosa canción que llego al puesto 6 del Caravana Hit Parade y “I can´t be my self”, sorprendente número 2 del Caravana Hit Parade, que en mi opinión no es una canción para lograr tan significativo reconocimiento. En 1971 se suceden cuatro éxitos que fueron Series Doradas, “Sidewalks of Chicago”, una estupenda canción que se salía de los parámetros habituales de Merle, que sin embargo no consiguió llegar a los 10 primeros puestos del CHP; “Soldier´s last letter”, otra gran balada, que alcanzó el puesto 3 del CHP; “Someday we´ll look back”, una buena canción pero no brillante, que logró el puesto 6; por ultimo “Carolyn”, número 6 del CHP, otra buena canción, pero tampoco deslumbrante. Tres de estas cinco canciones fueron publicadas como singles (“Sidewalks of Chicago” fue la cara b de “I cant be myself”), obteniendo excelentes resultados, números 3, 2 y 1 respectivamente de las listas de country. Por otra parte, una excelente canción de ese mismo año 1971, “Daddy Frank”, a la altura de las grandes canciones de Merle, no fue Serie Dorada, aunque si alcanzó el número 1 de ventas de country.

Los tres siguientes Series Doradas, años 1972 y 1973, acentúan esa evolución antes señalada de la música de Haggard, que sin embargo obtiene magníficos resultados en las listas de ventas de singles de country. Desde luego no son malas canciones, pero muy distantes de su creación anterior. “It´s not love (But is´t not bad)”, número 6 del Caravana Hit Parade, “I wonder of they ever think of me”, número 7 del CHP y finalmente “Things aren´t funny anymore”, que no llegó a estar entre las 10 primeras del CHP.

Posteriormente y ya en la segunda época de Caravana, Haggard logró otros dos Series Doradas: “Ramblin fever” en 1977, una buena canción en su estilo tradicional y “From Graceland to the promised land”, en 1978, un tributo a Elvis Presley que roza el estilo “countrypolitan”.

Hay que resaltar que al filo del cambio de década de los 60 a los 70, Haggard realizó dos extraordinarios discos: “Same train, a diferent time”, un homenaje a la música del pionero Jimmie Rodgers, con 20 de sus mejores canciones y cinco narraciones del propio Merle (originariamente fue un lp doble) y “A tribute to the best Damn fiddle player of the world” con canciones de Bob Wills.

Además de los anteriormente citados, los dos últimos grandes lps de Merle, en mi opinión fueron “A portrait of Merle Haggard” en 1969, con muy buenas canciones (además de los Series Doradas “Hungry eyes” y “Workin man blues”), como “Silver wings” o “Every fool has a rainbow” y “Hag”, en 1971, que además de cuatro Series Doradas ya comentadas, (“Soldier´s last letter”, “Jesus, take a hold”, “Sidewalks of Chicago” y “I can´t be myself”) incluía otras dos estupendas canciones, “No reason to quit” y “The farmer´s daughter”.

Merle Haggard siguió en activo hasta el año 2011. Grabó numerosos lps y singles, algunos con otros músicos country como Willie Nelson o George Jones. Realizó un disco de homenaje a Elvis con canciones de este, también publicó lps de música góspel y por supuesto discos navideños.

Sin menospreciar el interés y calidad de la creación de Merle a partir de la mitad de los años 70, lo cierto es que su época dorada había quedado atrás. Gracias a Caravana, la música de Merle Haggard se conoció en España, donde solo se publicó algún disco. Es una pena que grandes canciones de Haggard de sus primeros años, como las que he indicado anteriormente, no tuvieran presencia en nuestro Caravana Hit Parade y por tanto no consiguieran la condición de Serie Dorada, pero en todo caso la música de Merle tuvo una buena representación en la historia de nuestra vieja Carreta.

(Ademas de estar disponible en la red con cierta facilidad, hay excelentes recopilaciones, muy en especial “Untamed hawk: the early recordings of Merle Haggard”, un box de 5 cds o “Down every road”, otro box de 4 cds.)

rockyboy; 11-08-17

AC - 041
CAROLE KING Y JONI MITCHELL: DOS TRIUNFADORAS EN PARALELO EN LA HISTORIA DE CARAVANA
AC - 041-1 Carole King - Joni Mitchell.jpg
AC - 041-2 Carole King - Joni Mitchell.jpg
AC - 041-3 Carole King - Joni Mitchell.jpg
AC - 041-4 Carole King - Joni Mitchell.jpg
La música de dos magnificas e interesantísimas mujeres triunfó en Caravana en los primeros años 70. Dos artistas con casi similar edad, Carole nació en febrero de 1942 y Joni en noviembre de 1943. Ambas compositoras e intérpretes del piano y de la guitarra, con unas preciosas voces y con una larga trayectoria musical.

Los años triunfales en Caravana de Carole fueron de 1971 a 1974 y de Joni de 1970 a 1974. Las dos con cinco magníficos lps, logrando Joni 18 Series Doradas y Carole 20 Series Doradas (más uno que había conseguido diez años antes, en 1962). Carole alcanzó el número 1 del Caravana Hit Parade en dos ocasiones y Joni en una; Carole situó trece de sus canciones entre los diez primeros puestos del CHP y Joni doce, Carole llegó al número 2 del CHP con tres canciones y al número 3 con dos y Joni con siete y dos respectivamente. La nueva época de Carole tuvo desde el segundo disco una acogida entusiasta en Caravana, siendo considerada como la reina de la música juvenil de la década de los 70. Sin embargo a Joni le costó más entrar en nuestra vieja Carreta, posiblemente porque aun estábamos deslumbrados por Judy Collins.

Esos primeros años 70 fueron el periodo más creativo de ambas artistas, con una clara maduración y evolución estilística, algo más acentuada en Joni que en Carole. Las dos contaron con el respaldo de brillantes músicos de acompañamiento y con buenos productores. Las canciones de Carole (me refiero a su época en solitario y no a la intensa época de compositora junto con Gerry Goffin) y de Joni han sido éxito en las versiones de otros muchos artistas. Durante los primeros años 70 ambas compartieron algunos músicos en la grabación de sus discos, siendo el caso más significativo el de James Taylor. Por último y más secundario, ambas cambiaron sus nombres originales, de Carole Klein a Carole King y de Roberta Joan Anderson a Joni Mitchell y ambas desplegaron su gran potencial artístico tras divorciarse y trasladarse de New York a Los Ángeles.

Carole nació en Nueva York y aprendió a tocar el piano siendo una niña. Estando aun en la High School formó un grupo llamado “The Co-Sines”. En 1958 graba su primer single, con arreglos de Don Costa. A los 17 años se casó con Gerry Goffin, lo que no fue obstáculo para que poco después Neil Sedaka la dedicara una de sus mejores canciones, “Oh Carol”. Junto con Gerry Goffin compone “Will you love me tomorrow”, que se convirtió en un fulgurante éxito de The Shirelles, alcanzó el número 1 de las listas. A partir de ese momento la pareja se dedicaron a la composición en el ámbito del “Brill Building”. Decenas de sus magníficas canciones jalonan la primera mitad de los años 60 del siglo XX, interpretadas por los más diversos vocalistas y grupos. En 1962, Carole grabó una de esas composiciones, “It Might as well rain until september”, con una buena acogida, llegando al puesto 22 en Estados Unidos, siendo su primer Serie Dorada, alcanzando el lugar 4 del CHP. Un año más tarde grabó otro single, “He´s a bad boy”, con mucha menor repercusión.

En 1968, Gerry y Carole se divorcian. Carole se va a vivir a Los Ángeles y crea el grupo “The City”, un trio con la participación de Charles Larkey (futuro esposo) al bajo y Danny Kortchmar a la guitarra y Carole al piano. El lp “Now that everything´s been said”, que fue su única grabación, no está mal, como tantos otros que en aquellos tiempos se realizaban en la Costa Oeste, pero no tiene especial éxito, lo que provoca la disolución del grupo.

Por fin en mayo de 1970, Carole realiza su primer lp en solitario: ”Writer”. Es un disco básicamente de pop, con ciertas influencias de soul y también de folk rock, con un nivel medio aceptable y con una excelente versión de una de las composiciones más celebradas del dúo Goffin & King, “Up on the roof”. Entre los seis músicos que le acompañan, además de sus amigos de “The City”, esta James Taylor a la guitarra acústica y vocalista. Era un buen comienzo, pero no deslumbrante, a pesar de que la mayoría de las canciones eran del dúo. Solo alcanzó el puesto 84 de ventas.

Por su parte Joni Mitchell, nació en Alberta, Canadá, aprendiendo también desde pequeña a tocar la guitarra y el piano. Desde finales de 1962 empieza a actuar en un club del pueblo de Saskatoon, donde se había trasladado la familia y su repertorio oscila entre el folk y el jazz. En los años siguientes sigue moviéndose en clubs locales. En abril de 1965 conoce al músico folk norteamericano Chuck Mitchell, se casa con él y se van a vivir a las afueras de Detroit. Joni sigue actuando y componiendo. En 1967, tras divorciarse, se marcha a vivir a New York, siendo asidua participante en clubs y locales folk de la Costa Este. Sus cada vez mayores relaciones con folksingers, la permite dar a conocer sus composiciones que empiezan a ser interpretadas por figuras ya muy reconocidas: “Urge for going” (Tom Rush y George Hamilton IV), “The Circle game” (Buffy Sainte-Marie y Tom Rush), “Both sides now”, Chelsea Morning y “Michael from the Mountains” (Judy Collins)…

Durante una actuación conoce a David Crosby y la convence para que se traslade a Los Ángeles, donde a finales de 1967 graba su primer lp, “Song to a Seagull”, producido por el propio Crosby y con la presencia de Stephen Stills en una de las canciones. Joni canta, toca el piano y la guitarra, es la compositora de todas las canciones y además es autora de la portada (la otra gran faceta artística de Joni es la pintura). Es un disco de puro folk acústico y de las diez canciones, hay tres realmente muy buenas: “I had a King”, “Night in the city” y “Cactus tree”. El lp no tuvo éxito de ventas.

Al igual que sucedió con el primer lp en solitario de Carole, el de Joni tampoco tuvo presencia en Caravana. Sera a partir de sus segundos discos cuando empiece su destacado triunfo en nuestra vieja Carreta.

En mayo de 1969, Joni graba su segundo lp, “Clouds”, con la participación en la producción de un gran personaje que había trabajado en Elektra Records, Paul A. Rothchild y el acompañamiento a la guitarra y al bajo de Stephen Stills. En este disco, igualmente de folk acústico, hay estupendas canciones como “Chelsea Morning”, “Roses blue”, “Songs to aging children come”, “The fiddle and the drum” (a capella) y por supuesto sus dos primeros Series Doradas, “Both sides now” y “That song about the midway”, que alcanzó el número 2 del CHP. Este magnífico disco logró el puesto 22 en Canadá y el 31 en Estados Unidos y obtuvo un Grammy por la mejor grabación de folk.

En la primavera de 1970 aparece su tercer lp, “Ladies of the Canyon”, que supone una evidente evolución estilística de Joni. Si en los dos primeros discos la guitarra había sido la protagonista instrumental, en este nuevo lp pasa a serlo el piano y además y sobre todo Joni amplía la diversidad de acompañamiento instrumental, con violonchelo, flauta, saxofón, clarinete, percusión y la intervención de dos coros. Estamos ante disco de plena madurez, con excelentes canciones como “Morning Morgantown”, “The circle game”, o sus tres Series Doradas, “Ladies of the Canyon”, Willy”, ambas número 6 del CHP o “Big Yellow Taxi”, que logró el número 2. También se incluye la versión original de Woodstock”, que personalmente me parece de lo más flojo del disco. Es un lp con algunas influencias pop e incluso algunos toques de rock.

En febrero de 1971 aparece “Tapestry”, la obra cumbre de Carole King. Un disco en el que por primera vez encontramos como productor el veterano Lou Adler; acompañan a Carole hasta doce músicos de gran calidad, entre los que se encuentra nuevamente James Taylor y también aparece como acompañante vocal la propia Joni Mitchell. La diversidad instrumental es evidente, desde un cuarteto de cuerda, hasta saxo, batería, piano eléctrico, flauta…Todas las composiciones son de Carole excepto las versiones de “Will you love me tomorrow”, “You make me feel like a natural woman” y “Smackwater Jack” que son del dúo Goffin & King.

Es un disco de pop, de rock, de soul, de folkrock, con un nivel medio de gran calidad. Logro cinco Series Doradas, comenzando por “You´ve got a friend”, número 1 del CHP, y siguiendo por “Where you lead”, número 7 del CHP, “So far away”, “Its´too late” y “I feel the earth move”, pero también son muy destacables “Way over yonder” así como las dos citadas versiones de “Will you love me tomorrow” y “You make me feel like a natural woman”. El lp “Tapestry” batió numerosos récords: 15 semanas en el número 1 de Billboard y seis años en las listas de ventas, cuatro premios “Grammy”, 25 millones de ventas, incluso fue número 1 de ventas en España.

Como si no quisiera quedarse atrás, pocos meses más tarde, en el verano de 1971, Joni Mitchell publica el lp “Blue”, considerado como una de sus cumbres discográficas, casi todo compuesto curiosamente durante sus vacaciones en la isla de Formentera (¡que pena no haberlo sabido para ir a conocerla!). Joni toca la guitarra, el piano y el dulcimer, Stephen Stills la guitarra y el bajo, James Taylor la guitarra, Russ Kunkell la batería y Sneaky Pete Kleinow la steel guitar. Estamos ante un soberbio disco, al que ya le dediqué hace años una entrega de la sección de la wiki “Volver a escuchar” y no tengo más que resumir lo entonces escrito.

Todas las canciones son buenas. Logró cinco Series Doradas: un número 1 del CHP, “River”, tres números 2, “Last time i saw the Richard”, “Carey” y “A case of you”, además de “California”. En el disco se van alternando las canciones con el protagonismo de las guitarras y las canciones con protagonismo del piano y aunque es un disco básicamente de folk acústico, también hay pinceladas de pop, especialmente en la canción “Carey”. El lp alcanzó el puesto 3 de ventas en Reino Unido y el 15 en USA.

En diciembre de ese mismo año 1971, Carole publica otra gran lp, “Music”. Este es un disco que supone una cierta inflexión en relación a “Tapestry”; es más luminoso, más pop, con un sonido más moderno, no en balde cuenta con una mayor diversificación instrumental, con hasta quince músicos acompañándola (con fuerte presencia de instrumentos de viento), de nuevo con la producción de Lou Adler y la participación de James Taylor. Quizás no haya canciones tan magnificas como en “Tapestry”, pero el nivel medio es formidable. Logro seis Series Doradas, entre ellas un número 1 del CHP con “Music”, dos números 2, “Song of long ago” y “Too much rain”, “Sweet seasons”, número 4, además de “Brother, brother” y “Growing away from me”. El lp fue nuevamente un gran éxito de ventas, logrando el número 1 en USA y el 2 en Canadá.

En noviembre de 1972 se publican a la vez los nuevos lps de las dos artistas, “Rhymes & Reasons” de Carole King y “For the roses” de Joni Mitchell.

“Rhymes & Reasons” está considerado como un lp de segundo nivel, tras el impacto de “Tapestry” y “Music”, sin embargo, en mi opinión es otro gran disco de Carole. Hay nuevos acompañantes instrumentales, una sección de cuerda y una menor presencia de instrumentos de viento. Lou Adler sigue siendo el productor, y el sonido se mueve entre el suave rock y el pop, con algunas influencias country. Hay tres Series Doradas: “Bitter with the sweet”, “Been to Canaan” y “Goodbye dont mean i´m gone”, las tres alcanzaron los diez primeros puestos del CHP, 2, 4 y 8 respectivamente, aunque considero que la tercera es la mejor de todas, También son sobresalientes “My she cries” y “Stand behind me”. Este lp logró el puesto número 1 en Canadá y el 2 en USA.

Por el contrario “Fort he roses” es considerado como uno de los grandes lps de Joni Mitchell. Con este disco Joni da un paso más en su diversificación estilística, hay folkrock, country rock, pop y jazz y nuevamente se alternan las canciones con papel predominante del piano y otras con el protagonismo de las guitarras. Joni sigue contando con excelente soporte instrumental y con la presencia puntual de Graham Nash. Este lp contiene cuatro Series Doradas: “Cold blue Steel and sweet fire”, esplendida canción folkrock que alcanzó el número 2 del CHP, “You turn me on, i`m a radio”, otro magnifico número 2, la mejor canción del disco, con un sonido country rock, “Judgement of the moon & stars”, número 3 del CHP y “Let the wind carry me”, con fuerte influencia jazz, igualmente de gran calidad; también merece la pena destacar otra estupenda canción, “Woman of heart and mind”.

En el verano de 1973 Carole publica “Fantasy”, un disco algo diferente a los anteriores con una fuerte influencia de la música soul, del nuevo funk y por supuesto del rock suave; algunas canciones incluso recuerdan a los lps que en esos mismos años estaban haciendo The Temptations o Marvin Gaye. Quizás el nivel del disco, producido nuevamente por Lou Adler, sea inferior a los anteriores, pero cuenta con momentos magníficos como son sus cuatro Series Doradas: “You´ve been around to long”, “Believe in humanity”, ambas número 3 del CHP, “Corazón”, que se quedó en el número 8, siendo para mi gusto la mejor del disco, con un claro toque Carlos Santana y “You light up my life”. A destacar también “Haywood”. Este lp logró alcanzar el puesto 6 de Billboard.

A principios de 1974 Joni publica “Court & Spark”, que se convirtió en un gran éxito de ventas y critica. Joni culmina, por el momento, su evolución musical y encontramos pop, jazz, rock and roll, soul, funk, country, blues y por supuesto folkrock. Para este excelente y sorprendente disco, Joni contó con 18 acompañantes, entre ellos Graham Nash, José Feliciano, David Crosby, Robbie Robertson, Tom Scott, Joe Sample, Larry Carlton….Este lp tiene un nivel medio excelente; consiguió cuatro Series Doradas todas ellas sobresalientes, aunque su presencia en el CHP fue curiosamente muy discreto, entrando entre las 10 primeras tan solo “Help me”, que logró el número 3, mientras las otras tres no consiguieron alcanzar los puestos de honor: “Free man in Paris”, “Court & Spark” y “Raised on robbery”, por cierto un rock and roll de sabor añejo. Siendo igualmente muy buenas canciones “Same situation” y “Trouble child”. Hay canciones con sabor vanguardista y otras con arreglos orquestales más tradicionales. En resumen, un gran disco que alcanzó el número 1 en Canadá y el 2 en Estados Unidos.

Carole King por su parte publicó “Wrap around joy” en el verano de 1974, un disco que en este caso si resulta estar claramente por debajo de los anteriores, con un gran despliegue de hasta 38 músicos, con un predominio de los instrumentos de cuerda y con la producción una vez más de Lou Adler. Carole mantiene, aunque reduce, las influencias del soul y del funk y se sitúa preferentemente en el ámbito del pop con momentos de suave rock. El disco tuvo dos Series Doradas, “Jazzman” y Nightingale”, pero quizás las supere “You gentle me”, una excelente canción de pop clásico. Este lp fue un nuevo gran éxito de Carole, logrando el puesto número 1 en Canadá y en Estados Unidos.

Y con estos dos lps termina la presencia de Carole y Joni en la primera etapa de Caravana. Ambas artistas siguieron estando presentes en la música de Caravana en su segunda etapa, de manera ya mucho más espaciada: Joni Mitchell con siete Series Doradas más y Carole King con tres nuevas Series Doradas, pero esa es ya otra historia.

rockyboy; 21-04-17

AC - 040
LAS CUATRO ETAPAS DE STEVE WINWOOD
AC - 040 - 1 - Steve Winwood.jpg
AC - 040 - 2 - Steve Winwood.jpg
AC - 040 - 3 - Steve Winwood.jpg
AC - 040 - 4 - Steve Winwood.jpg
En la historia de nuestra Caravana musical ha habido artistas que individualmente han gozado de un gran aprecio por parte de los viajeros de la vieja Carreta, aunque buena parte de su trayectoria se haya realizado integrados en un grupo. Quizás el caso más sobresaliente haya sido el de Steve Winwood, uno de los músicos que tiene más Series Doradas en su haber, un total de 24, de ellas 15 en la primera época de Caravana y 9 en la segunda (desde 1975 a 1986).

Claro que esas numerosas Series Doradas las comparte 3 con The Spencer Davis Group, 8 con Traffic, 4 con Blind Faith y 9 son de su etapa en solitario. Pero si repasamos las publicaciones de Caravana relacionadas con aquellos tres grupos, veremos inmediatamente que Steve, además de ser valorado como un músico de gran valía, se le consideraba el artífice fundamental primero de The Spencer Davis Group, después de Traffic y también de Blind Faith, destacándose siempre su sorprendente juventud ya que algunos de sus mayores éxitos los alcanzó cuando aun no tenía los 20 años.

Efectivamente Steve (Stephen Lawrence, de nombre original) nació en Birmingham en mayo de 1948. Su padre tocaba el saxofón y el clarinete y logro interesar al pequeño Steve en el jazz. Desde niño aprendió a tocar la batería, la guitarra y el piano y ya con solo ocho años tocaba junto con su padre y su hermano mayor, Muff, en un grupo local, The Ron Atkinson Band. También en esa época se integró en un coro religioso. Siendo un preadolescente empezó a participar en actuaciones de músicos y grupos de rhythm and blues, tocando el órgano Hammond y la guitarra; también participó como cantante de coro en giras de grandes músicos de blues norteamericanos.

Con tan solo 14 años se integra en The Spencer Davis Group como vocalista, guitarra y teclados, junto con su hermano Muff, el guitarrista Spencer Davis y el batería Peter York. Era un grupo muy influido por el rhythm and blues norteamericano y que interpretaban fundamentalmente versiones de clásicos de ese estilo. A partir de 1964 empiezan a publicar singles, el segundo de los cuales ya entra en las listas de ventas alcanzando el puesto 47. En 1965 publican “Keep on running”, con el que logran el número 1 de ventas en Reino Unido y el 76 en Estados Unidos. Esta estupenda canción se convirtió en su primer Serie Dorada. Meses después, ya en 1966, “Somebody help me”, logra nuevamente el primer lugar de ventas en Reino Unido y el 47 en Estados Unidos, siendo su segundo Serie Dorada.
A finales de 1966, su octavo single, “Gimme some lovin”, una canción compuesta por el grupo, es un nuevo gran éxito de ventas, 2 en Reino Unido y 7 en Estados Unidos. Esta magnifica canción triunfa en Caravana, siendo su tercer Serie Dorada, alcanzando el número 1 del Caravana Hit Parade, permaneciendo 5 semanas entre los diez primeros. Esta canción contó con la participación de Dave Mason, Jim Capaldi, Chris Wood y Jimmy Miller, que en un futuro muy cercano acompañarían a Winwood en la creación de Traffic.

Unos meses antes, en la primavera de 1966, Steve graba en Estados Unidos junto con el grupo “ERIC CLAPTON & POWERHOUSE”, apareciendo en un disco colectivo, referencial de los primeros años de la discográfica Elektra, “What´s shakin¨” (del que ya he realizado diversas alusiones en nuestra wiki “Caravaneros”). Son solo dos canciones. Para comprender adecuadamente el prestigio que ya tenía Steve, con tan solo 18 años, hay que recordar que en esa superbanda, además de Clapton, estaban Jack Bruce, Paúl Jones, Pete York y Ben Palmer.

Tras la publicación a principios de 1967 de “I´m a man”, un single que también tuvo una buena acogida (puesto 9 en Reino Unido y 10 en Estados Unidos), canción compuesta por el propio Steve, este anuncia su separación del grupo. Su salida, junto con la de su hermano, supondrá un golpe tremendo para la banda, que aunque seguirá en activo hasta 1973, no volverá a tener ningún éxito relevante y sus singles y lps perderán la fuerza que la voz y los teclados de Winwood les proporcionaban.

Durante el tiempo en que Steve permaneció en el grupo, grabaron 3 lps, con un estilo y repertorio de rhythm and blues y en el que tan solo hay alguna composición de Winwood; sin duda son discos apreciables, pero no aportan muchas novedades.

En los primeros meses de 1967, Winwood, que ya había actuado en jam sessions y grabado sus últimos singles con Jim Capaldi, batería, Chris Wood, flauta y saxo y Dave Mason, bajo, decide la creación de un grupo estable con el nombre de TRAFFIC. En el mes de mayo publican su primer single, “Paper sun”, una excelente canción, que llegó al número 5 en Reino Unido, a la que siguió otro buen single en el mes de agosto con “Hole in my shoe” en la cara a) y “Smiling Phases” en la cara b), con mejor acogida aun, llegando al número 2.

En enero de 1968 publican su primer lp, “Mr. Fantasy”, un magnifico disco con grandes canciones como “Heaven is in your mind”, “Dear Mr.Fantasy”, “Dealer”, “Coloured rain”, “No face, no name, no number” y en la versión norteamericana, incluían las tres estupendas canciones aparecidas como singles, a las que ya he hecho referencia. En Reino Unido llegó al puesto 16 y en USA se quedó en un lejano 88.

En este gran lp se refleja el talento creativo del dúo Winwood-Capaldi, siendo este ultimo el autor de las letras y Steve el compositor musical, aunque tanto Mason como Wood también compusieron alguna canción o colaboraron en alguna otra.

Curiosamente los primeros singles y el primer lp de Traffic no lograron el reconocimiento debido en Caravana en aquel momento, aunque dos años mas tarde, con motivo de la publicación de un extraordinario recopilatorio, “Best of Traffic”, la hoja semanal que le dedicó Caravana reconocía las grandes canciones que habían jalonado la primera etapa de este grupo y se recomendaba fervientemente el disco.

En octubre de 1968 publican el segundo lp, “Traffic”, un buen disco pero sin duda bastante inferior a “Mr.Fantasy”. En esta ocasión la mayoría de las canciones son composiciones de Mason, entre ellas “Feelin allright”, que con el paso del tiempo se convertiría en una canción mítica; fue el primer Serie Dorada del grupo y llegó hasta el número 8 del Caravana Hit Parade. Sorprendentemente este lp tuvo mucha mejor acogida que el primero, en especial en USA donde alcanzó el puesto 17, alcanzando el 9 en Reino Unido. Aparte de la referida gran composición de Mason, las restantes mejores canciones del álbum fueron nuevamente creación de Winwood y Capaldi: “No time to live”, “Pearly Queen” y “Forty thousand headmen”.

El reconocimiento del grupo en USA se acrecentó con una gira de la banda, de la que después surgiría su tercer lp y primero grabado parcialmente en vivo (en el legendario “Fillmore West” de San Francisco), titulado “Last Exit”. Es un disco simplemente aceptable.

Tras la gira norteamericana, Dave Mason decide quedarse en Estados Unidos y Steve disuelve el grupo y se embarca en una inmensa aunque fugaz aventura: BLIND FAITH, uno de los más impactantes supergrupos del rock del siglo XX. Eric Clapton, guitarra, Ginger Baker, batería y Ric Grech, bajo y violín, serán junto con Winwood, los componentes de esta banda, que solo dejaron un disco para la historia, ¡pero que disco!

Como ya se ha indicado antes, Clapton y Winwood ya habían actuado y grabado juntos en 1966; Baker había formado parte con Clapton de otro gran supergrupo, CREAM, que acababa de romperse a principios de 1969. Grech provenía de un grupo de rock blues británico, FAMILY.

Los cuatro músicos dieron un concierto gratuito en el Hyde Park londinense el 7 de junio de 1969, que levantó una gran expectación y tuvo una gran acogida. En julio graban el lp titulado simplemente “Blind Faith”, por cierto con una polémica portada.

El disco tenía seis canciones, tres de Winwood, una de Clapton, una de Baker y una versión de Buddy Holly. Muy poco nuevo se puede decir de esta sensacional grabación, que causó sensación en Caravana y en el que se contenían cuatro excelentes Series Doradas, “Cant find my way home”, (número 5 del Caravana Hit Parade), “Sea of Joy”, “Presence of the Lord” (con 3 semanas en el número 1 del CHP, una de las mayores permanencias en la historia de Caravana) y los sensacionales más de 15 minutos de “Do what you like”, a mayor gloria de Ginger Baker (también número 1 del CHP). El lp llego al número 1 de USA y Reino Unido.

El gran éxito de ventas y de críticas, no impidió, sin embargo, que tras una gira en el otoño de ese año, a finales de 1969 el grupo se disolviera. Años más tarde se publicarían grabaciones del concierto de Hyde Park con un sonido no muy bueno.

La desaparición de Blind Faith, al parecer promovida por Clapton, le llevó a Winwood a actuar durante unos meses con una banda creada por Ginger Baker, GINGER BAKER´S AIR FORCE, sin embargo en el tiempo de su permanencia en este grupo Steve no grabó ningún disco.

En los primeros meses de 1970 Winwood junto con Jim Capaldi y Chris Wood, recuperan Traffic, entran en el estudio de grabación y el resultado es el lp “John Barleycorn must die”. Tan solo seis canciones, en la que el talento compositor de Winwood y Capaldi vuelve por sus fueros. Este magnifico disco, a la altura del lp grabado por Blind Faith, contiene cinco Series Doradas, “Glad” un instrumental, con fuertes influencias jazzisticas, “Empty pages”, “Freedom rider” (número 7 del Caravana Hit Parade”, “Every Mathers son”, (número 2 del Caravana Hit Parade) y la formidable versión del clásica canción folk británica “John Barleycorn”, que obtuvo un éxito apoteósico en nuestra Carreta, batiendo un nuevo record al permanecer tres semanas en el número 1 del CHP. En mi opinión este lp es la obra cumbre de Traffic y casi diría que de Steve Winwood. En Estados Unidos logró llegar al número 5 de ventas y en el Reino Unido al 11.

Pasara más de un año hasta que en el otoño de 1971 aparece un nuevo disco del grupo, en esta ocasión grabado en vivo en la gira durante el verano anterior, “Welcome to the Canteen”. Es un lp que no suscita especial interés, más allá de contar con una nueva versión de más de nueve minutos de “Gimme some lovin” y la participación de Ric Grech, Dave Manson, Jim Gordon y Rebobp Kwaku Baah.

Poco tiempo después, en el invierno de 1971, se publica, “The low spark of high heeled boys”, en el que se incorpora como miembro del grupo Ric Grech. Estamos ante un disco que oscila entre el jazz eléctrico y el rock progresivo, un buen lp aunque claramente inferior a “John Barleycorn must die” y también a “Mr. Fantasy”. Igualmente con seis canciones, la mayoría de Winwood y Capaldi, entre las que destacan la que da titulo al disco, de mas de 11 minutos y que fue el único Serie Dorada y “Rainmaker”, una estupenda canción que recuerda las grandes composiciones de la época dorada de John Mayall.

A principios de 1973 se publica el sexto álbum en estudio del grupo, “Shoot out at the fantasy factory”. Ric Grech no esta incluido y si aparecen otros tres músicos, David Hood y Roger Hawkins (procedentes ambos del grupo Muscle Schoals Rhythm Section”) y Rebobp Kwaku Baah. Cinco largas canciones, la más corta de más de 5 minutos, en las que junto a las influencias del jazz eléctrico aparecen claramente influencias del funk en plena ebullición en aquel tiempo. Es un disco bien interpretado, como no podía ser menos con tan magníficos músicos, pero que no aporta nada nuevo interesante.

En el otoño de 1973 aparece un nueva grabación en vivo, “On the road”, con la misma composición del grupo que el disco anterior, grabado en una gira por Alemania en la primavera de ese año. Inicialmente un lp doble, aunque con tan solo seis canciones, una de más de 20 minutos y otra de más de 17 minutos (que ocupaban cada una sendas caras del doble disco). Derroche de virtuosismo de la banda, que no es poco, pero nada nuevo destacable. Por fin en el otoño de 1974 se publica el ultimo disco del grupo, “When the eagle flies”. Hay nuevos cambios en la banda, ya sin David Hood y Roger Hawkins y con la incorporación de Rosko Gee al bajo. Un lp que en cierta forma vuelve al sonido “Mr Fantasy” y de los primeros tiempos del grupo. Su canción “Walking in the wind”, con un gran trabajo al piano y órgano de Winwood, conseguiría la condición de Serie Dorada, siendo otra canción a resaltar “Dream Gerrard”, con un impactante desarrollo instrumental, que en cierta forma me recuerda a algunos discos del músico de jazz Pharoah Sanders.

A principios de 1975 el grupo se disuelve.

En 1976 Winwood se une al músico Stomu Yamashta y junto con otros músicos de la onda del jazz fusión vanguardista graban el lp. “Go”, colaboración que no tuvo continuidad.

En la primavera de 1977 Steve lanza su primer disco en solitario, “Steve Winwood”, con diversos músicos y con canciones compuestas una vez más por Jim Capaldi y el mismo. Es un disco que si bien no supone una ruptura con sus últimas grabaciones con Traffic, hay una fuerte influencia del funk, del soul, de la música negra de los años 70, de Stevie Wonder o incluso de The Temptations. En el se incluía la canción “Hold on”, que se convirtió en su primer Serie Dorada de la segunda época de Caravana. El disco no tuvo mala acogida en USA donde alcanzó el puesto 22.

Transcurrirán tres años hasta que en el invierno de 1980 se publica su segundo lp, “Arc of a diver”, un impresionante “tour de force” de Winwood, que podríamos considerar su obra cumbre en solitario, en el que además de componer las canciones (con la participación en las letras del compositor de música pop Will Jennings), toca todos los instrumentos (y no son pocos, guitarras, mandolina, batería, percusión diversa, órgano, sintetizador, teclados diversos…).

Un disco que engancha desde la preciosa portada y su magnifica primera canción, “While you see a chance”, pasando por “Arc of a diver”, “Night train”, o la sensacional “Spanish dancer”, todas ellas Series Doradas, sin minusvalorar las tres restantes, una estupenda “Dust” o “Second-hand woman” y “Slowdown sundown”. Winwood actualiza su sonido, en el que junto a las permanentes influencias de las músicas negras, hay también una clara presencia de la música Pop y AOR de los años 80, el Tecnopop o el estilo de los Nuevos Románticos británicos. El disco causó sensación en Caravana y logró importantes ventas en numerosos países, alcanzando el puesto 3 en Estados Unidos.

Casi dos años después, en el otoño de 1982, aparece “Talking back to the night”, otro disco íntegramente realizado por Winwood, y con las canciones compuestas con Will Jennings. Es un lp en la misma línea que el anterior, desde luego mas pop, pero sin duda inferior; no hay un sonido sorprendente ni canciones mágicas como en “Arc of a diver”. Aun y así es un disco con muy buenos momentos como “Valerie”, “Still in the game”, ambas Series Doradas o la que da titulo al lp, “Talking back to the night”. El disco tuvo buenas ventas pero también inferiores al anterior, siendo su mejor resultado en Reino Unido con un puesto 6.

Tras una prolongada ausencia de discos propios (no así de numerosísimas colaboraciones en grabaciones de músicos norteamericanos e ingleses), en el verano de 1986 se publica su cuarto lp, “Back in the high life”. Un disco muy comercial ya abiertamente de funkypop, que en muchos momentos recuerda a las grabaciones de Phil Collins. En esta ocasión, aunque Steve sigue siendo el principal multiinstrumentista, se rodea de numerosos y valiosos cantantes e instrumentistas entre ellos James Taylor, Chaka Khan, Nile Rodgers, Joe Walsh, Randy Brecker…etc. En el lp sigue habiendo buenas canciones como “Back in the high life”, “Higher love”, sus dos ultimas Series Doradas en Caravana, “Freedom overkill” o “The finer things”. El disco volvió a tener excelentes ventas en muchos países, número 3 en USA y puesto 8 en Reino Unido; consiguió 7 nominaciones a los premios Grammy 1987, logrando 3.

Aquí terminó la presencia de Winwood en nuestra Caravana, aunque Steve siguió publicando discos, con cierta parsimonia, ya que han sido cinco en 20 años, aunque también ha seguido colaborando con otros músicos.

En definitiva Steve Winwood ha sido uno de los grandes músicos en la historia de Caravana y su maravillosa e inolvidable voz esta presente en algunas de las mejores canciones de los años 60, 70 y 80.

rockyboy; 04-02-17

AC - 039
LA SAGA DE THE BYRDS
AC - 039 - Byrds.jpg
Seguramente todos los viajeros y viajeras de Caravana compartirán que The Byrds fue uno de los grupos fundamentales de mediados de los años 60. Pioneros del folkrock tras la estela de Bob Dylan y cuya trayectoria, relativamente corta pero de gran creatividad, transitó también por la psicodelia y el country rock, siendo igualmente pioneros de estos estilos musicales.

The Byrds, inicialmente estaban formados por Roger McGuinn, David Crosby, Gene Clark, Chris Hillman y Michael Clarke, todos ellos excelentes vocalistas, instrumentistas y hasta compositores. Su carrera artística se prolongo mas allá de The Byrds y jugaron un papel destacado, especialmente en los años 70, en grupos tan magníficos como Crosby, Stills, Nash (& Young), Manassas, Flying Burrito Brothers, Firefall, McGuinn, Clark & Hillman, McGuinn & Hillman, Dillard & Clark, Souther, Hillman & Furay Band ….

Otros músicos, igualmente de gran calidad, que fueron reemplazando a algunos de los miembros originales del grupo, como Kevin Kelley, Gram Parsons, Clarence White, Gene Parsons, John York o Skip Battin, tras su salida o la disolución de The Byrds prolongaron su actividad artística en grupos como los ya citados Flying Burrito Brothers, Kentucky Colonels (y New Kentucky Colonels), o The New Riders of Purple Sage.

Por ello se puede hablar tranquilamente de “la Saga de The Byrds”, que en su conjunto sumaron hasta 66 Series Doradas, de ellas 33 en la primera época de Caravana y otras 33 en la segunda época de nuestra vieja Carreta.

Como ya he señalado, tanto los componentes originales como los que después fueron entrando, eran músicos de gran valía y ello se tradujo en su participación como instrumentistas o vocalistas en otras muchas grabaciones de finales de los años 60 y de las décadas de los 70 y 80, de solistas y grupos, pero lógicamente no se han tenido en cuenta en esta “saga”, al no ser músicos titulares de esos discos.

Desgraciadamente buena parte de la saga de The Byrds murieron relativamente jóvenes, en buena parte consecuencia de una vida al limite, como fue el caso de Gene Clark, Michael Clarke, Gram Parsons, Kevin Kelley, Clarence White, Skip Battin o los graves problemas de salud de David Crosby. Nunca sabremos lo que estos músicos hubieran logrado de tener una vida artística mas larga.

Los orígenes de The Byrds se remontan al dúo formado en la ciudad Los Ángeles a principios de 1964, con Jim McGuinn (que después cambiaría su nombre por el de Roger) y Gene Clark. A los que después se unió David Crosby. Tenían ya un pasado en grupos folk como The Limeliters y The Chad Mitchell Trío y aunque su repertorio inicial se situó en el ámbito del folk song, pronto empezaron a hacer versiones de canciones de The Beatles. Con el paso del tiempo se unieron al grupo, primero Michael Clarke y después Chris Hillman (este último con trayectoria en grupos country). En sus primeros tiempos utilizaron diversos nombres como “The Jet Set” o “The Beefeaters”.

En el verano de 1964, accedieron a una copia de la canción de Dylan, “Mr.Tambourine Man”, que aun no había sido publicada por el autor. El grupo que estaba decidido a electrificar su sonido, decidió hacer una versión en el estilo de la música mas acústica de los nuevos grupos británicos; versión que desde los primeros bocetos contó con el interés de Dylan. Ficharon nada menos que por Columbia y en enero de 1965 grabaron la versión definitiva de “Mr.Tambourine Man”, con la que formalmente nació el folk rock, aunque hay que recordar que de los cinco miembros del grupo, solo McGuinn tocó su guitarra, y los otros cuatro se limitaron a poner las voces, ¡pero que voces! y los arreglos. A la después legendaria guitarra Rickenbacker de McGuinn, se sumaron nada menos que Hal Blaine a la batería, Larry Knetchel al bajo, Jerry Cole a la guitarra y León Russell al piano eléctrico. ¡Así sonaba el disco!

Con él llegaron al número 1 de los singles en Estados Unidos y en Gran Bretaña y abrió de par en par las puertas del folkrock, con el imponente impulso en esas mismas fechas de “Highway 61 Revisited” de Dylan. “Mr. Tambourine Man” fue su estreno en Caravana y su primer Serie Dorada.

El grupo que ya había adoptado el nombre de The Byrds, se fue curtiendo con numerosas actuaciones en clubs de la zona de Los Ángeles y su primer lp, cantado y tocado ya por ellos, fue la demostración de que su primer single no había sido una casualidad. Este disco tuvo nuevamente una gran acogida en Estados Unidos y Gran Bretaña, puestos 6 y 7 respectivamente de las listas de ventas.

El segundo single, otra excelente versión de Dylan, “All I really want to do” fue su segundo Serie Dorada y curiosamente tuvo menos éxito de ventas en USA por culpa de la gran versión que realizaron en el mismo tiempo Sonny & Cher.

El tercer single fue “Turn, turn, turn”, magnifica versión de la mítica canción de Pete Seeger, que les llevó de nuevo al número 1 de las listas y también fue su tercer Serie Dorada y su primer número 1 en el Caravana Hit Parade.

Su segundo lp “Turn, turn, turn” se mantuvo igualmente en el ámbito del folk rock. Sus conciertos y sus grabaciones les granjearon una gran popularidad y a ser considerados como el grupo de referencia de la respuesta norteamericana a la “british invasión”.

Pero a finales de 1965 grabaron su cuarto single que reflejó dos cosas, el cambio de estilo musical y una visible adicción a las drogas (que ya se había vislumbrado en algunos caóticos conciertos). “Eight miles high”, es considerada por sectores de la critica musical como la primera canción de rock psicodelico, sin embargo este single, mucho menos comercial, tuvo ventas mas limitadas.

Gene Clark abandonó la banda en la primavera de 1966, lo que supuso un duro golpe para The Byrds, dada su valía como compositor, lo que permitió a Chris Hillman lograr un mayor protagonismo como autor de canciones para el grupo. Siguieron grabando singles y lps de gran interés y variedad estilística, pero con una evidente caída de ventas. En Caravana se sucedieron nuevos Series Doradas como “It wont be wrong”, “5D (Fifth Dimension), “Have you seen her face” y sobre todo una excelente versión de otra preciosa canción de Dylan, “My back pages”, que se convirtió en su segundo número 1 en nuestro Caravana Hit Parade.

A finales de 1967 abandonan el grupo Michael Clarke y David Crosby. Pero no hay mal que por bien no venga, pues se incorporaron a la banda, Kevin Kelley y Gram Parsons. Este último, con el apoyo de Chris Hillman, consiguió girar el sonido del grupo hacia el country. El resultado fue la grabación en la primavera de 1968 de lo que se puede considerar como uno de los primeros grandes discos de country rock, “Sweetheart of Rodeo”, un bellísimo disco que ya tuve ocasión de comentar con detenimiento hace ya años en la sección “Volver a escuchar” de nuestra wiki. Por cierto durante la grabación del mismo actuaron en el Grand Ole Opry, montando una escandalera a pesar de interpretar una de las canciones icónicas del gran Merle Haggard, “Sing me back home”. Este lp cuando se publicó en el verano de 1968 tuvo igualmente limitadas ventas, aunque con el paso de los años ha sido reivindicado como uno de los mejores discos de country rock. En este disco iba incluida otra gran versión de Dylan, “You ain't going nowhere”, su tercer número 1 en el Caravana Hit Parade.

Parsons abandonó el grupo en el verano de 1968 y pocas semanas después lo hizo Chris Hillman. Para sustituirlos McGuinn, ya único miembro original de la banda, incorporó a Clarence White, un prestigioso músico de country, a Gene Parsons y a John York, que duró tan solo unos meses siendo reemplazado por Skip Battin.

Los últimos años de The Byrds aun dieron lugar a buenas canciones, como “Ballad of Easy Rider”, número 2 del Caravana Hit Parade. Siguieron grabando lps como “Byrdmaniax” o “Farther along” en verano e invierno de 1971 y continuaron dando conciertos, pero desde comienzos de 1972 se podía considerar como un grupo extinguido.

Intentaron en diversos momentos volver a juntarse los miembros de la banda original; por fin en la primavera de 1973 grabaron el disco “Byrds”, donde consiguieron la reunión de los cinco miembros originales y que consiguió llegar hasta el puesto 20 de ventas y en el que se incluían sus dos últimos Series Doradas, “Full circle” y “Cowgirl in the sand”. Fue su canto del cisne.

Era impensable que unos músicos tan capaces y creativos, figuras pioneras del folk rock, del rock psicodélico o del country rock, se fueran a su casa. Y por ello nos encontramos con “la saga de The Byrds”, en la que como veremos a continuación se vuelven a entrecruzar varios de ellos.

Roger McGuinn en solitario consiguió dos Series Doradas, “Partners in crime” (SD 26 del año 1977) y “Take me away” (SD 15 del año 1977). Posteriormente se unió a Gene Clark y Chris Hillman, formando un trío con ese nombre que lograron tres Series Doradas, “Surrender to me” (SD 106 del año 1979), “Long long time” (SD 124 del año 1979) y “Dont you write her off” (SD 87 del año 1979). Después junto con Chris Hillman formó un dúo con el que obtuvieron cinco Series Doradas, “City” (SD 110 del año 1980), “Wont let you down” (SD 215 del año 1980), “Skate date” (SD 207 del año 1980), “Between you and me” (SD 102 del año 1981) y “Turn you radio on” (SD 75 del año 1981).

David Crosby en solitario logro tres Series Doradas, “What are their names” (SD 2437), “Cowboy movie” (SD 2443) y “Music is love” (SD 2422), todas ellas incluidas en su excelente álbum de debut en solitario en 1971, “If i Could only remember my name”. Crosby junto con Graham Nash logro un Serie Dorada, “Carry me” (SD 128 del año 1976).

Pero la mayor aportación de Crosby a la gran saga de The Byrds son las 20 Series Doradas, 11 como Crosby, Stills & Nash y 9 como Crosby, Stills, Nash & Young, sin duda alguna una de las paginas más brillantes de la música popular de la década de los 70, y que por ser suficientemente conocida por los seguidores de nuestra wiki, no me detengo a detallar (al menos en este momento).

Michael Clarke estuvo de 1969 a 1973 con Flying Burrito Brothers, pero en aquel periodo, sin duda el mejor del grupo, no tuvieron ningún Serie Dorada. Mas tarde Clarke se sumó a Firefall, grupo de música country rock (poco conocido en nuestro país), con los que consiguió cuatro Series Doradas, “Cinderella” (SD 162 del año 1977), “It doesn´t matter” (SD 66 del año 1977), “So long” (SD 54 del año 1978) y “Love that got away” (SD 174 del año 1980).

Chris Hillman, igualmente tuvo una prolífica trayectoria. Con Flying Burrito Brothers permaneció desde 1969 a 1976, logrando con ellos cuatro Series Doradas, “Wind and rain” (SD 56 del año 1976), “Hot Burrito //2” (SD 198 del año 1976), “Devil in disguise” (SD 188 del año 1976) y “Orange Blossom special” (SD 210 del año 1976).

También junto con Stephen Stills lideró el grupo Manassas, con los que consiguió en su debut con el estupendo álbum doble (que ya fue objeto de comentario por mi parte hace años en la sección “Volver a escuchar” de la wiki) en el que se incluían cuatro Series Doradas, “Move around” (SD 2798), “Johnny´s Garden” (SD 2811), “Song of love” (SD 2802) y “Both of us” (SD 2815). En la segunda grabación del grupo lograron un nuevo Serie Dorada, “Isn´t about time” (SD 3066).

Mas tarde Hillman junto con John D. Souther y Richie Furay creó la “Souther, Hillman & Furay Band” con la que logró un Serie Dorada, “Fallin' in love” (SD 3402).

Por último, Hillman en solitario obtuvo 3 Series Doradas, “Falling again” (SD 57 del año 1977), “Step on out” (SD 2 del año 1977) y “Slippin' away” (SD 38 del año 1977).

Gram Parsons junto con Flying Burrito Brothers logró 3 Series Doradas, “Sleepless nights” (SD 127 del año 1976), “Brand New Heartache” (SD 182 del año 1976) y “Sing me back home” (SD 139 del año 1976), todos ellos pertenecientes al lp “Sleepless night”, grabado en abril de 1970, pero publicado seis años después cuando hacia casi tres años que Parsons había muerto.

Por ultimo Skip Battin, integrado en The New Riders of Purple Sage, consiguió un Serie Dorada “You angel you” (SD 147 del año 1975).

El estilo de todos estos grupos y discos se puede englobar en el ámbito del country rock, con mas o menos matices, mas intensos en Flying Burrito Brothers o Manassas, menos en el caso de Crosby, Stills, Nash (& Young).

En definitiva la “Saga de The Byrds”, aportó excelente, variada e innovadora música que tuvo un fiel reflejo en la historia de Caravana, tanto en su primera época como en la segunda.

rockyboy; 28-10-16

AC - 038
LAS CANCIONES DE JIMMY WEBB
AC - 038 - Jimmy Webb.jpg
En la primavera de 1968 una formidable canción llegaba a Caravana en la voz insospechada de Richard Harris, un brillante actor cinematográfico irlandés, que contaba en su haber con excelentes e inolvidables películas. La canción era “Mac Arthur Park” y el compositor de la misma era Jimmy Webb, un desconocido, al menos para los viajeros de Caravana y que a partir de ese momento fue muy valorado entre los seguidores de la Carreta.

Sin embargo “Mac Arthur Park” no era el estreno de Webb en nuestra vieja Carreta. Un año antes se había producido el debut entre nosotros de un grupo de color, con sonido a medio camino entre la psicodelia y el Sonido de California, The Fifht Dimension, con la canción “Up up and away”, una brillantísima composición pop de Jimmy Webb que se convertiría en el primer Serie Dorada del grupo y por tanto del propio Webb. Como tantas formidables canciones de aquel periodo, “Up up and away” tuvo que competir con otras muchas maravillas y quizás no tuvo entre nosotros la acogida que se merecía.

Meses después llegaría la segunda composición de Jimmy Webb, la memorable canción “By the time I get to Phoenix”, que fue uno de los grandes Series Doradas de Glen Campbell, que dio el impulso definitivo a su segunda etapa de éxitos, tras el despegue con “Universal soldier”, “Gentle on my mind” y “Just to satisfy you”. Curiosamente la versión de Campbell no logró entrar entre los diez primeros puestos del Caravana Hit Parade, lo que sí lograría semanas después la versión de Harry Belafonte, que también sería Serie Dorada y permanecería una semana en el número 9 del CHP. Y casi diez años después, una tercera versión de esta canción realizada nada menos que por Isaac Hayes y Dionne Warwick lograría la condición de Serie Dorada, ya en la segunda etapa de Caravana.

Con la perspectiva que da el tiempo y los casi 50 años transcurridos desde el triunfo de “Mac Arthur Park”, me atrevería de decir que esta incomparable canción hubiera merecido llegar al puesto de honor de nuestro Caravana Hit Parade, ya que se quedó en el número 2, manteniéndose en total cuatro semanas entre las diez primeras.

“Mac Arthur Park” es una elocuente muestra de algunas de las facetas de su compositor: elaboradísimos, pero no agobiantes ni superficiales arreglos, compleja estructura con cambios de ritmo, carácter poco habitual de su duración. Una canción vanguardista, innovadora, pero a la vez con ribetes del pop más clásico.

En el invierno de 1968 llegó el segundo gran éxito de Richard Harris, con “The yard went on forever”, otra fenomenal canción, aunque ya sin el impacto de la sorpresa que nos causó “Mac Arthur Park”. Esta segunda canción quizás era más innovadora en los ritmos y arreglos, pero no alcanzaba la belleza melódica de la primera. En todo caso logró el puesto número 2 del Caravana Hit Parade (también se hubiera merecido un número 1), y estuvo tres semanas entre los diez primeros.

Y llegados a este punto, tenemos que preguntarnos por Jimmy Webb, el autor de estas cuatro canciones que he mencionado.

Jimmy nació en agosto de 1946 en un pueblo de Oklahoma. Siendo aun niño aprendió a tocar el piano y el órgano, actuando desde los doce años en la Iglesia donde su padre ejercía de pastor. En 1964 la familia se trasladó a California, donde Jimmy entró en contacto con compañías discográficas para componer canciones. La primera canción con la que logró destacarse fue “My Christmas Tree”, para un lp navideño de The Supremes del año 1965. En 1966 consiguió que Johnny Rivers incluyera su canción, la ya comentada “By the time i get to Phoenix” en el disco “Changes”, uno de sus mejores y mas innovadores lps.

Johnny Rivers que como productor estaba preparando el lanzamiento de un nuevo grupo, The Fifht Dimension, le pidió a Webb composiciones para el primera lp de este conjunto. Jimmy ofreció cinco, entre ellas la ya referida “Up, up and away”, que se convirtió en un single de gran éxito. El segundo lp de este conjunto fue casi integro de composiciones de Webb, que aportó once canciones.

En el invierno de 1967, Glen Campbell triunfa con “By the time I get to Phoenix”. La conclusión es que estas dos canciones de Webb consiguen nada menos que 8 premios Grammy en el año 1967, entre ellos el dedicado al mejor disco y canción del año para “Up, up and away”.

El éxito de Webb fue ya imparable y durante cerca de 40 años ha sido una gran referencia como compositor, cantante, productor y arreglista; siendo numerosos y de gran prestigio los cantantes y grupos que en esas décadas han interpretado sus canciones (como a continuación veremos), lo que le ha supuesto premios y reconocimientos diversos. Hay que subrayar que las canciones de Webb se han movido en una enorme variedad estilística, lo que ha permitido que sean interpretadas por artistas y grupos country, de soul y funk, de pop, músicos vanguardistas, jazz, etc.

Además de Fifht Dimension. Richard Harris, Glen Campbell o Johnny Rivers, ya señalados, otros queridos y admirados artistas como Linda Ronstadt, Art Garfunkel, Judy Collins, Frank Sinatra, Carly Simon, Joe Cocker, Johnny Cash, Tom Jones, Nina Simone, John Denver, The Supremes, James Taylor, Isaac Hayes, Billy Joel, Dionne Warwick, Dusty Springfield, Rod McKuen, America, The Vogues, Barbra Streisand, The Temptations, Waylon Jennings, Mark Lindsay, B.J.Thomas, The Fortunes, Cher, Matt Monro, The Everly Brothers y un largo etc. han incluido canciones de Webb en su repertorio y en algunas casos han grabado lps con presencia de varias canciones suyas e incluso dedicado en exclusiva a sus composiciones.

La mera lectura de esos músicos, todos ellos presentes en la historia de Caravana, da buena cuenta de la calidad, variedad y prestigio de la obra de Webb.

Webb también ha grabado diversos lps como cantante, en ocasiones recreando nuevas versiones de sus éxitos, volviendo una y otra vez a reinterpretar algunas de sus composiciones más emblemáticas. Tengo que decir, que prefiero al Webb compositor que al interprete.

Y retomando la presencia de Jimmy en nuestra Caravana, en 1968, el grupo The Brooklyn Bridge, con la voz de nuestro viejo conocido Johnny Maestro, conseguía alcanzar el número 5 del Caravana Hit Parade con la canción “”The worst that Could happen”, manteniéndose tres semanas entre los diez primeros.

En ese mismo año 1968, Glen Campbell entusiasma a los viajeros de Caravana con su “Wichita Lineman”, segunda gran colaboración entre Glen y Jimmy, que consigue llegar al número 1 del CHP. De esta bellísima canción (en mi opinión la mejor de las que grabó Glen Campbell, junto con “Gentle on my mind”), dos años después, en 1970, José Feliciano hizo una buena versión, logrando igualmente el reconocimiento como Serie Dorada.

“Galveston” fue el siguiente gran éxito de Glen Campbell, una canción countrypop, comercial, pegadiza, su mayor éxito en Caravana, donde se coloca durante dos semanas en el número 1 del Caravana Hit Parade, permaneciendo cinco semanas entre las diez primeras. En el mismo lp de “Galveston”, estaba incluida otra estupenda canción, más sofisticada, “Where the playground Susie”, que igualmente tiene una gran acogida en Caravana, logrando el puesto 2 del CHP y manteniéndose cuatro semanas entre los 10 primeros lugares.

En 1970, Judy Mayhan, cantante folk norteamericana que ya había realizado una gran versión de otra estupenda canción de Webb (“The Moon is a harsh mistress”), publica el lp “Moments”, en el que se incluía una bella canción de Webb, “Old man at the fair”, que se convertiría en Serie Dorada y alcanzaría el puesto número 3 del Caravana Hit Parade.

En la segunda etapa de Caravana, Art Garfunkel, que ya había grabado canciones de Jimmy Webb, presenta un excelente lp, “Watermark”, con canciones en exclusiva de Webb, y entre ellas destaca “Crying in my sleep”, que se convertiría en Serie Dorada en 1977. Recordemos que en ese mismo año, un magnifico dúo formado por Isaac Hayes y Dionne Warwick, lanzaron su versión de “By the time i get to Phoenix”, que alcanzaría la condición de Serie Dorada.

Al siguiente año, en 1978, Donna Summer publica un single con una sorprendente versión de “Mac Arthur Park”, que tendría un gran éxito de ventas y que también lograría la condición de Serie Dorada.

En 1982, Joe Cocker, que ya había grabado canciones de Jimmy Webb, publica una nueva canción de nuestro autor, “Just like always”, que se convertiría en Serie Dorada. Esta seria la ultima composición de Webb que lograría el título de Serie Dorada en la historia de Caravana.

Las canciones de Jimmy Webb llegaron a Caravana muy avanzada su historia, pero en unos pocos años se convirtió con toda razón en uno de los compositores mas reconocidos por los viajeros y podemos decir que con el transcurso de los años esas canciones no han perdido la belleza y brillantez que nos deslumbró a finales de los años 60.

rockyboy; 23-07-16

AC - 037
LA PRIMAVERA DE 1966, CENIT DE LA MUSICA JUVENIL
AC - 037 - 1 - La primavera de 1966.jpg
AC - 037 - 2 - La primavera de 1966.jpg
AC - 037 - 3 - La primavera de 1966.jpg
Don McLean en su grandiosa “American Pie”, se refiere al “día en que murió la música”, la noche del 3 de febrero de 1959, en que Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Hopper encontraron la muerte, cuando en la avioneta en la que viajaban se estrelló en Clear Lake (Estado de Iowa). Menos mal que esa afirmación no tuvo ninguna base real, porque de lo contrario la vieja Carreta que inició su brillante trayectoria en abril de 1960 no hubiera tenido futuro.

Afortunadamente la música popular y más en concreto las diversas variables del naciente rock and roll siguieron ¡y con que brios! Y 7 años después de la desgraciada muerte de Buddy Holly y sus compañeros, la música juvenil alcanzó su máximo cenit y en la primavera de 1966 se sucedieron una incomparable serie de obras maestras, difíciles de igualar y que 50 años después deslumbran, de la misma manera que nos deslumbraron cuando muchos de nosotros éramos adolescentes. Y allí estuvo Caravana y Vuelo 605 para recoger, darnos a conocer y disfrutar ese irrepetible e impresionante momento.

Fueron cuatro meses, marzo-junio de 1966 que nos dejaron sin respiración y que en mi modesta opinión, representó la cumbre de la música del popular del siglo XX y a tales efectos vamos a seguir el Caravana Hit Parade, de esas semanas.

Los números 1 de marzo fueron “Girl from the North Country” de Hamilton Camp”, “It was a very good year” de Frank Sinatra e “It´s good news week” de Hedgehoppers Anonymous. Tres grandes canciones, bien diferentes, una versión excelente de una de las mejores composiciones de Dylan, una de las mejores interpretaciones de Sinatra y una brillante canción de un fugaz grupo británico. Y si magníficos fueron los números 1, los que se quedaron en el número 2, no le fueron a la zaga, “Desolation row”, una de las grandes canciones de Dylan, contenidas en su segundo mejor disco, “Highway 61 Revisited” y “No matter what shape”, un hipnótico instrumental de T-Bones.

El mes de abril tampoco se quedó atrás. “Homeward bound”, una de las excepcionales canciones de Simon & Garfunkel, “Elusive Butterfly”, bellísimo folkrock de Bob Lind, “I fought the law” de Bobby Fuller Four, en mi opinión una de los diez mejores canciones poprock de la historia, que cinco décadas más tarde conserva todo su frescor y potencia, que hace hervir la sangre, “California Dreamin” de The Mamas & The Papas, el mejor símbolo de lo que se conocería por el Sonido de California.

No llegaron al número 1, pero méritos no les faltaron a Nancy Sinatra, con “These boots are made for walkin'”, una muestra perfecta del countrypop más impactante, que solo escuchándola en los primeros momentos de “Crazy in Alabama”, compensa ver la película dirigida por Antonio Banderas e interpretada por una inolvidable Melanie Griffith; o “Listen People” de Hermans Hermits o “My ship is comin' in” de The Walker Brothers, dos grandes canciones de dos magníficos grupos, hoy injustamente algo olvidados; y también la sugestiva voz de Astrud Gilberto con “The shadow of your smile”.

Y llegamos a mayo y los números uno son el acabose: “You´re my soul and inspiration”, que para mi comparte el triple titulo de ser la mejor canción de The Righteous Brothers, la mejor composición de Barry Mann y Cynthia Weil y la mejor producción de Phil Spector, que ya es decir. Y para cerrar el mes, “Sloop John B” de The Beach Boys, la segunda mejor canción de uno de los cinco mejores grupos de la historia de la música juvenil y la mejor recreación de una gran clásica del folk norteamericano y “The sins of a family”, la mejor obra de P.F.Sloan, un folksinger que nos brindó algunas de las mejores canciones de folkrock.

Pero en ese mágico mes hubo mucho más. “Nowhere Man”, la mejor canción de “Rubber Soul” y una de las cumbres de The Beatles, que es como decir una de las cumbres de la música juvenil; “Love minus zero/no limit”, una de las maravillosas canciones de Dylan y uno de los mejores poemas de amor del siglo XX; “Nessuno mi puo giudicare” de Gene Pitney y “Secret agent man”, de Johnny Rivers dos grandes interpretaciones de dos de los mejores cantantes de música pop; “Time wont let me”, de The Outsiders, otra obra maestra del rockpop, de la música garaje y hasta del rhythm and blues, que de todo tiene esta canción, con un ritmo que hace empalidecer a casi todo el rock de las siguientes décadas y que ya quisieran para sí los mejores grupos de la actualidad; y para terminar, Petula Clark con “A sign of the times”, otra perfecta muestra de canción juvenil, de uno de los mejores dúos compositores de la historia del pop, Tony Hatch y Jackie Trent (necesitados de un futuro recuerdo en esta sección de nuestra wiki).

La escalada no se detuvo. En junio el puesto de honor del Caravana Hit Parade lo ocuparon sucesivamente “L´ Irlandaise” de Georges Delerue, “Monday, Monday” de The Mama´s & The Papa´s y “Strangers in the night” de Frank Sinatra. Sobran los comentarios.

Los números dos tampoco se quedaron mancos: “Leaning on the lamp post” de The Hermans Hermits, “Backstage”, una gran canción a reivindicar de Gene Pitney y la obra maestra de The Walker Brothers, “The Sun ain´t gonna shine anymore”.

Entre las diez primeras hubo también formidables canciones: “Love´s made a fool of you”, una versión magistral realizada por Bobby Fuller Four de una de las mejores composiciones de Buddy Holly; “Green grass”, refrescante pop de Gary Lewis & The Playboys; y “Good lovin'”, el trepidante estreno en Caravana de The Young Rascals.

Y en la última semana de junio de 1966, ascendían fulgurantemente en nuestro CHP, “Opus 17” de The Four Seasons, “I´m a rock” de Simon & Garfunkel, y sobre todo “When a man loves a woman” de Percy Sledge y “It´s a mans mans mans world” de James Brown, que en semanas posteriores lograrían el número 1 y que se convertirían en dos referencias fundamentales del soul y del rhythm and blues.

Folk, folk rock, pop británico, pop norteamericano, rock and roll, música garaje, sonido Liverpool, crooners, soul, Rhythm and blues, crooners, instrumentales, bandas sonoras, bossa nova, presencia de algunos de los mejores compositores de la edad dorada del pop, como Phil Spector, Barry Mann y Cynthia Weil, Tony Hatch y Jackie Trent, Bert Kaempfert….y hasta algo de country con Ronnie Dove y su exitoso “When liking turns to lovin” (que llegó al número 2 del CHP), y un poco de jazz con la inigualable Sara Vaughan y su “A lover´s concerto” y Al Hirt con su apreciable versión de “Yesterday”.

Todo ello sin olvidarnos de Silkie y “The keys of my soul”, The Tokens y “I hear trumpets blow”, Trini Lopez y “I´m comin home Cindy”, Bobby Vinton y “Dum-de-da”, The Turtles y “You baby”, Lou Christie y “Outside the gates os Heaven” y algunos otros que harían demasiado largo esta relación.

¿Quién puede dar más en tan solo 17 semanas?. Una vez más hay que dar las gracias a Angel Alvarez, a Charly y a Alvaro, por habernos dado a conocer puntualmente estas maravillas.

Es posible que algún lector de esta sección se quede un tanto sorprendido por la proliferación de adjetivos superlativos que he hecho en esta entrega. Por supuesto todo es opinable, pero tan solo le pediría que escuchase de nuevo estas canciones.

rockyboy; 20-05-16

AC - 036
BRENDA LEE. UNA PRODIGIOSA VOZ, GRAN TRIUNFADORA EN CARAVANA
AC - 036-1 - Brenda Lee - I'm Sorry.jpg
I'm Sorry

AC - 036-2 - Brenda Lee - All Alone Am I.jpg
All Alone I Am

En el verano de 1960 llegó a Caravana una maravillosa canción, “Sweet nothin´s”, en la voz de Brenda Lee. Se convertiría en su primer Serie Dorada, a los que en los siguientes nueve años le seguirían otros 18, de ellos dos números 1 de nuestro Caravana Hit Parade.

Brenda fue una de las cantantes femeninas favoritas de los viajeros y las viajeras de Caravana, solo superada en número de Series Doradas por Judy Collins, Dionne Warwick y Carole King y elegida en la III Gran Liga de Caravana como la mejor vocalista femenina.

Escuchados 50 años después esos 19 Series Doradas, la valoración que al menos yo hago es que van de los extraordinarios a los muy buenos. Y encima se quedaron un montón de estupendas canciones fuera de nuestra lista de inolvidables.

Sin duda los años 60, y muy en especial la primera mitad de esa década, coincidieron con la mejor época de una gran cantante, que siendo niña inició una fructífera carrera musical que aun no ha terminado.

Si de alguna manera hay que definir la producción musical de Brenda es por su enorme versatilidad. Desde el tradicional hillbilly de sus primeros singles, a las bellísimas canciones pop, del rockabilly a los estándar de Broadway o Hollywood, de la música country a canciones claramente influidas por el blues, el jazz, el soul y hasta el sonido de Tijuana o de Burt Bacharach y por supuesto música navideña y canciones gospel. Brenda fue una autentica “esponja musical” y logró que su impresionante voz pudiera adaptarse a una gran variedad de estilos musicales.

Brenda contó además con un gran productor y arreglista, Owen Bradley, uno de los máximos artífices de la renovación del country en la segunda mitad de los años 50, que convirtió a Nashville en el epicentro del relanzamiento de la música vaquera en los años 60. Owen fue responsable de que los músicos de estudio que aparecen en los mejores discos de Brenda sean de los mas selectos: Floyd Cramer, Boots Randolph, Buddy Emmons, Bob Moore, Harold Bradley, Grady Martin, Buddy Harman o la voz de Anita Kerr. Escuchar hoy “Sweet nothin´s” impresiona por su potentísimo sonido instrumental, algo que se repite en prácticamente todas las grabaciones de esa época gloriosa de Brenda.

Desconozco cual era el proceso de selección de las canciones de Brenda, cual era su papel y cual el de Owen Bradley, ¡pero vaya ojo que tenían! en al menos los diez lps que grabó entre 1959 y 1964, no “se les coló” ninguna canción que pudiéramos calificar de tercera.

La vida de Brenda seguro que es conocida para los seguidores de la wiki, por lo que tan solo daré algunas pinceladas.

Brenda Mae Tarpley, que era su apellido original, nació el 11 de diciembre de 1944 en Atlanta. Fue una artista muy precoz, destacando en el colegio, en la iglesia, en concursos de radio…El cantante de country Red Foley, tras haberla escuchado, logró que la contratara nada menos que la discográfica “Decca”. En 1956, todavía con ¡¡¡once años!!!, graba su primer single, una versión de la gran canción de Hank Williams, “Jambalaya”, en un estilo country muy tradicional, aunque su tremenda voz le daba un toque próximo al rockabilly. Su segundo single, “One step at a time”, en 1957, ya en la onda rockabilly, consigue el puesto 43 en las listas de ventas y el tercer single “Dynamite”, una mezcla de rockabilly y pop, llega al número 72.

Sigue publicando nuevos singles, que no entran en listas, aunque son muy interesantes. Por fin a finales de 1959 graba una canción de gran calidad y madurez, ya enmarcada plenamente en el nuevo “Nashville Sound”, la ya citada “Sweet nothin´s”, con la que alcanza el número 4 de las listas norteamericanas y también con buenas ventas en el ámbito anglosajón y, como ya he indicado, supuso su estreno en Caravana. Y tras otra buena canción, “Thats all you gotta do” con la que logró el puesto 6 de ventas, a mediados de 1960 publica “I´m sorry”, que consigue el número 1 de ventas.

“I´m sorry”, una de las canciones mas emblemáticas de Brenda, se convierte en su segundo Serie Dorada, alcanza el segundo lugar del Caravana Hit Parade, donde se mantiene tres semanas. Poco tiempo después aparece “I want to be wanted”, una bonita balada country, nuevo número 1 de ventas, tercer Serie Dorada y puesto número 3 en el CHP.

En 1961 se sucederán los singles con éxito, entre los que destacaría “Emotions”, “You can depend on me”, “Dum dum” y una nueva preciosa canción “Fool # 1”, puesto 3 de ventas y cuarto Serie Dorada.

En esos primeros años 60, Brenda graba cinco lps, “Grandma, What great songs you sang”, “Brenda Lee” (número 5 de ventas), “This is Brenda” (4), “Emotions” (24), “All the way” (17), “Sincerely” (29) y “Brenda, Thats All” (20), en los que recorre diversos estilos, aunque con un predominio del “Nashville Sound”, y en los que además de incluir sus singles de éxitos, hay ocultas algunas canciones fenomenales como p.e. “Pretend” en el álbum “This is Brenda” o “Send me some lovin” en el disco “Sincerely”.

El año de 1962 será igualmente muy productivo para Brenda. Destacando “Break it to me gently”, otra gran canción country, que la sitúa en el puesto 4 de ventas y su quinto Serie Dorada. Pocos meses después volverá a triunfar con la bellísima “All alone am I”, compuesta por el músico griego Manos Hadjidakis, puesto 3 de ventas, su sexto Serie Dorada y primer número 1 de nuestro Caravana Hit Parade. También destacaron en este año otras dos bellas baladas country, “Everybody loves me but you” (puesto 6 de ventas) y “Losing you” (puesto 6), que unos meses mas tarde, en el verano de 1963, se convirtió en su octavo Serie Dorada y consiguió igualmente el número 6 del Caravana Hit Parade.

En 1963 vuelve a ser un año triunfal de Brenda en Caravana, con dos estupendas aunque muy distintas canciones, “She´ll never know”, una intensa balada country, que logró el número 2 del CHP, donde se mantuvo dos semanas y “My whole world is falling down”, el mas claro acercamiento de Brenda hasta ese momento a la música abiertamente pop, y que representó su noveno Serie Dorada.

En 1964, los éxitos de ventas de Brenda descendieron notablemente, tan solo la canción “Is it true” superó el lugar 20 de las listas de ventas, llegando hasta el número 17. Esta canción es una nueva incursión de Brenda en la música pop, con aires de Burt Bacharach e incluso de la British Invasion, fue el duodécimo Serie Dorada y consiguió llegar al puesto 3 del CHP. Antes habían logrado la condición de Serie Dorada, “When you loved me”, una gran balada country y “He´s sure to remember me”, otra gran canción pop que de nuevo recuerda las grandes interpretaciones de Gene Pitney y las canciones de Bacharach y que alcanzó el puesto 8 del Caravana Hit Parade.

Brenda continuó alternando canciones en la onda country y canciones más pop y aunque en 1965 los éxitos de ventas volvieron a ser moderados, sus triunfos en Caravana volvieron a brillar. Fueron cuatro magníficos Series Doradas: “The crying game”, una bellísima balada country con aires pop, que consiguió el número 2 del CHP, donde se mantuvo 2 semanas; “Truly, truly true”, otra canción en el mismo estilo country trufado de pop, número 5 del CHP; “Too many Rivers”, otra bonita balada country; y “Rusty Bells”, una intensa canción country pop, con la que una vez mas consiguió el número 2 del Caravana Hit Parade.

En ese periodo 1963-1965, Brenda también grabó seis buenos lps: “All alone am I”, “Let me sign”, “By request”, “Brenda Lee sings top ten hits”, “The Versatile Brenda Lee” y “Too Many Rivers”, de nuevo con diversidad estilística, un repertorio muy bien seleccionado, muy buenos arreglos y excelentes acompañamientos instrumentales, pero con moderados resultados de ventas, siendo el disco mejor recibido “All alone am I”, que alcanzó el puesto 25.

El giro a la música pop, ya muy visible en las grabaciones de 1965, se acentúa a partir de 1966, en el que Brenda Lee dejara de grabar con Owen Bradley, posiblemente buscando nuevos aires para su música y mejores resultados de ventas.

En 1966 tan solo una canción, “Coming on Strong”, lograra buena acogida, llegando al número 11 de ventas, su décimo séptimo Serie Dorada, aunque alcanzaría esa condición ya en el año 1967. “Coming on Strong” es una muy buena canción pop, muy representativa de la nueva imagen que Brenda quería dar.

En ese mismo año 1966, Brenda graba un excelente lp, “Bye bye blues”, un disco a redescubrir, en el que además de incluir su gran “Rusty Bells”, contiene estupendas versiones de estándars (“A taste of Honey”, “The shadow of your smile”, “Softly as i leave you”, “Make the world go away” o “What a difference a day made”), en una línea que roza el soul, el blues, el jazz, y por supuesto el country y en la que la única versión discutible es la de “Yesterday”, canción de la que, como ya he indicado en otras ocasiones, es muy difícil hacer una versión que se aproxime algo a la original. El otro lp de ese año, “Coming on Strong”, ya sin el apoyo de Owen Bradley, junto a muy buenas versiones, como “Criying time”, “Somewhere” o “You dont have to stay you love me”, hay otras no tan conseguidas.

Los singles de 1967 tuvieron malas ventas, salvo uno, todos por detrás del puesto 100, y tampoco tuvieron acogida en Caravana. En 1968, la cara b del single con la versión de “Kansas City”, fue “Each day is a rainbow”, otra estupenda canción pop, que consiguió llegar al número 3 del CHP. Y por fin, también en 1968, “Johnny one time”, otra preciosa canción country, sería su último Serie Dorada, eso sí, una despedida por todo lo alto logrando otro número 1 en el Caravana Hit Parade y recuperando algo las ventas, alcanzando el puesto 41.

Brenda siguió muy activa en la década de los 70 y 80, pero solo con apariciones en las listas de ventas de música country, en un estilo que podríamos incluir en lo que se ha llamado el “countrypolitan”. Desde luego “quien tuvo, retuvo”, pero ya estaba lejos de los grandes singles y lps de los primeros años 60.

Brenda Lee es una pagina inolvidable de Caravana y aunque en España, donde se publicaron singles y eps, no tuvo gran éxito, los viajeros y viajeras de la vieja Carreta, la acogieron como una de sus cantantes preferidas y con toda razón.

rockyboy; 16-04-16

AC - 035
FRANK SINATRA EN CARAVANA (2ª PARTE): DE “THAT´S LIFE” A 1974
AC - 035-1 - Frank Sinatra - That's Life.jpg
That's Life

AC - 035-2 - Frank Sinatra - Some Nice Things.jpg
Some Nice Things

Continuando con la trayectoria de Sinatra en Caravana, en noviembre de 1966 se publica “That´s life”, un lp de marcado sonido pop, en el que de nuevo se combinan interpretaciones de standards clásicos e incursiones en el pop moderno, alguna más bien penosa como la versión de “Winchester Cathedral”. Ernie Freeman es el arreglista de este lp, que a pesar de tener buenos momentos, no llega a la altura de los anteriores.

En el verano de 1966 Sinatra presenta un disco grabado en vivo en “The Sands”, de nuevo con la orquesta de Count Basie y con Quincy Jones en los arreglos. Es su primer disco en directo y para ello eligió “territorio amigo”, el Casino del mismo nombre en Las Vegas, con un público entregado desde el primer minuto. El disco es excelente, a pesar de que tiene un monologo de Frank de nada menos que 12 minutos, que hace las delicias del público, pero resulta pesado. Era un doble lp (hoy un solo cd) con una formidable selección de canciones de toda la carrera de Sinatra.

En la primavera de 1967, Sinatra ofrece otra sorpresa, con la grabación de la canción “Somethin stupid” con su adorada hija Nancy. Una canción puramente pop, su octavo Serie Dorada y nuevo número uno en las listas de ventas.

Por esas mismas fecha se publica otro sorprendente lp de Sinatra, “Francis Albert Sinatra & Antonio Carlos Jobim”. Un disco de bossa nova, en el que con la presencia de Jobim al piano, la guitarra y también como vocalista, Frank interpreta siete de los éxitos del gran compositor brasileño, con los arreglos de Claus Ogerman (un músico alemán en la onda jazz). Desde luego es un buen disco, aunque muy breve, no llega a los 30 minutos y tuvo una gran acogida en las listas de jazz norteamericanas.

En el verano de 1967, Sinatra ofrece otro lp de combinación de pop y standards tradicionales, “The world we knew”. además de la inclusión de su single con Nancy, de otros éxitos pop (“Born free”, “This Town” o “Dont sleep in the Subway”) o de standards clásicos (“This is my song” o “Some enchanted evening”), Frank recurre de nuevo a Bert Kaempfert, con otra excelente canción, “The world we knew (Over and Over”), noveno Serie Dorada y número 2 del Caravana Hit Parade. Tanto el lp como el single principal tuvieron buenas ventas y contó con los arreglos de Gordon Jenkins.

En el verano de 1968 se publica una nueva incursión de Frank en el terreno del jazz; se trata del lp “Francis A. & Edward K.”, grabado con Duke Ellington y su orquesta y con arreglos de Billy May. Es un buen lp, como no podía ser menos con estos protagonistas, pero no resulta especialmente llamativo y parece más un disco “que había que grabar alguna vez”, que un encuentro creativo y entusiasta.

Pocos meses después, en el invierno de 1968 Sinatra ofrece otra sorpresa con el lp “Cycles”. Canciones de Joni Mitchell, Jimmy Webb, John Hartford, Teddy Randazzo, versiones de “Moody River”, de “Little green apples”…un encuentro con la música folk y country de calidad. A esa buena colección de canciones se añaden una nueva aportación de Bert Kaempfert, la estupenda “My way of life”, su décimo Serie Dorada, y “Cycles” una bella balada de country pop, que se convirtió en su onceavo Serie Dorada. Los arreglos y producción del lp son de Don Costa.

En marzo de 1969 aparece un nuevo lp, “My way”, el disco mas pop de Sinatra hasta ese momento. Versiones de Jimmy Webb, Ray Charles, Lennon & McCartney, Paul Simon, Rod McKuen/Jacques Brel, Luis Bomfa, Michel Legrand, Paul Anka/Claude Francois, Stevie Wonder….todo ello de nuevo con Don Costa en los arreglos y dirección orquestal. Sinatra realiza la que en mi opinión es la mejor versión de “Yesterday” (después de la de Paul, claro esta) y también es excelente su versión de “If you go away”/”Ne me quite pas”; en cambio no resulta tan convincente la desenfadada interpretación de “Mrs.Robinson”. Pero la cumbre de este lp es sin duda “My way”, otra gran canción que rápidamente se convertiría en una de las canciones mas emblemáticas en la carrera de Sinatra, su doceavo Serie Dorada y número 5 de nuestro Caravana Hit Parade. El lp y el single con “My way” tuvieron buena acogida de ventas.

Pocos meses después, en el verano de 1969, Sinatra publica su personal aproximación a la música de Rod Mckuen, con el lp “A Man alone, The words and music of Rod McKuen”. Es un muy buen disco, especialmente para quienes les gusta McKuen, como es mi caso y el de muchos viajeros de Caravana. Las versiones, bajo la batuta de Don Costa, son muy dignas y respetuosas, siendo especialmente brillante la de esa gran canción “Love´s been good to me”, número 6 del Caravana Hit Parade y su decimotercero Serie Dorada.

En marzo de 1970 aparece otro inusual lp de Sinatra: “Watertown”. Es un disco de carácter muy conceptual, con todas las canciones compuestas por el componente de The Four Seasons, Bob Gaudio y por Jake Holmes. Bob Gaudio asume también los arreglos y dirección orquestal. Es un lp melancólico, arriesgado, que no entra a la primera escucha, desde luego menos comercial (se quedó en el número 101 de ventas en Billboard). También aportó dos nuevos Series Doradas, “I would be in love (anyway)”, que llegó al número 6 del Caravana Hit Parade y “For a while”.

Un año mas tarde, en marzo de 1971, se publica el lp “Sinatra & Company”. Es un curioso disco formado por dos grabaciones distintas, una primera parte con música brasileña grabada con Antonio Carlos Jobim dos años antes, pero que no había sido publicado y una segunda parte con música pop norteamericana (John Denver, Bacharach & David, Bob Gaudio & Jake Holmes, Paul Ryan…). Las canciones brasileñas están arregladas por Eumir Deodato y las de pop norteamericano por Don Costa. Es un lp agradable, que se deja oír, pero que no se encuentra entre lo mejor de Sinatra ni mucho menos.

Sinatra se toma un prolongado descanso en lo que se refiere a grabación de nuevos lps, algo muy raro en él, como ya he indicado anteriormente y pasan más de dos años hasta la publicación en el otoño de 1973 de su siguiente lp, con el significativo titulo “Ol’ blue eyes is back”. Frank continua combinando versiones de nuevos artistas (K.Kristofferson o Paul Williams), con standards como “Send in the Clowns”. Los arreglos son de Don Costa y Gordon Jenkins, que le dan un tono al disco en general bastante pop. Entre sus canciones se incluye un nuevo Serie Dorada, “Let me try again”, un nuevo arreglo de Paul Anka de una canción francesa, con una buena interpretación de Sinatra, aunque los arreglos, demasiado pop, no me entusiasman. El lp tuvo buenas ventas, alcanzando el puesto 13 de Billboard.

En el verano de 1974 se publica “Some nice things I’ve missed”. Es un lp en la misma línea que el anterior: arreglos de Don Costa y Gordon Jenkins, sonido muy pop, presencia de nuevos valores, David Gates, Neil Diamond, Stevie Wonder, Jim Croce junto a Bert Kaempfert, Michel Legrand o Alan Bergman. En este disco destacan una buena versión de “Sweet Caroline” y se encuentra el último Serie Dorada de Sinatra, en esta primera época de Caravana, “What are you doing the rest of your life?”, que no esta mal, pero tampoco deslumbra.

En la segunda etapa de Caravana, Sinatra aun tuvo dos Series Doradas más: “Anytime” en 1975 y “L.A. is my lady”, que no añaden nada nuevo a la brillante trayectoria de Frank y menos aun la segunda canción con un marcado tono de softfunky.

A partir de 1975 y de forma muy esporádica Sinatra siguió publicando lps y singles, ya poco relevantes y continuó dando conciertos, uno de ellos su estreno en España, para el que desgraciadamente no conseguí entradas.

Frank falleció en mayo de 1998 dejando un legado impresionante, irrepetible e indiscutible, del que afortunadamente pudimos disfrutar los viajeros de Caravana, cuando todavía se encontraba en la cumbre de su arte, antes de derivar hacia un sonido demasiado pop de mucho menor interés. En todo caso nos quedan esas maravillosas canciones, las que he ido refiriendo y muchísimas más, entre las que no me resisto a no citar tres obras maestras como “Night and day”, “I´ve got you under my skin” o la preciosísima “Three coins in the fountain”.

rockyboy; 18-03-16

AC - 034
FRANK SINATRA EN CARAVANA (1ª PARTE), DE “THEY CAME TO CORDURA” A “STRANGERS IN THE NIGHT”.
AC - 034-1 - Frank Sinatra - They Came To Cordura.jpg
They Came To Cordura

AC - 034-2 - Frank Sinatra - Strangers In The Night.jpg
Strangers In The Night

Aproximarse a la figura de Frank Sinatra a estas alturas podría parecer inútil además de pretencioso. Su inmenso legado musical discográfico y en conciertos, su rica trayectoria cinematográfica, su azarosa vida, a menudo rozando el escándalo, sus heterogéneos pronunciamientos políticos y sociales y por supuesto la multitud de maravillosas mujeres a las que amó, son imposibles de condensar no ya en dos artículos en esta wiki, incluso en un tratado. Por ello voy a ir alternando recuerdos y vivencias personales con el propio paso de Sinatra por nuestra Caravana.

Tengo que admitir que tardé mucho en conocer y reconocer a Sinatra, artista que dicho sea de paso no estaba muy bien visto en nuestro país cuando yo era niño y adolescente. Mi descubrimiento de Sinatra llegó en 1965 y por duplicado. Por un lado la fascinante película “El expreso del Coronel Von Ryan”, una de mis favoritas de joven, que me sigue gustando cincuenta años después y por otra la canción “Forget Domani”, una maravilla creada por el gran compositor italiano Riz Ortolani para la comedia “El Rolls Royce amarillo” (una película con muchos grandes artistas, pero que ha envejecido fatal).

“Forget domani” una atípica canción de Sinatra, su quinto Serie Dorada y número 7 en el Caravana Hit Parade, tuvo su continuidad en nuestra vieja Carreta con “It was a very good year”, su primer número uno en Caravana. A decir verdad tarde bastantes años en apreciar debidamente esta grandiosa canción, y en especial su letra, quizás porque esta pensada desde la madurez de la vida, algo difícilmente entendible con 15 años.

Pero fue a principios de mayo de 1966 cuando caí definitivamente hechizado por Sinatra. Lo tengo tan fresco como si lo hubiera vivido ayer. Un domingo por la noche estaba en el balcón de mi casa, para poder escuchar un poco mejor en mi transistor el horripilante sonido y cobertura de “La Voz de Madrid” y fue entonces cuando Ángel Álvarez presentó la primicia de “Strangers in the night”. Me quede alucinado y eso que en ese mismo programa desfilaron The Outsiders, Percy Sledge, James Brown, P.F. Sloan, L’Irlandaise, Bobby Fuller Four…., todos con inmensas canciones, a priori mucho mas cercanas a los sentimientos y gustos de un chaval todavía con 16 años.

“Strangers in the night”, séptimo Serie Dorada, dos semanas en el número 1 del Caravana Hit Parade, cuajada de premios y reconocimientos, además de grandes ventas por doquier, es en mi opinión la mejor canción de la música popular de la segunda mitad del siglo XX y tan solo por esa canción, Sinatra habría pasado con letras de oro a la historia de la música. Claro que el mérito también hay que reconocérselo al compositor, el gran Bert Kaempfert y los autores de la letra, C. Singleton y E. Snyder, aunque hubo algo de polémica al respecto.

Frank llegó a nuestra Caravana en el verano de 1960, muy al principio de la andadura de la vieja Carreta, con una gran y atípica canción: “They came to Cordura”, procedente de un western de Robert Rossen. Una preciosa balada, con tonos country y folk, con arreglos y dirección de orquesta de Nelson Riddle. Fue su primer Serie Dorada.

Sinatra en aquellos momentos estaba en un punto culminante de su trayectoria artística, tanto musical como cinematográfica, además de encontrarse en pleno campaña de apoyo a la candidatura presidencial de John Kennedy.

En la segunda mitad de los años 50 Frank había grabado magníficos singles y lps con la discográfica Capitol, superando el bache que había sufrido a finales de los años 40. De la mano de grandes arreglistas y directores de orquesta como Billy May, Gordon Jenkins, Don Costa y sobre todo el excelente Nelson Riddle, Sinatra había ido modernizando y actualizando su estilo, alejándose de las baladas románticas y el swing de la década de los 40, de la influencia de Bing Crosby, de Tommy Dorsey y Harry James.

Sinatra, atravesando ya la cuarentena, tuvo que hacer frente a la impetuosa irrupción del Rock and Roll y a diferencia de otros artistas de la música popular norteamericana de la posguerra, supo encontrar un punto intermedio, manteniendo su estilo de gran crooner, pero sin despreciar a los jóvenes nuevos talentos de la música juvenil. En ese camino, el papel de Nelson Riddle fue decisivo, encontrando un equilibrio entre modernidad y clasicismo y dotando a los discos de Sinatra de un sonido brillante.

Frank, poco amigo de las ataduras e indicaciones de las casas discográficas, tras haber estado en Columbia, RCA y Capitol, creó a finales de los 50 su propio sello, “Reprise”; con él, tras un breve espacio de tiempo de compartir grabaciones con Capitol, se mantuvo ya de forma exclusiva el resto de su carrera.

En los discos de la década de los 60, como también había sucedido en los 50 y 40, hubo de todo. Aunque siempre la calidad media era indiscutible, hay singles y lps excelentes, otros buenos y algunos pasables. Hay que tener muy en cuenta que en el periodo 1960-1974, primera etapa de Caravana, Sinatra grabó nada menos que 35 lps, dos de ellos de temática navideña y dos grabaciones en vivo y 60 singles, además de publicar numerosas recopilaciones de grandes éxitos. Se puede decir que Sinatra fue el primer artista de la música popular que impulsó la grabación de lps, muchos de ellos con un claro formato temático.

Pasaron mas de tres años hasta que Sinatra logró un nuevo y segundo Serie Dorada en Caravana, “You´ll never walk alone”, a finales de 1963. Pero por el camino quedaron grandes lps como “Nice ´n´easy”, “Sinatra´s swingin’ session!!! and more”, “Sinatra & Basie” (primera colaboración con el gran músico de jazz, Count Basie) o “The Concert Sinatra” (que no era un disco en vivo, sino grabado en estudio con un potente acompañamiento orquestal dirigido por Nelson Riddle).

En el verano de 1964 se publica” hit migth as well be swing”, una nueva grabación con Count Basie, con la producción nada menos que de Quincy Jones, en aquel momento una de las grandes promesas a medio camino del jazz, del soul y del pop. La mano de Quincy Jones es bien visible en la modernización de unos arreglos para un repertorio en el que Frank refleja su interés por la música juvenil de aquel momento, desde la versión de “I can’t stop loving you” (muy inferior a la de Ray Charles, dicho sea de paso) a “Wives and lovers” de Bacharach & David, pasando por una gran versión de “More” y por supuesto algunas clásicas como “Fly me to the Moon” o “Hello Dolly”. Sinatra, una vez más, demuestra lo cómodo que se encuentra cantando en un contorno de jazz, claro que tener detrás la orquesta de Basie no es mala compañía.

Algunos meses después, a finales de 1964, aparece el lp “Softly, as i leave you”, que la critica recibió diciendo que con este disco Frank se acercaba a la música juvenil, al pop y al rock imperante. Mas allá del acierto o no de estos comentarios, el lp incluía al menos tres grandes canciones: la que daba título al disco, que se convirtió en su tercer Serie Dorada y que por primera vez le permitió a Sinatra entrar entre los diez primeros del Caravana Hit Parade, alcanzando el puesto número 2; “Emily”, otra gran balada que fue su cuarto Serie Dorada y “Dear Heart”, otra gran canción, que fue Serie Dorada en las versiones de Jack Jones, Andy Williams y Henry Mancini, sin que la de Sinatra fuera en absoluto inferior a ellas. Este estupendo lp contó con los arreglos de Ernie Freeman, y en algunas canciones con los de Nelson Riddle y Billy May.

En la primavera de 1965 Sinatra publica el single “Forget Domani”, una preciosa canción, de chispeante sonido italiano, que se convierte en su quinto Serie Dorada y alcanza el puesto número 7 de nuestro Caravana Hit Parade.

En el otoño de ese mismo año 1965, aparece otro gran lp, “September of my years”. En esta ocasión es Gordon Jenkins el arreglista y director de orquesta y todo el disco rezuma clasicismo. Hay excelentes canciones, desde la que da título al lp hasta “September song” o “Hello Young Lovers”, pero la gran joya del disco es “It was a very good year”, en mi opinión una de las mejores interpretaciones de toda la carrera de Sinatra, su sexto Serie Dorada y su primer número 1 en Caravana. Esta canción arrasó en los premios Grammy en 1966. Una de esas canciones que con el paso de los años gana y gana en calidad. Curiosamente Sinatra, aunque estaba a punto de cumplir tan solo 50 años y aun tenía muchos años por delante, se veía ya como una persona bastante mayor. Este lp le colocó en el número 5 de las ventas en Norteamérica.

En marzo de 1966, se publica un bello disco titulado “Moonlight Sinatra”, con canciones que tienen como referencia la luna. Un disco muy recomendable, muy clásico, ya que casi todas son canciones standards de la música popular norteamericana de la primera mitad del siglo XX. El arreglista y director de orquesta es nuevamente Nelson Riddle.

En mayo de ese mismo año aparece el lp “Strangers in the night”, que supondrá la apoteosis de Frank. Número uno de ventas del lp y del single, varios premios Grammy en 1967 y una proyección mundial como nunca había tenido hasta entonces. Este disco fue un paso crucial en la evolución pop de Sinatra, ya que si bien mantiene una parte de canciones de corte clásico, se incluyen dos versiones de composiciones pop de Tony Hatch (entre ellas “Downtown”, inferior a la original de Petula Clark), o una canción que combina ritmo swing con arreglos pop como es “Summer wind”. Curiosamente este gran disco será el último en el que participaría Nelson Riddle como arreglista y al frente de la orquesta. Desconozco las razones de su marcha, pero en el futuro las grabaciones de Sinatra, no siempre, pero en la mayoría de los casos, se resentirían de la ausencia de ese gran director, arreglista y productor.

Próximamente continuaremos con la relación de Sinatra con Caravana.

rockyboy; 19-02-16

AC - 033
JOAN BAEZ Y JUDY COLLINS DOS TRAYECTORIAS PARALELAS EN CARAVANA
(2ª Parte 1967-1974)
AC - 033-1 - Joan Baez.jpg
Blessed Are...

AC - 033-2 - Judy Collins.jpg
Who Knows Where The Time Goes

Tras sus grandes discos de 1965 y 1966 y sus triunfos en nuestra Caravana, Joan y Judy se tomaron un cierto descanso entre nosotros, aunque no en su carrera musical.

En el verano de 1967 Joan publicó el lp “Joan”, un disco con estupendos arreglos de Peter Schickele, que continúa la evolución de Báez en el ámbito del suave folk rock. Joan recrea canciones de Donovan, Paúl Simon, Tim Hardin, Richard Fariña, Jacques Brel, Lennon & McCartney, con excelentes resultados. Consigue un nuevo Serie Dorada con la versión de la composición de Donovan, “Be not too hard”, una de sus mejores canciones de todos los tiempos que muy merecidamente llegó al número 2 de nuestro Caravana Hit Parade. El nivel medio del disco es bueno y yo destacaría especialmente otra magnifica canción, “Annabel Lee”. Este lp conseguiría alcanzar el puesto 38 de ventas en Billboard.

Pocos meses después en el otoño de 1967 Judy publica el lp “Wildflowers”. Es un bellísimo disco de suave folk rock arreglado por Joshua Rifkin. Judy se apoya sobre todo en dos de las nuevas figuras del folk renovador, Joni Mitchell y Leonard Cohen, de los que hace unas magnificas versiones de “Both sides now” y “Michael from mountains” y “Sisters of Mercy” y “Hey, That's No Way To Say Goodbye”. Además incluye una gran recreación de la clásica de Jacques Brel, “La Chanson des Vieux amants”. Curiosamente este lp que fue el que mas alto llegó en las listas de Billboard en la discografía de Judy, número 5, en su momento no logró ningún Serie Dorada en nuestra Carreta, aunque dos años y medio después, “Both Sides now”, conseguiría ser Serie Dorada a la par que la versión original de Mitchell.

Casi un año después, en junio de 1968, aparece un nuevo lp de Joan, “Baptism”. Estamos ante un disco sorprendente, vanguardista y algo desigual. Joan recoge poemas de los mejores poetas de finales del siglo XIX y del siglo XX, desde Rimbaud a Joyce, desde García Lorca a Walt Whitman, de Cummings a Ferlinghetti. En ocasiones son versiones cantadas y en otras más bien recitadas, con arreglos por lo general innovadores, reúne un total de 26 canciones por lo general de corta duración. Un disco sin duda arriesgado, valiente, de evidente interés y escasa comercialidad, de hecho se quedó en el número 84 de Billboard y no tuvo presencia en Caravana.

En noviembre de ese mismo año 1968, Judy presenta “Who knows where the times goes”. Estamos ante otro de los grandes discos de Collins, con un nítido aroma de country rock, con la presencia de excelentes instrumentistas como Jim Gordon, Buddy Emmons, Stephen Stills, Van Dyke Parks. Las canciones son de nuevo de Cohen, pero también de Dylan, Sandy Denny, Ian Tyson, Robin Williamson. Todo el disco es magnifico y obtuvo tres Series Doradas: “Someday soon”, “I pity the Poor Inmigrant”, alcanzando ambas el número 1 del Caravana Hit Parade y “Hello Hooray”, pero el resto de las canciones no le iban a la zaga: “Story of Isaac”, “My father”, “Bird on the wire”, “Who knows where the times goes”…. El lp consiguió el número 26 de ventas en USA.

En 1969 Judy publica un single con una gran versión del “Chelsea Morning” de Joni Mitchell, que le supone un nuevo número 1 en el Caravana Hit Parade, permaneciendo dos semanas en ese puesto.

En el invierno de 1968 Joan graba en Nashville un doble lp, “Any day now”, conteniendo exclusivamente versiones de canciones de Bob Dylan. Este formidable disco, al que en los primeros tiempos de nuestra wiki le dediqué un artículo, en su conjunto es la mejor grabación que se ha hecho con canciones de Dylan por un mismo autor. Joan lo grabó en Nashville y contó para ello con la flor y nata de los músicos de estudio de esta capital del country: Pete Drake, Stephen Stills, Norbert Putnam, Buddy Emmons, Kenny Buttrey, Hargus Robbins, Buddy Spicher, Jerry Reed, Jerry Kennedy… En Caravana se la reconoció con 3 Series Doradas, “Walkin down the line” (numero 4 del Caravana Hit Parade), “Love minus zero” y “One too many mornings” (numero 2 del CHP), pero las 13 canciones restantes tenían calidad suficiente para alcanzar la condición de Serie Dorada. El disco logró el puesto número 30 en las listas de Billboard.

En las mismas sesiones de grabación de “Any day now”, Joan grabó un nuevo lp, “David´s Album” que se publicó en mayo de 1969. Es un disco con un toque country rock muy acentuado, con un repertorio basado sobre todo en canciones tradicionales del folk y del country norteamericano, de las que Joan que realiza muy buenas versiones, destacando entre otras: “Will the circle be unbroken”, “Poor wayfaring stranger” o “Just a closer walk with thee”. Este estupendo disco que alcanzó el puesto 36 de Billboard no tuvo eco en Caravana.

Un año después, en el verano de 1970, Judy Collins presenta el lp “Whales and nightingales”, en el que abandona las influencias country y vuelve al sonido folkrock vanguardista de los años 65 y 66, con el añadido en alguna canción de voces de ballenas. Hay grandes canciones como las que alcanzaron la condición de Series Doradas, una versión soberbia de “Amazing grace”, o la preciosa canción “Marieke” de Jacques Brel, (número 4 del Caravana Hit Parade), la versión de “Time passes slowly” de Dylan o la fenomenal versión de “The patriot game” (que consiguió el número 7 del CHP). Pero también hay otras muy buenas canciones y muy en especial “Farewell to Tarwathie” en mi opinión una de las grandes canciones de la carrera de Judy. El lp tuvo una buena acogida de ventas, llegando al puesto 17 de Billboard.

En los años 1970 y 1971 Joan publica dos lps “One day a time” y “Carry it on”, ninguno de los cuales tuvo entrada en Caravana. “One day a time” es un disco estimable, en la línea folkcountryrock de sus últimos discos, aunque quizás con mayor influencia country. Es un disco mas desigual, hay versiones de Dylan, de Pete Seeger, de Jagger & Richards, de Willie Nelson, de Bonnie Bramlett, de Steve Young, del cancionero tradicional. Hay muy buenas canciones como “Sweet Sir Galahad”, “Joe Hill” o “Jolie Blonde” y otras de menor interés. El disco se quedó en el número 80 de Billboard.

“Carry it on” corresponde al “soundtrack” de la película del mismo nombre y en él Joan interpreta una gran variedad de canciones desde “Oh happy day” a “Suzanne”, desde “The last thing on my mind” a “We shall overcome” o desde “I shall be released” a “Do right woman, do right man”; hay canciones en vivo, narraciones…No es un mal disco, teniendo en cuenta la maravillosa voz que sigue teniendo Joan así como el repertorio de grandes canciones; pero en su conjunto da la impresión de ser un poco una grabación de circunstancias.

A finales de 1971 Judy presenta su segunda grabación en vivo: “Living”. Como era de esperar Judy cuida su repertorio: Leonard Cohen, Dylan, Ian Tyson, Hamilton Camp, Joni Mitchell y alguna canción propia. Estaba acompañada de piano, guitarras (entre ellos Ry Cooder), bateria y bajo. La acogida del público es entusiasta, en una gira realizada en el año anterior. El disco también tuvo una muy buena acogida en Caravana, con cuatro Series Doradas: “Open the door (Song for Judith)” (número 8 del Caravana Hit Parade), “Joan of Arc”, “Four Strong winds” y la mejor de todas la versión de “Just like Tom thumb’s blues” (que logró el puesto número 2 del CHP). El lp logró un discreto puesto 64 en las listas de Billboard.

En el verano de 1971 Joan Báez nos resarce de los limitados resultados de sus dos anteriores lps. Publica “Blessed are”, un doble disco en él que muestra su brillante capacidad para seleccionar buenas canciones y buenos arreglos: Jessi Winchester, Jagger & Richards, Woody Guthrie, Robbie Roberstson (lider de The Band), Roger Miller, Lennon & McCartney (quizás la canción más floja de todo el disco), Kriss Kristofferson y sobre todo el gran Mickey Newbury, del que hace tres grandisimas versiones: “San Francisco Mabel Joy”, “Angeline” (Serie Dorada y número 8 del CHP) y “The 33rd of August” (igualmente Serie Dorada). El tercer Serie Dorada fue una estupenda versión de “The night they drove old dixie down”, la emblemática canción interpretada por The Band y que Joan llevaría al número 4 del Caravana Hit Parade. Estamos ante un gran disco de folkcountry rock, de nuevo con la flor y nata de los instrumentistas de Nashville: Norman Blake, David Briggs, Kenneth Buttrey, Charlie McCoy, Norbert Putnam, Buddy Spicher….Este discazo tuvo muy favorable acogida alcanzando el puesto 11 de Billboard.

Y en esa especie de “ducha escocesa” a la que nos estaba acostumbrando Joan, en los dos años siguientes presenta dos lps de menor interés: “Come from the shadows” en 1972 y “Where are you now my son?” en 1973.

A principios de 1972, Joan deja su discográfica de toda la vida y firma con A & M Records, que como todos conocemos estaba vinculada a Herb Alpert y tenía un marcado estilo pop comercial. El primer disco con la nueva compañía, aunque también grabado en Nashville y con varios de los instrumentistas del doble lp anterior, tiene una mucha mayor presencia de canciones de la propia Joan y en general hay una evidente sonoridad mucho mas pop; sigue siendo un disco comprometido ideológicamente, pero se escucha sin que despierte especial entusiasmo. El siguiente lp, grabado la mitad de el durante una visita de Joan a Vietnam del Norte en plena guerra (con conversaciones, sonido de bombardeos, llantos de niños) y la segunda mitad en Nashville, tampoco es un disco que, más allá de su interés político, genere especial atracción musical.

En la primavera de 1973 Judy publica su disco “True Stories & Other Dreams”. Es un buen lp, en el que Collins también se siente atraída por sonidos más pop, sin abandonar del todo la raíz folkcountry rock. Es también un disco desigual, en él que junto a grandes canciones hay otras menos destacadas. Este lp consiguió cuatro Series Doradas, todas ellas con entrada entre los 10 primeros lugares del Caravana Hit Parade: “Cook with Honey”, la más pop de todas, (número 2 del CHP), “The Hostage” una preciosa canción de Tom Paxton (número 3 del CHP), “The Dealer “, una preciosa balada con acentos country (número 3 del CHP) y “The fishermen song”, una magnifica canción folk que se mantuvo durante dos semanas en el lugar de honor de Caravana. Este lp alcanzó el puesto 27 de Billboard y con él se despidió Judy de la primera etapa de Caravana.

En 1974, Joan Báez nos sorprende con un lp, “Gracias a la vida”, grabado íntegramente en castellano (salvo una canción en catalán). Según declaró la propia Joan, es un disco resultado de la impresión sufrida tras los acontecimientos políticos de aquellos momentos en Chile, Uruguay y en general Sudamérica.

Personalmente es un disco que me gusta mucho. Me lo compré cuando salio en España, lo escuché muchísimo y he vuelto a oírlo en numerosas ocasiones y nunca me ha defraudado. El repertorio es de primera categoría del cancionero popular español y latinoamericano y los arreglos de las versiones me parecen muy logrados. Tuvo tres Series Doradas: “Gracias a la vida”, “Dida” (en mi opinión no de las mejores del disco) y “Llego con tres heridas”, pero hay otras canciones que brillan a gran altura como: “Te recuerdo Amanda”, “La llorona” “Cucurrucucu paloma” o “De colores” y que podrían haber tenido un mayor reconocimiento entre nosotros. Y esta fue la gran despedida de Joan de la primera etapa de Caravana.

Como señalé en la primera entrega, Joan Báez y Judy Collins, son dos referencias fundamentales del folk del siglo XX, con una trayectoria en muchos momentos en paralelo y con muchos aspectos en común y con una presencia muy destacada en Caravana con nada menos que 41 Series Doradas.

rockyboy; 21-12-15

AC - 032
JOAN BAEZ Y JUDY COLLINS DOS TRAYECTORIAS PARALELAS EN CARAVANA
(1ª Parte 1960-1966)
AC - 032-1 - Joan Baez.jpg
Farewell Angelina

AC - 032-2 - Judy Collins.jpg
In my life

En la historia de nuestra Caravana dos grandes cantantes de folk nos entusiasmaron: Joan Báez y Judy Collins. Joan, que era más joven (nacida en enero de 1941) conoció antes el éxito y su primer Serie Dorada fue en enero de 1964, “Don't think twice, it’s all right”. Judy (nacida en mayo de 1939), llegó más tarde a nuestra música, a principios de 1966, con su primer Serie Dorada, “So early in the spring”, pero rápidamente “tomaría carrerilla”, acumulando Series Doradas y podríamos decir que se convirtió en la folksinger favorita de los viajeros y viajeras de la vieja Carreta, llegando a ser la cantante femenina con mas Series Doradas de nuestra historia, con nada menos que 23, por delante de Dionne Warwick (22), Carole King (21) y Brenda Lee (19). Joan se quedaría en quinto lugar, empatada con otra gran artista, Joni Mitchell, con 18 Series Doradas.

Entre 1964 y 1974, Joan situaría 8 de sus canciones entre las diez primeras del Caravana Hit Parade, aunque sin conseguir que ninguna de ellas llegara al número 1. Judy alcanzaría con cinco canciones el primer puesto y un total de trece entrarían entre los diez primeros lugares del CHP.

Hay que añadir que Joan Báez en los años 1975-1977, segunda época de Caravana, logró otros 8 Series Doradas, frente a Judy Collins que consiguió 5.

Pero más allá del número de Series Doradas, resulta interesante detenernos en su trayectoria musical en Caravana, que guarda enormes similitudes.

El que Judy Collins llegara más tarde a nuestra Carreta no fue porque iniciara su carrera discográfica después, sino porque sus primeros discos tuvieron mucha menos repercusión que los de Báez, que además de las buenas ventas ya desde sus primeros discos, contó con el plus de haber sido durante un tiempo la pareja de Bob Dylan, con todo lo que ello suponía. Tan solo cuando Ángel Álvarez entra en contacto con la discográfica “Elektra Records”, descubrimos los viajeros y viajeras a Judy, cuyos discos hasta entonces habían tenido muy limitadas ventas y desde luego mucho menores que las de Joan.

Pero vayamos por partes, con unos breves apuntes biográficos.

Judy nació en Seattle, su padre era cantante y disc jockey. Judy estudió piano y a los 13 años ya dio un recital con un concierto de Mozart, preludio de lo que podía haber sido una gran carrera como pianista clásica. Aprendió también guitarra, pero muy pronto descubrió la música folk, a Woody Guthrie y a Pete Seeger y su trayectoria artística cambió radicalmente. Empezó a actuar en clubs de Denver (a donde se había trasladado la familia), en los campus universitarios y a finales de los años 50 se trasladó a New York, donde empieza a actuar en los clubs del Greenwich Village.

En 1960 la contrata “Elektra Records, que estaba iniciando su despegue con los nuevos valores folk y en 1961 aparece su primer disco “A Maid of Constant Sorrow”, iniciando una carrera que suma 31 lps (4 de ellos en vivo), el último de los cuales se ha publicado en este mismo año 2015. Trece de sus lps entraron en las listas de ventas de Estados Unidos, aunque el puesto más alto conseguido fue el número 5 con “Wildflowers” en 1967.

Joan nació en Staten Island, de padre mexicano y madre escocesa (muy buena mezcla). Su padre un físico de prestigio, cuáquero y de creencias pacifistas, trabajó en varios países de Europa, entre ellos España, llevando consigo a su familia. Joan asistió a los 13 años a un concierto de Pete Seeger, que fue una impactante revelación. En 1957, viviendo ya en Boston, aprendió a tocar la guitarra y a partir de 1958 empezó a actuar en clubs de folk del entorno. Conoce a Odetta y a otro de los nuevos valores del folk, Bob Gibson, que le invita a participar en el Festival de Newport. Su aparición en el Festival le posibilitó fichar con “Vanguard Records”, otra prestigiosa discográfica especializada en música folk. Previamente Joan había grabado de manera artesanal en su propia casa el lp “Folk singers round Harvard Square”, con un repertorio de canciones del folk tradicional norteamericano y británico, acompañada en cuatro canciones por otro folksinger, Bill Wood.

En 1960 publica su primer lp oficial, “Joan Báez”, que tuvo buena acogida, llegando al número 15 de las listas de Billboard y al 9 de las británicas, alcanzando en dos años, el millón de ventas. Sería el comienzo de una trayectoria, en la que aun se mantiene en activo, con 35 lps, 11 de ellos en vivo, 21 de los cuales han entrado en las listas de Billboard y varios de ellos en las británicas, siendo el de mayor éxito “Farewell Angelina” en 1965, que consiguió el puesto 10 en Estados Unidos y el 5 en Gran Bretaña.

Los dos primeros lps de Judy, “A maid of Constant Sorrow” y “Golden apples in the sun”, en los que Judy esta acompañada por Fred Hellerman (miembro de The Weavers) a la guitarra y Erik Darling al banjo en el primero y por Walter Raim a la guitarra y al banjo, en el segundo, son dos discos con un recorrido por canciones del folk tradicional y Judy realiza algunas versiones memorables, especialmente en el primero y mejor de los dos discos.

En 1963 publica su tercer lp, “3”, que supone un giro notable, al incluir canciones de Dylan, de Seeger, de Guthrie, de Ewan McColl o de Shell Silverstein. A Judy, que toca la guitarra y el piano, la acompañan Walter Raim, Roger Mcguinn al banjo y la guitarra y Bill Takas al bajo. Estamos ante un gran disco, de plena madurez, donde Judy hace impresionantes versiones de “Farewell”, de “Masters of war” (que se “repescaría” en Caravana y convertiría en Serie Dorada en 1967), de “Turn, turn, turn”, de “Deportee” o “The Bells of Rhymney”. Fue su estreno en las listas de Billboard donde alcanzo el puesto 126.

En 1964 publica su primer disco en vivo, “Judy Collins in Concert”, grabado en el Town Hall de New York. Es otro gran disco, en la línea del anterior, en el que Tom Paxton aporta 3 de sus mas emblemáticas canciones (“Rambling boy”, “Bottle of wine” y “The last thing of my mind”) de las que Judy hace unas versiones que no desmerecen nada de las originales, que ya es decir; Dylan, Fred Neil y John Philips son otros folksingers de los que hace versiones, demostrando el gran ojo artístico de Judy para elegir su repertorio.

A su vez Joan publica en 1960 y 1961, sus dos primeros lps con Vanguard, “Joan Báez” y “Joan Báez”, vol. 2, también con un repertorio del folk tradicional anglosajón, si bien incluye, lo que será habitual en su discografía, canciones de la tradición musical de otros países, cantadas en otro idioma (castellano, francés, portugués, italiano o alemán), en este caso en castellano (”El preso numero 9) y en francés (“Plaisir d’amour”). En el segundo lp la acompañan el grupo folk The Greenbiar boys”. Las versiones son “canónicas” y brillan sobre todo por la maravillosa voz de Joan.

En 1962 y 1963 aparecen dos discos grabados en vivo, “Joan Báez in Concert Part 1” y “Joan Báez in Concert Part 2”. El repertorio es igualmente del folk tradicional con ligeras incursiones en los folksingers de protesta, Guthrie y Malvina Reynolds en el primero y Bob Dylan y Pete Seeger en el segundo. La magistral versión de “Don't think twice it’s all right”, sería su estreno en Caravana, convirtiéndose en su primer Serie Dorada y la no menos magnifica “We shall overcome” llegaría al número 7 del Caravana Hit Parade, siendo su segundo Serie Dorada. Hay que resaltar que Joan con el calor del público se crece y abandona un poco lo que he llamado carácter “canónico” de sus versiones y les da mucha más fuerza y vitalidad.

A finales de 1964 se publica el lp “Joan Báez 5”, el gran disco de madurez. Bob Dylan, Phil Ochs, Richard Fariña, Johnny Cash, Heitor Villa-Lobos, el folk tradicional anglosajón, brasileño. Consigue dos nuevos Series Doradas, las versiones de “There but for Fortune” de Phil Ochs, que llegaría al puesto 7 del Caravana Hit Parade y “It ain´t me, Babe” de Dylan y el resto del disco es igualmente excelente. Los acompañamientos siguen siendo muy escuetos, la guitarra de Joan y el cello de David Soyer, aunque con esa voz tampoco se necesita mucho más.

En octubre de 1965 aparece la, en mi opinión, obra maestra de Joan, “Farewell Angelina”, un lp en el que lo único criticable es la foto de la carátula del disco, poco afortunada. El disco es la apoteosis de Dylan, con cuatro canciones, de las que no sabría decir de cual realiza mejor versión, si de “Farewell Angelina”, “Daddy you been on my mind”, “A hard rain’s a gonna fall” o “It’s all over now, baby blue”, las tres primeras nuevos Series Doradas y “Farewell Angelina número 7 del Caravana Hit Parade. Pero hay más. La versión de “Where have all the flowers gone” fue igualmente Serie Dorada. Y el resto del disco mantiene los mismos niveles de calidad con versiones magnificas de Guthrie (“Ranger’s command”), Donovan (“Colours”) o Leo Ferre (“Pauvre Ruteboeuf”). Hay que resaltar que, sin duda influida por los aires renovadores de los nuevos folksingers y en especial de Dylan ya en plena evolución hacia el folkrock, Joan por fin se decide a enriquecer sus arreglos instrumentales, siendo acompañada por grandes instrumentistas como Bruce Langhorne (guitarra eléctrica), Russ Savakus (bajo), Richard Romoff (guitarra de doce cuerdas) y Ralph Rinzler (mandolina).

En el invierno de 1966, Joan publica el lp “Noel”, tributo casi obligado a las exigencias de una parte del público deseoso de que sus artistas preferidos hagan discos con música navideña (algo a lo que se resistiría Judy Collins hasta 1988, en que grabó con el patrocinio de “Avon” un disco navideño y lo volvería a hacer en 1994, aunque sin “Avon”). En esta grabación Joan inicia un periodo de colaboración con el músico y compositor Peter Schickele. El repertorio es en su mayoría de standards navideños y en varios casos en versiones instrumentales. Los arreglos son muy clásicos, con claras influencias de la música barroca. El lp tuvo una buena acogida, llegando al puesto 6 de los discos de temática navideña.

Si el quinto álbum de Joan fue el inicio de su gran madurez, el “Fith álbum” de Judy Collins, aparecido en noviembre de 1965, es una de las obras maestras de Judy. Este fue el disco del encuentro deslumbrante entre Judy Collins y los viajeros y viajeras de Caravana. Al igual que en los dos últimos discos de Joan, es este un lp con una destacada presencia de las canciones de Dylan, con sus versiones de “Daddy you been on my mind”, de “Tomorrow is a long time” o de “Mr. Tambourine man”. Si “Thirsty boots” del gran Eric Andersen, nos impacto intensamente, llegando al número 4 del CHP, convirtiéndose en su segundo Serie Dorada, qué decir de “So early, early in the spring”, su primer Serie Dorada, “It isn’t nice” de Malvina Reynolds, su quinto Serie Dorada o “In the heat of the summer” de Phil Ochs, su sexto Serie Dorada, sin olvidar otras grandes versiones como la de “Pack up your sorrows” de Richard Fariña o “Early morning rain” de Gordon Lightfoot. En esta obra cumbre del nuevo folk participaron como instrumentistas Richard Fariña, Danny Kalb, John Sebastian, Bill Lee, Bill Takas, Eric Weissberg, Chuck Israels y Bob Sylvester.

Un año después, en noviembre de 1966 se publica, otra maravilla (que conocimos en Caravana de forma simultanea al anterior lp) “In my life”, posiblemente el mejor disco de la historia de Judy. Dylan, Randy Newman, Leonard Cohen, Donovan, Jacques Brel, B.Brecht/Kurt Weill, Richard Fariña y Lennon & McCartney, ¿se puede pedir más? Y de nuevo una canción, “I think it’s going to rain today”, segundo Serie Dorada, dos semanas en el número 1 del Caravana Hit Parade, concitó tanto entusiasmo entre los viajeros y viajeras, que de alguna manera dejó en segundo plano las restantes formidables canciones y no conseguiría ningún otro Serie Dorada, en un disco que hubiera merecido mucho mayor reconocimiento en nuestra colección de Series Doradas: “Tom thumb’s blues” (aunque años después llegaría a ser Serie Dorada en una versión en vivo), “Hard lovin' loser”, “Suzanne”, “La colombe”, “In my life”, “Marat/Sade”, “Pirate Jenny”… Los arreglos de este lp fueron obra del músico, director y compositor Joshua Rifkin.

Tras estos soberbios discos, tanto Joan Báez como Judy Collins inician un proceso de profundización en la búsqueda de nuevos sonidos, en el ámbito del folk rock, del folk country, del folk vanguardista, con nuevos arreglos y acompañantes instrumentales, en los que parece que Joan sigue los caminos de Judy y viceversa y que siguen manteniendo unos altos niveles de calidad, pero sin alcanzar las cotas logradas con sus grabaciones de 1965 y 1966. En la próxima entrega recorreremos su presencia en Caravana en el periodo entre 1967 y 1974.

rockyboy; 06-11-15

AC - 031
THE BEACH BOYS EN CARAVANA DE “PET SOUNDS” A “HOLLAND” (2ª parte)
AC - 031-2 - Beach Boys.jpg
Pet Sounds

AC - 031-1 - Beach Boys.jpg
Good Vibrations

AC - 031-3 - Beach Boys.jpg
20/20

En nuestro recorrido de The Beach Boys en Caravana, nos habíamos quedado en los primeros meses del año 1966, con la publicación en el mes de marzo del single que contenía la versión de “Sloop John B.”. Estamos sin duda ante una de las mejores canciones del grupo, realizando una versión extraordinaria de un clásico del folksong norteamericano, que a su vez tenía antecedentes en la música caribeña.

“Sloop John B.” tuvo una gran acogida entre los viajeros de Caravana, convirtiéndose en el segundo número 1 de The Beach Boys, permaneciendo 6 semanas entre los diez primeros puestos del Caravana Hit Parade. En Estados Unidos llegó al número 3 y en Reino Unido al 2.

En el mes de mayo aparece el lp “Pet Sounds” y en julio el single conteniendo “God only knows” y en la cara b) “Wouldn´t it be nice”.

“Pet Sounds” tuvo un largo y complejo proceso de elaboración que se inició a mediados de 1965 y culminó a principios de 1966. La composición de las 13 canciones fue obra básicamente de Brian Wilson, con la ayuda de un joven y hasta entonces desconocido poeta, Tony Asher, aunque posteriormente otro miembro del grupo, Mike Love, participaría en el diseño final de varias canciones. Brian Wilson empezó la grabación de las partes instrumentales por su cuenta, aprovechando que el grupo estaba ocupado en sus exitosas giras, (en las que como ya indiqué Brian no participaba por diversas fobias).

En la instrumentación Wilson tiró la casa por la ventana, con más de 50 músicos, muchos de ellos la flor y nata de los instrumentistas de estudio de aquel momento, entre los que se encontraban: Glen Campbell, Al de Lory, Hal Blaine, Jim Gordon, Billy Strange, Larry Knechtel o Barney Kessel….Cuando los restantes miembros del grupo se incorporaron a las sesiones de grabación se encontraron con el trabajo casi hecho y en el que prácticamente solo faltaba añadir sus voces.

Con el paso del tiempo se ha sabido que a ninguno de los 5 restantes miembros del grupo, es decir Al Jardine, Bruce Johnston, Mike Love, Carl Wilson y Dennis Wilson les gustó nada las canciones que había preparado Brian, ni en el estilo musical, ni en las letras y consideraron que el disco se apartaba de su trayectoria tradicional, que iba a desconcertar a sus seguidores y podía ser un fracaso de ventas. No andaban muy descaminados. El lp alcanzó el número 10 de ventas en USA y el 2 en Gran Bretaña. La crítica y los seguidores se dividieron, entre los que consideraban una genialidad del grupo y los que no les gustó nada.

En años sucesivos fue predominando claramente la crítica positiva y hasta la consideración de ser el mejor o de los mejores discos de la historia del pop.

Dicho todo esto, mi opinión es que “ni tanto, ni tan calvo”.

“Pet Sounds” tiene 13 canciones, 3 de ellas magnificas, soberbias, “Sloop John B.”, “God only knows” y “Wouldn´t it be nice”, otras tres buenas canciones, “I´m waiting for the day”, “Here Today” y “I know there´s an answer”, otras cinco que no dejan huella y dos instrumentales que no están mal pero tampoco para tirar cohetes y en las que se percibe la influencia de Phil Spector o de nuestro viejo conocido Jack Nitzsche y su “The lonely surfer”.

Brian Wilson tuvo a su disposición los últimos adelantos tecnológicos de los mejores estudios de Los Ángeles, y al igual que le sucedía a Phil Spector, prefirió grabar en mono a utilizar el sonido stereo.

Para una valoración desapasionada de este lp, no podemos olvidar que en esos mismos meses llegaban a nosotros discos de la talla de “Sounds of Silence” de Simon & Garfunkel, “Rubber soul” de The Beatles, “Aftermath” de The Rolling Stones, “In my life” de Judy Collins, por no hablar de “Blonde on Blonde” de Dylan, todos ellos muy superiores, para mi gusto, al “Pet Sounds”.

“God only knows” se publicó como single en julio de 1966, obteniendo un gran y merecido éxito en Caravana, donde en “el otoño del Blonde on Blonde”, alcanzó el número 1 del Caravana Hit Parade, manteniéndose durante seis semanas entre los diez primeros puestos. Esta gran y perfecta canción no tuvo buena acogida en USA, donde solo alcanzó el número 39, a diferencia de lo ocurrido en Gran Bretaña donde llegó al número 2.

“Wouldn´t it be nice”, se publicó como single en USA y tuvo mejor acogida, alcanzando el número 8 de ventas. En Caravana incomprensiblemente, aunque entró en el Caravana Hit Parade, no consiguió las 14 semanas de permanencia y por ello no pudo ser Serie Dorada, algo que se podría achacar a la proliferación de grandes maravillas que hubo en la primavera, verano y otoño de 1966 en nuestra Carreta, que convertía en muy dura la competición para lograr la consideración de Serie Dorada.

En las mismas sesiones de grabación del “Pet Sounds” tuvo lugar la de “Good Vibrations”, pero incomprensiblemente Brian Wilson se negó a incluirla en este lp. Se publicó como single en el otoño de ese mismo año. Nada nuevo puedo añadir a los millones de comentarios que se han hecho sobre esta obra de arte, tan solo recordar que se mantuvo tres semanas en el número 1 de nuestro Caravana Hit Parade, proeza pocas veces repetida por nuestros músicos favoritos. Y esta vez los seguidores del grupo y todos los aficionados del mundo se rindieron ante la genialidad del grupo, que consiguió el número 1 de ventas tanto en USA como en Gran Bretaña y otros países.

“Good Vibrations” y “Pet Sounds” fueron la cima creativa de Wilson y de The Beach Boys. Nunca volverían a hacer nada igual.

Wilson había iniciado una creciente desestabilización anímica, resultado de su cada vez mayor drogadicción. El grupo entró en una fase de desconcierto y se refugió en giras y conciertos donde siguieron teniendo una gran acogida.

En los últimos meses de 1966 y primeros de 1967, Brian estuvo trabajando en la grabación de un nuevo lp, que después se titularía “Smile”. A pesar de las presiones de la discográfica y de sus propios compañeros, no se conseguía ultimar la grabación. Y de pronto, en la primavera de 1967 decidió cancelar la publicación del disco, argumentando que después de haber escuchado “Strawberry fields forever” de The Beatles, lo que estaba preparando no tenia sentido alguno. Fue el punto final del liderazgo de Brian Wilson y la causa de la futura ruptura del grupo con el sello discográfico “Capitol”.

Cuando muchos años después se dio a conocer “Smile”, suscitó críticas favorables, que lo consideraban un gran disco en la onda de la emergente psicodelia. Lo cierto es que para mi gusto su escucha resulta decepcionante y solo se salva una versión de casi 10 minutos de “Heroes & Villains” y poco más.

Los cinco restantes miembros del grupo retomaron las riendas de las grabaciones y en otoño de 1967 apareció el nuevo lp, “Smiley smile”, en el que se incluyó “Good Vibrations” y una nueva versión de “Heroes & Villains”, que ya había sido publicada como single en el invierno de 1966, con aceptable acogida de ventas (número 12 en Estados Unidos y 8 en Inglaterra). Es una muy buena canción, aunque bastante deudora de “Good Vibrations” y en general del sonido “Pet Sounds”. Hay que recordar la cierta decepción que supuso para los viajeros de Caravana, tras el impacto de “Good Vibrations”. Aun y así logró, merecidamente la consideración de Serie Dorada.

El resto del lp, ya claramente influido por la psicodelia, ha envejecido regular y no es ninguna maravilla, aunque tiene otras dos canciones estimables: “She´s goin' bald” y “With me tonight”. El lp supuso un batacazo de ventas en USA donde se quedó en el número 41, aunque en Gran Bretaña alcanzó el puesto 9.

En diciembre de 1967 publican un nuevo lp, “Wild Honey”. Es un disco en la misma línea que el anterior, aunque con un nivel en general mejor. Tuvo dos Series Doradas, “Wild honey”, que alcanzó el número 8 del Caravana Hit Parade (como single logró los puestos 31 y 29 respectivamente en USA y Gran Bretaña) y “Darlin'”, esta ultima una canción que parece interpretada por The Four Seasons. Hay una versión curiosa de la canción de Stevie Wonder “I was made to love her”, y otras canciones que no están mal como “Country Air” o “Here comes the night” y no mucho más que merezca destacarse. El disco tampoco fue un gran éxito en USA donde se quedó en el número 24, si bien en Reino Unido llegó hasta el 7.

En junio de 1968 aparece un nuevo lp, “Friends”. Un disco de pop bastante anodino, cuya escucha en muchos momentos resulta hoy hasta aburrida, no en vano se quedó en el número 126 de ventas en Estados Unidos, un autentico desastre para un grupo como The Beach Boys y en el 13 en Gran Bretaña. No logró ningún Serie Dorada. La canción que da titulo al disco y una de las más potables, se editó como single, consiguiendo el puesto 47 en USA y el 25 en Reino Unido. Curiosamente la mitad de las 12 canciones no llegan a los 2 minutos y el total del lp no alcanza los 26 minutos. En todo caso hay algunas canciones a resaltar, además de la citada “Friends”, como “When a man needs a woman”, “Anna Lee, the Healer” o “Busy doin' nothin'”.

En febrero de 1969 publican el lp “20/20”, que supone una cierta recuperación del grupo. Significativamente solo hay 4 canciones de Brian Wilson y hay dos buenas versiones, una de “Cotton Fields” de Leadbelly (de la que hicieron una gran versión The Creedence Clearwater Revival”) y “I can hear music” de J.Barry & E. Greenwich & Phil Spector, que The Ronettes grabaron en 1966 con muy poco éxito. La canción estrella de este lp fue “Do it again”, una estupenda composición que fue su ultimo Serie Dorada y que llegó hasta el número 5 del Caravana Hit Parade y les consiguió como single el número 1 de Reino Unido y un digno puesto 20 en USA. La versión de “I can hear music”, merecía haber tenido mejor suerte en nuestra Carreta y bien podía haber logrado la condición de Serie Dorada y lo mismo se puede decir de “Cotton Fields”, aunque es muy posible que el recuerdo de las excelentes canciones del pasado jugara en contra a la hora de reconocer las simplemente buenas canciones de este lp. También hay que destacar otras canciones dignas de este disco, tales como “Bluebirds over the mountain”, “All I want to do”, un potente rock en la línea de The Rolling Stones, “Never learn not to love” o “Cabinessence”. El lp se quedo en el número 68 de USA y en el 3 de Gran Bretaña.

En agosto de 70, tras muchas vicisitudes derivadas del rechazo por “Reprise” la nueva discográfica, de diversas propuestas y versiones, publican “Sunflower”, un disco que si bien no deslumbra ni mucho menos, tiene algunas buenas canciones, muy en especial “Add some music to your day”, así como “Deirdre”, “Tears in the morning”, “At the Window” o “Cool, cool water”. El disco fue un nuevo desastre de ventas en USA, donde se quedó en el lugar 151, aunque los británicos, siempre los mayores fans del grupo, les posibilitaron llegar al 29.

Un año después, en agosto de 1971 publican un nuevo lp, “Surfs up”, integrado por primera vez por composiciones de todos los miembros del grupo y con un protagonismo evidente de la voz solista de Carl Wilson, que también había ido asumiendo un mayor papel en la producción, ante el grave deterioro mental de Brian Wilson. Es un lp cercano al sonido A.O.R. y también con influencias del “White Álbum” de The Beatles. No es un buen disco, aunque tiene algunas buenas canciones en especial la titulada “Disney girls”. Llegó hasta el puesto 29 en USA y al 15 en Gran Bretaña.

En mayo de 1972 editan un nuevo lp con el titulo “Carl & The Passions” – “So tough”. Es un disco que ya no cuenta con Bruce Johnston, que abandonó el grupo disconforme con el estilo que habían adoptado en los últimos tiempos, ni apenas con Dennis Wilson que se había roto un brazo en un accidente. Se incorporaron tres músicos sudafricanos. De nuevo el protagonismo de la grabación fue de Carl Wilson. El sonido sigue siendo A.O.R. pero ahora con claras influencias del soul de los años 70. Tiene algunas canciones que no están mal, pero en general no tiene especial interés. Se quedo en el 50 en USA y en el 25 en Gran Bretaña.

En enero de 1973 presentan “Holland”, un disco grabado en estudios holandeses, también con bastantes vicisitudes en su proceso de elaboración. Continua en la misma línea que el anterior, aunque incluye tres bellas canciones que conforman la llamada “California saga”, que bien podían haber tenido un lugar entre nuestras Series Doradas. El resto del disco en general tiene escaso gancho. Tuvo algo mejores ventas, 36 y 20 en USA y Reino Unido respectivamente.

A partir de ese momento la grabación de discos se fue distanciando y el grupo prefirió dedicarse a giras y conciertos. Aunque, como es sabido, han seguido publicando discos y haciendo giras durante las siguientes décadas, si bien evidentemente afectados por la sucesivas desapariciones de Dennis Wilson y Carl Wilson y por la inestabilidad de los restantes miembros, con sucesivas entradas y salidas, demandas y pleitos entre ellos, con productores y discográficas.

Brian Wilson por su parte, después de unos larguísimos trastornos mentales, en los últimos años parece estar recuperado y ha grabado algunos cds en solitario de mayor interés; en todo caso siempre ha mantenido las relaciones con la banda, tanto en la grabación de algunos discos como en conciertos y actuaciones en medios audiovisuales.

Como resumen se puede decir que más de 50 años en activo es una autentica proeza que muy pocos músicos han conseguido. Es evidente que su edad de oro, la década de los 60, en la que nos entusiasmaron a los viajeros de Caravana, no tuvo la adecuada continuidad en las décadas siguientes, pero nos dejaron una enorme colección de grandes canciones, que hoy siguen siendo una muestra de vitalidad, alegría, frescura y calidad.

rockyboy; 06-09-15

AC - 030
THE BEACH BOYS EN CARAVANA DE “SURFIN SAFARI” A “PET SOUNDS” (1ª parte)
AC - 030-1 - Beach Boys.jpg
Surfin' USA

AC - 030-2 - Beach Boys.jpg
All Summer Long

AC - 030-3 - Beach Boys.jpg
Today!

Cuando el domingo 23 de octubre de 1966, Ángel Álvarez pinchó “Good Vibrations” de The Beach Boys en el Auditorio de La Voz de Madrid en la Calle Hilarión Eslava, las decenas de viajeros que allí estábamos presentes nos quedamos estupefactos. Eso que llevábamos un año de aupa, desde el “Rubber Soul” al “Blonde on Blonde”, desde el “Aftermath” al “Sounds of Silence”, la irrupción de Tom Paxton, Judy Collins o P.F.Sloan, por no hablar de “Strangers in the night” o “When a man loves a woman”. Y los propios Beach Boys nos habían maravillado con tres grandes canciones previas: “Wouldn’t it be nice”, “Sloop John B.” y sobre todo “God Only Knows”.

La impresión causada por “Good Vibrations” ha asociado esta canción a la figura de The Beach Boys, oscureciendo un tanto el resto de su gran producción musical y ello es injusto. Los chicos de Brian Wilson han brindado a la historia de la música juvenil por lo menos 15 de las mejores canciones de todos los tiempos, que dicho sea de paso no han envejecido nada, todo lo contrario.

Todos los lectores de esta wiki que puedan ir leyendo mis colaboraciones en la misma, habrán podido comprobar que mi admiración sin limites por Ángel Álvarez y sus más estrechos colaboradores, en primerísimo lugar Charly, y también Álvaro Feito y los veteranos asesores, no ha sido óbice para que en alguna ocasión haya discrepado de ausencias o de falta de reconocimientos adecuados en nuestra vieja Carreta. Es evidente que escribir 50 años después, con el inmenso volumen de información y conocimiento musical que hoy tenemos, es mucho más fácil. Por ello los lectores entenderán que empiece la presente colaboración, lamentando que The Beach Boys solo hubieran tenido 15 Series Doradas, que son sin duda una buena representación, pero habiéndose quedando fuera o sin ser tenidas muy en cuenta algunas otras de sus excelentes canciones.

Hoy día la critica musical valora muchísimo más la segunda etapa de The Beach Boys, la que se inició precisamente a mediados del año 1966 con la grabación del lp “Pet Sounds”, que se considera una de las mayores obras maestras de la música pop, a la altura de lo mejor de The Beatles, Bob Dylan, Simon & Garfunkel, The Rolling Stones o The Moody Blues, a la vez que se considera en un plano muy inferior lo que podríamos llamar la “su etapa surf”, (algo similar, dicho entre paréntesis a lo que sucede con la obra de The Beatles antes y después de “Rubber Soul”). Personalmente discrepo; aunque comparto la excelente valoración de “Pet Sounds”, no asumo la cierta relegación de su época surf.

The Beach Boys, tras algunas vicisitudes iniciales, grabaron su primer single a finales de 1961, cuando aún se llamaban The Pendletones, aunque el disco se comercializó con el nombre que definitivamente les haría famosos. Eran cinco miembros, los hermanos Brian, Dennis y Carl Wilson, su primo Mike Love y un amigo llamado Al Jardine.

“Surfin’” que así se llamaba la canción de la cara a) y que había sido escrita por Brian y Mike, trataba del deporte que desde hacia unos años hacia furor en las playas de California. El disco, todavía muy deudor del estilo “doo wop”, tuvo buena acogida local y poco a poco fue difundiéndose hasta llegar al cabo de unos meses al número 75 de Billboard.

A mediados de 1962 publican su segundo single y primero con el sello “Capitol”, sin la presencia de Al Jardine sustituido durante un tiempo por David Marks. “Surfin’ safari” tuvo un gran éxito llegando al número 14 en Estados Unidos y al 1 en Canadá. Además fue su estreno en nuestra vieja Carreta, donde alcanzo el puesto 4 del Caravana Hit Parade, siendo su primer Serie Dorada.

“Surfin’ safari”, es una perfecta y acabada muestra de la música del grupo en su primera época. Magnificas armonías vocales, apoyándose en la preciosa voz solista de Mike Love, con reminiscencias de los buenos grupos de “doo wop”, brillante juego de guitarras, ritmo contagioso para bailar, temática juvenil…. Una combinación perfecta que les permitió ser el mejor y más exitoso grupo norteamericano durante varios años.

Le siguió “Ten little indians”, otra gran canción aunque no tan lograda como la anterior. Segundo Serie Dorada, número 49 en USA y 6 en Canadá.

A finales de ese año, publican su primer lp, “Surfin’ Safari”, que incluía sus tres anteriores singles. Llego al número 32 de Billboard. Es un buen lp, aunque todavía sin la brillantez de los que vinieron después.

En marzo de 1963 aparece un nuevo single, “Surfin’ USA”. Fue de nuevo un gran éxito, logrando el número 3 de ventas y su tercer Serie Dorada. A pesar de su inspiración mas o menos explicita en la legendaria canción de Chuck Berry, “Sweet little sixteen”, es una magnifica canción pop, cuya escucha hoy sigue maravillándonos.

Graban su segundo lp, “Surfin’ USA”, en el que cinco de las doce canciones son instrumentales, entre ellas una estupenda versión de la clásica “Misirlou” y con otras buenas composiciones de Brian Wilson, en solitario o en compañía de Mike Love, como “Shut down” (que se editaría también como single), “Lana” o “Finders keepers”. Es un lp que consigue el número 2 en USA y logra un buen debut en Gran Bretaña alcanzando el número 17.

A finales de ese mismo año aparece “Surfer girl”, nuevo Serie Dorada, su primer número 1 en Caravana, permaneciendo siete semanas entre los diez primeros del Caravana Hit Parade. Una bonita balada, que logro el número 7 de ventas en Estados Unidos.

En el otoño de 1963 publican un tercer lp, “Surfer girl”, que cuenta ya con la reincorporación de Al Jardine. Todas las canciones son composiciones de Brian Wilson solo o con algún otro miembro del grupo. Con otras grandes canciones como “Little deuce coupe”, que tenía condiciones para ser Serie Dorada, “In my room” o “Catch a wave”. Llega hasta el número 7 de Billboard.

A finales de ese mismo año aparece el cuarto lp y ¡tercero en un solo año!, “Little deuce coupe”, numero 4 de las listas norteamericanas, que aunque repite algunas canciones aparecidas en anteriores lps, como la que da titulo al disco o “Shut down”, “409” y “Our car club”, es de nuevo un muy buen disco de surf.

El grupo vuelve a demostrar su gran creatividad en el año 1964, con cuatro estupendos singles, “Fun, fun, fun”, quinto Serie Dorada, número 5 de ventas; “I get around”, gran canción que logro el primer número 1 de ventas para la banda y que sin embargo no fue Serie Dorada, aunque sí lo fue su cara b) “Dont worry baby”, otra excelente canción; “When i grow up”, séptimo Serie Dorada, que llego al número 2 del Caravana Hit Parade y al 9 de Billboard; y por último “Dance, dance, dance”, número 8 de ventas, otra estupendo surf.

En ese mismo 1964 publicaron otros cuatro lps, uno de ellos de temática navideña. “Shut down Vol. 2”, aparecido en primavera, es un disco con canciones dedicadas básicamente a los coches de gran cilindrada, que resulta un tanto irregular, en el que junto a estupendas canciones ya conocidas, como “Fun, fun, fun” o “Don’t worry baby”, se aprecia una cierta regresión hacia la influencia “doo wop” en canciones como “The warmth of the sun” o la versión de las clásicas “Why do fools fall in love” o de “Louie, louie” que no aportan mucho. Aunque el disco alcanzó un nada despreciable puesto 13 de ventas, representó un paso atrás en la discografía del grupo.

Pocos meses después, en el verano se resarcieron con un excelente lp, “All summer long”, repleto de grandes temas, como el que daba titulo al disco, “Little Honda” o “I get around”, las tres que bien merecían haber sido Series Doradas, o “Wendy”. El disco logró el número 4 de ventas en Estados Unidos.

El año terminó con la publicación de su primer disco navideño, que consiguió nada menos que el puesto número 6 y su primer lp en directo, “Beach Boys Concert”, que se convirtió en su primer disco en alcanzar el número 1 en ventas, convirtiéndose en el primer disco en vivo de la historia de la música juvenil en lograr ese lugar. Fue también la despedida de Brian Wilson en los conciertos y giras del grupo, siendo sustituido a partir de ese momento por Bruce Johnston.

Aquel 1964 fue la apoteosis de The Beach Boys, que fueron considerados el primer grupo de música juvenil de su país, alcanzando también una gran acogida en Inglaterra y en otros muchos lugares. Todo ello en un momento en que la “British Invasion” llegaba a los Estados Unidos, barriendo a la mayoría de los grupos y solistas de aquel país y a la que precisamente fueron The Beach Boys quienes se resistieron con mas éxito.

El nuevo año 1965 se inició con la decisión de Brian Wilson de dedicarse exclusivamente a la composición y producción de los discos del grupo. El primer y brillante resultado de esta dedicación es el lp aparecido en marzo de ese año titulado “Today”. Un disco con innovaciones temáticas y sobre todo estilísticas, con apreciables influencias de los arreglos que estaba haciendo Phil Spector en sus espectaculares discos en esas mismas fechas e incluso de los grupos del Liverpool Sound.

El disco incluye grandes canciones, a las que ya se ha hecho referencia como “When I grow up” o “Dance, dance, dance”, una gran versión de la clásica de Bobby Freeman, “Do you wanna dance”, su octavo Serie Dorada, la formidable “Help me Rhonda”, que también merecía haber sido Serie Dorada, y que como single lograría el segundo número 1 del grupo en las listas norteamericanas, “Please let me wonder”, “Good to my baby”, “Don’t hurt my little sister” o “She knows me too well”. Estamos, por tanto, ante uno de los mejores lps del grupo, que llego hasta el número 4 de las listas de ventas de Estados Unidos.

En el verano del 65 publican “Summer days & summer nights”, en la misma línea de innovación estilística que el anterior. Se abre con una canción “Girl from New York City”, con evidentes influencias de The Beatles, que también se pueden encontrar en la estupenda “You’re so good to me”; y contiene, entre otras, una magnifica versión de una de las mejores canciones de Greenwich & Barry, “Then he kissed her”, que acababa de llevar al éxito el productor Phil Spector con las encantadoras The Crystals; “Girl don’t tell me”, una preciosa canción a redescubrir; la sensacional “California girls”, preludio de sus futuras obras maestras, una ausencia inexplicable en nuestra relación de Series Doradas, que sin embargo lograría como single el número 3 de ventas; o “Salt lake city”. En definitiva otro gran lp, que consiguió el número 2 en USA y el 4 en Gran Bretaña.

Y terminó 1965 con una monumental sorpresa, el lp “Party” que contiene exclusivamente versiones de éxitos del rock y del pop, salvo un medley de “I get around/Little deuce coupe”, que The Beach Boys recrean con resultados desiguales, en una grabación a la que después en postproducción se le añadieron voces, risas y palmas de familiares del grupo, simulando un “party”.

Las versiones de The Beatles, ni de lejos llegan a las originales y la versión de “The times they are a-changin’” tampoco quedará para la historia. Las mejores versiones son las de “Mountain of love”, “Alley oop”, “There’s no other like me baby” y sobre todo “Barbara Ann”, que como single alcanzó el número 2 de las listas norteamericanas y que también podría haber sido un Serie Dorada, aunque en esos meses finales de 1965 tenía que competir con impresionantes maravillas que copaban las listas de nuestro Caravana Hit Parade. A pesar de las características del disco y de su desigual calidad, lograron el número 6 de ventas en USA y el 3 en Gran Bretaña.

En marzo de 1966 publican un nuevo single con “Sloop John B.”, una gran canción, con la que inician la culminación de su brillante trayectoria. A esta nueva etapa me referiré en la próxima entrega.

rockyboy; 08-08-15

AC - 029
PHIL SPECTOR (SEGUNDA PARTE)
AC - 029-1 - Phil Spector.jpg
All things must pass

AC - 029-2 - Phil Spector.jpg
Imagine

AC - 029-3 - Phil Spector.jpg
End of the century

Spector se retira durante casi tres años, reapareciendo en 1969 con un grupo de rhythm and blues evolucionado, Sonny Charles & The Checkmates Ltd, a los que produce un estupendo lp, con una magnifica canción: “Black Pearl”, que demostraba con creces que Spector no solo seguía en buenísima forma, sino que además era capaz de hacer evolucionar su Wall of Sound de acuerdo con los nuevos sonidos de los músicos de color de finales de la década de los 60. Esta gran canción fue Serie Dorada, número 3 de nuestro CHP y 13 de las listas de ventas.

Tras esta grabación la carrera de Spector da un giro espectacular a principios de 1970, nada fácil de preveer: su encuentro con The Beatles, produciéndoles “Let it be”, el que sería el ultimo lp del cuarteto. Meses antes Spector había producido un single de John Lennon, el muy peculiar “Instant Karma”, con gran éxito de ventas, lo que le granjeó el apoyo de John y George para producir su despedida como conjunto.

De “Let it be”, tampoco hay nada nuevo que decir. Todos recordamos como en el año 2003 Paul McCartney se empeñó en editar una nueva versión sin los arreglos de Spector, que Paul consideraba desvirtuaban el sonido del grupo. Personalmente, sin ser “Let it be” un disco que me entusiasme, salvo tres grandísimas canciones, la grabación con los arreglos de Spector me parece muy superior a la revisión hecha por McCartney. Escuchando el lp original comprobamos como los arreglos de Spector habían “rebajado” sustancialmente “The Wall of Sound”, limitándose a unos suaves, delicados y elegantes arreglos orquestales. En todo caso la grabación fue un exitazo, tanto el lp como cuatro singles fueron número 1 en USA. La acogida en Caravana fue buena, pero no entusiasta, los tres Series Doradas, “Get back”, “Let it be” y “Long and winding road” se quedaron en el número 7, 9 y 8 respectivamente del CHP.

Tras ese canto del cisne con The Beatles, Spector inició una fructífera colaboración con Lennon y Harrison.

Con Lennon coprodujo cuatro lps, sin duda desiguales, pero dos de ellos magníficos: “Plastic Ono Band”, el fabuloso “Imagine”, “Some time in New York City” y el también excelente “Rock and Roll”. Tiempo habrá de volver sobre estos lps (en una próxima entrega de “Volver a escuchar” que dedicaré a la primera etapa en solitario de Lennon). Únicamente resaltar que Lennon obtuvo en esos años 9 Series Doradas, aunque dos de ellas de la segunda etapa de Caravana, pero solamente “Imagine” logró entrar entre los diez primeros del CHP llegando hasta el número 2. Las ventas de esa colaboración entre Lennon y Spector fueron muy positivas.

Además de los lps, grabaron juntos algunos singles especialmente emblemáticos en la trayectoria de Lennon como “Power to the people” o “Happy Xmas (The War is over)”.

El lp “Imagine”, sin duda la mejor grabación en solitario de Lennon y uno de los mejores discos de los años 70, refleja muy bien el acierto de su colaboración con Spector. La genialidad, a veces desbocada, de Lennon conseguía potenciarse gracias al talento de Spector, limitando o evitando los excesos “innovadores” de Yoko Ono, que tanto influyeron a John en esos años. El resultado es un disco excelente. Como también sucedió con “Rock n roll”, siendo como era difícil hacer a esas alturas versiones atractivas de oldies inolvidables, Lennon logra unas muy buenas recreaciones con el apoyo de Spector.

La colaboración con George Harrison también dio resultados espectaculares. Dos álbumes históricos, “All things must pass” y “The Concert for Bangla Desh”. El primero arrasó en nuestra Caravana, con siete Series Doradas y tres números 1 en nuestro CHP. Un triple lp que en este caso sí recuperaba en algunas de sus canciones el potente y envolvente sonido de Wall of Sound. A la vista de la discografía en solitario de Harrison, tanto antes como después de esta magna obra, que no fue especialmente deslumbrante, cabe preguntarse con fundamento en que nivel se hubiera quedado Harrison en este indudable reto de un triple disco, si no hubiera contado con la coproducción (y seguramente mucho más) de Spector.

En ese mismo año 1971 la grabación del Concierto de Bangla Desh, otro hito musical y discográfico, en la que participó buena parte de la flor y nata de los músicos de esa época, contó con el toque especial de la producción de Spector. “The Concert for Bangla Desh” es el único caso en la historia de Caravana en que un disco entero, y además triple, logra la consideración de Serie Dorada.

“All things must pass” consiguió el número 1 de Billboard y “The Concert for Bangla Desh” el número 2.

La ultima colaboración entre Spector y Harrison fue el lp “Living in the material world”, un buen lp, pero que inevitablemente sabe a poco tras el formidable “All things must pass”. Llegó al número 1 de ventas, tuvo tres Series Doradas, “Give me lord” número 1 de nuestro CHP (y de Billboard), “Who can see it” y “The Light that had lighted the world”, números 2 y 8 respectivamente del CHP.

En medio de ese maratón, Spector aun tuvo tiempo para grabar un single de su mujer y antigua miembro de The Ronettes, Ronnie Spector, “Try some, buy some”, que fue Serie Dorada y número 10 del CHP y también en torno a los años 1974-75 grabó varios singles con Cher, que no tuvieron impacto en Caravana.

En 1975 Spector produce uno de los lps de la tercera etapa de nuestro querido y admirado Dion DiMucci, “Born to be with you”. Un disco con un sonido muy elaborado, con algunas grandes canciones, en especial la que da titulo al lp, pero que no tuvo eco en la segunda época de nuestra Carreta.

En 1977 Spector da otra sorpresa produciendo el quinto disco en estudio de Leonard Cohen, “Death of a ladies' man”. Todavía no se han apagado las feroces críticas que este disco despertó. Siendo ecuánimes y vuelto a escuchar el treinta y ocho años después, hay que matizar los comentarios. Es un lp que evidentemente supone una clara ruptura con el estilo de Leonard Cohen. Hay canciones cuyos arreglos no pegan ni con cola en la música de Cohen, pero hay otras canciones que no están nada mal, aunque en su conjunto podemos decir que es un lp fallido pero tampoco un bodrio total. A Cohen no le debió gustar porque nunca más colaboró con Spector. Tampoco gustó en Caravana, ya que no logró ningún Serie Dorada en aquella segunda etapa.

El ultimo gran bombazo de la carrera de Spector fue la producción del fenomenal disco de The Ramones, “End of the Century”, en 1980. Antes que nada he de decir que este grupo me gustó mucho en su primera época 1976-1981, tanto que fui a verles en su memorable primer concierto en Madrid en la Plaza de Vista Alegre en septiembre de 1980.

“End of the Century” es un magnifico encuentro entre The Wall of Sound y el fiero ritmo del grupo punk norteamericano por antonomasia. El disco engancha desde el primer acorde de “Do you remenber rock and roll radio’” hasta el ultimo de “High risk insurance”, Todo el lp es una declaración de amor por el viejo rock and roll con savia nueva de unos chavales veinteañeros.

Este lp también tuvo criticas de los puretas del punk, pero lo cierto es que el grupo no renuncia a sus esencias, aprovecha magistralmente la producción de Spector y el resultado fue el disco mas vendido de The Ramones, llegando al número 48 de lps de Billboard. Esta vez el disco sí gusto en Caravana, donde logró cuatro merecidísimos Series Doradas: “Let's go”, “Rock and roll high school”, “Do you remember rock and roll radio” y “Baby I love you”, esta ultima canción una deuda pendiente de nuestra Carreta con la obra de Spector.

The Ramones no volvieron a hacer nada igual ni nada tan interesante y Spector dio por concluido su periplo, aunque regrabó algunos discos e hizo algunas esporádicas producciones.

No podríamos terminar este ya largo trabajo sin hacer referencia a la indudable influencia del sonido de Spector. En unos casos muy evidente: Sonny & Cher, The Walker Brothers, en otros algo menos implícita pero cierta: The Beach Boys en su etapa de esplendor a partir de 1965, Dusty Springfield, la segunda época de los grupos del Sonido de Detroit a partir de 1966 o buena parte de la obra magna de Bruce Springsteen, “The River”.

Spector, en definitiva, fue un personaje clave en la música popular de los años 60 y principios de los 70, que aportó a Caravana algunas de las mejores Series Doradas y que tuvo la inteligencia de sacar todas las posibilidades artísticas a los músicos a los que produjo, todo ello al margen de su vida privada, de su mal y autoritario carácter y de su deriva criminal en los últimos años.

Para tener una visión de conjunto de la obra de Phil Spector en la década de los 60, hay una soberbia oportunidad con el cuádruple box “Back to mono”, y también hay otras buenas recopilaciones de sus primeros años, a menudo en ofertas de buen precio.

rockyboy; 13-02-15

AC - 028
PHIL SPECTOR (PRIMERA PARTE)
AC - 028-1 - Phil Spector.jpg
Early Productions

AC - 028-2 - Phil Spector.jpg
Back To Mono

AC - 028-3 - Phil Spector.jpg
A Christmas gift for you

Como todos los amigos y seguidores de nuestra wiki saben, la historia de la música juvenil no es solo resultado de la creatividad de músicos, grupos, compositores, orquestas o músicos de estudio. Los productores y/o autores de los arreglos a menudo tienen un papel decisivo y algunos de ellos son los responsables de un estilo propio, inconfundible, que va mucho más allá de las características de sus intérpretes. PHIL SPECTOR ha sido uno de ellos, posiblemente el más brillante e influyente. Su historia criminal en los últimos años de su vida, aunque le descalifica como persona, no oscurece ni cuestiona su inmensa aportación a la música popular.

Phil Spector y su “Muro de Sonido” (“Wall of Sound”) consiguió algunas de las mejores canciones, más recordadas y más exitosas de los años 60 y algunos de los lps más impactantes de las décadas posteriores. Aunque solo fuera por la producción de “You’ve lost that loving feeling”, “River deep-Mountain high”, “Unchained melody”, “Then he kissed me”, “Be my baby” o “Black Pearl”, Spector tendría un lugar de honor en la historia musical del siglo XX. En Caravana consiguió, a través de los artistas a los que produjo, un merecido reconocimiento, aunque podía haber sido algo mayor.

Como tantas otras grandes luminarias de la música popular norteamericana, Phil era de origen judío, nacido en diciembre de 1939 en el seno de una familia procedente de Ucrania. Estando aun en el Instituto (High School) montó un grupo, The Teddy Bears (del que formaba parte también el gran batería Sandy Nelson). En 1958 graban un single compuesto por el propio Spector titulado “To know him is to love him”, que les lleva al número 1 de las listas de Billboard.

Esa canción y las que seguirían en los últimos años 50 y primeros 60, se mueven todavía en las coordenadas de la música pop de aquel momento, con influencias del doo-wop, de la canción popular de los años 50, ligeros toques de soul y rhythm and blues y hasta del emergente rock and roll. Al escucharlas hoy, aunque no son muy diferentes a lo que se estaba haciendo en la música juvenil de aquellos momentos, si se percibe un toque especial en los arreglos de Spector.

A través de esos grupos y cantantes, la mayoría de ellos hoy olvidados, se fue configurando paulatinamente el sonido de Spector que triunfaría en la década de los 60: The Ducanes, Terry Day, Billy Storm, The Blackwells, Kell Osborne, The Creations, Bobby Sheen, The Top Notes, Tony & Joe, Russell Byrd, Obrey Wilson, Jean DuSon, The Alley Cats,…además de las grabaciones que siguió realizando con The Teddy Bears.

Su siguiente éxito fue con Ben E King y la canción “Spanish harlem”, de la que era autor el propio Spector junto con Jerry Leiber. Una preciosa canción, en la que se percibe con mayor claridad el nuevo toque Spector. “Corrina, corrina” otra preciosa canción producida por Spector e interpretada por el inolvidable Ray Peterson, sería el estreno de Spector en las Series Doradas de Caravana, manteniéndose durante tres semanas en el número 5 de nuestro Caravana Hit Parade y logrando el número 9 de las listas de Billboard.

Hay que resaltar que el éxito de los discos de Spector a partir de ese momento y en los años sucesivos se apoya en buena medida en los grandes compositores del “Brill Building” newyorkino: G.Goffin & C.King, B.Mann & C. Weil, Ellie Greenwich & Jeff Barry, D.Pomus & M.Shuman, J.Leiber & M.Stoller…También hay que recordar que en la consecución del “Wall of Sound” colaboraban grandes instrumentistas como Glen Campbell, Hal Blaine, Larry Knechtel, Carol Kaye, Roy Caton, Leon Russell, Steve Douglas y el apoyo en los arreglos del gran Jack Nitzsche y también de Sonny Bono.

Otros artistas más conocidos son también producidos por Spector en esos primeros años, como LaVern Baker, Ruth Brown, Johnny Nash, Troy Shondell, Gene Pitney (entre ellas una magnifica canción preludio de las que luego nos traería este gran cantante, “Every breath I take”); Curtis Lee con, entre otras, “Pretty little angel eyes”, el segundo Serie Dorada de Spector y número 7 de Billboard; Connie Francis con una formidable canción, “Second hand love”, número 7 de ventas; Bob B. Soxx & The Blue Jeans; The Paris Sisters, con “I love how you love me” número 5 de ventas o “He knows I love him too much”, nuevo Serie Dorada, su segunda entrada entre los 10 primeros de nuestro CHP, donde llegó al número 6 y consiguiendo el número 34 de Billboard.

A finales de 1961 Spector crea su propio sello discográfico con Lester Still, “Philles Records” e inicia el pleno despliegue de su nuevo sonido. Para ello cuenta con un nuevo grupo femenino, The Crystals, que comienzan su carrera de éxitos a principios de 1962 con “There`s no other like my baby”, número 20 de las listas, “Uptown”, número 13 de ventas y Serie Dorada, y por fin “He´s a rebel”, número 1 en Billboard, Serie Dorada y número 2 en el CHP, una canción de absoluta madurez del sonido Spector y modelo de su impresionante Wall of Sound.

The Crystals, en mi opinión y sin desmerecer a The Ronettes, fueron el más logrado grupo en la carrera de Spector. Tras su magnifica “He’s a rebel”, volverían a triunfar en Caravana con otra canción inolvidable, “Then he kissed me”, que estuvo siete semanas entre los diez primeros de nuestro CHP, alcanzando el número 2 y fue igualmente un gran éxito de ventas llegando hasta el número 6. Pero tuvieron otras grandes canciones, aunque no fueron Series Doradas: “He´s sure the boy I love”, “Da doo ron ron” (¿quien no la bailo en aquellos años?), “Little boy”, “Girls can tell”, “Heartbreaker”…

A principios de 1963 una cantante solista, Darlene Love, triunfa con la canción de divertido titulo, “Today I met the boy I´m gonna marry”, a la que seguiría la que fue su único Serie Dorada, “Wait till my Bobby gets home” número 5 de nuestro CHP; curiosamente esta bella cantante tuvo otra canción entre los diez primeras del CHP, “A fine fine boy”, pero no llego a ser Serie Dorada.

En las Navidades de 1963, Phil Spector lanza un disco de canciones navideñas, todas ellas muy populares y conocidas, interpretadas por los mejores artistas de su discográfica, “A christmas gift for you from Phil Spector”. Personalmente me parece un disco estupendo, una visión absolutamente diferente de las canciones navideñas, que viene incluido en el cuádruple box “Back to mono”. El lp logró el número 13 de ventas en 1963 y al ser reeditado en 1972, consiguió el número 6.

A finales de 1963, The Ronettes toman el relevo con una espectacular canción con la que comienzan su carrera de éxitos de la mano de Spector, “Baby I love you”, número 2 de ventas, Serie Dorada, ocho semanas entre los diez primeros de nuestro CHP, donde alcanzó el número 3. También lograría la condición de Serie Dorada otra magnifica canción, “Walking in the rain”. The Ronettes siguieron triunfando en las listas con estupendas canciones como “Baby I love you”, “Do I love you”, “The Best part of breakin' up”, “You baby”, “Woman in love with you” o “Keep on dancing”; siendo su canto del cisne en 1969, también con Spector, con “You came, you saw, you conquered”, Serie Dorada y número 1 de nuestro CHP.

Como si estuviera perfectamente planificado, el cierto declive de sus conjuntos, dio paso a finales de 1964 al surgimiento de la obra cumbre de Phil Spector a través de The Righteous Brothers. Spector los había conocido en un concierto durante una gira con The Ronettes. Les contrata para su discográfica y en el invierno de 1964 se publica su primer single: “You´ve lost that loving feeling”. De esta canción no se puede decir nada nuevo que sea mínimamente original, tan solo recordar que logro el número 1 de ventas en Estados Unidos y en Gran Bretaña, además de otros muchos países, esta considerada como una de las mejores de la historia de la música juvenil y de las más difundidas. En Caravana su éxito fue impresionante: dos semanas en el número 1 y otras dos en el número 2.

En apenas algo más de un año, un fructífero 1965, Spector grabó tres lps y varios singles con The Righteous Brothers, con canciones tan asombrosas como “Unchained melody”, nada menos que tres semanas en el numero 1 del CHP y otra de las canciones de las que ya se ha dicho todo; “Just once In my life”, “Ebb tide” (magnifica canción que sin embargo no consiguió ser Serie Dorada), “Hung on you”, “Justine”…. (En ese mismo año 1965 The Righteous Brothers tuvieron otras dos Series Doradas “Bring your love to me” y “You can have her” procedentes de discos anteriores y por tanto no producidas por Phil Spector).

Además de los singles, Spector produjo en 1965 tres excelentes lps, “Just once in my life”, “You´ve lost that loving feeling” y “Back to back”, con muy buenas ventas, números 9, 4 y 16, respectivamente. A pesar de ello, a principios de 1966 The Righteous Brothers abandonan la discográfica de Spector, cansados de su carácter despótico y fichan con Verve-MGM Records. Pero la influencia de Spector va más allá de los aspectos contractuales y los dos grandes éxitos siguientes del dúo, las extraordinarias “You´re my soul and inspiration” y “Go ahead and cry”, se parecen como dos gotas de agua a las anteriores grandes canciones producidas por Spector.

Tras la ruptura con The Righteous Brothers, Spector produce otra de sus grandes maravillas, en esta ocasión con Ike & Tina Turner, un dúo en la orbita del rhythm and blues, con limitado éxito hasta ese momento. “River deep, mountain high”, es en mi opinión una de las mejores canciones de la década de los 60, que se escuche las veces que se escuche sigue resultando impresionante; sin embargo fue Serie Dorada por los pelos, (como disculpa, hay que recordar que en esos meses vivíamos en Caravana motivados por el gran auge del folk song, del folk rock y del Sonido de California). Pero no solo Caravana no fue muy receptiva a esta canción, en Estados Unidos se quedó en el número 88, aunque en Gran Bretaña alcanzó el numero 3. El lp de este dúo, también una producción muy interesante de Spector, logró el número 102 de la lista general de Billboard y el 28 de la de Rhythm and Blues.

rockyboy; 16-01-15

AC - 027
LA MUSICA DE CANADA EN CARAVANA MUSICAL
AC - 027-1 - Canada.jpg
Paul Anka

AC - 027-2 - Canada.jpg
Percy Faith

AC - 027-3 - Canada.jpg
Guess Who

No conozco Canadá y bien que me gustaría, porque dicen que es un hermoso y diverso país, de alguna forma eclipsado por la potencia de su vecino del sur. Musicalmente hablando parece un apéndice de Norteamérica y si hacemos un esfuerzo por recordar músicos canadienses de la época de Caravana (ahora hay más), nos salen unos pocos nombres: Neil Young, Leonard Cohen, Joni Mitchell, The Band y Gordon Lighfoot, aunque ¡vaya quinteto!.

Pero hubo bastantes más y a ellos me voy a referir en esta entrega de “Alrededor del Caravana Hit Parade”.

Lo primero que tengo que subrayar es que siendo Canadá un país bilingüe, con una cultura mixta procedente de la tradición francesa y de la británica, en lo que se refiere a la música que triunfó en Caravana, vía Estados Unidos, fue la música en inglés, aunque alguno de esos artistas también cantara en francés. Por supuesto que la música en francés tenia y tiene una presencia en el pop y en rock canadiense, pero es minoritaria, siendo más intensa en la música de estilo folk más o menos evolucionado.

Una segunda observación general es que los músicos canadienses de habla inglesa no tienen una identidad especial o unas características propias que les diferencie. Son perfectamente asimilables a los músicos norteamericanos.

La tercera cuestión es que la mayoría de ellos se trasladaron de forma temporal o permanente a vivir a Estados Unidos, para poder triunfar comercialmente y tener una más amplia proyección.

Por ultimo, salvo algunas excepciones, la presencia de músicos canadienses en el terreno de la música country es muy limitada y en lo que respecta al blues, rhythm and blues, soul, sonido Motown, etc. prácticamente inexistente, lo que es bastante comprensible desde el momento en que en Canadá la población de color es reducidísima. Algo parecido sucede con el jazz, en el que solo en los últimos decenios han surgido músicos blancos canadienses de indudable proyección.

Es en el terreno del folk evolucionado, en el pop y sobre todo en el rock donde encontramos la mayoría de los músicos canadienses que tuvieron eco en nuestras listas.

Y entrando ya en esa presencia de Canadá en nuestra Caravana, aunque parezca sorprendente, el primer nombre que encontramos es el gran Paúl Anka, uno de los pioneros de nuestra Carreta, su primer Serie Dorada fue el número 5, con 16 Series Doradas en la primera etapa (y otro puñado en la segunda).

El siguiente fue Jack Scott, un artista a medio camino entre el country y el rockabilly, al que ya he dedicado un capítulo en la sección de “Volver a escuchar” de la wiki. El tercer nombre fue Percy Faith que con su orquesta y ya radicado en Estados Unidos nos brindó nueve excelentes Series Doradas. El cuarto nombre fue Lucille Star, una cantante de fugaz paso en Caravana, con solo un Serie Dorada y que se movía en un terreno fronterizo entre las baladas country, el folk y el pop; Lucille también cantaba en francés. Gale Garnett, (canadiense aunque nacida accidentalmente en Nueva Zelanda) fue otra vocalista de rápido paso en nuestra música.

Y en la primera mitad de los años 60 no hubo más canadienses en Caravana, salvo Guy Lombardo y su orquesta con la canción navideña “Auld land syne”.

Hubo que esperar un tiempo hasta el desembarco de una gran generación de folksingers. La primera, Buffy Sainte-Marie y tras ella Joni Mitchell (18 Series Doradas en la primera etapa de Caravana), Gordon Lightfoot (29 Series Doradas solo en la primera época) y Leonard Cohen. Cuatro músicos, compositores e interpretes que de por si son más que suficientes para hacer brillar la música de un país. Y una rareza, The Irish Rovers, que siendo canadienses hacían pura música irlandesa y que nos brindaron una magnifica versión de una de las canciones más emblemáticas de Irlanda, “The Black velvet band”.

Y poco después llegó The Band, otro nombre mítico en Caravana con 18 impresionantes Series Doradas.

A finales de los años 60 la presencia canadiense en Caravana se multiplica con artistas de rock y de pop. Los sorprendentes e inigualados Rhinoceros, los potentes Steppenwolf, Bachman-Turner-Overdrive y muy en especial The Guess Who, con sus 10 series Doradas, uno de las bandas más asiduas en nuestro Caravana Hit Parade desde su estreno con aquellos hipnóticos e inolvidables “These eyes”.

Siguieron llegando grupos más en la onda pop, The Bells, The Stampeders, The Poppy Family, King Biscuit, o más vanguardistas como Motherlode, Lighthouse o Edward Bear.

También vocalistas pop como Terry Jacks, Andy Kim o David Clayton Thomas, la gran voz de Blood, Sweat & Tears con una posterior carrera en solitario o Anne Murray con su melódico pop-country.

Neil Young fue otra de las grandes figuras de nuestra música, aunque la mayoría de sus Series Doradas corresponden a la segunda época de Caravana.

Y en esa segunda etapa de Caravana siguieron llegando artistas canadienses que lograron Series Doradas como Bryan Adams, Gino Vanelli, Phil Carmen, Rush, Maynard Ferguson, April Wine, Corey Hart, Loverboy, Jesse Winchester, Bruce Cockburn o las hermanas Anne & Kate McGarrigle.

Para terminar algunas curiosidades. Zal Yanowski uno de los Lovin Spoonful era canadiense. Como el gran cantante vaquero de los años 40 y 50, Hank Snow, o el dúo de folk, Ian & Sylvia, los rockeros The Sparrows o el cuarteto de doo wop The Crew-Cuts.

En definitiva una limitada pero intensa cosecha musical, sin duda muy marcada por la influencia norteamericana pero que aún y así convierte a Canadá en el tercer país de aportación a la música de Caravana, detrás de Reino Unido.

rockyboy; 24-10-14

AC - 026
LAS CANTANTES DE COUNTRY EN CARAVANA
AC - 026-1 - Brenda Lee.jpg
Brenda Lee

AC - 026-2 - Patsy Cline.jpg
Patsy Cline

AC - 026-3 - Karen Young.jpg
Karen Young

El amigo Luis Cuevas, los seguidores de la wiki y en general los viajeros de Caravana compartirán conmigo que la década de los años 60 del siglo XX fue la época mas resplandeciente en la historia de la música country. Ello se refleja en la significativa presencia y en la buena acogida que siempre tuvieron los artistas “vaqueros” en nuestra Caravana y lo mucho que le gustaba este estilo musical a Ángel Álvarez, no en balde nuestro primer Serie Dorada fue una canción emblemática de Jim Reeves.

Sin embargo, si diferenciamos entre cantantes masculinos y femeninos, rápidamente encontraremos una mucha más reducida presencia de éstas que de aquellos, incluso aunque hagamos una selección con criterios amplios, como enseguida comentaré. Es cierto que en el conjunto de la música country han sido muchos más los cantantes masculinos (por no hablar de los conjuntos o dúos) que las cantantes. Aún y así, en mi opinión, las chicas del country tuvieron una menor relevancia entre nosotros que los hombres.

Es cierto que en nuestras listas y en la relación de Series Doradas de esa época de la historia de Caravana (1960-1974), no hubo olvidos destacados de cantantes femeninos de country; tan solo se puede notar la ausencia de dos grandes nombres, Kitty Wells y Jean Shepard, pero si se aprecia una presencia muy reducida de la obra de muchas de ellas.

Por ejemplo estupendas cantantes como Loretta Lynn, Donna Fargo, Tanya Tucker o Dottie West solo tuvieron un Serie Dorada. O el caso de Patsy Cline, que a pesar de lo querida que fue por los viajeros de Caravana, no tuvo ni un solo número 1 en nuestro Hit Parade. O Wanda Jackson, que aún siendo una artista fundamentalmente rockabilly tuvo una clara vertiente country y solo consiguió un Serie Dorada. Solo 17 canciones interpretadas por cantantes femeninas country llegaron al numero 1 de nuestras listas y otras 67 llegaron hasta los diez primeros lugares de nuestro Caravana Hit Parade y de ellas 12 correspondieron a Brenda Lee, artista que por cierto tuvo a su legendaria canción “I´m sorry” nada menos que 14 semanas entre nuestros primeros diez puestos pero no pasó del número 2.

En el recorrido por los 14 años de la primera época de Caravana, encontramos que solo una artista, precisamente Brenda Lee, tuvo una presencia continuada en nuestra música con nada menos que 19 Series Doradas. En los primeros años de la vieja Carreta las otras dos artistas destacadas fueron Patsy Cline, con 4 Series Doradas y Skeeter Davis con 7. Y en los últimos años, el relevo lo tomaron Tammy Wynette con 9 Series Doradas, Linda Ronstadt con 7 y Lynn Anderson con 6. Ronee Blakley también logro 6 Series Doradas pero todos ellos procedentes de un solo lp.

A la hora de enumerar la relación de artistas con Series Doradas a las que podemos incluir en esta referencia de musica country, como no podía ser de otra manera, nos encontramos con nombres indiscutibles y otros que puede ser más polémica su inclusión.

Los dos casos más debatibles son el de Connie Francis, una gran cantante multifacética (a la que ya dedique un articulo en la wiki), que siendo básicamente una artista pop grabó excelentes discos de country y sus 4 Series Doradas tienen precisamente un claro tono vaquero, en especial su preciosa “Everybody´s somebody´s fool”. La otra, ciertamente mucho más discutible, es la australiana, aunque afincada en Estados Unidos, Helen Reddy, una gran cantante entre el pop, el soul blanco y el rhythm and blues, pero también con una faceta country en algunos de sus discos y con sus versiones de algunas clásicas vaqueras, que también tuvo alguna presencia en las listas de country.

Olivia Newton-John, igualmente de origen australiana, en sus inicios y en su Serie Dorada de esta época de Caravana también tenía un claro toque country. En otro sentido María Muldaur, Marie Osmond, Lucille Star, y Jeanie Greene (esta última con tres estupendos Series Doradas) se movían en un estilo a medio camino entre el folk y el country. Por su parte Rita Coolidge, con 5 Series Doradas, uno de ellos compartido con Kris Kristofferson, Bobby Gentry con 6 Series Doradas, uno de ellos compartido con Glen Campbell, fueron artistas country con una fuerte influencia del rock sureño y la propia Linda Ronstadt en algunas de sus grabaciones fusionaba el sonido country con el rock sureño o incluso el texmex.

Otras artistas como Nancy Sinatra, con 7 Series Doradas, 3 compartidos con Lee Hazleewood y uno con Frank Sinatra, Anne Murray, con 4 Series Doradas, y Patti Page, con 2 Series Doradas, se movían entre el country y la música pop.

En cuanto a la gran Brenda Lee, es también evidente su estilo fronterizo entre la música country y la música pop, pero si repasamos sus maravillosos Series Doradas, veremos un clarísimo predominio de las baladas country.

En este recorrido hay varias poderosas estrellas fugaces, además de algunas ya citadas, otras como Jeannie Black, Anita Bryant, Linda Brannon, Bobbie Martín, June Stearns, Linda Gail, Billie Jo Spears, Sammi Smith, Susan Raye, Shirley King o Tracy Nelson. Pero el caso más sorprendente es para mi gusto el de Karen Young, que nos brindó una impresionante “Nobody´s Child” y desapareció sin dejar huella, una autentica lastima.

Otro caso a resaltar es el de la estupenda June Carter, que aunque logró 5 Series Doradas, 4 de ellos lo fueron con Johnny Cash y tan solo uno en solitario.

Los mayores éxitos en nuestro Caravana Hit Parade de las cantantes country fueron: Jeannie Black con “He´ll have to stay”, Skeeter Davis con “Gonna get alone without you now”, Bobbie Martin con “On the outside (looking in)”, Tammy Wynette con “Stand by your man”, Linda Ronstadt con “Long long time” y con “Love has no pride”, Jeannie Greene con “Like road leaving home”, y Rita Coolidge con “My crew”, que estuvieron todas ellas dos semanas en el número 1 del Caravana Hit Parade.

También llegaron al número 1 aunque se mantuvieron solo una semana: Brenda Lee con “All alone am I”(tercera mejor canción anual en la Gran Liga de Caravana de 1962) y “Johnny one time”, Patti Page con “Hush, hush sweet Charlotte”, Skeeter Davis con “The end of the world”, Connie Francis con “Everybody´s somebody´s fool”, Sandy Posey con “I take it back”, Karen Young con “Nobody´s Child”, “Anne Murray con “Snowbird” y Sammi Smith con “Help me make it through the night”.

En lo que se refiere al reconocimiento de las cantantes vaqueras en las Grandes Ligas de Caravana, en el año 1963 Skeeter Davis fue considerada mejor cantante vaquero y Brenda Lee mejor interprete femenina,

En todo caso Caravana nos brindó la oportunidad de descubrir formidables cantantes vaqueras, que en su mayor parte, con la excepción de Brenda Lee, Patsy Cline y Linda Ronstadt y puntualmente Lynn Anderson y Nancy Sinatra, no tuvieron ninguna presencia en los medios musicales de nuestro país y no digamos en las ediciones discográficas.

rockyboy; 15-08-14

AC - 025
GLEN CAMPBELL
AC - 025-1 - Glen Campbell.jpg
The astounding

AC - 025-2 - Glen Campbell.jpg
Galveston

AC - 025-3 - Glen Campbell.jpg
Gentle on my mind

En los últimos años 60 y primeros 70, tres grandes nombres marcaron profundamente la historia de nuestra Caravana y tuvieron la posibilidad de darse a conocer a los viajeros de la Carreta, que los acogieron como grandes favoritos: The Moody Blues, Gordon Lightfoot y Glen Campbell. A los dos primeros ya he dedicado sendos trabajos en este apartado de la wiki. Corresponde ahora recordar a Glen Campbell.

Vaya por delante que también participé de esa admiración por este gran guitarrista y cantante norteamericano y conseguí sus lps fundamentales. Pero igualmente tengo que indicar que en las décadas posteriores dejé de escucharle, mas allá de rememorar algunas de sus grandes e inolvidables Series Doradas. Cuando lo he vuelto a hacer para escribir este articulo, hoy 45 años mas tarde, he sufrido una cierta decepción al repasar toda la obra de este gran músico, en la que perviven con gran brillo la mayoría de sus éxitos en nuestro Caravana Hit Parade y por el contrario han envejecido mal una parte de sus lps. En cambio he vuelto a disfrutar con la menos conocida y reconocida faceta de Glen como soberbio guitarrista.

Glen Campbell logró 21 Series Doradas, (a los que habría que sumar otros dos en la segunda etapa de Caravana), siete de ellos en el año 1969 y cinco en el año 1968, su bienio triunfal. Del total de Series Doradas, tres alcanzaron el número 1 de nuestro Caravana Hit Parade y cuatro llegaron hasta el número 2 y un total de catorce estuvieron entre los diez primeros del CHP, lo que coloca a Campbell como una de las grandes figuras en la historia de nuestra música.

Glen no solo triunfó en Caravana. Nueve de sus lps llegaron al número 1 de las listas Country de Billboard, además “Wichita Lineman” alcanzo el número 1 de la lista general, al igual que el lp navideño “That Christmas feeling” y el lp “Galveston” se quedó en el número 2. Cinco de sus singles llegaron al número 1 de las listas de Country y ocho a la general. A todo ello hay que sumar cuatro Grammys en 1967 (mejor vocalista masculino, mejor vocalista country, mejor canción por “By the time I get to Phoenix” y mejor canción country por “Gentle on my mind”) y un Grammy en 1968 (mejor lp del año por “By the time I get to Phoenix”).

Campbell que nació el 22 de abril de 1935 en Arkansas, ha tenido una larga y variada trayectoria musical desde sus inicios a finales de los años 50 en un estilo country-folk tradicional, hasta sus últimos discos a principios del siglo XXI, más pop que country.

Glen inició su vida musical integrándose en un grupo de country tradicional de un tío suyo, “Dick Bills and The Sandia Mountain Boys”, en el que duró poco, creando a continuación un grupo propio, “The Western Wranglers”, también de efímera duración. Graba tres singles con la denominación “The Glen-Aires”, de nula repercusión. Y por fin, a principios de 1960 decide instalarse en Los Ángeles y durante un tiempo forma parte del grupo, viejo conocido de Caravana, “The Champs”. También graba algún single mas con el nombre de Billy Dolton, igualmente sin resultados.

Pero lo que quizás algunos viajeros de Caravana y seguidores de nuestra wiki desconocen es el prestigio de Glen como músico de estudio en la ciudad de Los Ángeles, donde su gran técnica como guitarrista acústico le convirtió en uno de los mas valorados y solicitados, desde Frank Sinatra a The Monkees, de Bobby Darin a Ricky Nelson, Elvis, Merle Haggard, Rigtheous Brothers, The Mamas & The Papas, Jan & Dean, Dean Martin, The Association, etc. escuchándose su primorosa guitarra p.e. en “Strangers in the night”. Y otro dato curioso, Campbell formo parte de The Beach Boys en sus giras del invierno-primavera de 1964-1965, sustituyendo a Brian Wilson que estaba enfermo, incluso intervino en la grabación del mítico y maravilloso “Pet Sounds”.

A principios de los años 60, Campbell compatibilizó tres facetas, su participación como músico de estudio en grabaciones de otros músicos, la grabación de discos meramente instrumentales en una onda claramente folk, en solitario o en recopilaciones con otros grandes instrumentistas de guitarra española, de doce cuerdas, bajo o dobro (de las que son especialmente memorables los dos lps denominados “The twelve string story”) y la grabación de discos de música country-folk con su grupo “The Green River Boys”.

Merece la pena llamar la atención sobre la faceta estrictamente instrumental de Glen Campbell, fundamentalmente con la guitarra de doce cuerdas. Fueron cuatro magníficos lps, que todavía guardan toda su frescura y un brillante sonido. En 1963, “Swingin 12 string guitar”, con un repertorio básicamente de folk tradicional; en 1964, “The big bad rock guitar of Glen Campbell”, con versiones instrumentales de éxitos del momento, desde The Beatles a Dylan pasando por James Bond o Roger Miller; también en 1964 graba “The Astounding 12 string guitar”, con versiones sobre todo de canciones de los nuevos artistas folk; y en 1966, “Mr. 12-string guitar”, con Dylan y Donovan como platos fuertes. A la vista de los resultados de estos discos, podemos decir que fue una lastima que Glen abandonara esta vertiente de su talento musical.

En 1962 se publicó el primer álbum como cantante con The Green River Boys, denominado “Big bluegrass special”, un buen disco de country, con algunas pinceladas de folk tradicional, que sigue sonando bien y del que se extrajo un single “Kentucky means paradise” que alcanzo el número 20 de las listas de country. El siguiente lp, “Too late to worry, too blue to cry”, ya solo como Glen Campbell, sigue la misma línea que el anterior, con la única novedad de unos excelentes arreglos orquestales de Jimmie Haskell; el single con el mismo titulo del álbum llegó al número 76 de las listas generales de Billboard.

Por el camino queda su debut en Caravana en los primeros meses de 1962, “Turn around look at me”, que consiguió el número 2 de nuestro Caravana Hit Parade y su primer Serie Dorada; single que ya en el año 1961 había logrado el puesto número 62 de las listas generales de Billboard. Esta preciosa canción prefigura lo que serian los grandes éxitos posteriores de Campbell, una suave mezcla de country y de pop.

Los limitados resultados de ventas de sus primeros lps y singles como cantante, llevan a Glen a centrarse en los ya comentados discos instrumentales y en su trabajo como músico de estudio. En 1965, Campbell que, como he indicado, se había interesado en sus discos instrumentales por los nuevos autores de folk, graba “Universal Soldier”, esa gran canción de Buffy Sainte-Marie, de la que realiza una versión magnifica en el mejor estilo folk-rock, superior a la de su autora y a la más conocida de Donovan. Es su segundo Serie Dorada, número tres en nuestro Caravana Hit Parade, llegando hasta el 45 en la lista general de Billboard.

A pesar de esa recuperación, sus demás grabaciones no tienen entrada en las listas, lo que le lleva a la Capitol, su compañía discográfica, a plantearse la rescisión del contrato. Es en ese momento cuando su encuentro con el arreglista, director de orquesta y productor, Al de Lory, también viejo amigo de Caravana, cambia la suerte de Glen de manera definitiva. Graban en la primavera de 1967 el lp “Burning Bridges”, un buen disco de country con unos acertados arreglos de Al de Lory y una estupenda selección de canciones, desde Jack Scott a Buck Owens, pasando por Waylon Jennings. De este ultimo será precisamente, “Just to satisfy you”, una algo olvidada pero magnifica canción, su cuarto Serie Dorada y número diez de nuestro Caravana Hit Parade.

A las pocas semanas aparece “Gentle on my mind”, disco ya de plena madurez, uno de los mejores, si no el mejor, de su carrera musical, en el que cuenta con el apoyo de grandes instrumentistas, como Jim Gordon, Doug Dillard o Joe Osborn. El disco contiene dos magníficos Series Doradas, “Gentle on my mind” de John Hartford y “The world I used to know” de Rod McKuen, que sería número 2 de nuestra lista, pero en el año 1969. También hay otras grandes canciones como “Mary in the morning”, “Without her”, “Crying”, “It´s over”, “Catch the wind”, “Just another man”… Es un lp que se mueve en el triangulo country, nuevo folk y suave pop. Con este magnifico disco, Glen alcanza el número 1 de las listas de lps de country y el 5 de las listas generales.

Y para redondear este gran año, a finales de 1967 se pone a la venta “By the time I get to Phoenix”. Disco sobre el que, como ya he indicado lloverían los premios, sería nuevo número 1 de country y 15 de la lista general y con el que se inicia la fructuosa, aunque limitada, colaboración entre Campbell y el compositor Jimmy Webb. Es un lp en el que acentúa el toque pop, en general de menos calidad que el anterior, pero en el que hay al menos dos soberbias Series Doradas, la canción que da titulo al disco, compuesta por Webb y sobre todo “Hey little one” de Dorsey Burnette, de la que Glen realiza una gran interpretación, que le valió alcanzar el número 6 del Caravana Hit Parade.

1968 es también un año de gran productividad de Campbell, que lo inicia con otro de sus mejores lps, “Hey little one”, que además de esta canción, incluye otro estupendo Serie Dorada, “I wanna live”, composición de John D. Loudermilk, al igual que otra de las buenas versiones de este disco, “Break my mind”. El aire country vuelve a prevalecer y hay versiones magnificas de “Elusive Butterfly” o de “The imposible dream”; también recupera su antiguo éxito “Turn around and look at me”. El disco es número 1 de country y 26 de la lista general.

En la primavera de ese mismo año publica otro lp, “A new place in the sun”, en el que vuelve a ser mucho mas pop que country y con un nivel medio bastante flojo, sin ninguna canción que destaque especialmente, salvo la versión de la gran canción de Stevie Wonder que da titulo al disco. A pesar de ello, tiene buenas ventas, número 1 de country y 24 de la lista general.

En el otoño de 1968 aparece su primera grabación con Bobbie Gentry. Es un disco simplemente agradable de country pop y que no añade nada destacable ni a la carrera de Glen ni a la de Bobbie, pero que tuvo una buena acogida en las listas, como refleja el número 1 en las de country y el 11 en la lista general. En este lp, como en el anterior, significativamente no hay ningún Serie Dorada.

Afortunadamente Campbell se recupera en su siguiente lp, de finales de año, “Wichita Lineman”. Un disco notablemente mejor que los anteriores, pero desigual. Hay formidables canciones, la que da titulo al lp, nueva composición de Jimmy Webb, numero 1 de nuestro Caravana Hit Parade, al igual que la otra joya del disco, “Dreams of the everyday housewife”. El lp, country pop, contiene versiones de conocidisimas canciones: “If you go away”, “The straight life”, “Sittin' on the dock of the bay”, “Reason to believe”, “You better sit down kids”…de las que sin llegar a las originales, resultan convincentes. El lp vuelve a romper cotas de venta, situándose en el número 1 tanto de country como general.

El año 1968 termina con un ¡¡¡quinto álbum!!!, esta vez navideño, “That Christmas feeling”, que ni fu ni fa y en el que lo único destacable es que no recurre al trillado cancionero navideño. En todo caso fue un gran éxito de ventas.

En la primavera de 1969 se publica “Galveston”, otro de los mejores discos de Campbell. Con nada menos que cuatro Series Doradas: la canción que da nombre al disco, dos semanas en nuestro número 1, “Where the playground Susie?”, que llego al número 2 de nuestro Caravana Hit Parade, ambas composiciones de Jimmy Webb, y otras dos grandes canciones de Buffy Sainte-Marie, “Until it’s time for you to go”, número 3 de nuestras listas y “Take my hand for a while”. Y también hay otras canciones destacables, como “If this is love”, con unos magníficos arreglos de guitarra o “ Every time I itch I wind up scratching you”. Este excelente disco de country pop, con los habituales arreglos magníficos de Al de Lory, consiguió el número 1 de las listas de country y el 2 de las listas generales. Se puede decir que con este lp Glen Campbell alcanzó la cumbre de su carrera musical.

Ese mismo año en la película “True grit” del legendario Henry Hathaway, Glen Campbell interviene como protagonista con un papel algo blandito, al que por cierto se merienda el gran John Wayne y se publica la banda sonora de la película, obra del gran compositor especializado en música cinematográfica, Elmer Bernstein. Campbell únicamente canta dos versiones de “True Grit”, logrando un nuevo Serie Dorada y numero 2 del Caravana Hit Parade.

El tercer lp del año 1969, es un disco doble grabado en vivo, que en mi opinión no es especialmente interesante y en el que Glen hace un recorrido por algunos de sus mayores éxitos, junto con otras canciones de menor entidad.

Campbell inicia la nueva década con una intensa actividad. En los primeros meses de 1970 publica el lp “Try a little kindness”, un disco en la misma línea country pop, bastante irregular, en el que destacan dos canciones, la que da titulo al disco, numero 6 de nuestro Caravana Hit Parade y “Honey come back”, una balada de Jimmy Webb. Al que sigue otro disco, “Happy day”, con un repertorio de versiones muy variado, pero para mi gusto no adecuado a las características de Campbell.

La siguiente grabación es la banda sonora de la película “Norwood”, que ni he visto ni tengo referencia que se haya estrenado en España, en la que Glen tiene el papel protagonista con la historia de un veterano de la guerra de Vietnam que regresa a su pueblo. Campbell canta varias canciones de una banda sonora compuesta a medias entre Al de Lory y Mac Davis. El disco es olvidable.

En otoño de ese año, aparece “Goodtime álbum”, un disco mucho mejor que los anteriores, más acentuadamente country y que tiene dos Series Doradas: “It’s only make believe”, que alcanzo el número 7 de nuestra lista y “Pave your way into tomorrow”. El resto del lp no esta mal, aunque Glen se atreve nada menos que con “My way”, “McArthur Park” y “Bridge over troubled water” y sale como buenamente puede.

En 1970 también triunfo con un single en compañía de Bobbie Gentry, “All I have to do is dream”, que fue Serie Dorada y que no estaría mal sino tuviéramos la referencia original de The Everly Brothers.

A partir de 1971 se reduce sensiblemente el esfuerzo de grabaciones de Campbell, difícilmente mantenible al ritmo de los años anteriores. Su primer disco de ese año es “The last time I saw her”, que contiene algunas destacadas versiones, empezando por la preciosa canción de Gordon Lightfoot que da titulo al disco e incluso de la mítica “If you could read my mind” o de la clásica “Dream baby”, que tras los pasos de Roy Orbison, vuelve a ser Serie Dorada, esta vez en la voz de Campbell y también las versiones de “Rose Garden” o “Help me make it through the night”.

El otro lp de ese año fue el grabado junto con Ann Murray, bastante anodino.

En 1972 publica “Glen Travis Campbell", con ligeros tintes rockeros, se nota la ausencia clamorosa de Al de Lory, en el que lo único que destaca es una buena versión de “The last thing on my mind”. En ese mismo año obtiene con su single “Oklahoma Sunday morning” su ultimo Serie Dorada de la primera época de Caravana.

En la primavera de 1973 aparece “I knew Jesús”, con un repertorio mas bien folk y con algunas buenas versiones: “Someday soon”, “If not for you” o “I want to be with you always”.

En ese mismo año publica el lp “I remember Hank Williams”, que me ha sido imposible escuchar, con una excelente selección del repertorio del mas grande de los músicos de country y referencia y visita obligada de todo cantante vaquero que se precie.

A partir de 1974 los discos de Campbell tendrán cada vez un aire más pop y unos arreglos algo más rockeros y en general son discos bastante anodinos, con alguna excepción como “Bloodline” de 1976.

En la segunda etapa de Caravana, Campbell consiguió dos Series Doradas mas con sus dos grandes éxitos de la segunda mitad de los años 70, “Rhinestone cowboy” y “Southern nights”, que en otros músicos country de segunda fila hubieran sido meritorias, pero de Glen Campbell hay que esperar mas y personalmente no me entusiasman.

Campbell ha seguido en activo tres décadas mas, hasta prácticamente hace tres o cuatro años, con una discografía menos abundante y bastante menos interesante.

A Campbell, como a otros grandes músicos de folk o de country, los años 70 le resultaron fatal, al abandonar el camino en el que había triunfado y buscar mantener sus ventas “renovando su sonido” a base de arreglos pop o de rock, a lo que se sumo la perdida de su gran arreglista y productor Al de Lory.

En todo caso, Glen fue uno de los grandes artistas de Caravana, con nada menos que 14 lps en tan solo cuatro años en su periodo de mayor esplendor, con varios magníficos lps y con un buen puñado de formidables canciones que forman parte de nuestro legado de Series Doradas.

rockyboy; 09-05-14

AC - 024
LOS CROONERS EN CARAVANA
AC - 024-2 - Crooners.jpg
Frank Sinatra

AC - 024-1 - Crooners.jpg
Steve Lawrence

Que a Ángel Álvarez le gustaban los vocalistas norteamericanos herederos de la tradición de los grandes “crooners” de los años 40 y 50, es algo conocido, pero, como en otros muchos aspectos, Ángel supo equilibrarlo perfectamente con las nuevas corrientes de la música pop, del rock, del folk y del country, de forma que en Caravana la música de corte más tradicional tuvo una presencia limitada, lo que también era acorde con el perfil juvenil y adolescente de la inmensa mayoría de los viajeros de la Carreta.

Así que afortunadamente para todos nosotros también los “crooners” tuvieron un hueco en nuestra música, ya que hubiera sido un gran vacío el que nos los hubiéramos perdido, como tampoco nos perdimos las grandes orquestas de aquellos años.

Hablar de los “crooners” en Caravana tiene una dificultad inicial, como es la definición de esta figura musical y su identificación concreta con nombres y apellidos de los diversos artistas.

Son considerados “crooners” muchos de los solistas de las bandas de swing de los años 30, 40 y 50, su época de esplendor, así como los interpretes de baladas muy melódicas, o artistas con gran presencia o influencia de los musicales de Broadway. El paradigma y primera gran referencia fue Bing Crosby y después Frank Sinatra. Se podían caracterizar por un repertorio fundamentalmente de baladas románticas, por unas excelentes y a veces graves voces, por unos amplios acompañamientos orquestales. Pero no pensemos que la música de los “crooners” en aquellos tiempos estaba dirigida a un publico adulto o mayor. Sin ir más lejos Sinatra fue el primer gran ídolo musical de masas juveniles que se entusiasmaban hasta el paroxismo con sus canciones.

Un detalle curioso es que las vocalistas femeninas de aquellas décadas, que de alguna forma podían ser equivalentes a los cantantes masculinos, nunca fueron etiquetadas como “crooners”, era, por tanto, una definición estrictamente masculina.

Una última cuestión previa es también la exclusión de la mayoría de los músicos de color de la consideración de “crooners”. Con la excepción evidente de Nat King Cole y también de Johnny Mathis, Brook Benton, Adam Wade, Sammy Davis Jr. y Arthur Prysock, que en general son considerados “crooners”, otros muchos cantantes negros, que podrían ser incluidos en este estilo, no lo son, p.e. Lou Rawls, O.C.Smith, Lenny Welch, Joe Simon, Oscar Toney Jr., o incluso el gran Jerry Butler.

A la hora de hacer referencia a los “crooners” en Caravana, hay que tener presente dos primeras indicaciones. Hubo cantantes que en su momento fueron considerados “crooners” pero que en algún momento cambiaron radicalmente de estilo musical, el caso mas destacado fue el de Bobby Darin, con su periodo folkrock iniciado en 1966 con las canciones de Tim Hardin. Otro caso emblemático fue el del propio Elvis, que si en la primera década de su trayectoria musical fue indudablemente un cantante de rock and roll, a partir de 1966, evolucionó hacia el country pop y en buena medida su estilo se puede enmarcar cada vez más y sobre todo ya en los años 70 como el de un “crooner”.

Hay también toda una serie de cantantes pop a los que numerosos críticos y autores consideran como “crooners”, pero que en mi opinión es una inclusión bastante forzada, p.e.: Paul Anka, Pat Boone, Neil Sedaka o la segunda época de Cliff Richard. Otros cantantes sí pueden considerarse en cierta forma “crooners”, por el estilo de canciones que mayoritariamente interpretaron, caso de George Maharis, James Darren, Richard Chamberlain, Bobby Vinton, Paul Petersen, Vic Dana, Dickie Rock, George Segal…aunque, repito, es una inclusión un tanto forzada.

A finales de los años 60 y primeros años 70, hubo algunos cantantes inmersos en el pop melódico que de alguna forma podían considerarse como herederos de los “crooners” clásicos, Demis Roussos, Frankie Valli (tras separarse de los Four Seasons), Joe Dolan o el propio Herb Alpert (en su etapa vocal a finales de los años 60).

Por otra parte cantantes franceses como Charles Aznavour, Alain Barriere o Gilbert Becaud e italianos como Rocco Granata, con sus peculiaridades podrían ser considerados “crooners” latinos. Más clara es la inclusión de músicos irlandeses como Val Doonican o Sean Dunphy, el neozelandes John Rowles o el británico Roger Whittaker. Mención especial merece el británico P.J.Proby, artista de fugaz paso por Caravana y de difícil clasificación, pero que de alguna manera también puede ser considerado como un “crooner”, aunque muy especial.

Tampoco podemos olvidar que cantantes sobre los que hay total unanimidad en considerarlos “crooners” como Steve Lawrence, Dean Martín o Bobby Darin, tienen en algunas de sus canciones mas conocidas un estilo que difícilmente pueden considerar propio de un “crooner”.

Por ultimo, hay autores que consideran “crooners” a dos eminentes cantantes vaqueros, Frankie Laine y Roy Clark y efectivamente una parte de su producción se puede considerar en ese estilo de intérpretes.

Despejado este amplio preámbulo, podemos ahora destacar la presencia de los “crooners” en nuestra Caravana.

Empezando por el propio Bing Crosby, que tuvo dos Series Doradas, si bien correspondientes a canciones navideñas, ya que su carrera musical prácticamente había acabado cuando empezó a caminar nuestra Carreta. En segundo lugar, al maravilloso Frank Sinatra, en mi opinión el mejor cantante popular de todos los tiempos, con 16 magníficos Series Doradas, correspondientes a su segunda gran época de esplendor (y al que tendré que dedicarle un articulo especial en nuestra wiki). Steve Lawrence, es otro gran cantante, hoy lamentablemente algo olvidado, con 15 estupendos Series Doradas. Jack Jones, un gran cantante también a reivindicar, que logró 10 grandes Series Doradas, si bien algunas quedaron en un segundo plano, al tener que competir con otras magnificas versiones, pero que tan solo con su “The imposible dream” se ganó un lugar inolvidable en el recuerdo de muchos viajeros de Caravana.

Bobby Darin, otro formidable artista, alcanzó 9 Series Doradas (además de otras 4 con las referidas canciones folk de Tim Hardin). Andy Williams, con una prolongada presencia en nuestras listas, desde “Moon river” en 1962 hasta “Love theme from the Godfather” en 1972. Matt Monro y Johnny Mathis, con 7 Series Doradas, serian igualmente otras referencias de los grandes “crooners” en Caravana. De Dean Martín, el “crooner” con alma country, ya he tratado en el espacio “Volver a escuchar” de nuestra wiki, por tanto recordar únicamente que obtuvo 6 Series Doradas.

Una segunda relación la conformarían artistas ya de menor presencia en nuestra música, como Al Martino y Ed Ames, con 5 Series Doradas cada uno, Tony Bennett, con 4 Series Doradas, Eddie Fisher, Vic Dana y Robert Goulet con 2 Series Doradas. Nat King Cole también tuvo 2 Series Doradas, en un estilo cercano al country, una de ellas compartida con Stubby Kaye, con las deliciosas apariciones de ambos en la película “Cat Ballou”. Y por ultimo Noel Harrison y Perry Como con 1 Serie Dorada respectivamente.

Inglaterra nos trajo a Tom Jones, que puede asimilarse a un “crooner”, también algo especial, con 5 Series Doradas y Engelbert Humperdinck con 1 Serie Dorada.

En lo que se refiere a los “crooners” negros, además del ya citado Johnny Mathis, Brook Benton consiguió 5 Series Doradas, Adam Wade, 4 excelentes Series Doradas, Arthur Prysock y Sammy Davis Jr., 2 Series Doradas cada uno.

Y dejamos para el final a Elvis. Como es de sobra conocido Elvis tuvo al menos tres etapas en su larga y fecunda carrera musical. La primera fundamentalmente rockera, desgraciadamente no coincidió con los orígenes de Caravana. De hecho su primer Serie Dorada, “It's now or never”, corresponde ya a la segunda etapa donde predominan las canciones de medio tiempo, eso sí fabulosas. Y hay una tercera etapa, tras el gran éxito de “In the ghetto” y “Suspicious mind”, en la que Elvis acentúa progresivamente su lado melódico, hasta convertirse de hecho en un “crooner”.

En nuestra Carreta esa tercera etapa de Elvis le supuso nada menos que 14 Series Doradas, desde “Don't cry Daddy” hasta “It's midnight”, con títulos con fuerte influencia de las baladas country e incluso de canciones gospel, muy suavizadas, todas ellas por lo general con intensos arreglos orquestales. No son las que más me gustan de Elvis, pero hay que reconocer que una canción normal de él, suele ser mejor que las de la mayoría de los cantantes de su tiempo. Como detalle final, recuerdo que en la segunda época de Caravana, Elvis obtuvo otros 10 Series Doradas, tres de ellas incluso años después de haber fallecido.

En los años 70 algunos grandes cantantes como nuestro admirado Neil Diamond, en algunos de sus discos ya en cierta decadencia, bordearon también el estilo de los “crooners”. Caso muy distinto al de Bryan Ferry, que tras dejar a los inolvidables Roxy Music, decidió ser un “crooner” moderno, con resultados no siempre brillantes. Rod Stewart ha sido un caso mas reciente de conversión tardía en “crooner”, aunque por mucho que quiera, su voz y su espíritu rockero le salen por los poros.

En los últimos diez, quince años, ha surgido una nueva generación de “crooners”, imitadores de Sinatra y sin ningunearlos en absoluto porque sin duda tienen su interés, desde luego no hay color.

En la segunda mitad del siglo XX, la irrupción del rock, de las diversas modalidades de la música pop, del nuevo folk y no digamos de la música vanguardista, dejo sin espacio a buena parte de los “crooners”, sobre todo en el ámbito de la música juvenil. La mayoría de los que se mantuvieron activos se fueron transformando en cantantes muy tradicionales destinados a un público mayor. Si hoy día no es fácil escuchar enteros o seguidos bastantes de los lps de algunos de estos “crooners”, que duda cabe que muchas de sus grandes canciones son joyas inmortales que forman parte de lo mejor de la historia de la música popular y que por supuesto supusieron paginas gloriosas de nuestra música.

rockyboy; 21-02-14

AC - 023
GORDON LIGHTFOOT
AC - 023-1 - Gordon Lightfoot.jpg
If You Could Read My Mind

AC - 023-2 - Gordon Lightfoot.jpg
Songbook

En la historia de nuestra Caravana hay cuatro grandes artistas mitológicos. Jim Reeves en la primera época. Dylan en la segunda. Los Moody Blues a finales de los años 60 y por fin Gordon Lightfoot en los primeros años 70.

El merito de Lightfoot es más impresionante si cabe, ya que en tan solo 4 años consiguió 29 Series Doradas, 9 números 1 de nuestro Caravana Hit Parade, 5 más llegaron hasta el número 2 y en total 23 canciones llegaron a entrar entre las diez primeras del CHP.

En la segunda etapa de Caravana, Lightfoot logró otros 18 Series Doradas.

De los 17 lps que publicó en la etapa en que existió Caravana, en 13 tuvo Series Doradas. En un lp tuvo nada menos que 7 Series Doradas, hazaña casi única en nuestra Carreta, en otro logró 6, en otros cuatro consiguió 5 y en uno se quedó “solo” con 4.

Además, en su primer disco de 1966, “Lightfoot”, (al que dediqué una colaboración hace años en la sección “Volver a escuchar” de nuestra Wiki) con una distribución casi limitada a Canadá, su país de origen, Gordon no llegó a nuestra música, pero tres de las canciones de ese magnífico lp fueron Series Doradas en las voces de Peter, Paul & Mary (“Early Morning Rain” y “For lovin' me”), Dylan (“Early Morning Rain”) y George Hamilton IV (“Steel Rail Blues”).

Lightfoot en esos 20 años que van desde su primer lp hasta 1986 en que terminó nuestra Caravana, fue evolucionando (o involucionando, porque, como enseguida comentaré, también se pueden considerar así los cambios experimentados por su música), a pesar de ello siguió siendo valoradísimo y tan solo en sus tres últimos discos de 1982 (“Shadows”), 1983 (“Salute”) y 1986 (“East of Midnight”), sus canciones dejaron de triunfar en Caravana y en mi opinión, con toda razón.

Como es conocido, Lightfoot llegó a Caravana de la mano de su gran éxito de 1970, “If you Could read my mind”, que nos dejó a todos estupefactos y maravillados. Al saber que se trataba de su ya quinto lp, Ángel volvió la vista atrás y recuperó los anteriores, de los que salieron como Series Doradas la canción más emblemática de cada uno de ellos.

De su magnifico primer lp de 1966, me remito a lo que ya he publicado en la Wiki. Su segundo lp, “The way I feel”, del año 1967, a diferencia del anterior puro folk acústico, es un disco de suave folk rock, con unos arreglos diversificados y con ninguna canción tan impactante como las contenidas en el primero; aun y así la mayoría son estupendas y hay tres excelentes: “Softly”, que en 1971 llegaría a ser Serie Dorada, alcanzando el número 3 de nuestra lista, “The way I feel”, “Canadian railroad trilogy”, que recuerda a la memorable “American trilogy” de Mickey Newbury.

Su tercer lp, “Did she mention my name?”, de 1968, continua en la misma línea de suave folk rock, con algunos añadidos pop. Aparte de la gran canción que da titulo al disco, Serie Dorada y número 3 de nuestro CHP en el año 1971, hay otras grandes canciones como la espectacular “Black day in july”, o “Pussy willows Cat-tails” o “I want to hear it from you”.

“Back here on Earth” su cuarto lp, también de 1968, es un disco más en la línea de folk acústico del primer lp, en el que destaca sobre todo la canción “Bitter green”, que en 1971 se convertiría en Serie Dorada y su tercer número 1 en nuestro CHP.

El quinto lp, “Sunday Concert” de 1969, es un disco maravilloso, sin paliativos. Tuve la fortuna de que un compañero de facultad, cuyo padre estuvo destinado en la Embajada de España en Canadá, me lo regalara, cuando aún nadie en España lo conocía y ni siquiera había llegado a nuestra Carreta. Fue un regalo compensatorio y solidario de una época difícil para mí y debo decir que es un lp que tengo absolutamente machacado de las innumerables veces que lo escuché. Pero más allá de esas connotaciones tan personales, el disco no tiene desperdicio. En este concierto dominical en Toronto, Lightfoot solo contó con sus dos fieles y virtuosos músicos, eternos compañeros en sus grabaciones: Red Shea a la guitarra y Rick Hayness al bajo. El repertorio es en gran medida un repaso a las canciones más significativas de sus primeros discos. Y que conste que en cuanto pude le trasladé a Ángel y a Charly mi entusiasmo por Lightfoot.

En 1970 se publicó el sexto disco, primero en Canadá con el nombre de “Sit down young stranger” y después, tras el éxito de la canción más emblemática del mismo, se lanzó en Estados Unidos y ¡oh maravilla! algún tiempo después también en España, con el titulo de “If you Could read my mind”.

Fue la apoteosis, que diría Charly. Cinco Series Doradas, dos números 1 en nuestro Caravana Hit Parade (Saturday Clothes” y “Minstrel of the dawn), un número 2 (“If you could read my mind”, que curiosamente no llegó al primer puesto), un número 4, “Approaching lavender" y un número 7 "Cobwebs & Dust". Y se quedó fuera una gran versión de “Me and Bobby McGuee”). Nada nuevo se puede decir de este discazo que no conozcan ya los viajeros de Caravana y los seguidores de la Wiki. En mi opinión es el mejor disco de Lightfoot y uno de los mejores discos de folk acústico en la historia de la música anglosajona.

En 1971 apareció un nuevo gran disco, “Summer side of life”. En él continua el sonido folk y folk-rock e introduce algunas novedades “country”. Hay preciosas canciones: por encima de todas “Miguel”, tres semanas en nuestro puesto de honor, “Ten Degrees & Gettting colder”, número 2 del CHP y no menos magnífica que la anterior, “Redwood Hill”, número 8 de nuestra lista, “Talking in your sleep” y “Summer side of Life”, que también fueron Series Doradas y otras como “Go my way” o “Cotton Jenny” igualmente muy destacables. En este disco Gordon tiene, además de sus habituales Shea y Hayness, el apoyo de la flor y nata de los músicos de estudio de Nashville, ciudad en la que fue grabado este lp: Kenneth Buttrey, Hargus Robbins, Charlie McCoy, Chip Young, Vasser Clements…

Con “Don Quixote” del año 1972, nuestra Carreta, como ya he apuntado, tiró la casa por la ventana, otorgándole 7 Series Doradas, 3 números uno, “Looking at the rain” que se mantuvo dos semanas, “”On Susan’s floor” y “The patriot´s dream”, y junto a ellas, “Don Quixote”, que fue número 2, “Beautiful” número 4 y “Alberta Bound” que no llegó a entrar entre las diez primeras. Es este un lp sin aditamentos de folk rock, es fundamentalmente folk acústico con buenos arreglos orquestales de Nick DeCaro. Hay que resaltar que con este disco, sin ser el mejor de los suyos, pero desde luego una excelente grabación, Gordon toca el techo de su trayectoria y tras ocho magníficos lps inicia un lento declive.

En ese mismo año 1972, Lightfoot ofrece otro gran disco “Old Dan´s Records”, en la misma línea que el anterior, folk acústico, con cuidados arreglos orquestales de Nick DeCaro, y tambien toques de suave folk rock y country rock. Tiene cuatro Series Doradas, “Mother of Miner’s child”, que alcanzó el número 1 de nuestra lista y permaneció dos semanas, “That same old obsession”, número 3, “It´s worth believin'”, número 7, una canción a redescubrir y “Can't depend on love”, número 9. Tambien destacaría la canción “You are what I am”.

En 1974 aparece “Sundown”, el último lp de la primera época de Caravana. En este disco se mantienen las canciones de folk acústico y arreglos orquestales de Nick DeCaro, pero también se recupera el sonido folkrock. Es un disco más desigual, también “más comercial”, en el que junto a estupendas canciones, entre ellas las cinco Series Doradas: “Carefree highway”, número 1 del CHP, “High & Dry”, número 2, “Seven island suite”, “Circle of steel”, “Sundown”, hay otras menos interesantes.

En la segunda etapa de nuestra Carreta, otros cuatro lps tuvieron presencia destacada en nuestra música y a ellos me referiré brevemente. Se trata de grabaciones en las que paulatinamente el folk acústico y orquestal, característico de la primera época de Lightfoot, va dejando paso a una cada vez mayor presencia del country rock, del rock, del pop y en alguna ocasión hasta influencias de música disco. En mi opinión son discos de menor interés y calidad, aunque en todos ellos siempre hay unas cuantas canciones que merecen realmente la pena ser destacadas.

En 1975 se publicó “Could on the shoulder”, un disco de folk rock, con predominio del rock sobre el folk, con cinco Series Doradas: “Now and then” 31/1975, “Bend in water” 33/1975, “Fine as fine can be” 37/75, “Cold on the shoulder” 40/75 y “Cherokee Bend” 146/75.

En 1976 aparece “Summertime dream”, de las mismas caracteristicas que el anterior, con tres Series Doradas: “The wreck of The Edmund Fitzgerald” 201/76, “Summertime Dream” 12/77 y “Race among the ruins” 109/77.

En 1978 edita “Endless wire”, un disco con predominio del pop y del rock, con incursiones en el country y alguna influencia de la “música disco”. Tuvo tres Series Doradas: “The circle is small” 58/78, “If children had wings” 83/78 y “Daylight Katty” 129/78.

Y por fin en 1980 llega su despedida de Caravana con el lp “Dream street rose”, sin duda el mejor de los últimos discos, en el que se recupera el protagonismo del folk y el folk rock, con algunos pinceladas de pop. De nuevo tiramos la casa por la ventana, con nada menos que seis Series Doradas: “Dream street rose” 114/80, “Sea of tranquility” 145/80, “On the high seas” 154/80, “Mister Rock ages” 165/80, “The auctioneer” (una canción de LeRoy Van Dyke) 171/80 y “If you need me” 233/80-

Ya sin Series Doradas, Lightfoot publica en 1982 “Shadows”, en 1983 “Salute”, ambos discos en los que de nuevo adquiere protagonismo el rock, aunque sigue habiendo influencias folk e incluso country. Tras una pausa, en 1986 aparece “East of Midnight”, con una batería y unos teclados más bien nefastos, en los que Gordon ya no es Lightfoot, en todo caso un remedo, en peor, de Brian Ferry.

Curiosamente el único lp de Lightfoot que llegó al número 1 de ventas de Billboard fue “Sundown”, que, como ya he indicado, es un gran lp pero no de los mejores de su etapa folk acústico y orquestal. Por detrás quedaron “Cold on the shoulder”, número 10, “If you Could read my mind” y “Summertine dream”, alcanzando ambos el número 12, “Endless wire”, el 22, “Summer side of life”, el 38 y “Don Quixote” el 42, y el resto de la discografía o no entró en las listas de los 200 lps más vendidos o no llegaron a rebasar el número 50, con la excepción del recopilatorio Gord’s Gold. Lo que confirma, una vez más, que los gustos musicales del público norteamericano no siempre han sido acertados.

Gordon siguió su algo errática trayectoria, con discos casi exclusivamente de rock, salvo “Waiting for you” de 1993, bastante más folk. Aquel ya no era nuestro Lightfoot, sino otra cosa. Una lástima. Pero para el recuerdo inolvidable nos quedan varias decenas de soberbias canciones, un puñado de grandísimos lps, que conforman una de las páginas más excelsas de la música de Caravana.

Quien no quiera hacerse, con una u otra formula, con los grandes discos de Lightfoot, puede agenciarse un box de 4 cds, titulado “Songbook”. No es la recopilación que yo u otros muchos viajeros de Caravana hubiéramos hecho, pero es una buena perspectiva de toda la trayectoria musical de Gordon.

rockyboy; 03-01-14

AC - 022
LA MUSICA DE SURF EN CARAVANA
AC - 022-2 - Música Surf.jpg
The best of The Rivieras

AC - 022-1 - Música Surf.jpg
Surfin' usa

Definir con palabras o por escrito qué es lo que caracteriza a la música surf, no es tarea fácil. Sin embargo cuando uno escucha un disco de Jan & Dean, de los primeros años de The Beach Boys, de Dick Dale o de The Ventures, rápidamente dirá “esto es música surf”.

Como todos sabemos, el surf es el deporte por antonomasia de las playas con fuertes y largas olas, sea en Vizcaya, en Tarifa, en la costa de Las Landas y sobre todo en California. Se empezó a popularizar a finales de los años 50, cuando llegan a la adolescencia la generación del baby boom norteamericano, una generación de chicas y chicos bien alimentados, guapos, altos, rubios, que muchos de ellos ya disfrutan de coche o cogen el de sus padres, que pasan sus vacaciones en las doradas playas de California y que además pueden comprarse instrumentos musicales y montar un grupo.

El surf por lo general es una música mucho más amable y melódica que el rock and roll, que en esos mismos años está triunfando, aunque la temática de las canciones es muy similar, más allá de las referencias fundamentales a la práctica del surf y tenemos el amor, el verano, el sexo, los coches, los líos en la High School…

En aquellos últimos años 50, la industria discográfica estaba en lugares diferentes de la costa Oeste: en New York, en Chicago, en Nashville, en Detroit, en Memphis o en New Orleans. Pero ni en Los Ángeles ni en San Francisco había discográficas con potencia que pudieran lanzar y dar cobertura a ese nuevo estilo musical que estaba surgiendo en las playas californianas. De hecho los primeros intérpretes y grupos no tuvieron o tardaron bastante en tener una proyección en el conjunto de los Estados Unidos y no digamos al otro lado del Atlántico.

La música surf inicialmente fue sobre todo instrumental, apoyándose en una forma reverberante de tocar la guitarra desarrollada sobre todo por Dick Dale. La guitarra tiene un protagonismo total pero también hay una fuerte presencia de la batería y se empieza a popularizar el bajo eléctrico, logrando con esa combinación un brillante e impactante sonido, a la vez que con una intensa carga melódica. Algún tiempo después surgirán los grupos de surf vocal, que buscando esa belleza melódica, dan una gran importancia a las armonías vocales y cuyo ejemplo más elocuente fueron The Beach Boys. Afortunadamente para los seguidores de la vieja Carreta, la época dorada del surf coincidió con los primeros años de nuestra Caravana y por ello buena parte de los grandes hitos surferos estuvieron en nuestras listas y la mayoría llegaron a ser Series Doradas.

Es cierto que algunos nombres emblemáticos del surf o no estuvieron en el Caravana Hit Parade o no alcanzaron la condición de Series Doradas, como p.e.: Dick Dale & The Del-tones, considerado casi el padre de la música surf, The Challengers, The Lively Ones, The Bel-Airs, Bruce & Terry, Bruce Johnston, The Fantastic Baggys, The Rockin Rebels, The Sunrays, The Chantays, The Tornadoes (no confundir con The Tornados), Eddie & The Showmen.….pero la mayoría eran músicos de pequeños sellos independientes, poco conocidos fuera del ámbito de la Costa Oeste, con nula o pequeña presencia en las listas nacionales de Billboard o Cashbox y por ello difíciles de conocer y conseguir por Ángel Álvarez.

A la hora de identificar la presencia de la música surf en Caravana, se puede ser muy estricto o flexible y he optado por la razonable flexibilidad, por lo que decía al inicio de que las fronteras de este estilo musical no están muy definidas y por ello hasta caben nuestros Relámpagos. El único limite que he puesto ha sido a The Beach Boys a partir de “God only knows”, grandisima canción pero que en mi opinión se aparta ya de manera clara del surf, para iniciar la extraordinaria época vanguardista que culminaría con “Good Vibrations”.

He escuchado con atención algunos Series Doradas que podían ser dudosos y he optado por incluir a Freddie Cannon e incluso alguna canción de Johnny Rivers, siendo consciente de que en general no son considerados músicos de surf, pero estas canciones que he incorporado creo que si pueden ser sumadas, al menos como influidas o próximas al surf. Por el contrario no he incluido a The Fireballs ni a The Everly Brothers, aunque algunas de sus canciones aparecen en listas y recopilatorios de surf, cuando estos son muy amplios.

En definitiva este es el resultado del rastreo.

La primera Serie Dorada es “Two by four” de Little Dippers, que aunque no figura en ninguna selección como surf, basta con oírlo para incluirlo. El siguiente fueron John Buck & The Blazers, con “Forbidden city”. El tercero fue nada menos que “Because they´re young” de Duane Eddy, que nos brindaría otras magníficas canciones como “Theme from Dixie”, “My blue heaven” o “Story of Three loves” (que fue número 1 del CHP durante dos semanas).

El cuarto fue Freddie Cannon, con “Cuernavaca Choo Choo”, que al igual que otras estupendas canciones suyas puede ser considerado fronterizo o próximo al surf: “Buzz buzz a-Diddle-it”, “Palisades Park” (n. 1 del CHP), “If you were a rock and roll record”, “Four letter man”.

El quinto Serie Dorada fue uno de los grandes símbolos del surf, “Walk don't run” de The Ventures, que también aportaron otras magnificas canciones como “Perfidia”, “Silver City”, “Walk don't run 64”, “Blue Star”, “Diamond head”, “Slaugther on tenth avenue”, “Ten seconds to heaven”, “Gemini” o “Secret agent man” e incluso podríamos hablar de una versión surf del “We wish you a Merry Christmas” y una versión surf de “The house of the rising sun” (que compartieron durante dos semanas el número 1 del CHP con la impresionante versión de The Animals).


La sexta fue otra maravilla, “Apache” de The Shadows, el gran grupo instrumental que aun siendo ingles en la mayor parte de las referencias de música surf aparecen incluidos, si bien solo en los primeros años 60. “Wonderful Land”, “Atlantis” fueron sus otras magnificas Series Doradas.

Polémica podrá resultar la inclusión de The Texans y su preciosa “Green Grass of Texas”, que ni por el nombre del grupo ni por el de la canción animaría a incluirles en una relación de surf, pero una escucha desapasionada de la canción nos lleva a la conclusión de que suena a surf.

Menos discutible son The Regents y su “Barbara Ann” (número 1 del CHP). Y también puede ser polémica la inclusión de John Leyton, pero sus canciones, “Johnny remember me” (número 1º del CHP), “Wild wind”, “Lonely city”, “Lonely Johnny”, tienen un cierto sabor surf.

Sandy Nelson es otra de las figuras señeras, su impactante y denso “Let there be drums”, fue una de las canciones favoritas de los surferos y también alcanzó el puesto de honor de nuestras listas.

The Rondells con “Back & Beat n. 1”, fue otro de los indiscutibles éxitos surf, lo mismo que The Tornados con “Telstar” (dos semanas en el número 1 del CHP) y más tarde con otro estupendo Serie Dorada, “Ridin' the wind”.

Tico & The Triumphs con “Motorcycle” fueron un ejemplo de una derivada de la música surf denominada “Hot Rod Rock”, en el que el protagonismo no era tanto de las olas marinas y las tablas de surf sino de los coches y las motos. Lo mismo que The Routers con “Let’s go”. The Marketts que nos brindaron un gran Serie Dorada, “Out of limits”, demostraron que eran unos excelentes músicos, como bien intuyó Tarantino incluyéndolos en la banda sonora de “Pulp fiction” y sobre cuya producción musical habría que profundizar algún día.

Billy Joe & The Checkmates y su “Percolator”, B. Bumble & Stingers y “Nut Rocker” (número 1 del CHP), Chris Montez con “Let's dance”, The Sinceres con “Our winter love”, The Ran-dells y “Martian hop”, pueden ser consideradas canciones muy influidas por la música surf.

A principios de 1962 desembarcan en Caravana The Beach Boys, dejándonos una impresionante colección de magníficas canciones de surf, empezando por “Surfin' safari” y siguiendo con “Ten Little Indians”, “Surfer girl” (número 1 del CHP), “Surfin' USA”, “Fun, fun, fun”, “Don't worry baby”, “When I grow up to be a man”, “Do you want to dance”.

Jet Harris y Tony Meehan, tras separarse de The Shadows, siguieron haciendo grandes canciones que pueden englobarse en la música surf: como “Diamonds” o “Scarlett O’hara”, canción con la que también consiguió un Serie Dorada Bobby Gregg, igualmente con sonido surf.

The Surfaris y “Wipe out”, frecuente y divertida sintonía de Caravana para anunciar la emisión de Series Doradas y The Astronauts con “Baja”, fueron otras dos grandes referencias de la música surf en el año 1963.

En ese mismo año llegaron a nuestra Carreta Jan & Dean con “Surf city”, despertando igualmente el entusiasmo de los viajeros que se mantendría durante casi tres años con las magníficas interpretaciones de este dúo: “Drag City”, “The Little Old lady from Pasadena” (número 1 del CHP), “Ride the wild surf”, “Here they come from all over the World” e incluso “I found a girl, a medio camino entre el surf y el emergente folkrock.

The Dakotas, el grupo ingles acompañantes de Billy J. Kramer, y su “The cruel sea” seria otro gran instrumental de surf.

The Kingsmen y su “Louie Louie”, son considerados unánimemente un grupo y canción significativos del surf, aunque personalmente y sobre todo en esta canción, me parecen mas bien en la onda de lo que después se ha conocido como “música garaje”, pero hay que incluirlos. De lo que no hay ninguna duda es de The Rivieras y su “California Sun” (uno de nuestros grandes éxitos, con nada menos que tres semanas en el número 1 del CHP), The Rip Chords y “Hey little Cobra”, The Pyramids y “Penetration”, The Trashmen y su “Surfin' bird”, Ronny & The Daytonas y su “G.T.O”, The Hondells y “Little Honda” y The Gentrys y “Keep on dancing”.

Jack Nitzsche y su monumental “The lonely surfer”, representan uno de los puntos álgidos de la música surf, que en este caso se podría denominar “surf orquestal”, dado el lujoso despliegue de acompañamiento orquestal que hizo este gran productor y arreglista.

Lonnie Mack, en la primera etapa de su carrera musical, realizó una espesa versión de la canción de Chuck Berry, “Memphis”, considerada otro hit del surf. Personalmente me convence mucho más la versión del gran Johnny Rivers, que creo que se puede incluir, con un poco de manga ancha, entre las canciones en la onda de la música surf, al igual que su posterior versión de “Maybelline”, de “Moody river”, “Cupid”, “Seventh son” o la magnifica versión de “Secret agent man".

Trade Winds y su “New York is a lonely town”, a pesar del nombre y la localización tan alejada de las playas de California, es otra de las cumbres de la musica surf.

The T-Bones y el precioso instrumental “No matter what shape”, podría también, con buena voluntad, ser incluida entre las interpretaciones influidas por la música surf.

Y el punto final de la presencia de la música surf en nuestra Caravana, lo pusieron y no pudo ser mejor colofón, The Beach Boys y su maravillosa versión de la tradicional “Sloop John B.” que lógicamente consiguió el número 1 del Caravana Hit Parade.

Recuerdo especial merecen nuestros amigos Los Relámpagos, que hicieron música surf, a menudo de calidad igual o superior a los grupos emblemáticos de California y que nos brindaron tres Series Doradas, con una notable combinación de surf y aires tradicionales de nuestro país: “Babieca”, “Love is a song” y “Vacaciones en España”.

Bastantes años más tarde, el surf volvería a renacer, con un aire más rockero, incluso rockabilly, pero esa fue otra historia, que en cualquier caso ni de lejos pudo competir con los años dorados de este sonido tan refrescante, juvenil e intensamente pop que fue la música surf y que dejó en Caravana brillantes canciones e inolvidables Series Doradas.

rockyboy; 15-10-13

AC - 021
LA HUELLA DE P.F. SLOAN
AC - 021 - La Huella de P.F. Sloan.jpg
You Baby

En la primavera de 1966, en pleno triunfo del folk rock en nuestra Caravana con Dylan, Simon & Garfunkel, The Byrds y la inconmensurable producción de Elektra Records, llegó a nosotros P.F.Sloan. Era un joven de tan solo 20 años, aunque con una larga trayectoria artística, que nos dejó fascinados con una maravillosa canción “The sins of a family” y un lp, por cierto objeto de deseo desbocado de decenas de viajeros: “Songs of our times”.

Este magnífico disco llevaba en su portada la siguiente referencia “He writes them” – “He sings them”, refiriéndose a algunas de sus composiciones que estaban triunfando en versiones de otros artistas, a las que ahora teníamos la oportunidad de escuchar por su autor. “The Sins of a family” que triunfó por todo lo alto entre nosotros, fue seguida a los pocos meses por otra formidable canción “When the wind changes”, contenida en su siguiente lp, “Twelve More Times”, canción y disco que también despertaron admiración apasionada en Caravana y también fueron objeto de deseo.

Curiosamente, a pesar de las excelentes canciones que ambos lps contenían, solo fueron Series Doradas, las dos ya referidas. Hay que decir que eran meses aquellos en que los puestos de honor de nuestro Caravana Hit Parade estaban copados por inmejorables artistas y canciones, que como ya he escrito en otras colaboraciones en la Wiki, convirtieron ese año 1966 en la autentica cumbre de la historia de la música popular del siglo XX (ya sé que no todo el mundo comparte esta afirmación, pero la mantendré hasta el final de los tiempos).

Pero si P.F. Sloan no volvió a tener más Series Doradas, sus canciones en versiones de otros artistas sí alcanzaron ese reconocimiento. Y al recordarles en este momento, lo primero que hay que resaltar es que, aunque la primera idea que los viajeros nos forjamos de Sloan fue la de un cantante y compositor de la canción folk y más en concreto de la canción protesta, en la onda de Dylan, Ochs, Paxton, Donovan… nada más lejos de la realidad. P.F.Sloan era un compositor capaz de abarcar un amplísimo universo estilístico, desde el surf, una de sus principales características, al pop puro, el Sonido de California, pasando por el folk rock.

La lista de artistas que han interpretado sus canciones es apabullante por lo numerosa y lo diversa. Sin entrar en las versiones de sus más grandes éxitos (“Eve of Destruction”, “Let me be”, “Secret agent man”, “Where were you when i needed you” o “You baby”) que han sido interpretadas por numerosos grupos y cantantes, citare a músicos que han interpretado más de una canción de Sloan y que además han sido artistas con Series Doradas en nuestra Caravana y por tanto viejos conocidos nuestros:

Connie Stevens, 5th Dimension, Gary Lewis & The Playboys, Rip Chords, Vogues, Glen Yarbrough, David & Jonathan, Betty Everett, Johnny Tillotson, Shelley Fabares, Freddie & The Dreamers, Tommy Roe, Terry Stafford, Del Shannon, The Mama´s & The Papa´s, Steve Alaimo, Mel Torme, Peter & Gordon, Association, Kenny Rogers, Sandy Posey, James Darren, The Kingsmen, Paul Revere & The Raiders, Paul Anka, Four Jacks and A Jill. Como se puede ver: surf, country, pop, California, crooners, cantantes pop de la primera mitad de los años 60, folkrock, grupos británicos, grupos garaje…

Dejo aparte a The Grass Roots, que como escribí en otro artículo de la Wiki, fueron en buena medida obra de Sloan, al menos en su primera y mejor época. Lo mismo que se puede decir de Barry McGuire, de cuyo trabajo musical Sloan fue el compositor de referencia.

Sloan, cuyo verdadero nombre es Philip Gary Schlein, nació en New York en septiembre de 1945, aunque en 1957 la familia se trasladó a California, lo que seguramente fue decisivo para su carrera musical. A los 14 años grabó su primer single. En 1961 conoce a Steve Barri, con el que iniciará un largo y productivo camino. Estuvieron actuando por la Costa Oeste como dúo, con diversos nombres y en 1963 el famoso productor Lou Adler los contrata como músicos de estudio, participando en grabaciones, entre otras, de Jan & Dean. En 1964 componen dos canciones en la onda surf con moderada acogida en las listas de Billboard: “Kick that little that foot Sally Ann” cantada por Round Robin, que llegó al numero 61 y “Summers means fun” para el dúo Bruce & Terry, que consiguió el número 72.

Sloan y Barri, siguen publicando singles bajo los nombres de “Wildcats”, “Lifeguards”, “Street Cleaners”, “Rally Packs” y “Fantastic Baggys”. Con esta última denominación es con la que más presencia tuvieron y se anunciaban como “The most exciting surf group in the country”, y cuyo disco recopilatorio recomiendo vivamente, porque aunque desde luego no eran el más excitante grupo de surf de Estados Unidos, no estaban nada mal. Todas esas grabaciones como dúo no tuvieron reflejo en las listas de ventas.

Por fin el año 1965 será el de su triunfo. Jan & Dean logran dos buenos éxitos con dos excelentes canciones suyas: “Here they come”, que fue el primer Serie Dorada compuesto por Sloan y que alcanzó el número 56 de Billboard, y “I found a girl” (¡vaya canción!), su segundo Serie Dorada y número 30 de las listas. Así que el éxito de Sloan llegó a través del surf. Y ya en el otoño de ese año, Barry McGuire, con “Eve of Destruction”, logra el bombazo: número 1 en las listas de ventas, número 1 en Caravana y sin duda una de las canciones más impactantes de los años 60.

Y la buena racha continuó. The Turtles con “Let me be”, cuarto Serie Dorada, n. 28 de ventas. The Searchers con “Take me for what i´m worth”, otra excelente canción de la que el grupo ingles hace una preciosa versión, quinto Serie Dorada y n. 76 de ventas. El propio Sloan consigue el n. 87 con “The Sins of a family”.

En 1966 siguen los triunfos. The Hermans Hermits, logran una de sus más brillantes canciones con la versión de “A must to avoid”, sexto Serie Dorada y n. 8 de ventas. The Turtles repiten con “You baby”, otra gran canción, séptimo Serie Dorada y n. 20 de ventas. La impresionante versión de “Secret agent man” por Johnny Rivers, es su octavo Serie Dorada y alcanza el n.3 de ventas, canción que tambien es Serie Dorada en la versión instrumental de The Ventures. The Grass Roots con “Where were you when i needed you”, si duda una de sus mejores canciones, logran alcanzar el n. 28 de ventas, éxito que repiten al año siguiente con “Things i should have said” que llega al n. 23. The 5th Dimension tambien consiguen en 1967 el n. 45 de ventas con una canción de Sloan “Another day, another heartache”.

En definitiva 10 Series Doradas, ocho en versiones y dos propias, una gran versatilidad compositora, una notable influencia en buenos grupos que cantaron varias de sus composiciones, Turtles, Jan & Dean, Hermans Hermits y Grass Roots. Un gran legado de un músico y compositor que junto con Steve Barri nos brindó algunas de las más recordadas canciones de la mitad de los años 60. (En otra ocasión volveré a comentar de manera más concreta los discos propios de P.F.Sloan en el apartado “Todo Folk” de la Wiki).

rockyboy; 08-07-13

AC - 020
LOS "ONE HIT WONDER" DE CARAVANA
AC - 020-1 - One Hit Wonder.jpg
Rock and roll symphony

AC - 020-2 - One Hit Wonder.jpg
Cast your fate to the wind

Como es sabido, en el mundo de la música pop se denominan “one hit wonder”, a aquellos grupos o artistas que solo tuvieron un gran éxito en su carrera musical y luego desaparecieron. En Caravana tuvimos una buena colección de “one hit wonder”, aplicándolo a músicos que llegaron al número 1 de nuestro Caravana Hit Parade y no volvieron a tener ningún Serie Dorada más.

En total fueron 63 canciones. El año con más “one hit wonder” fue 1963 con 11, seguido de 1962 y 1965 con 9. El que menos 1973 con ninguna, seguido de 1970 con 1, 1960 con 2 (que como recordareis tuvo solo la mitad del año con Caravana Hit Parade) y 1967 y 1972 también con dos.

A partir de 1966 desciende el número de “one hit wonder”, con la relativa excepción del año 1968, lo que está relacionado con el protagonismo que fueron adquiriendo los lps con varios Series Doradas (como ya comenté en una anterior entrega), en detrimento de los singles, que sin embargo eran los predominantes absolutos en los primeros años 60. Veintiocho de los “one hit wonder” fueron interpretadas por solistas, diecisiete por grupos, doce por orquestas, músicos de jazz o instrumentistas con grupos de acompañamiento, cinco por dúos y uno fue algo especial (The Royal Scots Dragoons).

Algunas de estas “one hit wonder” marcaron historia en nuestra Caravana, muy en especial “Cast your fate to the wind” que interpretada por Sounds Orchestral, Vince Guaraldi y Steve Alaimo se mantuvo cinco semanas en el número 1. Por su parte Dante & Evergreens con su alegre “Alley-Oop” estuvieron cuatro semanas y se mantuvieron tres semanas “Johnny Angel” de Shelley Fabares, “California Sun” de The Rivieras, y “American city suite” de Cashman & West.

Hubo dos artistas que en sentido muy estricto no se pueden considerar “one hit wonder” en Caravana, ya que si bien en la primera época de Caravana 1960-1974 no tuvieron más que un Serie Dorada, en la segunda etapa, 1975-1986 si lograron nuevos Series Doradas. Es el caso de Billy Joel que tras su primer “The Piano Man”, cosechó nada menos que otros 24 Series Doradas, convirtiéndose en uno de los que más logró en toda la historia de Caravana y Chuck Mangione, que tras el excelente “Friends & Love”, volvería a nuestras listas años más tarde con dos buenos lps, “Feels so good” y “Children of Sanchez”.

Algunos de esos músicos “one hit wonder” en nuestra Carreta, tuvieron una amplísima y magnífica trayectoria musical, aunque ésta no se vio reflejada en nuestras listas y en nuestra colección de Series Doradas. P.e. Don Gibson, el gran cantante y compositor country, intérprete de la inolvidable “Sea of heartbreak”; Gilbert Becaud que solo logró “Et Maintenant”; Barry McGuire, que tras su formidable “Eve of Destruction” grabó varios singles y lps muy interesantes; James Brown, que antes y después de su sensacional “It’s a man´s, man´s, man´s World” acumuló estupendos discos; un compositor tan magnifico como Georges Delerue, que además de la maravillosa “L´irlandaise”, nos brindaría decenas de excelentes bandas sonoras.

Otros músicos de tan fugaz paso por nuestra Carreta, nos dejaron con ganas de escucharles más canciones tras deleitarnos con su éxito. Fueron el caso de LeRoy Van Dyke y su preciosa “Walk on by”, The Regents y su precursora versión de “Barbara Ann”, The Exciters y “Tell him”, The Cascades y “The rhythm of the rain”, Billy Strange y su electrizante versión de “Goldfinger”, Sammi Smith y su gran versión de “Help me make it through the night”, Jeannie Black y su canción respuesta “He´ll have to stay”, Little Eva y “The locomotion”, Mike Sarne y “Come outside”, Maurice Williams & The Zodiacs con su poderoso “Stay”, Marcie Blaine y la deliciosa “Bobby´s Girl”, Eddie Rambeau y Unit Four Plus Two con su Serie Dorada compartido, la estupenda “Concrete and clay”, The We Five y su prometedor éxito “You were on my mind”, The Hedgehoppers Anonymous que en unos meses de rutilantes canciones en nuestro Hit Parade se abrieron paso hasta el número 1 con el especial sonido de “It’s good news week”, Brenton Wood y su peculiar voz en “Gimme a little sign”, la elegancia de crooner clásico de Noel Harrison y su "The windmills of your mind”, el folk renovado de Paul Stockey con su “Wedding song” y de Steve Goodman y su “The Ductchman”, o tres grandes maravillas instrumentales “Classical Gas” de Mason Williams, “More” en la versión de Kai Winding y “Brazilian summer” de David Rose….etc...

Otros músicos dieron la impresión que tras su canción magna quedaron casi agotados o se dispersaron para emprender otras aventuras musicales, como fue el caso de Saggitarius y “My World fell down”, o de The Amboy Dukes y la trepidante y formidable cumbre de la psicodelia “Journey to the center of the mind”.

Pero quizás lo que personalmente más he lamentado es que canciones tan sensacionales como “Nobody’s child” de Karen Young y “Angel of the Morning” de Merrilee Rush nos pusieran la miel en los labios y después desaparecieran como tragadas por un agujero negro.

No me olvido de las demás “one hit wonder”: Curtis Lee y “Pretty little angel eyes”, Sandy Nelson y “Let there be drums”, Ernie Freeman y "The Twist (Sweet dream)”, Don & Juan y “Whats your name”, The G-Clefs y “A girl has to know”, The Fleetwoods y “Lovers by night, strangers by day”, Paul Petersen y “My dad”, Paul & Paula y “Hey Paula”, Baby Washington y “That´s how heartaches are made”, Jimmy Soul y “If you wanna be happy”, The Essex y “Easier said than done”, Katyna Ranieri y su version de “More”, Steve & Eydie y “I cant stop talking about you”, Cilla Black y “You´re my world”, Henry Jerome y “The Carpetbaggers”, Gale Garnett y su version de “We´ll sing in the sunshine”, Bobbi Martin y “On the outside”, Toys y “A lovers concerto”, Ars Nova y “Pavan for my lady”, Sound Symposium y su version de “Sounds of silence 1968”, Earth Opera y “Dreamless”, Zagger & Evans y “In the year 2525”, Friends of Distinction y “Love me or let me be lonely”, The Royal Scots Dragoon y su impactante version de “Amazing grace” y Leo Kottke y “Morning in the way home”.

Y dejo para el final la auténtica, la inclasificable, la irrepetible “one hit wonder” de la historia de Caravana: Tbe Back & Beat Philarmonic con su imperecedera “Rock and roll symphony”, que en su día ni siquiera llegó al número 1 de nuestro Hit Parade, quedándose en el número 8, desde donde pasó directamente a la leyenda.

rockyboy; 29-03-13

AC - 019
SERIES DORADAS EN LOS LPS
AC - 019-1 - Bob Dylan - Blonde On Blonde.jpg
Blonde On Blonde

AC - 019-2 - Simon & Garfunkel - Bridge Over Troubled Waters.jpg
Bridge Over Troubled Water

Como todos los viajeros de Caravana y muchos amantes de la música conocen, el formato de long play en la música pop y rock, fue introduciéndose paulatinamente a principios de los años 60, aunque inicialmente la mayoría de ellos tenían el carácter de recopilación de grandes éxitos. En cambio, en el ámbito del jazz, de la música clásica, de la opera, se convirtió rápidamente en el formato predominante desde su aparición; incluso en la música folk, blues y country era utilizado con mas asiduidad que en el resto de la música juvenil, en la que el single era el protagonista.

A menudo los lps eran la fórmula que utilizaban los músicos pop para adentrarse en temáticas más especificas: con determinada orquesta, arreglista o compositor, discos navideños, discos grabados en vivo, incluso discos grabados en otro idioma, etc.

Esta situación empezó a cambiar en los primeros años 60 y en ese cambio tuvieron un papel esencial los discos de Bob Dylan y después los de The Beatles. Y a partir de la segunda mitad de los años 60 el lp se erige cada vez más en el formato preferido de muchísimos músicos juveniles, manteniéndose muchas veces el single como un anticipo del lanzamiento del lp o para apoyar la difusión y conocimiento de un lp.

Por ello en nuestras listas del Caravana Hit Parade y en nuestra relación de Series Doradas, sobre todo a partir de 1966, los lps y en especial algunos de ellos, se convirtieron en el gran yacimiento de nuestros éxitos y acumularon Series Doradas. Hablando, siempre, de lps que no eran “Greatest Hits”, “Best” o meros recopilatorios de éxitos.

Este recurso de priorizar cada vez más el lp, perjudicó en nuestra Caravana a algunos músicos cuya presencia en nuestras listas se seguía sustentando en los singles como era el caso p.e de Elvis, Frank Sinatra, Johnny Rivers, Dionne Warwick, Aretha Franklin, Ray Charles, Bobby Goldsboro, Petula Clark, Dusty Springfield, Donovan, Peter, Paul & Mary, The Seekers, Herb Alpert & Tijuana Brass o The Four Seasons, y de buena parte de los grupos ingleses de mediados de los 60, como p.e. The Hollies, The Animals, The Searchers, The Hermans Hermits, The Spencer Davis Group, Gerry & The Pacemakers, Manfred Mann o The Who, a diferencia de otros artistas, que con uno o dos lps alcanzaban fácilmente un buen puñado de Series Doradas.

Hoy en esta entrega nos vamos a referir a todos los lps que consiguieron al menos CUATRO Series Doradas, excluyendo (como ya he indicado) todos los lps que tenían la condición de recopilatorio de éxitos de manera expresa o única, aunque se han incluido algunos lps que sin tener esa característica explícita sí se aproximaban a ese concepto, como sucede p.e. con alguno de los primeros discos de Neil Diamond o de Melanie.

Como era previsible el músico que tiene más lps con al menos cuatro series doradas es Bob Dylan con nada menos que 9 lps (“The Freewhelin”, “Bringing It All Back Home”, “Highway 61 Revisited”, “Blonde on Blonde”, “John Wesley Harding”, “Nashville Skyline”, “Selfportrait”, “New Morning”, “Planet Waves”), de ellos “Highway 61 Revisited” tuvo seis Series Doradas de un total de 9 canciones, mientras “Blonde on Blonde” alcanzó 8 Series Doradas sobre 14 canciones.

En segundo lugar The Moody Blues, consiguieron que todos sus lps del periodo 1968-1973, seis en total, tuvieran cuatro o más Series Doradas, y uno de ellos “A Question of Balance” consiguió 7 Series Doradas de un total de 10 canciones.

También The Beatles tuvieron 6 lps con cuatro o mas Series Doradas: “Please, Please Me” (4), “Help (4), “Rubber Soul” (4), “Revolver” (4), “Magical Mistery Tour” (6) y “White Album” (5), curiosamente “Sergeant Peppers Lonely” obtuvo solo 3 Series Doradas.

Gordon Lighfoot tuvo 5 lps con más de cuatro Series Doradas: “If You Could Read My Mind” (5), “Summer Side of Life” (5), Don Quixote (7), “Sundown” (5) y “Old Dans Records” (4), al igual que Neil Diamond con otros 5 lps: “Stones” (5), “Moods” (5), “Tap Root Manuscript” (5), “Just for You” (5) y “Jonathan Livingston Seagull” (4).

Por su parte Simon and Garfunkel lograron que sus 4 lps de la etapa folk rock (es decir toda su producción menos la Banda Sonora de “The Graduate” y su primer disco “Wednesday Morning 3 a.m.”), tuvieran más de de cuatro Series Doradas y uno de ellos, “Bridge over Troubled Water” se convirtiera en el lp con más Series Doradas de nuestra historia, 9, y con mayor numero de Series Doradas en relación al número de canciones del lp, 9 sobre 11 canciones.

Además de estos, otros 38 artistas o grupos publicaron lps con cuatro o más Series Doradas. A lo que habría que añadir una banda sonora “Jesus Christ Superstar” que alcanzó 5 Series Doradas, si bien correspondientes a varios músicos diferentes.

Los lps con mayor número de Series Doradas, además de los ya referidos, fueron: “All Things Must Pass” de George Harrison con 7 (aunque inicialmente fue un triple lp), “Don Quixote” de Gordon Lightfoot (7), “Frisco Mabel Joy” de Mickey Newbury, con 7 Series Doradas sobre 10 canciones; “Stage Fright” de The Band (6), que en mi opinión era inferior a los dos primeros que lograron 4 y 5 respectivamente, “Odessa” de The Bee Gees con 6, “Magical Mistery Tour” de The Beatles (6), el 3º y el 4º de Blood, Sweat & Tears con 6 cada uno, “Pearl” de Janis Joplin (6), “Gather Me” de Melanie con 6 (aunque como ya he indicado tenia un cierto carácter de recopilación), “Pastorale” de Rod Mckuen (6) si bien era un disco doble, Ronee Blakley con el disco del mismo nombre (6) y “Music” de Carole King con 6, en mi opinión algo sobrevalorado.

Otros músicos que tuvieron dos o más lps con al menos cuatro Series Doradas fueron: The Bee Gees (2), The Band (3), Bread (2), Cat Stevens (2), Blood, Sweat & Tears (3), Carly Simon (2), Crosby, Stills & Nash (and Young) (3), John Mayall (3), Joni Mitchell (2), Judy Collins (2), Carole King (3), Lindisfarne (2) y John Stewart (2).

Otros músicos cuya trayectoria tuvo una amplia presencia en nuestra Caravana, que lograron un lp con más de cuatro Series Doradas fueron Chicago, The Doors, Elton John, Glen Campbell, Kris Kristofferson, Loggins & Messina, Love o Tom Paxton. Y hubo músicos que todas o casi todas sus Series Doradas se concentraron en un solo lp con cuatro o más Series Doradas, como fue el caso de Traffic, Mountain, Lonnie Mack, Rita Coolidge y Stephen Stills.

Por último hay una serie de artistas o grupos que solo tuvieron un lp en nuestras listas pero que causó un gran impacto: Appaloosa, Blind Faith, Carol Hall, Renaissance, Rhinoceros, Ronne Blackley o David Clayton Thomas (este último en mi opinión bastante sobrevalorado).

Ya he hecho referencia a algunos grandes artistas y grupos que en su trayectoria discográfica no lograron ningún lp con al menos 4 series doradas, a ellos habría que añadir otros como The Creedence Clearwater Revival, The Chi-Lites, Delaney & Bonney, Joan Baez, Santana, Rod Stewart, Roberta Flack, Randy Newman, Harry Chapin, John Denver, Jim Croce o Lou Reed, que aún habiendo publicado excelentes lps, no alcanzaron ese número de 4 Series Doradas que hemos marcado como referencia en este trabajo.

Grandes músicos de country, que publicaban con regularidad lps y que tuvieron numerosos Series Doradas en nuestra Caravana como Merle Haggard, Johnny Cash, Sonny James, Roger Miller o Tammy Wynette, tampoco lograron ningún lp con 4 o más Series Doradas.

Aunque la excepción más significativa fue la de The Rollings Stones, que aún habiendo logrado 21 Series Doradas, ninguno de sus lps, ni siquiera el fantástico “Aftermath”, consiguieron cuatro Series Doradas. También se echa en falta una mayor presencia de Series Doradas del formidable disco de The Who, “Who’s Next”, en mi opinión uno de los mejores discos de la década de los 70, aunque consiguió tres merecidísimas Series Doradas.

En definitiva en nuestra vieja Carreta quedaron recuerdos imborrables de grandes lps que marcaron la historia de la música juvenil de los años 60 y primeros 70 y que se pueden resumir en esas dos grandes obras maestras “Blonde on Blonde” y “Bridge over Troubled Water”.

rockyboy; 11-01-13

AC - 018
THE MOODY BLUES
AC - 018-2 - Moody Blues.jpg
Days Of Future Passed

AC - 018-1 - Moody Blues.jpg
Question Of Balance

El 22 de abril de 1968 llegaba al número 1 de nuestro Caravana Hit Parade, “Nights in White Satin”. Una sensacional canción, que marcaría un punto de referencia en la historia de la música pop y que los viajeros de Caravana consideraron muy justamente en su VIII Gran Liga la mejor canción del año 1968. Era el preludio de un lp que nos causó un gran impacto y el inicio de una intensa pasión entre Caravana y The Moody Blues, sin duda muy superior a los resultados logrado en esos mismos años en las listas de ventas de Gran Bretaña y Estados Unidos, donde su éxito fue in crescendo pero sin lograr el número 1 de lps hasta 1972.

Durante el periodo 1968 a 1972, siete lps desembarcarían en nuestras listas con un éxito indiscutible, acumulando nada menos que 31 Series Doradas (los quintos en nuestra historia, detrás de Dylan, The Beatles, Elvis y Neil Diamond), 25 de las cuales llegaron a estar entre las 10 primeras.
Consiguieron 13 números 1, el record en la vida de Caravana, con dos canciones, “The Afternoon” y “New Horizons” que se mantuvieron cuatro semanas en el primer puesto y una tercera “Question”, que permaneció tres semanas. En el año 1968 cuatro canciones llegaron al n. 1 de nuestras listas y en 1970 lo lograron cinco.

El lp “Days of Future Passed” fue elegido en la Octava Gran Liga el mejor lp del año 68, y en esa misma Gran Liga, The Moody Blues fue considerado como el mejor grupo vocal del año, triunfo este último que repetirían en la X Gran Liga, 1970-1971 y en la XI Gran Liga, 1971-1972.

Su espectacular irrupción en Caravana a primera vista resulta aún más sorprendente, dada la ausencia de impacto entre nosotros del primer lp y de los primeros singles del grupo. Tan solo el giro copernicano dado a su música con su segundo lp, “Days of Future Passed”, explica esa acogida por los viajeros de Caravana y a su cabeza por Ángel Álvarez, entusiasta indisimulado del grupo.

Casi 45 años después de aquel huracán de The Moody Blues que zarandeó nuestra vieja Carreta, podemos preguntarnos ¿realmente eran tan buenísimos? ¿O el paso del tiempo, como ha sucedido con otros músicos, ha dejado secuelas desmitificadoras? Como primera aproximación podemos decir sin género de dudas que The Moody Blues nos dejaron tres lps excepcionales, “Days of Future Passed”, “In Search of the Lost Chord” y “A Question of Balance” y cuatro buenos aunque más desiguales lps, “On the Threshold of a Dream”,”To Our Children’s Children’s Children”, “Every Good Boy Deserves Favour” y “Seventh Sojourn”, en los que brillaban estupendas canciones, junto a otras más del montón.

Lo único que no cambió, ni a peor (porque era difícil) ni a mejor (que hubiera sido deseable) fueron las horrorosas, en mi modesta opinión portadas de todos sus lps, que ni adrede.

Curiosamente a medida que se sucedían los lps, salvo el caso de “A Question of a Balance”, la genialidad creativa iba paulatinamente disminuyendo y en cambio su éxito de ventas progresando: “Days of Future Passed” cuando se publicó no entró entre los 200 más vendidos de Billboard, aunque cinco años después fue recuperado llegando hasta el número 3; “In Search of the Lost Chord” lograría alcanzar el número 23 y por fin, el último de esta segunda época del grupo, “Seventh Sojourn” conseguiría el número 1 en 1972.

Cuando a finales de 1967 The Moody Blues grabaron “Days of Future Passed”, estaban prácticamente abandonados por el público juvenil. Aunque se habían formado como grupo en Birmingham en la primavera de 1964, con Ray Thomas, Michael Pinder, Graham Edge, Denny Laine y Clint Warwick, solo su segundo single de 1965, “Go Now” triunfó, llegando al número 1 en Inglaterra y al 10 en Estados Unidos. Pero sus sucesivos singles y su primer lp, “Go Now” publicado en 1965 en Gran Bretaña y reeditado con más canciones en Estados Unidos en 1966 con el titulo “The Magnificent Moodies” tuvieron muy limitada repercusión de ventas.

Aquellos primeros Moody Blues tenían un nivel medio apreciable, pero como otros muchos grupos británicos de la época. Entre sus canciones había composiciones propias y versiones que iban desde James Brown a Barry Mann & Ellie Greenwich, pasando por Gershwin o los bluesman Willie Dixon y Sonny Boy Williamson y como sucedía también con otros grupos británicos, con una visible influencia del blues y del rhythm and blues.

La falta de éxito acarreó la crisis del grupo, aunque se recompuso a finales de 1966 con la llegada de Justin Hayward y John Lodge y la marcha de Danny Laine y Clint Warwick. Firmaron con la discográfica “Deram Records” y tras diversas tensiones con la misma sobre cómo orientar el futuro estilo del grupo, The Moody Blues, casi por su cuenta y riesgo, deciden tirarse a la piscina con una grabación sorprendente.

“Days of Future Passed”, un cambio absoluto en la trayectoria del grupo, debe su diseño, tanto a su deseo por explorar un sonido nuevo, como por el papel decisivo de su nuevo (y desde entonces permanente) productor Tony Clarke y de la visión genial de Peter Knight, un prestigioso compositor, arreglista y director de orquesta británico, con una versátil trayectoria en teatro, televisión, musicales, bandas sonoras de películas, música jazz.

The Moody Blues, Tony Clarke y Peter Knight se apoyaron en un grupo de solistas de música clásica de la amplísima cantera de la discográfica DECCA, que se agrupaban para grabar discos a medio camino entre el pop, la música clásica y los musicales, con el nombre de LONDON FESTIVAL ORCHESTRA.

A ese despliegue de talento artístico, se unió el interés de Mike Pinder por los nuevos avances tecnológicos en el mundo de la música y en concreto el “mellotron”, que permitía unos efectos, que hoy están al alcance de cualquier aficionado, pero que en 1967 era el summum de la vanguardia sonora. El “mellotron” abría unas grandes posibilidades, que además coincidían con el interés de la compañía discográfica por impulsar la grabación de discos con nuevas técnicas, el “Deramic Stereo Sound”.

La conjunción de todo ello dio como resultado “Days of Future Passed”, que de un golpe se puso por delante de las grandes innovaciones musicales de aquellos años, desde “Good Vibrations” a “Sounds of Silence”, desde “Sargeant Peppers” a “Sad Eyed Lady of the Lowlands”.

Un disco conceptual, otra innovación, con un recorrido temático por las 24 horas del día, con siete canciones, la mayoría de más de seis minutos, todas con la coautoría de Peter Knight, no lo olvidemos y en las que se despliega el talento creativo de los cinco Moodys, ya que todos aportaron al menos una composición.

El disco escuchado hoy sigue siendo maravilloso, sorprendente, bellísimo. Todas las canciones, excepto quizás “Lunch Break: Peak Hour”, merecían ser Series Doradas. Lo fueron cuatro, además de “Nights in White Satin” y “The Afternoon”, que curiosamente superó con creces el éxito en nuestras listas de “Nights in White Satin”; desliz corregido, como ya he dicho, con el apoteósico triunfo de esta emblemática composición en la Gran Liga de 1968, al ser reconocida mejor canción del año. “Dawn Is a Feeling” y “”The Day Beggins” fueron igualmente merecidísimas Series Doradas.

A mediados de 1968 el grupo graba “In Search of the Lost Chord”, ya sin Peter Knight y la London Festival Orchestra, pero con el “mellotron” a tope y posiblemente la ayuda de algún que otro estimulante químico. El resultado es muy distinto al anterior lp, menos rompedor y sorprendente, pero en mi opinión tan bueno o mejor. Un disco de gran influencia en lo que fue la música psicodélica, el pop sinfónico, la música electrónica, los grandes discos de Bee Gees, Genesis, la Electric Light Orchestra, King Crimson o incluso los dos últimos lps de The Beatles.

Un disco que fascina desde las dos primeras canciones, “The Departure”y “Ride My See-Saw” hasta el final con “Om”. Todas las canciones son buenas. Los juegos de voces son formidables. El sonido brillante. La diversidad sonora está garantizada a lo largo de los 42 minutos del disco. Consiguió dos números 1 en nuestra lista, “Legend of a Mind” y “Voices in the Sky” y otras dos series doradas, “Ride My See-Saw” y “Visions of Paradise”, pero ¿qué decir de otras estupendas canciones: “Dr.Livingstone I Presume”, “House of Four Doors”, “The Best Way to Travel”, “The Actor”….?

El siguiente disco de la primavera del 69 fue “On the Threshold of a Dream”, aunque es un disco muy bien valorado por la critica especializada, no alcanza la calidad de los dos anteriores. Es evidente que no resultaba nada fácil mantener un listón tan alto como el logrado con los primeros discos de este periodo. ¡Nos habían acostumbrado muy mal!

Estilísticamente no es tan innovador, es pop psicodélico aunque sin demasiadas complicaciones. Tiene un buen nivel medio con algunas canciones destacadas: “Never Comes the Day”, “The Voyage”, “Lazy Day”, “Lovely to See You” o “So Deep Within You”, cinco Series Doradas, de las que las tres primeras llegaron a estar entre los 10 primeros puestos del Caravana Hit Parade, aunque ninguna alcanzó el lugar de honor.

El cuarto disco de esta etapa, a finales de ese mismo año 1969, “To Our Children’s Children’s Children”, es una continuidad del anterior. Con iguales características: pop psicodélico, un buen nivel medio y algunas canciones, que fueron Series Doradas, realmente buenas: “Watching and Waiting”, “Candle of a Life”, “Higher and Higher” o “Gipsy”, preciosa canción y excelente número 1 de nuestras listas.

Por fin a mediados de 1970, llega a nosotros otra maravilla de los Moodys: “A Question of a Balance”, otro lp magnífico desde la primera a la última canción, con menos de 40 minutos de duración y 10 canciones, de las que siete fueron Series Doradas”, quizás el disco con mayor proporción de Series Doradas de nuestra Historia y con nada menos que cuatro números uno en nuestras listas.

Habrá quien considere que en su día Ángel, Charly y los viajeros sobreestimamos este disco, tantas eran las ganas de reencontrar a los Moodys de los dos primeros lps. No hay más que volver a oírlo para confirmar que es un disco de una calidad y belleza fantástica. Los cuatro números 1: la vibrante “Question”, la bellísima “And the Tides Rushes In”, la majestuosa “The Minstrels Song” o la mágica “The Balance”, no han envejecido ni un ápice. Y desde luego las otras tres Series Doradas: “Melancholy Man”, “Dawning is the Day” y “How It Is” son igualmente estupendas canciones.

Aunque The Moody Blues hubieran grabado en toda su vida solo este lp, tendrían un lugar de honor en la historia de la música pop. Quienes me estéis leyendo pensaréis, a este le gusta más “A Question of Balance” que “Days of Future Passed”. No es así. Son dos formidables discos, aunque bien distintos, lo que sucede es que “Days”, como he dicho, es fruto de la colaboración inestimable de Peter Knight y de la London Festival Orchestra y “A question” es resultado exclusivo del grupo.

En todo caso, aún recuerdo que en cuanto se publicó en España, fui rápidamente a mi tienda de discos “Mr. Peabody” en la calle de Hilarión Eslava, al lado de mi casa y por cierto muy cerca del Auditorio de Caravana. Me debió de costar una pasta, más o menos 500 pesetas, cuando aquello todavía estudiaba y me gasté mis ahorros, pero nunca me arrepentí. Lo escuché una y otra vez y me entusiasmó tanto, como lo ha vuelto a hacer ahora, al preparar este articulo.

Lógicamente el siguiente lp del otoño de 1971, “Every Good Boy Deserves Favour” reflejó un cierto agotamiento creativo del grupo. De nuevo encontramos un buen nivel medio, con cuatro buenas Series Doradas: “Emily's Song” y “My Song”, que incluso llegaron al número 1 de nuestro Hit Parade, “The Story in Your Eyes”, otra hermosa canción que alcanzó el número 2 de nuestra lista y “Nice to Be Here”. Este lp alcanzó el número 2 de las listas de Billboard.

Por fin en el otoño de 1972 se publicó el último disco de esta época de The Moody Blues: “Seventh Sejourn”. En la misma línea que el anterior, con tan solo ocho canciones. En mi opinión con excesiva buena acogida en nuestras listas. La canción “New Horizons” estuvo nada menos que cuatro semanas en el número 1 de nuestro Caravana Hit Parade, lo que solo se puede explicar porque las canciones con las que competía en esas mismas fechas en los primeros puestos de nuestra lista no eran especialmente deslumbrantes. La canción “Isn’t Life Strange” estuvo por su parte dos semanas en el mismo lugar. El tercer Serie Dorada fue “Lost in a Lost World”, en cambio no fue Serie Dorada “I’m Just a Singer in a Rock and Roll Band”, que a mi me parece una buena y pegadiza canción pop.

Con este lp The Moody Blues llegaron por primera vez al número 1 de Billboard, hazaña que no volverían a conseguir hasta 1981 con “The Long Distance Voyager”. Sin embargo el éxito de ventas de “Seventh Sejourn”, al que siguió la reedición de “Days of Future Passed”, que logró, como antes he indicado, un número 2 en Billboard, no impidió la crisis del grupo, que se separó y no volvió a grabar hasta seis años después, el lp titulado “Octave”.

The Moody Blues, mantuvieron a lo largo de estos siete discos un equilibrio compositor entre ellos, aunque a algunos nos pueden gustar más p.e. las composiciones de Justin Hayward o John Lodge y a otros las de Mike Pinder o las de Ray Thomas o Graeme Edge. También hay que resaltar su capacidad de interpretación multiinstrumentista.

En definitiva un quinteto de músicos extraordinarios, capaces de grabar discos y canciones sensacionales, de los que los viajeros de Caravana fuimos acérrimos partidarios, cuando todavía no tenían el reconocimiento que después logaron y que constituyen una de las señas de identidad de nuestra música y constituyen algunas de las paginas mas queridas de la historia de nuestra Carreta.

rockyboy; 28-10-12

AC - 017
EL "TOQUE BACHARACH"
AC - 017 - 2 - Burt Bacharach.jpg
Master Series

AC - 017 - 1 - Burt Bacharach.jpg
Magic Moments

Además de de Bob Dylan, de John Lennon & Paul McCartney, de los Moody Blues o de los Rolling Stones, hay un gran compositor e interprete, Burt Bacharach, que aportó unas magníficas canciones a la historia de nuestra Caravana. Un músico, aún hoy en activo, cuyas composiciones son inconfundibles, en las que, por encima de las interpretaciones que se han hecho por una enorme diversidad de cantantes, siempre ha prevalecido lo que podríamos llamar el “toque Bacharach”.

Bacharach nació en Kansas City en 1928. Realizó estudios de música en diversas instituciones y entre sus maestros estuvieron el músico y compositor checo Bohiuslav Martinu y Darius Milhaud uno de los más relevantes compositores de música contemporánea. En los primeros años 50 actúa como pianista acompañando a crooners tan conocidos como Vic Damone o Steve Lawrence o grupos vocales como The Ames Brothers, todos ellos viejos conocidos de nuestra Carreta. También fue arreglista y acompañante al piano de Marlene Dietrich.

En 1957 se une con el letrista Hal David, con el que tendría una larga y fructífera carrera compositora, y empiezan a trabajar en el mítico Brill Building de New York, junto con todos aquellos que estaban empezando a construir la historia maravillosa de la música pop de finales de los 50 y principios de los 60.

Sus dos primeros éxitos llegaron muy pronto con “Story of my life” en la voz de Marty Robbins y “Magic Moments” con Perry Como, que alcanzaron el número 1 de las listas de country y el 4 en las de pop respectivamente. Éxito que se repetiría aumentado en Gran Bretaña donde ambas canciones llegaron al n.1, si bien “Story of my life” lo fue en versión de Michael Holliday. Nuevos éxitos llegaron de la mano de Johnny Mathis (“Heavenly” y “Faithfully”) de Jack Jones (“Make room for the joy”), The Five Blobs, Jane Morgan, Gloria Lynne, Gene McDaniels, Frankie Vaughan, The Drifters, The Shirelles, Chuck Jackson, Jerry Butler, Gene Pitney…..

Y por fin en 1961 descubren a la que sería su más genial interprete: Dionne Warwick, una de las cantantes más queridas y valoradas por los viajeros de Caravana. En un primer momento Dionne, que era una jovencísima cantante de estudio, fue utilizada por Bacharach & David para hacer demostraciones de sus nuevas composiciones a otros artistas, para que las conocieran de cara a que ellos las interpretaran. Pero rápidamente descubrieron que las versiones de Dionne resultaban mucho mejor y paso a ser su interprete preferida, que en la década de los 60 y 70 grabó 38 canciones de ellos, de las cuales 22 entraron entre los 40 singles más vendidos de Billboard, 12 entre los 20 más, y nueve entre los diez más. Un record de una formidable colaboración de la que nos beneficiamos todos los amantes de la música pop.

La edad dorada de la firma Bacharach & David fueron los años 60. En 1973, tras el fracaso de la banda sonora del remake de la película “Lost horizon”, se separaron. Bacharach, que desde finales de los años 60 venía prestando cada vez más atención a la composición de bandas sonoras de películas, se dedicó en los años 70 y 80 a la creación de soundtracks y composiciones para programas de televisión, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña. Su actividad musical se fue espaciando a partir de la década de los 90, aunque mantuvo su espíritu innovador como demuestra la grabación de un disco con Elvis Costello o giras y conciertos con grandes orquestas, revisando su obra o la grabación de un disco con canciones de la tradición judía (Bacharach, como otros muchos artistas norteamericanos tiene orígenes judíos).

La genialidad de las canciones de Bacharach permite que se adapten perfectamente a una gran diversidad de interpretes, desde crooners tradicionales como Perry Como, Andy Williams, Tony Bennett, Jack Jones, Ed Ames, Mel Torme, o Johnny Mathis, cantantes de pop como Gene Pitney, Bobby Vee, Neil Diamond, Bobby Vinton, Petula Clark, Jackie de Shannon, Frank Ifield, Gene Vincent, Helen Shapiro, Trini Lopez, Lou Johnson, Richard Chamberlain, Del Shannon, Connie Francis, Ricky Nelson, Paul Anka, Tony Orlando, Tom Jones, Bobby Goldsboro, Sandie Shaw, Cher, Cilla Black, Cliff Richard, Pat Boone, Steve Alaimo, Paul Evans, Linda Scott, Paul Anka, Peter Yarrow, Ray Peterson, Adam Faith, Dusty Springfield, o Herb Alpert (en solitario y con sus Tijuana Brass), artistas de soul, rhythm and blues o de la Tamla Motown, como Aretha Franklin, Adam Wade, Chuck Jackson, Shirley Bassey, Jerry Butler, Brook Benton, Gene McDaniels, Percy Sledge, The Shirelles, Lenny Welch, Roberta Flack, Isaac Hayes, Etta James, The Isley Brothers, R.B. Greaves, Mavis Staples, Irma Thomas, Marv Johnson, Timi Yuro, The Stylistics, grupos como The 5th Dimension, The Exciters, The Drifters, The Walker Brothers, Billy J Kramer & The Dakotas, The Carpenters, The Manfred Mann, Sergio Mendes & Brasil 66, The Searchers, Jay & The Americans, The Buckinghams, Freddie & Dreamers, The Merseybeats, The Sandpipers, The Hermans Hermits, The New Christy Minstrels o The Love, cantantes en la onda country como Marty Robbins, B.J.Thomas, Ronnie Milsap, Mark Lindsay, o Bobby Gentry, cantantes de musica popular como Doris Day, Peggy Lee, Patti Page o Barbra Streisand y hasta los mismísimos The Beatles con su version de “Baby it’s you” o Elvis Presley con “Any day now”.

En los años 70 y 80 artistas tan diversos como The Average White Band, Nancy Wilson, Rod Stewart, Nicolette Larson, Melisa Manchester, Marianne Faithfull, Jennifer Warnes, Christopher Cross, Gloria Gaynor, Kenny Rodgers, Natalie Cole, Gladys Knight & The Pips, Patti Labelle, Nana Mouskouri, Ornella Vanoni e incluso la cantante de ópera Anne Sophie von Otter, interpretaron canciones de Bacharach.

La música de Bacharach también ha tenido una gran aceptación por cantantes y grupos de jazz, (Stan Getz, McCoy Tyner, Diane Schuur) orquestas de pop, músicos vanguardistas como John Zorn y un largo etc.

Y podemos añadir y añadir nombres a la lista de músicos que han interpretado a Bacharach.

También resaltaría que muchas de las canciones de Bacharach resultan magnificas con versiones muy diferentes, como es el caso, entre otras, de “I say a little prayer”, “Walk on by”, “Make it easy on yourself”, “There’s always something there to remind me”, “A house is not a home”, “Reach out for me”. “Anyone who had a heart”, “Trains and boats and plains”…Como también es evidente que las canciones de Bacharach se prestan como pocas a las versiones orquestales, como el mismo ha demostrado en muchas ocasiones.

Bacharach tuvo una importante evolución estilística, desde unas canciones más tradicionales y sencillas en los años 50 y primeros 60, muy en la línea del pop que salía de los compositores de Brill Building, buenas canciones pero todavía sin un estilo que le identificara, hasta sus obras maestras de mediados de los 60, fundamentalmente en la voz de Dionne Warwick, cuando consigue la mayor riqueza compositora, con unos excelentes arreglos que harán inconfundible ese “toque Bacharach”.

La irrupción de Bacharach en las Series Doradas de nuestra Carreta se inicia con Gene McDaniels a principios de 1961 con una gran canción, “Tower of strength”, que se mantuvo dos semanas en el número 1 de nuestro Caravana Hit Parade. Al que seguirían The Shirelles con “Baby it’s you”, que estuvieron 3 semanas en el n. 2 del CHP.

En 1962 fue Gene Pitney y su magnífica versión de “The man who shot Liberty Valance”, quien llegaría también al n. 1 del CHP. En ese mismo año el gran Jerry Butler conseguiría estar 2 semanas en el n. 2 del CHP con “Make it easy on yourself” y la maravillosa Timi Yuro alcanzaría el nímero 4 del CHP con “The love of a boy”.

En 1963, Bobby Vinton haría Serie Dorada a su versión de “Blue on blue”. Gene Pitney lograría otro Serie Dorada con una estupenda canción, “24 hours from Tulsa”. Ese mismo año el gran Adam Wade conseguiría el n.1 de nuestra lista con una formidable canción, “Rain from the skies”.

En 1964, la hoy injustamente minusvalorada Sandie Shaw debutaría en nuestras listas y tendría su primer Serie Dorada con otra gran canción, “There’s always something to remind me”.

En 1965, otra magnifica y hoy olvidada cantante, Jackie DeShannon llegaría a Caravana y tendría su primer Serie Dorada con “What the World needs now is love” y repetiría con “A Lifetime of loneliness”. Billy J. Kramer & The Dakotas alcanzarían el número dos de nuestras listas con otra emblemática canción, “Trains & Boats & Plains” y The Walker Brothers harían por segunda vez Serie Dorada a su versión de “Make it easy on yourself”.

En 1966, Trini López con el mejor single de su carrera, conseguiría ser Serie Dorada con una pegadiza canción “Made in Paris”, (cuya vuelta era la marchosa “I´m comin home Cindy”).

En 1967, la versión de Herb Alpert & Tijuana Brass de “Casino Royale”, la divertida parodia de John Huston de las películas de James Bond, conseguiría ser Serie Dorada.

En 1968, Aretha Franklin llegaría al n.2 de nuestro CHP con una espectacular interpretación de “I say a little prayer”, que la verdad es que hizo palidecer a la ya de por si gran versión de la propia Dionne Warwick.

En 1969, un cantante que nos había deslumbrado con aquella maravilla de “The eyes of the New York woman”, llegaría al n. 6 del CHP con “Raindrops keep falling on my head”, de la banda sonora de “Butch Cassidy & Sundance Kid” (Dos hombres y un destino), una pegadiza canción, de la que terminamos en su día algo saturados de tanto escucharla. Ese mismo año Elvis Presley incluía como lado b) de su inmortal single “In the ghetto”, la versión de “Any day now”, que seria Serie Dorada.

En 1970, B.J. Thomas logró un nuevo Serie Dorada con “Everybody's out of town”. R.B. Greaves también haría nuevamente Serie Dorada a su versión de “There´s always something to remind me”, consiguiendo llegar al n.7 del CHP, aunque en mi opinión su versión es bastante inferior a la que hizo Dionne Warwick y no digamos la de Sandie Shaw. En ese mismo año The Carpenters tendrían su mayor éxito con “Close to you”, que también llegó al n.7, y que le sucedió lo mismo que a “Raindrops keep falling…”, que terminamos saturados de oírla. Por último en 1970, The 5th. Dimensión consiguieron el Serie Dorada para su versión de “One less bell to answer”.

En 1971, el formidable Isaac Hayes lograría el Serie Dorada para la versión de “The look of love”, que siendo una buena canción, para mí era muy superior su anterior versión de “Walk on by”, que no logró alcanzar la condición de Serie Dorada.

Por último en 1971, Tom Clay hizo una versión en la que se unían “What the World needs now is love” y “Abraham, Martín & John” (que había interpretado Dion) alcanzando el número 7 del CHP.

Mención aparte merecen los éxitos de Dionne Warwick con las canciones de Bacharach en nuestro CHP.

El primer Serie Dorada fue “Dont make me over” en 1962. En 1963 lograría otro Serie Dorada con “Anyone who had a heart”, que consiguió el n.4 del CHP. En 1964 fueron Series Doradas su excelsa versión de “Walk on by” que llegaría solo hasta el n.3. y “Reach out for me”, que conseguiría el n.2.

En 1965 consiguió tres Series Doradas: “You can have him”, “Are you there with another girl” y “Don’t go breaking my heart” una preciosa canción que estuvo dos semanas en el n.5 de nuestro CHP.

1967 fue un año apoteósico para Dionne en nuestra Carreta: “The beginning of loneliness”, que llegó al n.2 de nuestra lista, “The Windows of the World” que consiguió el n.1 y “I say a little prayer”, que también logró el n.1.

1968 tampoco fue mal año. Con “Do you know the way to San Jose” otro número 1 en nuestro CHP, además fueron Series Doradas “Let me be lonely” y “Who is gonna love me”.

En 1969 logra dos Series Doradas, “Odds and ends” y otra conocidísima canción “I´ll never fall in love again” que alcanzó el n.3 de nuestro CHP.

1970 sería su último año triunfal en nuestras listas con canciones de Bacharach, con otras tres Series Doradas: “Let me go to him”, “Paper mache” y “Loneliness remember what happiness forget” con la que alcanzaría el n. 8 de nuestras listas.

En lo que se refiere al propio Bacharach, consiguió directamente cuatro Series Doradas, dos en 1965, “Don't go breaking my heart” (que llegó al n.8 de nuestro CHP) y “Trains & Boats & Plains” (alcanzó el n. 2 del CHP); uno en 1969, “I´ll never fall in love again” (consiguió el n.1. de nuestra lista) y un último en 1971, “All kinds of people” (que se sitúo en el n.9 del CHP).

En total 45 canciones de Burt Bacharach fueron Series Doradas de Caravana, de ellas 26 llegarían a estar entre las 10 primeras de nuestro Caravana Hit Parade y 7 alcanzaron el número 1. En definitiva una gran presencia, que sitúa a este compositor e interprete como uno de los grandes protagonistas de nuestra historia musical.

rockyboy; 29-07-12

AC - 016
EL ROCK VANGUARDISTA Y ALTERNATIVO EN CARAVANA
AC_-_016_-_2_-_El_rock_vanguardista_y_alternativo_en_Caravana.jpg
What Goes Up?

AC_-_016_-_1_-_El_rock_vanguardista_y_alternativo_en_Caravana.jpg
Shapes Of Things

Hay quienes consideran que la música de nuestra Caravana a finales de los años 60 y principios de los 70 se fue “ablandando”, alejándose de los nuevos movimientos musicales, en especial los que representaban el rock más vanguardista, innovador, alternativo o menos comercial y desde luego lo que podría considerarse el rock más duro. No comparto esa idea y a los datos me remito.

Para empezar algunos de los músicos más innovadores de aquellos años como fueron The Moody Blues, acapararon los primeros puestos de nuestras listas y sumaron incesantemente series doradas. Es posible que en nuestros días la música de The Moody Blues nos parezca clásica y hasta comercial, pero no era esa la percepción que causó el impactante lp “Nights in white satin” en 1968.

Por otra parte la estrecha vinculación de Ángel Álvarez a la discográfica ELEKTRA posibilitó la presencia en nuestros programas y listas de muchos de los músicos y grupos más innovadores norteamericanos, desde The Love o The Doors a la Paul Butterfield Blues Band, Tim Buckley, Judy Collins, The Rhinoceros o Lonnie Mack. Por no recordar que el músico mas innovador de los años 60, Bob Dylan, fue uno de los favoritos de nuestra Carreta, al igual que el dúo más brillante de la historia de la música juvenil, Simon & Garfunkel o la última etapa de The Beach Boys, a partir del “Good vibrations”.

The Band, otro grupo de gran presencia en nuestra música, hoy son también unos clásicos, pero sus primeros lps y sobre todo “Music from big Pink” fueron realmente innovadores. Otros grupos y artistas como Renaissance, Appaloosa, Procol Harum, Harry Chapin o Randy Newman, con gran éxito en nuestras listas también pueden ser considerados como grandes innovadores y músicos vanguardistas.

Pero vamos a olvidarnos de los “clásicos innovadores” y a centrarnos en otros, los músicos más alternativos. Podríamos decir que el rock alternativo llega a Caravana por primera vez en 1965 de la mano de The Zombies y su “She’s not there”, precursora de lo que más tarde se llamaría “música garaje” pero también con toques de la incipiente psicodelia. Después llegaron The Yardbirds y su canción “For your love”, a la que siguieron otras tres potentes canciones de este grupo. El tercer conjunto innovador fueron a principios de 1966 The Hedgehoppers Anonymous, hoy olvidados pero que lograron un merecido número 1 en nuestras listas con una canción muy especial “It’s good news week”. Los cuartos fueron los espléndidos The Blues Proyect que irrumpieron en el otoño de 1966 con “Where there’s smoke, there’s fire” y que tras un segundo serie dorada y su disolución, siguieron presentes en nuestra música a través de su líder Al Kooper, en solitario o en compañía de Mike Bloomfield.

La psicodelia así como la música garaje también tuvieron una temprana presencia en nuestras listas, iniciándose con The Young Rascals y su “Good lovin” en la primavera del 66, seguidos por The Blues Magoos y su canción “We ain’t got Nothin Yet” y The Easybeats y su “Friday on my mind”, en el otoño de 1966. Y llegaron después The Electric Prunes. The Jefferson Airplane, otro grupo a medio camino entre la psicodelia, el garaje y el rock alternativo de la Costa Oeste, tuvieron una gran acogida desde el principio con “Somebody to love” y otros seis series doradas y siguieron presentes también con la formación The Jefferson Starship y The Hot Tuna.

Otros grupos innovadores en el ámbito sobre todo de la psicodelia, aunque tuvieron poca o ninguna presencia más alla de su primer exito, tuvieron acogida inicial en nuestras listas: The Soul Survivors (“Expressway to your heart”), Herd (“From the underworld”), Clearlight (“Black Roses”, que fue la estrella misteriosa “Gacrux”), Moby Grape (“Bitter Wind”), Amboy Dukes y su espectacular “Journey to the center of the mind” que alcanzó nuestro número 1, People (“I love you”), Blue Cheer (y la tórrida version de “Summertime Blues”), Max Frost & The Troopers (“The shape of things to come”), Bob Seger System (“Ramblin gamblin man”), Crabby Apleton (“Go back”), McGuiness Flint (“When I’m dead and gone”), Spirit (“Morning will come”), Alice Cooper (“I’m eighteen”), Todd Rundgren (“I saw the light”), Vinegar Joe (“See the world”), Raspberries (“Go all the way”), Skylark (“Wildflower”), Blue Swede (“Hooked on a feeling”) ….

The Creedence Clearwater Revival, mezcla de rock sureño, blues, rock alternativo, tuvieron una presencia destacada en nuestra historia con nueve series doradas, prácticamente todas sus grandes canciones. Lynyrd Skynyrd, otro grupo sureño en la misma onda, también lograron el serie dorada para su “Sweet home Alabama”.

También otros grupos renovadores fueron asíduos visitantes de nuestra Caravana y lograron un puñado de series doradas: Delaney & Bonnie & Friends, The New York Rock and Roll Ensemble, The Steppenwolf, Canned Heat, The Grass Roots, The Guess Who, Three Dog Night, la primera etapa rock blues de The Fleetwood Mac, la etapa de Eric Burdon & The War, Grand Funk Railroad, incluso Tommy James & The Shondells….

Hubo grupos o músicos de rock alternativo, en la estela del rock alternativo de The Yardbirds, que aunque tuvieron una limitada presencia, alguna de sus canciones también alcanzaron la condición de series doradas, como Status Quo (Pictures of Matchstick men”), Mountain, Schocking Blue (en este caso holandeses) o Frijid Pink, Runt, Redwing, Atomic Rooster, Jeff Beck, Black Sabbath, Bad Company. Mott The Hoople o Bachman-Turner Overdrive. Otros innovadores músicos ingleses con presencia en nuestra lista fueron Brian Auger y Julie Driscoll (con una impresionante versión de la canción de Dylan “This wheels on fire”).

Mención aparte merecen The Kinks y The Troggs. Los primeros tuvieron una escasa presencia en nuestras listas en la etapa de sus primeros discos (el primer serie dorada fue “Set me free” de 1965) y tampoco fue muy nutrida después cuando fueron publicando sus discos conceptuales, en total seis series doradas en el periodo 1965-1974; sin embargo en la segunda etapa de Caravana tuvieron un mayor reconocimiento. En cuanto a The Troggs, fueron uno de los grupos que causó más polémica entre los viajeros a mediados de los años 60 y que consiguieron un serie dorada, “Anyway that you want me”, cuando suavizaron su radicalismo inicial, casi precursor del punk.

The Traffic, The Cream y su lp “Crossroads” y después The Blind Faith, tuvieron un éxito rotundo en nuestra carreta, con canciones tan rupturistas e innovadoras como “John Barleycorn”, “Those were the days”, “Presence of the Lord” o “Do what you like”. Después llegaron Led Zeppelin cuyos primeros discos tuvieron muy buena acogida en nuestras listas, logrando hasta diez series doradas y dos números uno (“Thank you” y “Baby i’m gonna leave you”). Eric Clapton, ya en solitario tuvo también cierta presencia, sin duda menor de la esperada.

Otros artistas presentes en Caravana, hoy vistos como clásicos pero en su día vanguardistas fueron David McWilliams, Richard Harris, Barry Ryan, Michel Colombier, Chuck Mangione o David Clayton-Thomas.

En 1969, por fin y tras cuatro años de inexplicable ausencia y así hay que reconocerlo, The Who llegaron a lograr series doradas en nuestra Caravana y alcanzar los puestos de honor de nuestras listas, ya que si bien con anterioridad alguna canción suya había conseguido entrar entre los 100 del CHP no consiguieron ni ser series doradas ni alcanzar puestos altos.

En 1970 irrumpieron con gran ímpetu en nuestra Caravana The Blood, Sweat & Tears, que salvo su primer disco, tuvieron un gran éxito entre nosotros. Tras ellos llegaron los grandes supergrupos de música vanguardista, a medio camino entre el rock, el pop y el jazz y que en su momento causaron una gran conmoción en el mundo de la música juvenil. En esa onda, Chicago fueron los que más presencia tuvieron en Caravana, y también lo consiguieron Emerson, Lake & Palmer y la Mahavishnu Orchestra. Otros tuvieron una presencia mucho más limitada, algunos porque su producción discográfica fue escasa, como fue el caso de Yes, The Nice, If, King Crimson, Ten Wheel Drive & Genya Ravan, o Chase.

The Velvet Underground fueron otra de las ausencias de nuestra música, sin embargo su líder, Lou Reed, consiguió que algunas de sus más emblemáticas canciones de su primera época llegaran a series doradas (“Satellite of Love”, “Sally cant dance”, “Sweet Jane” o la impresionante “Walk on the wild side”). Mucha peor suerte corrió David Bowie que solo logró un serie dorada para “Rock and roll with me”, aunque cabe decir que en la segunda etapa de Caravana alcanzó nada menos que 17 series doradas. Lo mismo sucedió con Jethro Tull, que solo tuvo un serie dorada con una canción poco significativa, “Bungle in the jungle”, aunque igualmente en el segundo periodo de Caravana lograría algunos series doradas más.

Carlos Santana con Buddy Miles y después con John Mclaughlin consiguió series doradas para composiciones de jazz crossover, como también lograron series doradas Weather Report.

En definitiva, aunque efectivamente hubo grupos y cantantes infrarepresentados en esos años referidos, finales de los 60 y principios de los 70, hay solo tres ausencias notabilísimas de difícil explicación: Pink Floyd, Jimi Hendrix y Bob Marley y en un segundo nivel los ya referidos The Velvet Underground y The Grateful Dead, e incluso se podría hacer una referencia a Mitch Ryder & The Detroit Wheels. Posteriormente en la segunda etapa de Caravana, Pink Floyd, Hendrix, Marley y The Grateful Dead tuvieron algún serie dorada, que salvo en el caso de Pink Floyd, fueron canciones sin especial relevancia.

También se puede echar en falta la poca presencia de los músicos y grupos renovadores del folk británico de los primeros años 70, y sobre todo la ausencia de un grupo de gran interés como Steeleye Span. Aunque también es cierto que el folk rock y el folk progresivo británicos tuvieron muy mala distribución en España y muy limitada en Estados Unidos.

Cabría preguntarse las razones de estas ausencias o menor presencia en nuestras listas de lo que podríamos llamar el rock progresivo o alternativo. Una de las razones es obvia: las mayores dificultades para adquirir sus discos. La otra podría relacionarse con los gustos musicales de Ángel Álvarez y de su mano derecha e izquierda de aquel periodo, Charly. Pero si echamos la vista a lo que fue la segunda etapa de Caravana, 1975-1986, encontramos una muy amplia presencia del rock potente, llámese new wave, punk, garaje, incluso heavy metal; por lo que me surge la duda de si realmente lo que sucedió a finales de los 60 y principios de los 70, es que a los viajeros de Caravana, por poner un ejemplo les gustaba mucho más, The Moody Blues, Gordon Lightfoot o Neil Diamond que The King Crimson o The Pink Floyd o el primer David Bowie.

Por tanto, a pesar de ausencias en algunos casos y escasa presencia en otros, podemos decir que Caravana, con sus medios limitados, siempre nos mantuvo al día de lo mejorcito que se hacia en el mundo anglosajón y fue muy receptiva a los nuevos aires que iban surgiendo en el mundo de la música juvenil, aunque obviamente algunos artistas y estilos gustaban más que otros, y no solo a Ángel o a Charly sino también a muchos de los viajeros.

rockyboy; 04-05-12

AC - 015
LOS QUE "TRIPITIERON" Y MAS EN EL NÚMERO 1 DEL CARAVANA CHP
AC_-_015_-_1_-_Los_que_tripitieron.jpg
Tell Laura I love her

AC_-_015_-_2_-_Los_que_tripitieron.jpg
Pony time

AC_-_015_-_3_-_Los_que_tripitieron.jpg
Cast your fate to the wind

Llegar al número 1 de nuestro Caravana Hit Parade por lo general no fue fácil. Hubo muchas semanas en las que era muy difícil seleccionar ese puesto de cabecera entre varias canciones merecedoras de ello. En una anterior entrega ya he hecho referencia a excelentes canciones que no tuvieron mas remedio que quedarse en el número 2. Hoy me voy a centrar no en las que llegaron al número 1, ni siquiera en las que estuvieron en ese puesto dos semanas, que fueron nada menos que 150, sino las que permanecieron en el lugar de honor 3 o más semanas, las que “tripitieron” o más, en definitiva las canciones más populares y queridas de los viajeros de nuestra Carreta. Estamos hablando de 39 canciones.

Como todos recordamos, el palmarés indiscutible se lo lleva Ray Peterson y su “Tell Laura i love her”, que estuvo nada menos que once semanas, casi tres meses seguidos, en nuestro número 1.

Chubby Checker y su “Pony time”, fue el segundo en la lista, con seis semanas en el número 1, que hoy podríamos discutir, pero que en todo caso refleja el furor que causó en 1961 el Twist entre los viajeros de Caravana. A continuación otra canción legendaria, “Cast your fate to the wind” en las versiones de Vince Guaraldi Trio, Sounds Orchestral y Steve Alaimo.

Con cuatro semanas ya hay un grupo algo más amplio. “Itsy bitsy” de Brian Hyland, “Alley-oop “ de Dante & Evergreens, la inolvidable “Runaway” de Del Shannon, “Turn Around” de Dick & Dee Dee. También dos formidables canciones, de estilo bien distinto a las anteriores: “I´m gonna be strong” de Gene Pitney y “Walk away” de Matt Monro y ya a finales de la decada “The Afternoon” y “New Horizons” de The Moody Blues. Como se verá los viajeros en los primeros años eran muy marchosos y se entusiasmaban con los ritmos bailones procedentes de Estados Unidos y una vez llegados a la madurez se decantaron por el clasicismo innovador de The Moody Blues.

Y llegamos a las que estuvieron tres semanas en la cumbre de nuestra lista.

En 1960 fue “It’s now or never” la maravillosa canción de Elvis. En 1961 otras tres preciosas canciones que el paso de los años, ya más de cincuenta, no ha hecho más que revalorizar aun más como bien demuestra su frecuente aparición en bandas sonoras de películas, anuncios o nuevas versiones: “Poetry in motion” de Johnny Tillotson, “Stand by me” de Ben. E King y “Moon River” en las versiones de Jerry Butler y Henry Mancini.

En 1962 otras tres muy buenas canciones, hoy quizás más olvidadas, pero cuya nueva escucha es un placer: “The young ones” de Cliff Richard, “Johnny Angel” de Shelley Fabares y la magnifica “Last night was made for love” de Billy Fury, un gran cantante, sobre el que pronto escribiré en la Wiki. En 1963 otra de las grandes canciones de Elvis, “You’re the devil in disguise”.

En 1964 hubo cinco canciones muy diversas. Surf con “California sun” de The Rivieras, tres grandes baladas, una más pop,“Young Wings can fly” de Ruby & The Romantics, otra de puro soul,“Since i feel for you” de Lenny Welch, y otra country, “Welcome to my World” de Jim Reeves.; por último una trepidante canción “Suspicion” de Terry Stafford.

A partir de 1965, la acumulación de grandes canciones, hizo mucho más difícil mantenerse tres semanas en el número 1, y de hecho en ese año solo hubo una, ¡ pero que canción!, “Unchained melody” de The Righteous Brothers. Y en el año 66, dos de las canciones más impresionantes de la historia de la música juvenil, “The Sounds of silence” de Simon & Garfunkel y “Sad eyed lady of the lowlands” de Dylan,¡Para que queremos más!.

En 1967 “Good Vibrations” de los Beach Boys sería la única canción que alcanzaría las tres semanas y en 1968 lo conseguirían los Love con “Alone Again or”, otras dos canciones emblemáticas de nuestra historia.

El fabuloso disco de Blind Faith, entre otras estupendas canciones, nos ofreció en 1969 “Presence of the Lord” que se mantuvo tres semanas en el número 1. En 1970 fueron tres las canciones que lo lograron: “Bridge over troubled water” de Simon & Garfunkel, “John Barleycorn” de los nuevos The Traffic y “Question” de The Moody Blues. En 1971 lo consiguió una bellísima canción de Gordon Lightfoot, “Miguel”.

En 1972 de nuevo dos canciones consiguieron permanecer tres semanas en el número 1: Una canción de un dúo, con larga trayectoria individual pero hoy olvidados Cashman & West con su “American city suite”, y la mejor canción del gran álbum de debut de Mickey Newbury en Caravana, “An American trilogy”. En 1973 el líder de The Who, Pete Townshend, grabó un disco excepcional, hoy también injustamente olvidado, del que su canción “Evolution” estuvo tres semanas en nuestro número uno.

Por último en 1974, Bob Dylan conseguiría con la preciosa “Lily of the West” su segunda estancia de tres semanas en nuestro lugar de honor y también ese mismo año Cat Stevens con su canción “Oh very young” alcanzaría también mantenerse tres semanas.

En definitiva 39 inolvidables canciones que los viajeros de Caravana respaldaron con entusiasmo y mantuvieron con su apoyo tres o más semanas en el número uno de nuestro Caravana Hit Parade.

rockyboy; 23-02-12

AC - 014
LAS VERSIONES DE CANCIONES DE DYLAN
AC_-_014_-_1_Versiones_de_Dylan.jpg
Music From Big Pink


AC - 014 - 2 Versiones de Dylan.jpg
En la anterior entrega de esta sección de “Caravaneros” nos centramos en las 59 Series Doradas que cosechó Bob Dylan en la historia de nuestra Carreta en el periodo 1963-1974. Pero siendo una magnifica aportación musical, ahí no acabó la presencia de Dylan en Caravana, aunque sea de forma indirecta, otros artistas triunfaron en nuestras listas haciendo versiones de canciones de Bob.

A finales de los años 60 se hizo popular un dicho “Nobody sings Dylan like Dylan”, no sé si acuñada por su compañía discográfica o por sus seguidores mas acérrimos, pero a los Caravaneros, incluso a los más forofos, también les gustaron las versiones sobre la obra de Dylan y no hicieron un dogma de esa frase.

En total 35 canciones de Dylan interpretadas por 17 artistas llegaron a ser Series Doradas. Algunas de esas versiones fueron interpretadas por músicos estrechamente ligados a Bob como Joan Baez, Peter, Paul & Mary o The Band o pertenecientes a su misma generación de folksingers.

La mayor presencia de Series Doradas de canciones de Dylan fue de Joan Baez, con ocho canciones, seguida por Judy Collins y The Byrds con cuatro y el espacio temporal se concentra sobre todo en los años triunfales del folksong y folkrock norteamericanos, 1965-1968 y significativamente cuatro que eran ingleses, Manfred Mann, George Harrison, Brian Auger & Julie Driscoll y Rod Stewart, uno australianos, The Seekers y todos los demás eran norteamericanos o canadienses que grababan en USA.

Las versiones han abarcado un abanico estilístico muy amplio, desde el jazz de Stan Getz al pop de Manfred Mann, de The Turtles, de Cher, de George Harrison y de Rod Stewart, hasta el country de Johnny Cash o el country pop de Ricky Nelson, pasando por el pop vanguardista de Julie Driscoll & Brian Auger, el folk rock de The Byrds o The Band, el folkpop de The Seekers o el folk song mas tradicional de Julie Felix y Peter, Paul & Mary o el folk renovado de Joan Baez, Judy Collins o Hamilton Camp.

Una parte de esas canciones habían sido ya Series Doradas, aunque con numeración distinta, en la voz de Dylan, otras versiones fueron Series Doradas compartidas con la interpretación original de Bob y otras nunca fueron Series Doradas en la versión original de su creador, bien porque no habían sido publicadas en discos oficiales de Dylan o bien porque en su momento no tuvieron entrada en nuestras listas. En estos dos ultimos casos estan canciones como “Farewell Angelina”, “If you gotta go, go now”, “The times they are a changin”, “Daddy you´ve been on my mind”, “My back pages”, “The Mighty quinn”, “You aint goin nowhere”, “This wheels on fire”, “I shall be released”, “Poor inmigrant”, “Walkin down the line”, “One too many mornings”, “Time passes slowly” y “When I paint my masterpiece”, en total doce canciones que solo llegaron a ser Series Doradas en versiones distintas a las de su autor.

De esas 35 canciones, cuatro llegaron al número uno de nuestra Caravana Hit Parade: “Girl of the North Country” por Hamilton Camp, que permaneció dos semanas en el puesto de honor, al igual que “My back pages” de The Byrds, que también lograron otro número 1 con “You aint goin nowhere”. Judy Collins con “Poor Inmigrant” (la versión original de Dylan era “I pity the poor inmigrant”) igualmente alcanzó el primer puesto de nuestras listas.

Otras canciones también lograron entrar entre los diez primeros puestos del Caravana Hit Parade: “Blowin in the wind” por Peter, Paul & Mary (num. 10), “Farewell Angelina” (num. 7), “Walkin down the line” (num. 4) y “One too many mornings” (num. 2) tres canciones interpretadas por Joan Baez. Stan Getz alcanzó el número 2 con su versión de “Blowin' in the wind”,

The Manfred Mann, lograron dos números 3 para “The Mighty quinn” y “If you gotta go go now”. Judy Collins llegó hasta el número 2 con “Just like tom thumb blues” y Julie Driscoll & Brian Auger compartieron con Hamilton Camp el número 2 con la versión de “This wheels on fire”. Por ultimo, Ricky Nelson en su segunda época reconvertido a músico de country pop alcanzó el número 5 con “I shall be released”.

Otras grandes canciones se quedaron sin entrar en los lugares de honor pero es evidente la calidad de esas versiones: Peter, Paul & Mary y Joan Baez con sus versiones de la magnifica “Dont think twice it’s allright”; “The Byrds con “Mr Tambourine Man” y “All i really want to do”, de la que también hizo una bella versión Cher; The Turtles, Johnny Cash & June Carter y Joan Baez, hicieron por su parte tres estupendas y diferentes versiones de “It aint me, babe”; además Joan Baez realizó otras tres excelentes versiones : Daddy you´ve been on my mind” “A hard rains a gonna fall” y “Love minus zero no limit”; The Seekers con “The times they are a changin'”.

Judy Collins y Julie Felix hicieron sendas versiones de otra canción histórica de Dylan, “Masters of war” y Judy también consiguió una serie dorada con “Time passes slowly”; The Band aportaron dos potentes versiones de “I shall be released” y “When I paint my masterpiece”; Ricky Nelson hizo una versión country pop de otra preciosa canción de Dylan, “She belongs to me”. Por ultimo George Harrison realizó una brillante version de “If not for you” y Rod Stewart aporto su peculiar lectura de “Girl of the North Country”.

Si sumamos las 59 Series Doradas que logro Bob en sus versiones originales y las otras 12 Series Doradas conseguidas por otros artistas con sus propias versiones, llegamos a nada menos que 71 composiciones de Dylan que alcanzaron esa consagración en la historia de nuestra Caravana, muy distante de sus inmediatos rivales The Beatles o Gordon Lightfoot y que corrobora que la obra de Dylan ocupa una primacía indiscutible e inalcanzable en las preferencias de los caravaneros.

rockyboy; 30-12-11

AC - 013
BOB DYLAN EN CARAVANA
AC_-_013_-_1_Dylan_Freewheelin'.jpg
The Freewheelin'

AC_-_013_-_2_Dylan_Highway_61_Revisited.jpg
Highway 61 Revisited


AC - 013 - 3 Dylan Blonde On Blonde.jpg
Si hay algún músico que puede resumir e identificar la historia de Caravana ese es Bob Dylan. El más apasionante músico del siglo XX y el que más entusiasmo despertó entre los viajeros de nuestra Carreta.

59 Series Doradas, por encima de The Beatles, 12 números uno de nuestro Caravana Hit Parade, 27 canciones que llegaron a ocupar un puesto entre los diez primeros, dos canciones que se mantuvieron hasta 3 semanas en el numero 1, “Sad eyed lady of the lowlands” y “Lily of the West” (¡que preciosidad de canción!), otras seis que estuvieron dos semanas (“Like a Rolling stone”, “I want you”, “Wedding song”, “New Morning”, “George Jackson” y “Knockin on heavens door”). Tambien llegaron al numero 1: “All along the watchtower”, “If not for you”, “Main tittle theme from Pat Garrett & Billy the Kid” y “Something there is about you”. Ademas alcanzaron el numero 2: “Desolation row”, “Just like a woman”, “I’ll be your baby tonight”, “As i went out one morning”, “I threw it all away”, “Belle isle” y “Day of the locusts”.

Dylan fue también un gran triunfador de las Grandes Ligas de Caravana. Así en la VI Gran Liga (año 1966), fue elegido “Mejor cantante masculino”, “Mejor canción“, “Sad eyed lady of the lowlands” y “Mejor vocalista folk”. También fue elegido “Mejor cantante folk” en la V Gran Liga (año 1965), en la VIII (año 1968) y en la X (años 1970-71).

Si seguimos la trayectoria de Dylan en nuestra Carreta, veremos, sin embargo, algunos detalles curiosos, que reflejan que Dylan tardó en entrar en nuestra música y que no todos los viajeros lo recibieron con igual entusiasmo.

El primer lp de Dylan, aparecido en el año 1962 con el titulo de “Bob Dylan”, tuvo solo un serie dorada, el 545 bis, “Pretty Peggy-O”, que se recuperó años después.

El segundo lp, “The freewheelin” aparecido en 1963, tuvo cinco series doradas, aunque llegaron a nuestra Carreta en dos etapas. “Blowin in the wind” (primer serie dorada de Dylan) en el mismo año de su publicación; algo después “Dont think twice its allright”. En 1966 se recuperarian otras tres: “A hard rains a gonna fall”, “Girl from the north country” y “Masters of war”.

El tercer lp, de 1964, “The times they’are a changing”, no tuvo ningún Serie Dorada propio de Dylan, aunque si en versiones de otras artistas. En este lp se incluían al menos dos grandes canciones: “With God on our side” y “The times are a changin”

El cuarto lp, también de 1964, “Another side of Bob Dylan”, tuvo tres series doradas, igualmente en dos etapas, “Chimes of freedom”, serie dorada 630 y en el año 1965, “All i really want to do” sd. 931 y “It aint me babe” sd. 962.

El quinto lp, de principios de 1965, “Bringing it all back home”, incluyó cuatro series doradas, también repartidas en el tiempo, “She belongs to me”, sd. 796, “Mr. Tambourine man”, sd. 903, “Gates of Eden”, sd. 920 bis y por ultimo “Love minus zero-no limit” (una formidable canción recuperada en 1966) sd. 1076.

De estos primeros cinco lps, la única canción que llegó a entrar entre los 10 primeros de nuestro CHP, fue “Love minus zero-no limit”, ya en pleno apogeo del éxito de Dylan en nuestra Carreta.

El sexto lp, también de 1965, y que supone su gran ruptura estilística con la electrificación de su música, “Highway 61 revisited”, tiene 9 canciones, de las que nada menos que 6 fueron Series Doradas: “Like a Rolling stone”, “Desolation Row”, “Queen Jane aproximately”, “Highway 61 revisited”, “Just like tom thumbs blues” y “Ballad of a thin man”.

Por medio hubo dos singles, “Positively 4th Street” y “Can you please crawl out your Windows”, que también fueron series doradas.

Por fin en la primavera de 1966 llega la apoteosis de Dylan en Caravana (y en el mundo) con su doble lp “Blonde on Blonde”, con ocho series doradas sobre un total de 14 canciones. “Sad eyed lady of the lowlands”, “I want you”, “Sooner or later one of us must know”, “Memphis blues again”, “Just like a woman”, “Rainy day women 12 & 35”, “Visions of Johanna”, “Absolutely sweet Marie”. Todas ellas formidables y que como es sabido marcaron un antes y un después en la historia de la música popular y del que pocos comentarios originales se pueden hacer a estas alturas.

Tras el accidente de moto del verano del 66, Bob que había grabado nada menos que dos discos por año, mostrando una capacidad creativa que ni los propios Beatles tenían en aquel entonces, no volvió a los estudios hasta el otoño de 1967, publicando a finales de ese año “John Wesley Harding”. Como ya he comentado en otra sección de la Wiki (“Todo folk”), supuso un nuevo giro de Dylan hacia una música mas tradicional y con influencias country y que no despertó el entusiasmo unánime tras la cumbre de “Blonde on Blonde”. En todo caso este gran lp consiguió cuatro series doradas; la canción que daba titulo al disco, “As i went out one morning”, “I´ll be your baby tonight” y “All along the watchtower”,

En 1969 se publica la brillante incursión country de Dylan, de la mano de Johnny Cash. Un disco con cinco series doradas: “Lay lady lay”, el instrumental (una novedad en la trayectoria de Dylan), “Nashville skyline rag”, “To be alone with you”, “Tell me that it isn’t true” y “I threw it all away”. Sin embargo, incomprensiblemente, no llego a ser serie dorada la maravillosa versión de “Girl of the North Country” cantada a dúo con Johnny Cash.

“Selfportrait”, un doble lp de 1970, fue uno de los más polémicos en la historia de Dylan y parte de la crítica habló de su agotamiento y que era un disco de “retales”. En Caravana tuvo una buena aunque cautelosa acogida, con cinco series doradas: “Days of 49”, “Belle isle”, “Take a message to Mary”, “Early morning rain” y “Let it be me” (estas dos ultimas fueron las primeras series doradas de Dylan en que éste realiza versiones de otro autor),

A finales de 1970 aparece “New Morning”, otro gran disco de Bob, en el que vuelve a los tiempos de “John Wesley Harding”, con un potente folk rock y también con pinceladas de country rock. Otras cinco canciones alcanzaron la consideración de serie dorada: “If not for you” (una grandísima canción) y “New Morning” que llegaron al numero 1 de nuestro CHP, “Day of the locusts”, “The man in me” y “Went to see the gipsy”.

Por medio aparecieron dos excelentes singles, que fueron series doradas: “George Jackson” (impresionante canción y merecidísimo numero 1) y “Watching the river flow”.

En 1973 el gran director de cine Sam Peckinpah dirigió uno de sus mas hermosos western, “Pat Garrett & Billy the Kid”, con la presencia del propio Dylan, aunque en un papel de segundo nivel. Pero Bob realizo la banda sonora, con dos bellas canciones que fueron series doradas y llegaron al primer puesto de nuestro CHP: “Main title theme” (otro gran instrumental de Dylan) y “Knockin on heavens door”. A finales de 1973 aparece un nuevo y extraño disco titulado “Dylan”, cuajado de versiones, que tuvo muy escaso impacto, pero que tenia una fantástica versión de una clásica canción del folk americano “Lily of the West”, tres semanas en nuestro numero 1 y “A fool such as i”, una canción con Dylan en plan crooner que parecía sacada del “Selfportrait”.

En 1974, se publica un nuevo lp, “Planet waves”, dicho sea de paso con una horrible portada, un disco también irregular, pero con al menos cuatro grandes canciones que llegaron a ser series doradas, dos de las cuales también fueron numero 1; “Something there is about you” y “Wedding song”, además de “Forever young” “On a night like this”,

También en 1974 se publica el primer disco oficial grabado en vivo por Dylan, acompañado de The Band, con versiones en algunos casos sorprendentes de antiguas canciones suyas, una de las cuales, originariamente incluida en “Blonde on Blonde”, llegó a serie dorada: “Most likely you go your way and i’ll go mine”.

Aquí terminaron las series doradas de Dylan en la primera etapa de Caravana. En los doce años siguientes los discos de Bob seguirían triunfando en nuestra Carreta y acumulando nuevos series doradas.

Fueron discos, algunos nuevamente controvertidos, pero sin duda de interés: “Desire”, “Blood on the tracks”, “Street legal”, “Slow train coming”, “Saved”, “Shot of love”, “Infidels”, “Empire burlesque” o “Knocked out loaded”. También en 1975 se publicó “The basement tapes”, disco grabado con The Band durante la recuperación de Dylan en 1967 y del que ha habido dos versiones, un disco doble y un disco quíntuple.

En total fueron otros 26 series doradas, algunas tan magnificas como “Hurricane”, “Lily, Rosemary & The Jack of Hearts”, “Mozambique”, “If you see her say hello”, “Man Gave names to all the animals” o “Jokerman”.

El legado de Dylan en nuestra Carreta es por tanto impresionante y aun así se quedó alguna gran canción de la primera época sin suficiente reconocimiento, además de las tres ya citadas algunas otras como p.e. “One too many mornings”, “My back pages”, “Its all over now baby blue”, “I pity the poor inmigrant” o “The Ballad of Frankie Lee & Judas Priest”. Y luego están las canciones de Dylan que triunfaron entre nosotros y que fueron series doradas en versiones de otros artistas, sobre ellas tratara la próxima entrega de “Alrededor del Caravana Hit Parade”.

rockyboy; 29-10-11

AC - 012
LOS DUOS EN EL CARAVANA HIT PARADE
AC_-_012_-_1_-_Los_dúos.jpg
Simon & Garfunkel

AC_-_012_-_2_-_Los_dúos.jpg
Everly Brothers

Qué duda cabe que en la historia de la música popular los cantantes solistas y los grupos o conjuntos han tenido el protagonismo. Pero también hay una presencia nada desdeñable de los dúos, sean estos de carácter estable u ocasional.

En los años de nuestra CARAVANA hubo grandes dúos, con dos especialmente referenciales: Simón & Garfunkel y The Everly Brothers, cuyas canciones series doradas (25 y 10 respectivamente) suponen casi la tercera parte del total de las que tuvieron los dúos.

Como indicaba, los dúos en muchos casos tenían un carácter estable, como es el caso (además de los ya citados, Everly Brothers y Simón & Garfunkel) de Ferrante & Teicher, Jan & Dean, Peter & Gordon, Sonny & Cher, Righteous Brothers, Chad & Jeremy, Carpenters, Loggins & Messina, Seals & Crofts.

Hay otros dúos que tuvieron un recorrido relativamente breve aunque intenso como Jet Harris & Tony Meehan, David & Jonathan, Ike & Tina Turner, o Nino Tempo & April Stevens.

Otros tuvieron un paso muy fugaz por nuestra Carreta, como es el caso de Jan & Kjeld, Don & Juan, Paul & Paula, Dale & Grace, Dick & Dee Dee, Steve & Eydie, Line et Willy, James & Bobby Puriffy, Flatts & Scruggs, Twice as Much, Peaches & Herb, Jim & Jean, Juan y Junior, Friend & Lover, Zagger & Evans, Cashman & West, England Dan & John Ford Coley , Teegarden & Van Winkle, o Bill & Taffy.

Están por otra parte la relación temporal como dúo para una o más grabaciones de dos intérpretes instrumentales y/o de jazz, como Stan Getz & Charlie Byrd, Bud Shank & Chet Baker, Al Kooper & Mike Bloomfield, Gabor Szabo & Bobby Woomack o Eric Weiisberg & Steve Mandel.

Hay dúos ocasionales pero que se reiteran a lo largo de los años, como Johnny Cash & June Carter, o Eydie Gorme & Steve Lawrence.

Hay dúos vocales para la grabación de un disco, sea un single o un lp, bien entre artistas que están en su apogeo o por el contrario que lo estuvieron y se les pretende relanzar o simplemente que quieren hacer una grabación conjunta: Jerry Butler & Betty Everett, Marvin Gaye & Mary Wells, Marvin Gaye & Tammi Terrell, Marvin Gaye & Diana Ross, Theo Bikel & Geula Gill, Nat King Cole & Stubby Kaye, Nancy & Frank Sinatra, Nancy Sinatra & Lee Hazlewood, Julie Driscoll & Brian Auger, Linda Gail & Jerry Lee Lewis, Donovan & Jeff Beck, Don Gibson & DottieWest, John Lennon & Joko Ono, Buck Owens & Susan Raye, Glen Campbell & Bobby Gentry, Jimmy & David Ruffin, Roberta Flack & Donny Hathaway, Kris Kristofferson & Rita Coolidge, Carly Simón & James Taylor.

Hay cantantes masculinos especialmente motivados por grabar dúos con cantantes femeninas, como fue el caso de Marvin Gaye o de Glen Campbell.

Ha habido dúos, que aunque aparecían así en el título del disco, en realidad trascendían el carácter estricto de dúo, al tratarse más bien de la grabación de un grupo con un músico ajeno, como fueron , Jerry García & Howard Wales, Mick Jagger & Nicky Hopkins, Carlos Santana & Buddy Miles, Carlos Santana & John McLauglin.

Tenemos también dúos que en un momento determinado se convierten en tríos, como es el caso de la Incredible String Band, que en sus dos primeros años eran un dúo y después ampliaron su composición, lo mismo que Delaney & Bonnie, que a partir de un momento determinado añaden al nombre de la pareja el “& Friends” o Young-Holt Unlimited., que también se configuraron como Young-Holt Trio.

Por ultimo tenemos el caso curioso de la cantante de rhythm & blues, Earl-Jean McCrea, que en nuestras relaciones de series doradas aparece como Earl & Jean, como si fuera un dúo.

De los dúos el que más números uno tuvo en nuestro Caravana Hit Parade, fueron Simón & Garfunkel, con nada menos que 13. A continuación los Righteous Brothers con 3, The Everly Brothers y The Incredible String Band (con el matiz ya indicado de que pasaron de dúo a trio) con 2 y Ferrante & Teicher, Don & Juan, Paul & Paula, Jan & Dean, Eydie Gorme & Steve Lawrence, Nino Tempo & April Stevens, Dick & Dee Dee, Peter & Gordon, David & Jonathan, Delaney & Bonnie (también con el matiz de que este numero uno lo alcanzaron junto con Eric Clapton), Zagger & Evans, The Carpenters, Loggins & Messina y Cashman & West, tuvieron todos ellos un numero 1.

Vemos, pues, que hubo una destacada presencia de dúos en nuestra vieja carreta, aunque las preferencias fueron muy claras. En los primeros años The Everly Brothers y Ferrante & Teicher, después llegaron Peter & Gordon, Jan & Dean y The Righteous Brothers, en la segunda mitad de los años 60, el dominio absoluto fue de Simón & Garfunkel y ya en los primeros 70, tuvimos a The Carpenters y Loggins & Messina.

Hasta la próxima entrega, que será sobre la presencia de Bob Dylan en nuestro Caravana Hit Parade.

rockyboy; 17-07-11

AC - 011
BRITISH INVASION
AC_-_011_-_1_-_British_Invasion.jpg
AC_-_011_-_2_-_British_Invasion.jpg
En la semana del 16 de diciembre de 1963 llegaba al número 7 de nuestro Caravana Hit Parade la canción “She loves you” de The Beatles. Hasta ese momento en nuestras listas la representación de la música juvenil inglesa se había reducido prácticamente a Cliff Richard, The Shadows, Jet Harris & Tony Mehan, The Tornados, Matt Monro y Mr. Acker Bilk. Algo no muy diferente a lo que sucedía en las listas norteamericanas.

Pareciera como si en el Reino Unido el rock and roll y sus sucedáneos y derivados no tuvieran espacio propio, limitándose a seguir los éxitos que venían del otro lado del océano.

Pero la llegada de The Beatles empezó a cambiar la situación, de manera que un año y medio después, el 5 de julio de 1965 (al igual que la siguiente semana) entre las 10 primeras canciones de nuestro CHP, nada menos que 7 eran de músicos ingleses (Tom Jones, Donovan, Unit Four Plus Two, Peter & Gordon, The Hermans Hermits, The Animals, y The Yardbirds) y un octavo, The Seekers aunque de origen australiano, eran asimilados a estos efectos a un grupo británico.

Nuestra Caravana y el mundo de la música juvenil vivió y disfrutó el pleno apogeo de lo que se conoció como “The British invasión”. Fueron tres años de éxito de grupos y cantantes, a los que no pudieron resistir las respuestas de los jóvenes músicos norteamericanos, ni el surf, ni el nuevo folk song o el folk rock, ni la renovación de la música country, ni el potente ryhthm and blues de la Tamla Motown, ni el muro de sonido de las producciones de Phil Spector. Hubo que esperar a la revolución psicodélica y al Sonido de California, para devolver la jugada.

Hay diversas razones que explican ese retraso en la explosión de la música juvenil británica en relación con lo sucedido en Estados Unidos en la segunda mitad de los años 50. Menos capacidad adquisitiva de los jóvenes de la sociedad inglesa que había salido con una grave crisis económica de la segunda guerra mundial, lo que les dificultaba adquirir instrumental, formar grupos o vivir de la música; unas estructuras educativas mucho más rígidas y unas costumbres mucho más tradicionales que frenaban la capacidad de cambio y renovación de las nuevas generaciones. Así la música que se oía en las Islas en esa dura posguerra era el jazz, más bien blanqueado, el skiffle de profunda influencia del folk y el country norteamericanos, el blues clásico y las orquestas tradicionales. Por supuesto que el rock and roll llegó hasta las costas británicas y hubo éxitos de ventas y giras triunfales, pero ni de lejos comparado al impacto obtenido en los USA.

Con el cambio de década de los 50 a los 60, los jóvenes ingleses empezaron poco a poco a expresar su rebeldía y malestar con las formas de vida de una clase media gris y una clase obrera decepcionada por los sueños de cambio perdidos tras las promesas que se les hicieron durante la guerra. En el mundo de la literatura, el cine y el teatro, este cambio fue protagonizado por los “Angry young men” y en el de la música juvenil fue la ola que empezó en “The Cavern” de Liverpool y barrió todo el país y después todo el planeta.

Para ser justos hay que decir que el éxito de la “British invasión” no solo tiene que ver con la renovación sonora, el ímpetu y la potencia de la nueva generación de músicos ingleses; también con la ostensible crisis y decadencia de los grandes rockers americanos, unos en la cárcel o con problemas, otros domesticados o artísticamente mal aconsejados, otros muertos prematuramente. La nueva generación de ídolos pop norteamericanos, salvo notables excepciones, eran una copia demasiado light de los originales. El hueco dejado por Elvis, Jerry Lee Lewis, Buddy Holly, Chuck Berry, Little Richard, etc. estaba esperando ser ocupado y en eso llegaron The Beatles arrasando con su maravillosa “I want to hold your hand”.

Al hablar de la “British invasión”, hay que hacer algunas aclaraciones. La primera es que una parte, pequeña sin duda, de sus componentes fueron irlandeses como es el caso de The Them o The Bachelors; otros como The Walker Brothers eran de origen norteamericano pero al haber hecho su carrera musical en Inglaterra fueron también incluidos y lo mismo sucedió con los ya citados australianos The Seekers.

Hay también otro tema a resaltar. La “British invasión” tuvo sus más brillantes y excelsos protagonistas en los conjuntos y en algunos dúos. Pero también hubo grandes vocalistas femeninas y algunos masculinos que se incluyen en esa oleada. Son obvias las diferencias de todo tipo entre el grupo de solistas y el de los conjuntos, no habría más que comparar dos extremos estilísticos tan alejados como los primeros singles de The Who o de The Troggs y Matt Monro, artista este último que ya había tenido éxito antes de la invasión británica y que en nuestras listas había logrado ya tres series doradas.

Por ello al hablar de la “British invasión” no podemos considerarlo como un estilo o una corriente musical, sino como una coincidencia en el tiempo de una generación de artistas procedentes de las Islas Británicas que alcanzaron su madurez y éxito en la mitad de los años 60.

Una última consideración general: curiosamente algunos de los grupos y cantantes de la “British invasión”, que triunfaron en USA y de rebote en otros países de Europa y de todo el mundo, no tuvieron tanta repercusión en su propio país de origen.

Y vamos con la presencia de la “British invasión” en nuestra Caravana. Lo primero que hay que decir es que en general, fue lenta su irrupción, sin alcanzar una presencia destacada hasta bien avanzado el año 65 y que hubo grupos y muy en especial The Who, que tuvieron nuestro reconocimiento varios años después, cuando ya estaban en otras coordenadas estilísticas y la “British invasión” era cosa del pasado. Algo similar sucedió con otros artistas como The Spencer Davis Group o Lulu. Caso muy especial es el de los Moody Blues, que hasta su segunda etapa iniciada con “Days of future passed” no tuvieron éxito entre nosotros.

A la hora de recoger su incidencia en nuestras listas y en las Series Doradas hay que fijar algún criterio de hasta cuándo se puede hablar de la “British invasión”, y aunque la referencia puede ser algo arbitraria, se podrían incluir los años 1964, 1965 y 1966, ya que 1967 es ya un año de pleno auge de la respuesta de los nuevos grupos y artistas norteamericanos. Este corte en 1967 supone dejar fuera a grupos como The Tremeloes, The Move, Twice as Much o The Troggs o cantantes como Lulu, Dave Davies, Chris Farlowe, Van Morrison que lograron sus series doradas en el año 1967 y siguientes.

Los grupos que en esos tres años tuvieron Series Doradas fueron ademas de The Beatles, The Rolling Stones, The Animals, The Bachelors, Chad & Jeremy, The Dave Clark Five, David & Jonathan, The Fortunes, The Fourmost, Freddie & The Dreamers, Gerry & The Pacemakers, The Hedgehoppers Anonymous, The Herman's Hermits, The Hollies, The Hullaballoos, The Honeycombs, The Kinks, B.J.Kramer & The Dakotas, The Manfred Mann, The Mindbenders, The Overlanders, Peter & Gordon, The Searchers, The Seekers, The Silkie, The Small Faces, The Spencer Davis Group, The Swinging Blue Jeans, The Them, The Unit Four Plus Two, The Walker Brothers, The Yardbirds y The Zombies. ¡¡¡Casi nada!!!

Y en lo que respecta a los y las cantantes la lista tampoco está mal: Cilla Black, Petula Clark, Donovan, Adam Faith, Marianne Faithfull, Georgie Fame, Billy Fury, David Garrick, Tom Jones, Jonathan King, Kathy Kirby, Matt Monro, Sandie Shaw, Dusty Springfield, Crispian Saint Peters y Jackie Trent.

A esta relación hay que añadir las versiones orquestales de George Martin, el mago productor y arreglista de The Beatles y The Sounds Orchestral con su versión de “Cast your fate to the wind”.

Las canciones más exitosas en nuestro Caravana Hit Parade y que llegaron a nuestro número 1 fueron:

En el año 1964: “I only want to be with you” de Dusty Springfield, “Sugar & Spice” de The Searchers, “You’re my world” de Cilla Black, “Nobody I know” de Peter & Gordon, (casi todo el verano del 64 estuvo ocupado nuestro lugar de honor por estas ultimas tres grandes canciones) “The house of the rising sun” de The Animals, “Do wah diddy diddy” de Manfred Mann (con cierta polémica entre los viajeros, todo hay que decirlo), “I should have known better” de The Beatles, “I wouldnt trade you for the world” de The Bachelors, “Ringo’s Theme (This boy)” de George Martin.

En el año 1965: “Walk away” de Matt Monro, “I’ll be there” de Gerry & The Pacemakers, “No arms can ver hold you” de The Bachelors, “Don’t let me be misunderstood” de The Animals, “Cast your fate to the wind” de The Sounds Orchestral (entre otros), “Concrete & Clay” de The Unit Four Plus two (ademas de por Eddie Rambeau), “It's not unusual” de Tom Jones, “Catch the wind” de Donovan, “A world of our own” de The Seekers, (tambien los números 1 del verano del 65 estuvieron dominados por estas tres últimas canciones de la “british invasion”), “Yesterday” de The Beatles, “Everyone’s gone to the moon” de Jonathan King.

En el año 1966: “Here it comes again” de The Fortunes (vaya grupazo!!!), “I’ve got to be somebody” de Billy Joe Royal, “As tears go by” de Rolling Stones, “It's good news week” de The Hedgehoppers Anonymous, “Bus stop” de The Hollies, “Lovers of the world unite” de David & Jonathan y “Born free” de Matt Monro.

Otras canciones que alcanzaron los diez primeros puestos de nuestro CHP fueron:

En el año 1964: “I want to hold your hand” de The Beatles, “Glad all over” de The Dave Clark Five, “Hippy hippy shake” de The Swinging Blue Jeans, “Don’t let the sun catch you crying” de Gerry & The Pacemakers, “I will” de Billy Fury, “Because” de The Dave Clark Five (que por cierto no fue Serie Dorada), “Have I the right” de The Honeycombs, “I’m crying” de The Animals.

En el año 1965: “And I love her” de George Martin, “Any way you want it” de The Dave Clark Five, “Downtown” de Petula Clark, “She’s a woman” de The Beatles, “Willow weep for me” de Chad & Jeremy, “A summer song” de Chad & Jeremy, “Words of love” de The Beatles, “Can't you hear my heartbeat” de The Herman's Hermits, “Ferry cross the Mersey” de Gerry & The Pacemakers, “Girl don’t come” de Sandie Shaw (una gran cantante que con el paso del tiempo ha sido olvidada injustamente), “I don’t want to spoil the party” de The Beatles, “Trains, Boats & Plains” de Billy J. Kramer & The Dakotas, “I’ll never find another you” de The Seekers, “Did you ever” de The Hullabaloos, “Mrs. Brown you’ve got a lovely daughter” de The Herman's Hermits, “True love ways” de Peter & Gordon, “Wonderful world” de The Herman's Hermits, “Bring it on home to me” de The Animals, “For your love” de The Yardbirds, “Marie” de The Bachelors, “Hurting inside” de The Dave Clark Five, “Once upon a time” de Tom Jones, “Colours” de Donovan, “You better come home” de Petula Clark, “He’s got no love” de The Searchers, “Summer nights” de Marianne Faithfull, “With these hands” de Tom Jones, “You’ve got your troubles” de The Fortunes, “Get off my cloud” de The Rolling Stones.

En el año 1966: “You’ve got to hide your love away” de The Beatles y también la versión de The Silkie, “Make it easy on yourself” de The Walker Brothers, “Look through any window” de The Hollies, “A must to avoid” de The Herman's Hermits, “If you gotta go go now” de The Manfred Mann, “The keys to my soul” de The Silkie, “Girl” de The Beatles, “My ship is comin' in” de The Walker Brothers, “Listen people” de The Herman's Hermits, “Nowhere man” de The Beatles, “Leaning on the lamp post” de The Herman's Hermits, “A sign of the times” de Petula Clark, “Paint it black” de The Rolling Stones, “A groovy kind of love” de The Mindbenders, “The Sun ain't gonna shine anymore” de The Walker Brothers (vaya excelente cancion !!!), “The pied piper” de Crispian Saint Peters, “I can't let go” de The Hollies, “This door swings both ways” de The Herman's Hermits, “And your bird can sing” de The Beatles, “Mother's little helper” de The Rolling Stones, “Ashes to ashes” de The Mindbenders, “Eleanor Rigby” de The Beatles, “All or nothing” de The Small faces, “Run” de Sandie Shaw, “Changes” de Crispian Saint Peters, “Here, there & everywhere” de The Beatles y tambien la version de The Fourmost, “All I see is you” de Dusty Springfield, “Have you ever loved somebody?” de The Searchers y “I love my dog” de Cat Stevens.

Los que en ese periodo tuvieron más presencia entre las diez primeras canciones de nuestro CHP, fueron The Beatles, con 13, dos de ellas numero 1, The Hermans Hermits con 7, The Animals con 4, dos de ellas numero 1, The Rolling Stones con 4, una de ellas numero 1, y The Dave Clark Five con 4.

Hay que resaltar el éxito de un grupo muy querido por los viajeros, The Herman's Hermits, muy por encima de The Rolling Stones. Por el contrario llama la atención la menor presencia relativa en puestos destacados de nuestras listas de dos grupos tan excelentes como The Hollies y sobre todo The Searchers. Caso aparte es el The Kinks, que si bien en el periodo 64-66 tuvieron tres series doradas (“Set me free”, Sunny Afternoon” y “A well respected man”) su repercusión en el Caravana Hit Parade fue limitada, sin llegar ninguna de ellas a estar entre los diez primeros puestos, aunque hay que decir que en la segunda etapa de Caravana (y segunda etapa de The Kinks si tuvieron una mayor presencia en nuestras listas en la relación de Series Doradas). Lo mismo se puede decir de The Who, que como ya se ha indicado en sus primeros años no tuvieron ningún serie dorada.

El canto del cisne de la “British invasión” entre las 10 primeras de nuestro Caravana Hit Parade fueron los meses de octubre y noviembre de 1966. La semana del 17 de octubre con seis espléndidas canciones, a cual mejor: “Eleanor Rigby”, “Bus stop” de The Hollies, “Lovers of the world unite” (David & Jonathan), “Run” (Sandie Shaw), “All or nothing” de The Small Faces, “Ashes to Ashes” de The Mindbenders. En la semana del 24 de octubre se alcanzó el máximo con nada menos que siete canciones (como en julio de 1965), con la incorporación de “Changes” (en la doble versión de Crispian Saint Peters y de Phil Ochs) y “Born free” (en la doble versión de Matt Monro y Roger Williams). En la semana del 7 de noviembre los cuatro primeros puestos eran (al menos parcialmente) British: “Born free”, “Changes”, “Here, there & everywhere” (en las versiones de The Beatles y The Fourmost, también British), más “Run” y una gran canción de Dusty Springfield, “All I see is you”. Pero un mes más tarde, en la semana del 5 de diciembre no había entre los 10 primeros ningún artista británico, The Left Banke, Bobby Darin, Neil Diamond, Barry Mann, Lou Rawls, The Four Tops, The Pozo-Seco Singers, The Blues Proyect, Gary Lewis & The Playboys y Simon & Garfunkel, copaban con gran brillantez nuestros primeros puestos.

El desembarco en nuestra Caravana de los artistas de Elektra, la fuerza del folk rock y del country rock, la psicodelia, el sonido de Detroit…etc. rescataron el predominio norteamericano en la música juvenil, que se mantendría hasta la llegada del punk y de la new wave a finales de los 70. Aunque todavía los británicos dieron mucha guerra con la incorporación de los renovados Moody Blues, The Cream/Blid Faith, los años de esplendor de The Who, o la renovación del folk con The Lindisfarne, The Incredible String Band, The Pentangle, The Steeleye Span, David McWilliams y tantos otros, o nuevos grupos como The Procol Harum, The King Crimson, The Led Zepelin o The Badfinger, la plena madurez del gran Van Morrison y por supuesto Joe Cocker, Jethro Tull y David Bowie.

Además de The Beatles y The Rolling Stones, los grupos de la “British invasión” que más series doradas tuvieron fueron: The Searchers y The Hollies con 12 cada uno, The Herman's Hermits 11, The Seekers y Peter & Gordon con 8, The Animals, The Bachelors y Gerry & The Pacemakers con 7 y The Kinks con 6.

Entre los y las cantantes, Donovan tuvo 14, Petula Clark 11, Dusty Springfield 9 y Tom Jones 5. Aunque hay que matizar que algunas series doradas de estos grupos y cantantes fueron posteriores al periodo que hemos tomado como referencia de 1964-1966.

En definitiva la “British invasión” fue una gran conmoción musical que arrasó Estados Unidos y después todo el mundo; la segunda en la historia de la música juvenil tras el surgimiento del rock and roll, y que además tuvo la virtud de remover y renovar la música juvenil norteamericana que dio sus frutos a partir de 1966. Y así como The Beatles fueron deudores del rock and roll, del ryhthm and blues y a partir de 1966 de las propias canciones de Dylan, los grandes músicos norteamericanos de mediados de los 60, incluidos el propio Dylan o Simon & Garfunkel electrificaron y renovaron su música tras el huracán británico.

Hasta la próxima entrega que tratara de los dúos en nuestro Caravana Hit Parade.

rockyboy; 17-05-11

AC - 010
LOS ARTISTAS DE LA TAMLA MOTOWN
AC_-_010_-_1_-_Tamla_Motown.jpg
AC_-_010_-_2_-_Tamla_Motown.jpg
En la segunda mitad de los años 60, desde la ciudad de Detroit llegaron a nuestra Caravana un grupo de artistas y conjuntos que estaban revolucionando las tradiciones del rhythm and blues. Se presentaban como “el sonido de la joven América” y tenían como referencia común la compañía discográfica TAMLA- MOTOWN.

Aún recuerdo y conservo un single que me regaló Ángel Álvarez de The Supremes con la canción “My world is empty without you”, que aunque venia con el envoltorio horroroso de papel marrón, encerraba una música maravillosa, aun muy poco conocida en España. A lo largo de los años se sucedieron Series Doradas, que continuaron en la segunda etapa de nuestra Carreta, y que en su conjunto han supuesto una de las aportaciones más brillantes en la historia de nuestra música.

En enero de 1959 Barry Gordy, un compositor musical, creó el sello Tamla Records, que fue la matriz de un gran conglomerado que abarcó hasta 45 compañías distintas, incluyendo música country, jazz, góspel, además de blues, soul, rhythm and blues, o documentos sonoros históricos de las luchas del pueblo negro norteamericano por sus derechos civiles; siendo una de sus peculiaridades cumplida casi a rajatabla, el trabajar solo con artistas de color.

Los primeros músicos que contrató fueron The Miracles, (cuyo gran cantante solista Smokey Robinson, se convirtió pronto en vicepresidente de la compañía), Mary Wells, Mabel John y Barret Strong.

El primer gran éxito de ventas fue precisamente de The Miracles con “Shop around” que en 1960 llegó al número 1 de las listas de rhythm and blues. Un año después, un nuevo fichaje, el grupo femenino The Marvelettes, lograron otro gran éxito, alcanzando el número ya en las listas de música popular, con “Please Mr.Postman”, que fue el primer Serie Dorada de Tamla.

La consolidación y gran proyección de los artistas de la Tamla llegó de la mano de la contratación del trío de compositores formado por Brian Holland, Lamont Dozier y Edward Holland, que en escasos cuatro años lograron llevar 25 canciones suyas entre las 10 más vendidas de las listas. Y si las creaciones del trío Holland-Dozier-Holland fueron decisivas para el éxito de la discográfica, también tuvo su importancia el contar con unos magníficos estudios de grabación, “Hitsville USA” y unos excelentes instrumentistas que daban un soporte impecable a las interpretaciones de artistas con una gran capacidad y calidad vocal. En su conjunción de buenos compositores, buenos instrumentistas y grabaciones de calidad, dieron como resultado unas canciones de una gran fuerza rítmica que causaron furor entre la juventud norteamericana, contribuyendo en buena medida a terminar de romper las barreras que la música hecha por artistas negros aún tenía entre los jóvenes blancos en los Estados Unidos de la primera mitad de los años 60.

En 1962, The Contours con “Do you do love me” lograron otro gran éxito, al que siguió en 1963 Mary Wells con “You beat me to the punch”, el Segundo Serie Dorada de la Motown. Y en ese mismo año The Beatles grabaron tres canciones de artistas Tamla: el citado “Please Mr Postman”, “You’ve really got a hold on me” de The Miracles y “Money” de Barret Strong, todo un reconocimiento del grupo de Liverpool a quienes estaban renovando el rhythm and blues. También en ese mismo 1963, Little Stevie Wonder logró con su álbum “Fingertips” (grabado a los 12 años de edad, de ahí el “Little”) el primer número uno de lps de la discográfica.

Por fin 1964 fue el año del gran despegue de la Tamla, con la incorporación y el éxito de Martha & The Vandellas, The Supremes, The Temptations y The Four Tops, un poker de superestrellas que lograrían el reconocimiento mundial de la Tamla-Motown.

Después llegaría Marvin Gaye, en solitario o en dúos con Tammi Terrell, Kim Weston o Mary Wells. El pleno éxito de Stevie Wonder y de Smokey Robinson & The Miracles, Jimmy Ruffin y David Ruffin, los magníficos Gladys Knight & The Pips, Brenda Holloway, los espectaculares Jr. Walker & The All Stars, The Isley Brothers, The Spinners. Y ya en los primeros años 70, The Jackson Five, Rare Earth, Edwin Starr, Eddie Kendricks, Thelma Houston, The Commodores, Rick James… Para Tamla-Motown también grabaron otros músicos que no tuvieron tanta proyección musical, pero que tuvieron una gran calidad como: Marv Johnson, Billy Eckstein, o Chuck Jackson e incluso Dorsey Burnette, un excelente músico blanco de rockabilly, country y rock and roll.

Pero la Tamla Motown no solo conoció momentos de gran éxito. También sufrió crisis, como la marcha de Holland-Dozier-Holland a finales de 1967, con efectos bien negativos para grupos como The Supremes, Martha & The Vandellas o los propios The Four Tops. La ruptura de Diana Ross con las Supremes o el traslado de la sede de la compañía desde Detroit a Los Ángeles y un cierto reblandecimiento de su sonido, que pasó a estar más próximo al pop que al viejo rhythm and blues, igualmente pasaron factura a la discográfica.

Pero a principios de los 70 también hubo nuevos momentos estelares como los protagonizados por The Temptations, con la renovación de su sonido (al que ya me he referido en una colaboración en la sección “Volver a escuchar” dedicada a su lp “Masterpiece”) o las grandes obras conceptuales de Marvin Gaye: “Whats goin on”, “Trouble man” y “Lets get in on” , por no hablar de la sucesión de fantásticos discos de Stevie Wonder: “Music of my mind”, Talkin book”, “Innervisions”, “Fulfillingness first finale”, “Songs in the key of live”, etc.

A finales de los 70, la mina de oro, los Jackson Five, juntos y por separado, abandonaron la discográfica, murió Marvin Gaye, se fue deteriorando la gran vena creativa de Wonder, los discos de Diana Ross cada día eran más pastelitos, sin que los nuevos fichajes pudieran contrarrestar la sangría.

Al potente sonido de los años 60 y principios de los 70, le sucedieron unos estilos más deslavazados, más influidos por el pop más comercial, en el que las blanditas baladas de Lionel Ritchie estaban a años luz de las interpretaciones de Mary Wells y The Commodores poco tenían ya que ver con los trallazos de The Temptations o la contagiosa marcha de The Supremes.

Pero mira por donde en los últimos tiempos, la compañía ha vuelto a coger fuelle de la mano de una nueva renovación del rhythm and blues, combinado con lo mejor del hiphop y del rap más evolucionado, con artistas como Boyz II Men, Queen Latifah o Erykah Badu.

Centrándonos en la presencia de la Tamla Motown en nuestra Caravana, son 24 los artistas que alcanzaron Series Doradas: The Marvelettes, Martha & The Vandellas, The Supremes, Diana Ross, Smokey Robinson & Miracles, The Temptations, Stevie Wonder, The Four Tops, Marvin Gaye, Gladys Knight & The Pips, The Isley Brothers, The Jackson Five, Mary Wells, Brenda Holloway, The Spinners, Tammi Terrell, Jimmy Ruffin, David Ruffin, Rare Earth, Undisputhed Truth, Michael Jackson, Tom T. Clay, Eddie Kendricks y Valerie Simpson.

En total fueron 90 Series Doradas, de las que 53 llegaron a estar entre las 10 primeras del Caravana Hit Parade y 9 alcanzaron el n.1: “I’m ready for love” de Martha & The Vandellas, “You can’t hurry love” de The Supremes y “Someday we’ll be together” de Diana Ross y The Supremes, “What’s goin on” de Marvin Gaye, “I second that emotion” de Smokey Robinson & The Miracles, “I’ve passed this way before” de Jimmy Ruffin, “If i were your woman” y “Midnight train to Georgia” de Gladys Knight & The Pips y “Reach out i’ll be there” de The Four Tops; estas dos últimas canciones estuvieron dos semanas en el primer puesto de nuestras listas.

The Supremes con 12 Series Doradas fueron las que tuvieron mayor éxito en Caravana, seguidas por Diana Ross con 10 Series Doradas (de ellas 2 con Marvin Gaye, 2 con The Supremes y 1 con The Supremes y The Temptations), The Temptations con 7 Series Doradas y Marvin Gaye, Stevie Wonder, The Four Tops, y Gladys Knight & The Pips con 6 Series Doradas cada uno.

Hubo otros viejos conocidos de la Carreta que en los años 70 también estuvieron en la Motown de manera más o menos temporal: Frankie Valli, Bobby Darin, The Shirelles, Kiki Dee y Duane Eddy.

La Tamla Motown en su gran labor de renovar el rhythm & blues, no estuvo en solitario. Otra gran discográfica, Atlantic Records, contribuyó a esa magnífica renovación musical. Entre ambas y otros más modestos sellos discográficos de los años 60, como Stax, Vee-Jay, Hi-Records, Hot Wax, consiguieron que el rhythm & blues, el soul y sus derivados se convirtieran en una de las grandes referencias de la música juvenil de todo el mundo.

Cincuenta años después de su aparición, los grandes artistas de la Tamla-Motown siguen resultándonos admirables. Nuestra Caravana fue un gran difusora de los mismos en España cuando eran poco conocidos, dejándonos una magnífica lista de Series Doradas.

Hasta la próxima entrega, que estará dedicada a la “British invasión”.

rockyboy; 07-04-11

AC - 009
LOS ROLLING STONES
AC_-_009_-_1_-_Rolling_Stones.jpg
AC_-_009_-_2_-_Rolling_Stones.jpg
Hay que reconocer, aunque a algunos no nos guste mucho, que los Rolling Stones no fueron uno de los grupos superfavoritos de Caravana. En su larga trayectoria tuvieron 21 series doradas, por detrás de Dylan, Beatles, Neil Diamond, Elvis, Moody Blues, Gordon Lightfoot, Simon & Garfunkel, Judy Collins, Dionne Warwick, y empatados con Cat Stevens, Glen Campbell y Carole King. Y sus canciones no tuvieron un reconocimiento impactante en nuestras listas: solo cuatro números 1: “You cant always get what you want”, “As tears go by”, “Ruby Tuesday” y “Star, star”, y únicamente otras siete alcanzaron los 10 primeros puestos: “Get off my cloud” (5), “Paint it black” (3), “Mothers Little helper” (4), “She’s a rainbow” (2), “Love in vain” (3), “Wild horses” (2) y “Angie”(2). Aunque podemos añadir que en la segunda etapa de Caravana, otras quince canciones alcanzaron la condición de series doradas, pero como tantas veces hemos dicho esa es otra historia.

Haciendo un repaso por la discografía de los Stones desde 1964 a 1974, hay que reconocer, por muy entusiastas que seamos del grupo, que algunos de sus lps no han envejecido bien, al contrario de lo que ha sucedido a los Beatles. Más aún, salvo cuatro grandísimas excepciones, los Rolling se han mantenido mucho mejor con sus singles que con sus lps. Así las dos sensacionales recopilaciones “Hot rocks 1964-1971” y “More hot rocks 1964-1971”, son dos cds dobles sin desperdicio, lo que no ocurre con buena parte de sus discos lps normales. Pero vayamos por partes.

A la hora de referirnos a la presencia de los Rolling en nuestra carreta, me voy a guiar por la discografía norteamericana, que fue posiblemente la más accesible para Ángel Álvarez (aunque los discos de los Stones se publicaban con cierta rapidez y regularidad en España), y los discos de USA en los primeros años no se corresponden exactamente con los originales británicos. En todo caso en este artículo seguiremos el orden de lo publicado en Estados Unidos.

Los dos primeros singles de los Rolling son de 1963, “Come on”/”I want to be loved” y “I wanna be your man”/”Stoned”, y no se pueden considerar como un inicio especialmente brillante del grupo, (sobre todo si los comparamos con el inicio de la carrera discográfica de The Beatles), a pesar de tratarse en los tres primeros casos de canciones de Chuck Berry, Willie Dixon y Lennon & McCartney. El tercer single, “Not fade away”/”Little by Little”, aunque es un paso adelante, sobre todo la cara B, tampoco son para sorprender. Las cosas cambiaron a partir del cuarto single, cuando deciden presentar canciones propias y no limitarse a versionear.

“Tell me (You’recoming back)” es la primera gran canción del dúo Jagger & Richard, en mi opinión una de sus mejores composiciones. La canción muestra la enorme potencia vocal e instrumental del grupo, siendo su primer número 1 en las listas británicas. Hubiera sido un gran serie dorada…El primer lp en USA, “Rolling Stones” (Englands newest hit makers), además de esta excelente canción, tenia once versiones de rocks y blues más o menos conocidos, de las que salen con buen pie, pero insisto sin deslumbrar, salvo en el caso de de la citada “Little by Little” y un arrastrado rhythm and blues “I’m a King bee”.

Los dos siguientes singles cuyas caras A fueron “Its all over now” (con un buen blues en la cara B: Good times, bad times”, composición de Jagger & Richard), y “Time is on my side”, aunque de nuevo fueron versiones, son dos magnificas canciones y la primera de ellas fue el estreno en nuestra carreta como serie dorada. Pero “Time is on my side” es un potente rhythm and blues, que bien hubiera merecido el reconocimiento de ser serie dorada. Son los cortes más relevantes del segundo lp en USA, “12x5”, un disco que suponía un paso adelante en su trayectoria, pero aún distante de ser una obra plenamente conseguida.

Los dos siguientes singles son “Little red rooster”/”Off the hook”, la primera canción una sobria y gran versión del clásico blues de Willie Dixon y la segunda una de las canciones mas poperas de la primera época de los Rolling con notables ecos de los sonidos del Mersey y de Liverpool y el otro single fue “Heart of Stone”/”What a shame”, dos buenos rhythm and blues de Jagger & Richard, el primero igualmente hubiera lucido dignamente en la colección de nuestros series doradas.

El primer single del año 65 es “The last time”, de nuevo con ecos del Sonido de Liverpool y una bella balada como cara B, “Play with fire”, preludio de otras bellas canciones que vendrían después, ambas composiciones del dúo. “The last time” fue su segunda y merecidísima serie dorada.

El tercer lp, “The Rolling Stones Now”, es un disco ya más logrado que alcanza el n.5 en USA y el 1 en Gran Bretaña, aunque siguen predominando las versiones, sobre las composiciones propias.

Y poco después llega el gran bombazo de los Rolling y su consagración mundial: el single “Satisfaction”/”The under assistant” (un potente rhythm and blues). ¿Qué de nuevo se puede decir a estas alturas de “Satisfaction”, una de las canciones emblemáticas del siglo XX?. Sin embargo, aunque, por supuesto, fue serie dorada, no llegó a los diez primeros de nuestro Caravana Hit Parade, quizás uno de los fallos más gruesos de nuestra historia, que fue de alguna manera reparado con el siguiente single “Get off my cloud”/, que como ya se ha dicho alcanzó el n.5 y cuya cara B, “I´m free”, tampoco estaba nada mal.

“Out of my heads” fue el cuarto lp, que además de temas ya comentados, tenía otras buenas canciones, como “Mercy, mercy”, “Cry to me”, “One more try” o una buena versión del “Good times” de Sam Cooke.

El año 65 termino con otro bombazo, en este caso por lo que suponía de cambio de estilo, posiblemente en respuesta al “Yesterday” de The Beatles: “As tears go by”, primer número 1 en nuestra Caravana y de la que tampoco se puede decir nada nuevo.

El quinto lp, “Decembers children” , con la mitad de las composiciones propias de Jagger y Richard, aunque incluía “As tears go by”, “Get off my cloud” y alguna otra de interés, como “Blue turns to grey”, “Look what you’ve done” o “I´m free”, sin embargo el resto, algunas de ellas en vivo, dejan bastante que desear, como p.e. la clásica de Hank Snow, “I’m movin on” o “You better move on”, en la que Mike Jagger queda lejos de la original del magnífico Arthur Alexander.

El año 66 fue según mi criterio el año más brillante del quinteto. Empezó con el single de “19 th. Nervous breakdown”, un potente rock con tonos psicodélicos, que adelantaba por donde iban a ir los nuevos derroteros del grupo y que sin embargo, aunque entró en nuestras listas, incomprensiblemente no alcanzó la condición de serie dorada. Y después llegó otra gran canción “Paint it black”, con sitar y aires árabes, muy en la línea innovadora que los nuevos grupos de California estaban empezando a hacer y que reflejaba bien la capacidad de Mike Jagger y Keith Richard de innovar desde sus tradicionales fuentes creativas, el ryhthm and blues y del rock and roll de los años 50.

Y sin dejarnos resuello para respirar, un nuevo magnífico single, con un gran rock psicodélico “Mothers Little helper” y otra de las maravillosas baladas de los Stones, “Lady Jane”. Ambas fueron merecidísimas series doradas, aunque “Lady Jane” hubiera estado muy cómoda en un buen lugar entre los diez mejores del CHP.

El último single del año, “Have you seen your mother baby, standing in the shadow”, otra incursión en la psicodelia, sin duda de las más brillantes de las que en esos años se escucharon, sin embargo despertó la polémica entre los viajeros de la carreta y no logro ser serie dorada, lastima.

Pero en la primavera de ese año 1966 se publicó “Aftermath”, la obra maestra del grupo. El primer lp con todas las composiciones propias de la banda y para mi gusto uno de los mejores discos de los años 60, sobre el que ya tuve ocasión de explayarme, precisamente en la primera entrega del espacio “Volviendo a escuchar”. “Aftermath” además de “Lady Jane” y “Mothers Little helper”, tenía excelentes canciones que bien hubieran merecido un reconocimiento como series doradas: “Under my thumb”, “Take it or leave it”, “Going home” y “Out of time”, de la que todavía hay cierta polémica caravanera sobre si al final fue serie dorada, junto a la versión de Chris Farlowe.

En el año 67 los Stones siguieron publicando singles en la onda de rock psicodélico, con también brillantes incursiones en la balada: “Ruby Tuesday”/”Lets spend the night together”, ambas series doradas y “Ruby Tuesday” segundo número 1 en nuestras listas. El siguiente single con “We love you”/”Dandelion”, no tuvo la misma suerte, aunque es cierto que no son de las mejores canciones del grupo y siguen en exceso la estela de los The Beatles posteriores al “Sargents Peppers”, con un pop psicodélico. El siguiente single con “Shes a rainbow”/2000 light years from home”, continúa por el mismo camino algo más vanguardista. “Shes a rainbow” es otra gran canción que llegó al número 2 de nuestro Caravana Hit Parade.

Los siguientes tres lps reflejan un cierto agotamiento creativo: “Got live if you want it”, su primer disco en vivo, con un sonido regular y que no aporta nada de interés especial; “Between the buttons”, con un nivel medio prescindible, salvo “Ruby Tuesday” “Lets spend the night…” y el tercer lp “Flowers”, un disco cajón de sastre – recopilatorio, aunque escondía una hermosa canción “Sittin on a fence”, serie dorada por el dúo “Twice as much”, siendo la versión de los Rolling tan buena o mejor y sin embargo tampoco fue serie dorada en sus voces.

El siguiente lp “Their satanic majesties request”, es un disco totalmente psicodélico, terreno que en mi opinión no era en el que mejor se movían los Stones, desde luego de manera mucho peor que los The Beatles.

Los Rolling se cansaron de la psicodelia y en 1968 volvieron a lo suyo, el potente rock con raíces en el ryhthm and blues, con sus dos siguientes singles, “Jumpin Jack Flash”/”Child of the moon” y “Street fighting man”/”No expectations”, que teniendo dos buenas caras A, tampoco alcanzaron la condición de serie dorada.

Ese año fue también el de la publicación del lp “Beggars banquet”, un disco muy desigual, con buenas canciones, como la citada “Street fighting man” o la emblemática “Sympathy for the devil”. Este lp, quizás demasiado sobrevalorado en la carrera de los Stones, fue uno de los pocos discos del grupo que no obtuvo ningún serie dorada.

En el 69 llegó otra de las cumbres creativas de los Rolling, “Let it bleed”, en el que diversifican su sonido, introducen toques country, de sonido de Detroit e incluso de raíz góspel o africana. Tuvo tres series doradas, “You cant always get what you want”, record de su éxito en nuestras listas con dos semanas en el numero 1, “Love in vain”, que alcanzo el n.3 y “You got the silver” un magnifico blues. Pero casi todas las canciones de este lp tenían una gran calidad: otro soberbio blues “Midnight rambler”, un country rock, “Country honk” o un potente rock, “Gimmie shelter”. En ese año 1969 publicaron un single con “Honky tonk women”, otra canción de las más famosas del grupo que fue Serie Dorada.

En 1970 publicaron su segundo disco en vivo “Get yer ya-yas out”, que aunque bastante mejor que la anterior grabación en vivo, todavía es un pálido reflejo de lo que fueron sus conciertos en los años 80 y 90, de inolvidable recuerdo para quienes pudimos asistir a ellos. “Sticky fingers”, fue su siguiente lp, ya en 1971. Es un gran disco, en mi opinión más completo y rotundo que “Let it bleed”, también con una gama diversa de sonidos: desde el inicio con la poderosa “Brown sugar”, otra de las grandes canciones del grupo, “Wild horses”, nuevo serie dorada y numero 2 de nuestras listas, “I got the blues” un esplendido rhythm and blues propio de las grandes baladas de la discográfica Atlantic Records a mediados de los 60, “You gotta move” otro estupendo blues de estilo más tradicional, “Sister Morphine”, una tremenda balada, que fue suprimida en la versión española del disco, “Bitch” un rock en la misma onda que “Brown sugar”, una grandísima canción country rock “Dead flowers”, de lo mejorcito que han hecho los Stones y por ultimo “Moonlight mile”, otra gran canción con un desarrollo instrumental más vanguardista. En definitiva uno de los mejores discos de los Rolling.

“Exile on Mine Street”, es un doble lp de 1972, con nada menos que 18 canciones, quizás ninguna tan brillante como algunas de las que contenían los dos lps anteriores, pero todas ellas de una calidad media bastante buena. Hay mucho rock and roll, algunos blues, algunas baladas en la línea folk rock y dos canciones vanguardistas. Ademas de los dos series doradas, “Happy” y “Tumbling dice”, destacan “Shake your hips”, ”Sweet black angel”, “Shine light”, “All down the line”, “Sweet Virginia” y “I just want to see his face” que recuerda inevitablemente al jazz de Sun Ra.

El esfuerzo de “Exile” se nota en el siguiente lp “”Goats head soup” publicado en 1973, con un descenso muy notable de la calidad, aunque contiene dos buenas canciones, el rock “Star, star”, que llegó al n.1 de nuestro CHP, aunque no es una de las grandes, grandes canciones del grupo y “Angie”, otra de las baladas incombustibles que alcanzó el n.2, y poco más hay de destacable en este disco.

El último lp que tuvo reflejo en nuestro Caravana Hit Parade fue “Its only rock and roll” de 1974, en el que remonta la calidad del anterior, sin llegar a los niveles de sus grandes discos. “Its only rock and roll”, un himno generacional, fue el único serie dorada. Pero hay algunas canciones destacables, p.e.. la versión del clásico de The Temptations, “Aint too proud to beg”, “Till the next goodbye”, “Time waits for no one”, “Dance little sister” o “Luxury”.

En la segunda mitad de los 70 los Rolling bajaron el pistón creativo, con lps desiguales, con algunas excelentes canciones, pero distantes de lo que fue su magna tetralogía, “Aftermath”, “Sticky fingers”, “Let it bleed” y “Exile on main street”.

Los Stones siguen deslumbrándonos con su poderoso rock and roll, sus bellas baladas y su inspirado rhythm and blues. Tuvieron que lidiar con otros grandes discos de grupos y solistas de los 60, por ello quizás no tuvieron el reconocimiento adecuado en nuestras listas, pues entre diez y quince canciones se quedaron sin ser series doradas, mereciéndolo y mucho. Aunque hay que decir que tampoco ayudaron algunos aspectos extramusicales, que sin duda también influyeron en aquellos difíciles años.

Hasta el próximo, que estará dedicado al Sonido de Detroit con la Tamla-Motown.

rockyboy; 18-02-11

AC - 008
ELEKTRA RECORDS EN CARAVANA
AC_-_008_-_1_-_Elektra.jpg
AC_-_008_-_2_-_Elektra.jpg
AC_-_008_-_3_-_Elektra.jpg
En la primera semana de enero de 1966, entraban en las listas de nuestro Caravana Hit Parade dos artistas hasta entonces desconocidos para nosotros: Judy Collins con la canción “So early in the spring” y Phil Ochs con “Power and Glory”. Aunque llegaron a ser Series Doradas no obtuvieron, en aquel momento un gran éxito entre los viajeros de la vieja carreta. Pero aquel fue el inicio de una larga y feliz relación con un sello discográfico norteamericano: ELEKTRA RECORDS, que durante ocho años nos brindó bastantes de las mejores canciones de nuestra historia, de manera que la trayectoria de Caravana no hubiera sido la misma sin la presencia de los artistas procedentes de esa compañía de discos.

Ángel Álvarez y Caravana fueron los grandes, y durante bastantes años, únicos difusores de la música de Elektra en nuestro país, una compañía independiente que se había creado en 1950 por un joven de 19 años, Jac Holzman. En la década de los 50 el sello discográfico fue creciendo muy lentamente, especializándose en blues y folk tradicionales, en folk de algunos otros países del mundo, entre ellos algo de flamenco español de la mano de Sabicas y algún otro artista menos conocido.

Eran discos de poco tirón comercial, muy selectos, de artistas de gran calidad. En una trayectoria parecida a otro gran sello de música tradicional norteamericana, FOLKWAYS, aunque éste tenía un abanico estilístico aún más reducido y posiblemente mas politizado. Sin Folkways y sin Elektra seguramente se hubieran perdido una buena parte de la música tradicional de aquel país y desde luego un buen grupo de músicos no hubieran tenido posibilidades de grabar.

En sus primeros diez años publicaron con Elektra cantantes y grupos como Cynthia Gooding, Oscar Brand, Susan Reed, Ed McCurdy, Jack Elliott, Jean Redpath, Erik Darling, Bob Gibson, Josh White, …..musicos que en nuestro país son perfectos desconocidos, pero que pertenecen a la generación puente entre los viejos folksingers, Leadbelly, Sonny Terry, Woody Guthrie, Almanac Singers, etc y la generación que nos deslumbro a todos a mitad de los años 60, con Dylan, Peter, Paul and Mary y Joan Baez como primeros protagonistas.

También fue un asiduo artista de la compañía nuestro viejo amigo Theodore Bikel, especializado en aquellos tiempos en música de tradición judía de Israel y del Este de Europa, y precisamente de un disco de Elektra de 1958 procede el primer serie dorada que tuvimos de esta discográfica. El lp se llamaba “Folk songs from Just about everywhere”, estaba interpretado por Bikel y Geula Gill e incluía la canción “Pollerita”. Glen Yarbrough, otro viejo conocido de la carreta, grabo en Elektra en los últimos años 50 y primeros 60.

En 1961 aparece en Elektra el primer disco de una jovencísima y bellísima Judy Collins “A maid of constant sorrow”, de folk puro y cuyas canciones nunca llegaron a entrar en nuestra listas. Al año siguiente, 1962, Judy Collins volvió a grabar un segundo lp: “Golden apples of the sun”. En 1963 se publica el primer disco de un excelente grupo fronterizo entre el folk y el country: The Dillards, que años después tendría algunos series doradas. En 1964 aparece el nuevo y magnifico disco de Judy Collins, “3”, que ya son palabras mayores, alcanzando el número 126 de ventas en USA y que dos años seria “repescado” por Ángel. Este lp tenia grandes versiones de “Masters of war”, “Turn, turn, turn”, “The Bells of Rhymney”, “Come away Melinda” “Deportee”….

Ese mismo año 1964 se edita el disco titulado “The blues proyect”, un gran recopilatorio, con la presencia entre otros, de Bob Dylan (aunque con nombre camuflado, Bob Landy, una divertida alteración del orden de su apellido), Dave Van Ronk, Dany Kalb, Mark Spoelstra, Dave Ray, John Koerner, nombres hoy olvidados, pero que fueron muy buenos artistas de segunda fila. Y también se publica el primer disco de Phil Ochs, “All the news thats fit to sing”, que incluiría su primer Serie Dorada, el referido “Power and glory”. Igualmente en ese año se recuperarían en tres lps, viejas grabaciones de Woody Guthrie, con el título “Library of Congress Recordings”.

Pero aún quedaban más maravillas en ese año 1964. El primer disco del gran Tom Paxton, “Ramblin boy”; el primer y fantástico disco de Hamilton Camp “Paths of Victory”, ambos con varias Series Doradas, de esas que hicieron historia en nuestra carreta y que más adelante comentaré. También una estupenda grabación en vivo de Judy Collins.

1965 será el gran año de despegue de la nueva cantera de jóvenes folksingers o bluesmen: el primer disco de Tom Rush, Fred Neil y su excelente “Bleecker and MacDougal”, el primer lp de la Paul Butterfield Blues Band, el segundo de Tom Paxton, “Ain't that News”, esa maravilla deslumbrante del “Fifth Album” de Judy Collins, que incluía su primer Serie Dorada, ya mencionado, “So early in the spring” y varios grandes Series Doradas mas. También la recuperación en tres discos de viejas grabaciones de Leadbelly, “Library of Congress Recordings”.

Hubo en ese mismo años dos buenas recopilaciones: “Singer songwriter proyect”, con artistas como : Richard Fariña, Bruce Murdoch (y su Serie Dorada “Farewell my friend”), Patrick Sky, Dave Cohen….y una segunda y mejor “Whats shakin'”, un potentísimo disco de rock blues con personajes de la valía de Eric Clapton, Al Kooper, Paul Butterfield Blues Band, Lovin Spoonful o Tom Rush.

Y llegamos a 1966, año en el que se van intercalando en nuestras listas las novedades que publica Elektra y la repesca de anteriores lps de Paxton, Rush, Judy Collins, Dillards, Ochs, etc.

Elektra, que ya había iniciado una sensible renovación en sus grabaciones a mediados de los 60, en la segunda mitad de la década abre de forma espectacular su espectro estilístico: Tim Buckley con “Goodbye & Hello”, The Incredible String Band, Love, David Blue, Earth Opera, Steve Noonan, David Ackles, Eclection, Rhinoceros, Diane Hildebrand, Lonnie Mack, Renaissance, Craby Appleton,….Y ya el gran cambio es el fichaje de grupos de sonido nítidamente rockero: The Doors, Delaney & Bonnie, Atomic Rooster y sobre todo dos grupos como MC5 y Stooges, en la línea de un primitivo punk o heavy rock, convirtiéndose en definitiva en la discográfica mas innovadora de finales de los 60 y principios de los 70.

En los primeros años 70 abre sus puertas a nuevas generaciones de folk rock o country rock, más suave, Paul Siebel, Carol Hall, Carly Simon, Jeanie Greene, Mickey Newbury, Harry Chapin, Ronee Blakley, Marlin Greene, Veronique Sanson, Ian Matthews, David Gates, y también a nuevos grupos de folk-pop como Lindisfarne, Bread, Wackers; incluso edita en USA los dos primeros lps de Queen.

Pero en Elektra no solo grabaron artistas que triunfaron en Caravana. Otros buenos cantantes o grupos fueron referencia de esta discográfica como p.e.: Dick Rosmini, Peggy Seeger, Stefan Grossman, el magnifico trío de bluegrass Koerner, Ray & Glover, Mark Spoelstra, Don Nix, Melba Montgomery, grupos británicos como Ian Campbell Folk Group o The Watersons, o irlandeses como Corrie Folk Trio, o Nico que después formo parte de la Velvet Undergrund y un largo etc.

En 1973, Jac Holzman se retiro a vivir a Hawaii dejando la compañía asociada a la discográfica Asylum Records, aunque manteniendo su propia identidad comercial, abriéndose a sonidos country: Eddie Rabbitt, Jerry Lee Lewis; pop: Neil Sedaka, Tony Orlando & Dawn, The Cars; o a los precursores del punk norteamericano: Television…pero eso ya corresponde a la segunda etapa de nuestra Caravana y excede de este apartado de nuestra wiki.

La presencia de los artistas de Elektra en nuestra Caravana se puede resumir en algunos datos: 215 Series Doradas, 28 números 1, 7 (de las 14) estrellas misteriosas (“Capella”, “Gacrux”, “Sirio”, “Spica”, “Castor”, “Aldebaran” y “Denebola).

Nada menos que 23 series doradas de Judy Collins, 15 de los Doors, 15 de Carly Simon, 14 de Bread, 13 de Tom Paxton, 12 de Delaney & Bonnie, 10 de Lindisfarne, 9 de Harry Chapin, 8 de Tom Rush, 8 de Love, 8 de la Incredible String Band, 8 de Lonnie Mack, 7 de Mickey Newbury, 6 de Phil Ochs, 6 de la Paul Butterfield Blues Band, 6 de Ronnie Blakley, 5 de Hamilton Camp, 5 de Carol Hall, 4 de los Dillards, 4 de Renaissance, 4 de los Rhinoceros, 4 de Tim Buckley ……además de Series Doradas en menor número de Jeannie Greene, Marlin Greene, Atomic Roster, David Gates, Steve Noonan, Eclection, Bruce Murdoch, Fred Neil, Earth Opera, Bamboo, Dianne Hildebrand, Jeannie Britan, Clear Light, Crabby Appleton, Wackers y la pionera de Theodore Bikel con Geula Gill.

En la Novena Gran Liga, Tom Paxton fue elegido como mejor artista folk y Judy Collins mejor cantante femenina. Pero merece la pena recordar algunas de esas referencias que nos hicieron vibrar tantas veces.

“Alone Again or” de los Love (y en general todo el disco “Forever changes”), “Wings” de Tim Buckley, “Taxi” de Harry Chapin, “Girl of North Country” de Hamilton Camp, “Painting Box”, “When the music starts to play” o “The hedgehogs song” de la Incredible, “An American trilogy” de Newbury, “Hello my old friend” de Carol Hall, “Passing ghosts” de Lindisfarne, “Lay it down” de Lonnie Mack, “Ain't marching anymore” de Phil Ochs, “A little bit of rain” de Fred Neil, “One more heartache” de la Paul Butterfield Blues Band, “The busy dreamin'” de Jeannie Brittan, “Comin' home” de Delaney, Bonnie & Friends, “Innocence” de Renaissance, “Like a road leading home” de Jeannie Greene, “Blue bird” o “Graduation Tune” de Ronnie Blakley, el primer y fantastico disco de Carly Simon….

Mención muy especial merecen tres artistas, que por sí solos justifican un sello discográfico y nuestro eterno agradecimiento a Elektra: Judy Collins, Tom Paxton y The Doors.

Seis maravillosas canciones de cada uno: “Thirsty Boots”, “I think it's goin' to rain today”, “Someday soon”, “Poor inmigrant” “Chelsea morning” o “Marieke” de Judy Collins. “Morning again”, “The last thing on my mind”, “Leaving London”, “All night long”, “Annie's going to sing her song” y “I give you the morning” de Paxton, del que tenemos que lamentar que su emblematica “Rambling boy” no fuera Serie Dorada. Y por ultimo “Break on through”, “Light my fire”, “Riders on the storm”, “Touch me girl”, “Love me two times” y “People are strange” de The Doors, de los que también hay que echar en falta, una gran versión contenida en su primer lp de la clásica “Alabama song” y lo mismo con la excelente canción “L.A.Woman”

Cuarenta años después los discos de Elektra, no han envejecido, siguen siendo música atrayente e innovadora. Para los fans y nostálgicos recomiendo un quíntuple cd, titulado “Forever changing: The Golden age of Elektra 1963-1973”, aunque es una impresionante recopilación, siempre sabrá a poco, pero para quedarnos a gusto tenemos los cds y lps completos de sus grandes artistas.

Hasta el mes que viene que volveremos con “The Rolling Stones en el CHP”

rockyboy; 08-01-11

AC - 007
EL TWIST
AC_-_007_-_1_-_Gary_U.S._Bonds.jpg
AC_-_007_-_2_-_Chubby_Checker.jpg
¿Quién en su vida no ha bailado un twist? Seguramente todos los caravaneros, a juzgar, sobre todo, por la pasión que levantó allá por los primeros meses de 1961, en que una de sus emblemáticas canciones, “Pony time”, se mantuvo la friolera de seis semanas en el n.1 de nuestro Caravana Hit Parade, al que había llegado de golpe desde el n.14.

Otro twist, “Let`s twist again”, fue considerada en la Primera Gran Liga de Caravana, segunda mejor canción del año y el grupo de twist, Joey Dee & The Starliters, tercer mejor grupo del año.

El twist tuvo un recorrido peculiar en los primeros años 60. Chubby Cheker, su intérprete por antonomasia, alcanzó en septiembre de 1960 el número uno de las listas norteamericanas y un millón de ventas con su single “The twist”. Seis meses más tarde volvió al número 1, esta vez durante tres semanas, con la referida “Pony time” y de nuevo en enero de 1962 volvió a alcanzar el n.1 con la misma versión de “The twist”, manteniéndose dos semanas.

El twist fue el segundo gran estilo de baile juvenil tras el rock and roll, y apareció precisamente cuando aquél empezaba a pasar a un segundo plano a principios de la década de los 60. Eran tiempos en que sus grandes figuras, Elvis, Cochran, Jerry Lee Lewis, Chuck Berry o Little Richard, por diversas y a veces dramáticas razones, habían desaparecido de las listas o habían evolucionado, como es el caso de Elvis, hacia una música más suavizada.

El twist, como en buena parte el rock, tenía unos orígenes en los viejos ritmos afroamericanos. A finales del siglo XIX ya se conocía un baile en las plantaciones de algodón con el nombre de “wringin and twistin”. En las primeras décadas del siglo XX algunos intérpretes de jazz más tradicionales utilizaron la palabra “twist” en alguna composición, refiriéndose al “giro” de la pelvis al bailar.

Los Drifters y Clyde McPhatter también hicieron alguna alusión al baile del “twist” a principios de los 50. Y por fin Hank Ballard, un músico que evolucionó del ryhthm and blues al rock and roll, grabó una canción “The twist” en 1959, como cara b de un single.

En el verano del 60, Dick Clark, un famosísimo presentador de programas musicales de tv, propuso a Chubby Checker, en aquel momento una jovencísima promesa, para que reinterpretase la canción de Ballard en un programa de canciones y baile, en el que los participantes hacían versiones de éxitos del momento.

Checker logro un gran éxito con su versión de “The twist”, que aunque fue considerado por mucha gente, otro baile degenerado como el rock and roll, era algo más digerible que en la versión original de Hank Ballard, autor este que en sus canciones e interpretaciones tenía una fuerte carga de insinuación sexual.

El twist de la mano de Chubby Checker alcanzó una enorme expansión mundial y se convirtió en un baile juvenil de gran éxito, incluido nuestro país donde se publicaron con regularidad sus discos. Para hacernos una idea del gran triunfo de Checker, hay que recordar que nada menos que cinco lps suyos estuvieron simultáneamente en las listas de ventas norteamericanas.

Chubby tuvo cinco series doradas, además de las tres canciones citadas, (“Lets twist again”, “Pony time” y “The twist”), “The fly” (dos semanas entre los 10 del CHP) y “Slow twistin”. Pero hubo otros dos artistas también estrechamente vinculados al twist en nuestra carreta Gary US Bonds y el ya referido Joey Dee & The Starliters.

Es evidente que los estilos de estos dos músicos, como otros que después señalaré, no eran exactamente iguales que el de Checker, pero aún y así pueden considerarse, y así lo fueron en su día, como puro twist.

Gary Us Bonds tuvo dos números 1 en nuestro CHP, “Quarter to three” y “New Orleans”, además de otros tres series doradas “School is out”, “Twist, twist Señora” y “Dear Lady twist”. Por su parte Joey Dee tuvo tres series doradas, “Peppermint twist” que alcanzó el número 2 de nuestras listas, “Shout” y “What kind of love is this”.

Y curiosamente fue otro artista, Ernie Freeman, el que llevó al número 1 de nuestro CHP la versión del causante de tanto revuelo: “The twist” de Ballard, que también alcanzó el título de serie dorada, dos años después de haberse publicado en Estados Unidos.

Otros artistas triunfaron en nuestras listas y tuvieron series doradas con canciones en el estilo “twist”: Ronie & Hi-Lites, con “Twistin and kissin”, Sam Cooke con “Twistin the night away”, Billie Joe & The Checkmates” con “The percolator” o Bill Blacks Combo con “Twist her”. Dee Dee Sharp con “Ride” y Raging Storms con “The dribble twist”.

El éxito del twist inundó la música juvenil de los primeros años 60 y otros artistas, en mayor o menor medida, se vieron influidos en sus canciones. Así p.e. Connie Francis grabó un magnífico disco titulado precisamente “Twist”; Bobby Rdyell grabó un disco con Chubby Checker e hizo una gira internacional con él. Algunas series doradas de estos dos artistas con tanta presencia en nuestras listas en aquellos años pueden considerarse perfectamente “twist”.

Y con el permiso del amigo Alfredo Niharra y de otros ilustres Caravaneros de primera hora, me atrevo a ampliar la lista de artistas que en algunas de sus canciones estuvieron claramente influidos por el twist:

Un primer grupo serian la primera generación de herederos de los grandes rockeros y precursores del pop, en su versión menos light: Johnny Tillotson (“Poetry in motion”), Neil Sedaka, Buzz Clifford, Chris Kenner, Eddie Hodges, Ernie Maresca, Freddie Cannon, Little Eva, Judee Persia o incluso algún serie dorada de Paul Anka, Dion, de Helen Shapiro o hasta de Bobby Vee y Richard Anthony…

Un segundo grupo serian esos artistas que se movieron entre el rock, el rhythm and blues y que dieron a algunas de sus canciones un ritmo de twist: Lloyd Price, Billy Bland, Jimmy Jones, Bobby Freeman, Bobby Lewis, Nathaniel Mayer, Jimmy Soul, Ron Holden, o Clyde McPhatter…

En tercer lugar estarían algunos grupos influidos por el doo woop, pero también por el rhythm and blues y que en esos primeros años 60 hicieron algunas canciones igualmente influidas por el “twist”: Tico & Triumphs, The Velvets, The Marcels, The Demensions, The Crests, The Sensations, The Orlons, The Majors, The Angels, The Essex, The Dovells….

Un último apartado, serian algunos grupos vocales que luego se incluyeron o en el sonido Motown o en las producciones de Phil Spector, y que en sus orígenes también se vieron influidos por el “twist”: The Marvelettes, The Chiffons o The Shirelles.

Y para terminar el recorrido, una cierta provocación amistosa: ¿Hicieron Del Shannon y Gene Pitney música “twist”? . En mi opinión canciones como “Runaway” o “Hats off to Larry” o las de Gene “Love my life away”o “Louisiana Mama”, no están muy alejadas del “twist” y yo animaría al lector de estas líneas que pruebe a bailarlas como si fueran un “twist” y verá como el ritmo se ajusta bastante bien.

En nuestra Caravana de aquellos años, que como hemos visto acogió con los brazo abiertos el twist, solo se quedaron fuera los Isley Brothers, que triunfaron en 1962 con “Twist and shout”, gran canción de la que The Beatles hicieron un año después una magnífica versión que por supuesto fue Serie Dorada. Por cierto The Beatles tuvieron influencias del twist en otras canciones de sus primeros años y al final de su carrera como “Lady Madonna”.

El twist desapareció a finales del 62. Los nuevos bailes que intentaron sustituirlo, como el limbo, no alcanzaron la menor repercusión, aunque sumaron algún serie dorada. El vendaval de Liverpool, el Surf de California y los folksingers del Greenwich Village estaban ya llamando a la puerta y nadie lo pudo resistir, ni siquiera Chubby Checker.

Como se suele decir, fue bonito mientras duró. Y nos hizo bailar a todos y pasar buenos ratos en los guateques.

Hasta la próxima entrega, que estará dedicada a la presencia de la discográfica ELEKTRA en nuestra música.

rockyboy; 09-12-10

AC - 006
LA MUSICA ORQUESTAL
AC_-_006_-_1_-_Percy_Faith.jpg
AC_-_006_-_2_-_Bert_Kaempfert.jpg
AC_-_006_-_3_-_Henri_Mancini.jpg
Cuando Ángel Álvarez empezó a volar a Estados Unidos en los años 50, la música orquestal americana vivía una etapa dorada, que se había iniciado en los años 30. La aparición del estéreo y en general la mejora de las técnicas de grabación y reproducción hacían aún más atrayente el sonido de aquellas orquestas.

Ángel fue un apasionado de las agrupaciones orquestales y en buena medida fue su introductor en el panorama musical español de los años 60, especialmente de la mano de su programa “Alta Fidelidad”.

También en nuestra Caravana se reflejó ese interés por la música de las grandes orquestas, aunque mucho menos de lo que pudiéramos pensar o de la imagen que algunos puedan tener. De hecho en sentido estricto menos del 3% del total de Series Doradas pueden adscribirse a este estilo musical.

A la hora de hacer un recorrido por esa relación de Series Doradas, hay una primera cuestión a delimitar ¿Qué incluimos en este capítulo?

Una posibilidad es “acudir a las fuentes originales” y en este caso sólo tenemos como referencia la clasificación que se hacia en las Grandes Ligas anuales de Caravana. Pero las cosas no son nada fáciles. Así en el apartado de orquestas aparecen p.e. Bill Evans, Kay Winding, Georges Delerue, Anita Kerr Singers y en el de instrumentalistas (denominados así) encontramos, entre muchos otros, a Al Hirt, Horst Jankowski, Sounds Orchestral y a partir de la 8ª Gran Liga, en la que desaparece el apartado de orquestas, se incluyen ahora como instrumentistas, Percy Faith, Bert Kaempfert, Paul Mauriat, Sound Symposium, Burt Bacharach, Henry Mancini o Peter Nero.

Por ello he optado por una clasificación que mantiene algunos matices diferenciales con los nombres que aparecían en nuestras Grandes Ligas, buscando un criterio quizás algo más estricto.

Así excluyo a prácticamente todos los músicos de jazz, que si bien grabaron sus series doradas en bastantes casos con grupos de acompañamiento instrumental y en algunos otros con soporte orquestal, más o menos amplio, en mi opinión no se pueden considerar como música orquestal, sino como solistas o grupos de jazz.

Hay instrumentistas como Billy Strange, Bill Pursell, Mason Williams o Charles Randolph Grean, que al ser solistas tuvieron que grabar acompañados de orquestas, pero no son en sentido riguroso discos orquestales y por ello no los incorporo.

Están arreglistas y/ o compositores como Quincy Jones, Chuck Mangione, Deodato o Barry White, que aunque han grabado con grupos orquestales tampoco sus series doradas deberían incluirse en este apartado, aunque White venga indirectamente incluido a través de sus grabaciones con la Love Unlimited Orchestra.

Hay series doradas de grupos instrumentales como Distant Galaxy, Brass Ring, Bob Crewe Generation, MFSB, que sin ser como los grupos clásicos tipo Ventures, Fireballs, Shadows o Johnny & The Hurricanes, y realizar una música mas elaborada o con acompañamientos más amplios, tampoco se pueden considerar e incluir como orquestas.

Está, por otra parte, el caso de Mr. Acker Bilk y sobre todo de Herb Alpert y sus Tijuana Brass, a medio camino entre grupos instrumentales y orquestas, pero que igualmente siendo rigurosos no se deben incorporar a esta clasificación.

El caso más peliagudo es el de determinados compositores y/o arreglistas de bandas sonoras de películas, de musicales de Broadway o incluso de series de televisión, (Georges Delerue, John Williams, Vincent Bell, Al de Lory, Francis Lai, Mikis Theodorakis, Michel Colombier o Marvin Hamlisch) que si bien grabaron sus obras con acompañamiento orquestal, es un poco forzado considerarles orquestas, sin embargo dado que su música sí es orquestal, y siguiendo las propias referencias de las grandes ligas, en este caso si las he incluido.

Se ha hecho también otra excepción con Ferrante & Teicher y con Roger Williams, ya que si bien no tenían una orquesta propia de la que fueran titulares como tales y en las grandes ligas aparecían en el apartado de instrumentistas, sus discos igualmente pueden considerarse música orquestal.

Por ultimo, se han excluido de esta relación los series doradas de grupos en los que el factor predominante es ser coros, caso p.e de los Ray Charles Singers, aunque obviamente en sus interpretaciones fueran acompañados de orquesta, por contra se ha incluido a Mitch Miller ya que la orquesta y el coro estaban estrechamente vinculados en las grabaciones de este artista.

Con esos criterios indicados el número de sds alcanza los 112.

Es muy interesante subrayar las diferencias por año. La media se sitúa en torno 5 SDS por año. 1965 es la excepción con 27 series doradas, pero se debe en buena medida a que en ese año alcanzaron la condición de serie dorada bastantes composiciones de ambiente navideño. Lo mismo sucedió, aunque en menor numero, en 1964, que acumuló 15 series doradas. 1962 y 1966 también fueron buenos para las orquestas en nuestro Caravana Hit Parade, con 10 y 9 SDS respectivamente y los más escasos fueron 1969 y 1973 con tan solo 3.

También hay que destacar que nada menos que 47 de estas series doradas están relacionadas con bandas sonoras de películas, o en algún caso de obras de Broadway o series de televisión, lo que resulta bastante lógico. Hay 9 que corresponden a música navideña y 7 que son versiones de canciones de The Beatles.

Por otra parte hay una fuerte concentración de intérpretes, 51 series doradas, casi la mitad del total, se reparten entre siete orquestas.

Los más valorados por los viajeros fueron Percy Faith y Henry Mancini, con nueve series doradas cada uno. Un resultado muy justo, ya que fueron los dos grandes maestros de los años 60; Mancini además fue el autor de grandes series doradas interpretadas por otros artistas.

En segundo lugar tenemos el inconfundible sonido de Bert Kaempfert con 8 series doradas, empatado con el prototipo de pianista de lo que hoy se denomina easy listening, Roger Williams, artista sin duda muy muy tradicional y que no gustaba a todos los viajeros, pero de un gran virtuosismo interpretativo. Ferrante & Teicher, un dúo también muy virtuoso e igualmente con división de opiniones entre los caravaneros, lograron seis series doradas. La orquesta de Lawrence Welk obtuvo así mismo seis series doradas y hay que reconocer que algunos de ellos y en general esta orquesta, no han envejecido muy bien.

Ray Conniff logro 5 y Burt Bacharach y Al Hirt con cuatro series doradas cada uno cierran el cuadro de honor orquestal.

El predominio del origen o más bien el lugar de producción de la obra de estas orquestas es rotundamente Estados Unidos, seguido muy de lejos por Inglaterra, Francia e Italia.

Las series doradas orquestales, en bastantes casos alcanzaron puestos relevantes en nuestro CHP, catorce fueron numero 1 y un total de 51 llegaron a estar entre las 10 primeras del CHP, reflejo de la buena acogida que tuvieron entre la mayoría de los caravaneros.

Merece la pena recordar los n.1, porque entre ellos están algunas de las canciones más emblemáticas de la musica popular de los años 60 y principios de los 70: “Cast your fate to the wind” (Sounds Orchestral), “L’ Irlandaise” (Georges Delerue), “Tonight” (Ferrante & Teicher), “Moon River” (Henry Mancini), “Strangers in the night” (Bert Kaempfert), “Love theme from Romeo & Juliet” (Henry Mancini), “Born Free” (Roger Williams) y otras canciones tambien memorables como “Brazilian summer”(David Rose), “I’ll never fall in love again” (Burt Bacharach), “This boy” (George Martin),”Red roses for a blue lady” (Bert Kaempfert), “Apples and bananas” (Lawrnce Welk), “The carpetbaggers” (Henry Jerome) o la version que hicieron Sound Symposium de “The sounds of silence”.

Pero hubo también otras excepcionales músicas orquestales que fueron merecidísimas series doradas, algunas de las cuales tuvieron especial presencia a lo largo de la historia de Caravana.

Entre las excepcionales dos maravillas de Percy Faith: “A summer place” y “Elvira Madigan”. El tema de amor de “The Goodfather”, con Nino Rota (y también otros interpretes valiosos), Peter Nero y “The summer of 42” (maravillosa música para la inolvidable película de Robert Mulligan, quizás una de las mas bellas de la historia del cine) o la impactante “The Cincinati Kid” de Andre Kostelanetz, por no hablar de hermosas melodías como “Try to remember” de Roger Williams o “Midnight cowboy” de Ferrante & Teicher, o la tierna “Les parapluies de Cherbourg” de Frank Pourcell, hoy algo olvidada pero que en su día fue una película musical rompedora, o canciones ligadas a grandes éxitos cinematográficos “Somewhere my love” de Ray Conniff, “They call the wind Maria” de Leroy Holmes, o The Mystic Moods con “Grand Prix” con los motores de los coches de carrera abriendo la canción…..

Y dejo para lo último dos temas orquestales, puro ADN de Caravana, tan distintas, pero tan entrañables: The Back & Beat Philarmonic y su “Rock and roll symphony” y Don Costa y su “La, la, la”.

Las grandes ligas consideraron ganadores en el apartado de mejores orquestas a Back & Beat Philarmonic (en la 1ª), Bert Kaempfert (2ª), Ray Conniff (3ª), Percy Faith (4ª), David Rose (5ª), de nuevo Bert Kaempfert (6ª), y Henry Mancini (9ª, apartado instrumentistas).

Una vez más (y van…) gracias Ángel, gracias a tus más estrechos colaboradores, porque a aquellos adolescentes rockeros de principios de los 60 nos abrísteis los oídos a otras músicas inolvidables y de gran calidad, como fue la música orquestal y que sin vosotros seguramente nos las hubiéramos perdido.

Hasta la próxima entrega, que tratara del “TWIST en Caravana”.

rockyboy; 27-10-10

AC - 005
LAS QUE SE QUEDARON EN EL NUMERO 2
AC_-_005_-_1_-_Los_números_2.jpg
AC_-_005_-_2_-_Los_números_2.jpg
AC_-_005_-_3_-_Los_números_2.jpg
Todo Hit Parade tiene un problema: solo hay un número 1 y a menudo lo que se valora o recuerda es precisamente llegar a ser el n.1. Los números 2, como sucedía con los segundos hijos en las familias de siglos pasados, son otra cosa, tienen mucho menos mérito y reconocimiento.

Pero quién podría dudar de la excelencia de canciones como “I’m sorry”, “Only the lonely”, “What’d i say” (por Jerry Lee Lewis), “If i had a hammer” (por Peter, Paul & Mary), “Can't help falling in love” (por Elvis), “I want to hold your hand”, “King of the road”, “Desolation row”, “Just like a woman”, “Nowhere man”, “The sun ain't gonna shine anymore”, “Wings” de Tim Buckley, “Somebody to love”, “Kentucky woman”, “Sittin' on the dock of the bay”, “McArthur Park”, “I say a little prayer”, “Okie from Muskogee”, “If you could read my mind”, “Imagine”, o “Stairway to heaven”, por señalar tan solo veinte grandes series doradas que se quedaron en el numero 2.

Muchos, muchísimos de esos número dos tuvieron la “mala suerte” de coincidir en el tiempo con magníficas canciones y hubo que escoger sobre todo en los tres años más fantásticos de la historia de la música juvenil: 1966, 1967 y 1968. Y también tuvimos algunos números 1 que se resistieron muchísimo a abandonar su posición, p.e. “Tell laura I love her”, con 11 semanas en el primer puesto, “Pony time” con 6 semanas, “Cast your fate to the wind”, con 5 semanas….y lógicamente hubo estupendas canciones que se quedaron esperando en balde una oportunidad de subida al primer lugar.

En el caso de algunos grandes long plays de Dylan, Moody Blues, Gordon Lightfoot, Joni Mitchell, Carole King, Neil Diamond, Beatles, Carol Hall, Love, etc. cuajados de series doradas, hubo canciones que se quedaron en el numero 2 compitiendo con otra canción del mismo artista que había alcanzado el numero 1.

Sólo en muy contadas ocasiones podemos decir que el numero 2 fue mejor que el número 1, como pudo ser John D. Loudermilk, un gran compositor, con su canción “Language of love”, frente a “Hey little girl” de Del Shannon, “There's nothin' I can say” de Ricky Nelson frente a “I want you to meet my baby” de Eydie Gorme, los Fortunes y su “You’ve got your troubles” frente a las Toys y “A lovers concerto”, “Kentucky woman” de Diamond frente a “Like an old time movie” de Scott Mckenzie, McArthur Park” de Richard Harris frente a “Master Jack” de Four Jacks and a Jill, Gordon Lightfoot y “If you could read my mind” frente a “Country Comfort” de Elton John, Johnny Cash y “A thing called love” frente a “Passion ghost” de Lindisfarne o los Chi-Lites con “The coldest days of my life” frente a “Dying to love” de David Clayton Thomas. Pero desde luego estos números 1 no fueron cualquier cosa.

También podríamos hablar de algunos casos en que ese número 1 estuvo alguna semana “de más” y no dejó pasar a otras buenas canciones, como p.e “Alley-oop” de Dante & Evergreens, que en sus cuatro semanas en el primer puesto cerró el paso a Brenda Lee y su “I’m Sorry”, o “Turn Around” de Dick and Deedee que con sus también cuatro semanas frenó el ascenso de los Ames Brothers y los Village Stompers y su “Washington Square”. “Pony time” de Chubby Checker con sus seis semanas también le hizo la pascua a dos bellísimas canciones, “Ebony eyes” de los Everly y “Model girl” de Johnny Maestro. Gene Pitney, con una canción sin duda formidable “I’m gonna be strong”, cuatro semanas en el numero 1, bloqueó la subida de tres excelentes canciones: “I’m crying” de The Animals, “Have I the right” de los Honeycombs y “Reach out for me” de Dionne Warwick.

Hubo series doradas que a pesar de estar en la puerta hasta tres semanas, no consiguieron dar el salto al n.1: “Having a party” de Sam Cooke, “A taste of honey” de Herb Alpert o las ya citadas “I’m sorry” y “Ebony eyes”. Y está el caso “recalcitrante” de Roy Orbison con “Only the lonely”, que llegó al n.2, mientras Elvis ocupaba merecidísimamente el n.1 con “It's now or never”, retrocedió, salió de los diez primeros, volvió a entrar, llegó de nuevo al n.2, allí permaneció otras tres semanas, pero esta vez coincidió con el imbatible Ray Peterson con “Tell Laura I love her” y ya salió definitivamente. A esto se llama tener mala suerte.

Hay artistas que han tenido bastantes números 2. Joni Mitchell, logro siete. Su lp “Blue”, posiblemente su mejor grabación, tuvo cuatro series doradas, una de ellas “River” llego al número 1, y las otras tres: “A case of you”, “The last time I saw Richard” y “Carey”, alcanzaron el numero 2. Las otras cuatro canciones de Joni que también llegaron al n.2 fueron: Big yellow taxi”, “Cold blue steel & sweet fire”, “That song about the Midway” y “You turn me on, I’m a radio”.

Por su parte Neil Diamond también logró siete n.2: “African suite”, “Be”, “Cherry, cherry”, “He ain't heavy, he’s my brother”, “I got the feeling”, “Kentucky woman” y “Stones”. Gordon Lightfoot, tuvo cinco n. 2, al igual que Johnny Rivers. Por su parte Brenda Lee, los Hermans Hermits, Carole King y Steve Lawrence, tuvieron cuatro.

Y hay dos casos significativos. Los Chi-Lites, aquel gran grupo de principios de los 70, que logró nada menos que catorce series doradas entre 1972 y 1975, sin embargo no consiguió ningún n.1, aunque alcanzó con seis canciones el n.2: “A letter to myself”, “A lonely man”, “My heart just keeps on breakin'”, “Oh girl”, “The coldest days of my life” y “We need order”. Y los Walker Brothers, que sólo tuvieron tres series doradas, ¡pero qué series doradas!, y las tres llegaron al n.2: “Make it easy on yourself”, “When the ship is comin' in” y la maravillosa “The sun ain't gonna shine anymore”.

Además de las canciones que alcanzaron el número 2, que ya se han indicado merece la pena resaltar algunos más, empezando por esos tres años dorados 66, 67 y 68.

En el 66: Un delicioso instrumental: “No matther what shape” de T-Bones; una bellísima canción de Silkie “The keys to my soul”; Crispian St.Peters por partida doble, con su “The Pied piper” y después con “Changes”, al unísono con su autor Phil Ochs; Gene Pitney y “Backstage” o dos clásicas como “Spanish eyes” de Al Martino y la versión de “A lovers concerto” de la gran Sara Vaughan.

En el 67 otro instrumental impactante “Music to watch girls by” de Bob Crewe Generation; cinco canciones de folk song renovado: “Guess I’m doin' fine” del inolvidable Hamilton Camp, el himno antibelicista de Phil Ochs “I ain't marching anymore”, la preciosa “Leaving London” de Tom Paxton, “Be not to hard” de Joan Baez y “Mary in the morning” de Al Martino. Dos grandes rocks psicodélicos, “Somebody to love” de los Jefferson Airplane y el “Friday on my mind” de los Easybeats, que 40 años después no han perdido un ápice de poderío. O Johnny Rivers con quizás sus tres mejores canciones, “Poor side of town”, “The tracks of my tears” y “Baby I need your lovin'”. Frank Sinatra con “The world we knew”, otra buena canción de Bert Kaempfert que tuvo la “desgracia” de llegar después de la maravilla de “Strangers in the night”. También llegaron al n. 2 el estreno en nuestro CHP de Stevie Wonder con “A place in the sun”, o una curiosa y hermosa canción de Harry Belafonte “A strange song” un gran intérprete de folk y calipso con poca presencia en nuestra historia, y una pequeña joya del lp “Bookends” de Simon & Garfunkel, “At the zoo”.

En el 68 no podemos olvidar a tres artistas country no muy conocidos pero que nos hicieron una fugaz visita con tres grandes canciones: “River of regrets” de June Stearns, “The enemy “ de Jim Ed Brown o “Skip a rope” de Henson Cargill. Como también fue fugaz el paso de P.P. Arnold con una buena canción de Cat Stevens, “First cut is the deepest” o el grupo People con su imponente “I love you”. Fue este año el del descubrimiento entre nosotros de la formidable Paul Butterfield Blues Band y su poderoso rock blues, estrella misteriosa, “One more heartache”. Nuestros viejos amigos los Bachelors hicieron su despedida de nuestra CHP con una hermosa canción de David McWilliams, “Three o’clock Flamingo Street”. También tuvimos dos grandes canciones de soul, “Sittin' on the dock of the bay” de Otis Redding y Madeline Bell y su “I’m gonna make you love me”. Dion volvió a nuestras listas totalmente renovado con una canción que enlazaba con el folk politizado del momento, “Abraham, Martin & John”. Y el dúo Friend & Lover nos brindaron una canción de puro pop, “Reach out of the darkness”. Los Beatles y los Rolling se quedaron también en el número 2, con dos excelentes canciones, “Hey Jude” y “She's a rainbow”.

Pero hay más maravillas entre esos números 2. P.e. en 1961: "Raindrops" de Dee Clark o “Heart what I say” de Junior Lewis. En 1962, Neil Sedaka y su “Happy birthday sweet sixteen” o la primera aparición de Glen Campbell con “Turn around look at me”, Sam Cooke y “Having a party” o John Leyton con “Lonely city”, que estuvo esperando también dos semanas ante el n.1 del hoy justamente olvidado Richard Chamberlain y su “Theme from Dr. Kildare”. También recordemos una de las mejores canciones de un artista que tuvo gran éxito en nuestras listas, Steve Lawrence y su “House without windows”.

En 1963 hay que recordar una perfecta canción de amor teenager, “Then he kissed me” de las Crystals de la mano de Phil Spector o la melancólica voz de Bobby Vinton con su “Blue Velvet”. En el 64, además de otras ya citadas, están un dúo de pocas pero buenas apariciones en nuestra carreta con su muy peculiar sonido, Nino Tempo y April Stevens y “Whispering”. Y la vuelta triunfal de Sinatra a una nueva edad de oro, con “Softly as I leave you”.

El 65, un año de aviso de las grandes conmociones en el mundo de la música juvenil que pronto llegarían, empezamos con tres mujeres, muy distintas pero con tres estupendas canciones, Brenda Lee con una versión esplendida de “The crying game”, Petula Clark y su pegadiza “Downtown” y Sandie Shaw con la quizás su mejor creación, “Girl don't come”. Los Yardbirds, nos brindaron “For your love”, un gran disco en las antípodas estilísticas de los entrañables Hermans Hermits y su “Mrs. Brown you’ve got a lovely daughter”. Los Seekers nos dejaron “I’ll never find another you”, Steve Lawrence, de nuevo con otra bella canción, “Last night I made a little girl cry” y Billy Joe Royal con “Down in the boondocks”. Y una mención muy especial a Sonny y Cher, con una carrera musical como dúo corta pero excelente, que en mi opinión no fue suficientemente reconocida en la vorágine de los grandes e innovadores músicos de esos años, y de la que “I got you babe” fue una estupenda muestra.

Si damos un salto al año 1969, como punto de partida nos encontramos a dos fantásticas canciones del primer disco de Crosby, Stills y Nash: “Marrakesh Express” y “Suite Judy Blue eyes” y paradojas de la vida, esta canción dedicada a Judy Collins no llego al n.1 de nuestro CHP ocupado precisamente por Judy y su versión de una gran canción de Joni Mitchell, “Chelsea Morning”. Y en ese mismo año aparecieron en nuestras listas grandes grupos de ese sonido diferente que caracterizaba a Caravana, como Delaney & Bonnie y su “Do right woman, do right man” y los Guess Who y su hipnótica “These eyes”. También tuvimos dos grandes canciones de soul, tan diferentes como sus interpretes, Jerry Butler y Dusty Springfield, con “Only the strong survive” y “Son of a preacher man”. Joe South nos visito por primera vez como solista, ya que con anterioridad había estado presente como músico en numerosas grabaciones de Dylan, con una canción que tiene un sonido de guitarra inolvidable, “Games people play”. Peter Sarstedt, otro buen folksinger de brevísimo paso por nuestra carreta, nos dejo una hermosísima canción “Where do you go to my lovely”, con una letra muy interesante. Y para terminar el poderío de Elvis con posiblemente la última de sus grandes canciones, “Suspicious mind”.

Del año 70 recordaría tres bellas baladas, de country, pop y soul en el n.2: “Joanne” del exMonkee Michael Neshmith, “With the eyes of a child”, igualmente el canto del cisne de Cliff Richard y “Rainy night in Georgia” de la segunda época de Brook Benton. Del 71, los New Riders of Purple Sage con su “Portland woman”, la maravillosa voz de Yvonne Elliman con una bellísima canción “I don't know how to love him” y una estupenda canción de Sonny James, “Endlessly”, hoy olvidada pero que merece una nueva escucha.

En el 72 además de los Chi-Lites y de algunas otras canciones ya mencionadas, resaltaría a Manassas el supergrupo de Stephen Stills y “Johnny’s garden” una de las mejores canciones de su magnifico primer álbum doble. A los Lindisfarne, el conjunto en la onda del mejor folk rock británico, con "Lady Eleanore" y John Stewart con una de sus muchas grandes canciones, “California bloodlines”. También fue el año de América y “A horse with no name”, que no me entusiasman, pero hay que reconocer el éxito que obtuvieron.

En el 73 un gran compositor y folksinger americano, pero con una proyección mucho menor de la que merecía, John Prine, hizo su escasa aparición en nuestro CHP con “Rocky Mountain time”. John Stewart tuvo otra gran canción en el n.2, “Anna on a memory” y Marvin Gaye continuaba la publicación de obras innovadoras iniciada con el lp “What's goin' on” en 1971, ahora con “Let's get it on”. Y los Rolling volvían a quedarse en el n.2 con otra balada, “Angie”. Y para terminar, 1974, que solo tuvo CHP algo menos de la mitad del año, y en el que llego al n.2 Jim Croce y una de sus mejores canciones, “Time in a bottle”.

En resumen, ¡cuántas y qué grandes canciones de nuestra historia se quedaron en el n.2 de nuestro Caravana Hit Parade!. Aunque si nos fijáramos en otras muchas que estuvieron en el 3, en el 4, en el 5…podríamos decir lo mismo. La solución hubiera sido tener un CHP con lo que hoy se llama “geometría variable”, es decir que según las semanas y las canciones en liza, hubiera habido 2, 3, 4 o 5 números 1. Pero seguro que las polémicas hubieran seguido abiertas entre los viajeros de la carreta.

Hasta el mes que viene que volveremos con las orquestas en nuestro CHP.

rockyboy; 25-08-10

AC - 004
LA MUSICA LATINA EN NUESTRO CARAVANA HIT PARADE
AC - 004-1 - Georges Delerue - Viva Maria.jpg
AC_-_004-2_-_Los_Relámpagos_-_Noche_De_Relámpagos.jpg
AC_-_004-3_-_Sergio_Mendes_-_Mais_Que_Nada.jpg
Como todos conocemos, los orígenes de nuestra carreta coincidieron con la gran explosión de la música juvenil anglosajona y por tanto la vida de Caravana ha ido de la mano de esa música, aunque otros estilos, sobre todo el folk y el country tuvieron una importante presencia entre nosotros.

Además en aquellos tiempos, muy en especial la década de los 60, en la mayor parte del mundo la música juvenil o seguía y copiaba lo que hacían los artistas anglosajones o lo que es peor se mantenían en unos estilos trasnochados, como sucedía en concreto en España.

Por ello no resulta sorprendente que en nuestra historia la presencia de los artistas latinos sea muy reducida, aunque eso sí por lo general de gran interés y calidad.

A la hora de acercarnos a ellos, lo primero que hay que delimitar es que entendemos por “música latina”. Como algún criterio hay que utilizar, me he permitido ceñirme al lugar de nacimiento del músico, al margen de que algunos de ellos hayan realizado buena parte de su carrera artística fuera de su país (Lalo Schiffrin, Gato Barbieri) o su obra se haya hecho preferentemente en lengua inglesa (Sergio Mendes). En cuanto a los países considerados latinos en lo que respecta a la relación de nuestras Series Doradas, han sido España, Francia, Italia, Bélgica, Brasil, México, Argentina y Chile.

He incluido algunas peculiaridades individuales: José Feliciano, músico puertorriqueño y por tanto ciudadano norteamericano, ha compatibilizado grabaciones en inglés y castellano y aunque en nuestro CHP tuvo una presencia en su vertiente más próxima a la música pop norteamericana, es considerado en general un músico latino. Hay también dos cantantes griegas, Vicky (Leandros) y Nana Mouskouri, que en nuestra Caravana estuvieron presentes con una canción en francés y que desarrollaron una parte de su carrera artística cantando en francés; lo mismo que Rika Zarai, una cantante israelí que también nos visitó con una canción en francés.

Hay también algunos músicos, sobre todo directores de orquesta, que han tenido una carrera en el mundo anglosajón y también en su país de origen: Paul Mauriat, Raymond Lefevre, Frank Pourcel, Michel Legrand, Francis Lai, el gran e inolvidable Georges Delerue, Vince Guaraldi y Eumir Deodato.

Pero no he considerado a aquellos artistas, que aunque de origen latino e incluso habiendo grabado canciones en castellano, toda su carrera se ha realizado en el ámbito musical norteamericano (Trini López, Vikki Carr o Carlos Santana). Tampoco se han incluido artistas anglosajones que han cantando en castellano (Joan Baez) o en italiano (Gene Pitney).

En total estamos hablando de 114 series doradas, de las cuales 34 son de músicos franceses, 26 de españoles, 20 de brasileños, 17 de italianos, 11 de otros países latinoamericanos (incluido Puerto Rico), 2 de Grecia, 3 de Bélgica y 1 de Israel.

Como dato curioso no hay ningún artista de origen portugués, país que en los años 60 vivía todavía inmerso en la gran y magnífica tradición fadista y que sólo tuvo una gran eclosión de musical juvenil en la segunda mitad de los años 70 y en la década de los 80 y más recientemente con las nuevas corrientes de renovación del fado.

Los músicos latinos con mayor presencia en nuestras series doradas han sido José Feliciano con 7 y Sergio Mendes también con 7, seguidos de Serrat con 5 y Richard Anthony también con 5 y por último Michel Polnareff y Marie Laforet con 4 cada uno.

En los primeros años de la carreta hubo una escasísima presencia de artistas latinos, lo que empieza a cambiar a mitad de los 60 de la mano de los grandes artistas franceses y de éxitos del festival de San Remo. En España, salvo los Relámpagos y después Los Pekenikes y el éxito puntual de Los Bravos, no empiezan a aparecer hasta la irrupción de los cantautores en los últimos años 60.

Tan solo 36 de esos 114 Series Doradas alcanzaron el Top de los 10 primeros puestos de nuestro Caravana Hit Parade. De ellos cuatro llegaron al número 1: Vince Guaraldi con “Cast your fate to the wind” (5 semanas), Francoise Hardy con “Tous les garcons et les filles” (2 semanas), Georges Delerue con “L’Irlandaise” y Marie Laforet con “Au coeur de l’automme”. Solo un serie dorada español, “Love is a song” de Los Relámpagos alcanzó los 10 primeros de nuestra lista. José Feliciano y Sergio Mendes, lo consiguieron con cuatro canciones cada uno; y Marie Laforet llegó también con una segunda canción “La tendresse”.

La música francesa, además de las orquestas y compositores (Mauriat, Lefevre, Pourcel, Lai, Legrand, Delerue y Colombier) está representada por un primer grupo de los grandes cantantes franceses de los años 50 y 60: Aznavour, Alain Barriere, Jacques Brel (aunque de nacionalidad belga, hizo su carrera musical en Francia), Gilbert Becaud. Tan sólo echaríamos en falta en esa lista de póker de ases, además de la gran Edith Piaf todavía en activo en aquellos años, a Jean Ferrat, Georges Brassens e Yves Montand, aunque quizás el fuerte compromiso político de estos artistas y de algunas de sus canciones no los hacía fácilmente radiables en nuestros programas.

Hay un segundo grupo de lo que podríamos considerar el pop francés de los años 60, muy influido por la música anglosajona: Richard Anthony, Francoise Hardy, Michel Polnareff y Christophe (que sin embargo no consiguió el título de SD para su gran canción “Aline”). Y añoramos la presencia de otros artistas y en primerísimo lugar Sylvie Vartan (que tanto nos sonreía maliciosamente desde las páginas de Salut Les Copains), Johnny Hallyday, Claude Francoise (quizás un poco blando, pero a la altura de otros muchos cantantes norteamericanos de principios de los 60), por no hablar de una gran canción como fue “Capri c’est fini” de Herve Vilard, indisolublemente ligada en mis recuerdos a los guateques en la playa de Gandía de mediados de los 60. Por no hablar de otro gran protagonista de los guateques de aquellos años, Adamo, con grandes canciones, al que no aceptaba ni en pintura el sector más fundamentalista de nuestros viajeros. Y en cambio fue serie dorada Soeur Sourire y su “Dominique”….

Tuvimos también a otro grupo más vinculado a la música folk renovada, con Marie Laforet, Line et Willy y Bárbara, aunque en este capítulo también nos faltó Hugues Aufray, el interprete francés por antonomasia de las canciones de Bob Dylan. Y por último hay unas cuantas series doradas de cantantes pop más tradicionales: Isabelle Aubret, Claudine Longet, Vicky Leandros, Nana Mouskouri, Rika Zarai y Michel Fugain.

Italia vivió en los años 60 la edad de oro de su música popular y el Festival de San Remo fue su gran escaparate, con triunfadoras de gran calidad, varias de las cuales fueron series doradas. En los primeros años de nuestra carreta estuvieron con nosotros dos artistas representativos de la música más tradicional italiana de los años 50: Rocco Granata y la gran Flo Sandons, inolvidable intérprete de la canción “El negro zumbón” de la película “Anna” de Alberto Lattuada. No llegamos a tiempo de coincidir con los grandes éxitos de Modugno, aunque alguno podríamos haber “repescado”, como sucedió con otras canciones norteamericanas de 1959.

A mediados de los años 60 llegaron a nuestra carreta unas grandes cantantes: Orietta Berti, Ornella Vanoni, Wilma Goich e Iva Zanicchi, a cual mejor y con unas carreras musicales de gran interés, especialmente las de Ornella e Iva. Tan sólo nos faltó otro gran nombre: Mina.

Y en el apartado de cantantes masculinos, contamos con Bobby Solo, Pino Donaggio y Gianni Morandi, un trío igualmente magnífico. Aquí también tenemos algunas ausencias, Adriano Celentano, que podrá gustar más o menos, pero sin duda es el rocker italiano más significativo; Nicola Di Bari y Luigi Tenco, muerto precisamente en un Festival de San Remo en circunstancias extrañas.

Nini Rosso y Vince Guaraldi, fueron otros dos músicos italianos, si bien en la órbita más próxima al jazz. Nino Rota, uno de los más grandes compositores del siglo XX, nos dejó como serie dorada una de sus obras maestras, el tema de amor de El Padrino. Y luego estuvo Gigliola Cinquetti, que también tuvo su SD, una escenificación del “lolitismo” algo descafeinado, aunque personalmente hubiera preferido cambiar ese SD por France Gall y su “Poupee de cire, pouppe de son”. Y en los 70 apareció Daniel Santacruz y su canción “Soleado”.

La música brasileña en los 60 conoció igualmente un periodo de auge, aunque muy vinculado al triunfo de la bossa nova en USA de la mano de algunos grandes jazzmen. Pero en nuestra carreta triunfaron los artistas brasileños más influidos por la música pop anglosajona, como Sergio Mendes y su Brasil 66 o Astrud Gilberto, o los que sumaban esa influencia pop a las tradicionales baladas románticas y a los boleros de los países latinoamericanos: Roberto Carlos, Erasmo Carlos, Martinho da Vila, Milton di Sao Paulo. Y por ultimo dos series doradas de artistas muy dispares: el Zimbo Trío, con su estilo de la samba clásica y Eumir Deodato, reinterpretando nada menos que a Richard Strauss con “Also sprach Zarathustra” al socaire del Stanley Kubrick y su “2001”.

México aporto Los Fantasmas y su “Página Blanca”, una rareza y una de las canciones “made in Caravana”; Argentina dos músicos de jazz caliente: Gato Barbieri y Lalo Schiffrin y Chile con la matriarca de la nueva canción chilena, Violeta Parra y su inolvidable y vitalista “Gracias a la vida”. Y nos queda José Feliciano que a mediados de los 60 grabó discos de una mezcla descarnada de folk, blues y rock y que fue derivando hacia el pop más suave y a hacer buenas versiones de grandes canciones, entre ellas sus series doradas, para pasar en los 70 y 80 a convertirse en un intérprete de baladas más que blanditas, desperdiciando el potencial de su voz y su dominio de la guitarra, de los que había dado muestras al principio de su trayectoria. No me resisto a olvidar “Balada para un loco”, una gran creación de Astor Piazzolla, que estuvo unas semanas en nuestras listas, que me consta que le gustaba a Ángel Álvarez, pero que las veces que la puso en el Caravana Auditorio se encontró con el cachondeo de una parte de los viajeros y al final no fue Serie Dorada; una pena, pues era una estupenda e innovadora canción, que el tiempo ha convertido en clásica.

Por fin en cuanto a los músicos españoles, tenemos a los dos grandes grupos instrumentales, los Relámpagos y los Pekenikes; a otros dos grupos de rock, de éxito fugaz en el caso los Bravos y de aceptación más minoritaria, los Canarios; la Nova Canço representada por Serrat, Lluis Llach (con dos bellas canciones) y María del Mar Bonet; cantautores variados: Víctor Manuel, Paco Ibáñez, María Ostiz y Andrés Do Barro; a dos grupos casi propios, muy queridos por los viajeros y que nos dejaron inolvidables actuaciones en los Caravana Auditorio de Hilarión Eslava, Almas Humildes y Nuestro Pequeño Mundo; Paco de Lucia; y por ultimo Mocedades y Juan y Junior, perfectamente prescindibles.

Se podría hablar largo y tendido de ausencias de artistas españoles, algunos sin duda despertarían polémica, p.e. el Raimon más lirico de la segunda mitad de los 60, la propia Mari Trini, o la etapa puramente rockera de Miguel Ríos, pero por encima de todo hay una ausencia difícil de entender, los Brincos el mejor y más genuino grupo pop de nuestro país, cuyas mejores canciones con el paso de los años siguen siendo estupendas. Pero los Brincos, cosas de la juventud, también tuvieron fuertes detractores entre los viajeros y se quedaron fuera de nuestra historia.

Y esto fue todo. Grandes canciones de grandes artistas y ausencias llamativas. Una música que fue sin duda muy minoritaria en su presencia en nuestras listas, lo que no podemos desligar del fundamentalismo anglosajón, que muchos de nosotros tuvimos en aquellos años, no exento de contradicciones, pero esa es otra historia.

Hasta la próxima entrega, en que trataremos de “los maravillosos segundones”.

rockyboy; 11-07-10

AC - 003
EL JAZZ EN CARAVANA
AC_-_003-1_-_Cannoball_Adderley.jpg
AC_-_003-2_-_Gilberto_&_Getz.jpg
La música de nuestra carreta fue muy variada, como muy variados eran los gustos e intereses musicales de sus viajeros, sus oyentes y sobre todo de Ángel Álvarez y sus más cercanos colaboradores: el country, la música orquestal, las bandas sonoras de películas, la música navideña, la música popular española, italiana o francesa, el folk anglosajón, etc. convivían con el pop, el rock and roll, el rhythm and blues, el soul, el surf, la psicodelia, el rock sinfónico o el sonido de Detroit. Y también hubo un espacio para el jazz. Aunque es evidente el gran predominio de lo que podríamos denominar el pop y el rock anglosajón.

Ese fue uno de los grandes valores de Caravana y uno de los grandes aciertos de Ángel, el conseguir transmitirnos a los jóvenes y adolescentes españoles de los años 60 y 70 que el mundo de la música popular era diverso, que no había fronteras herméticas entre los diversos estilos o corrientes musicales, que podíamos disfrutar con Dylan y Henry Mancini, con Sinatra y los Moody Blues, con los Rolling y Merle Haggard, con Jan & Dean y la Incredible String Band, con Ornella Vanoni y John Mayall, con Charlie Byrd y la Paul Butterfield Blues Band, con Barbra Streisand y los Four Tops, etc. etc.

En definitiva Ángel y Caravana nos abrieron la mente y las orejas, como nadie antes ni después lo ha hecho en un programa musical, en un mundo donde prima el chiringuito estilístico y los gustos cerrados. Y por si fuera poco nos brindó un complemento como Alta Fidelidad donde pudimos conocer y disfrutar con otros artistas y sonidos más “clásicos” y más alejados de la “marcha juvenil”.

Por eso no resulta extraño que entre las casi 3500 series doradas de la primera época de Caravana existan un puñado de canciones procedentes del terreno jazzístico.

A la hora de referirnos a estas series doradas tenemos un “pequeño” problema de identificación: ¿Que entendemos por música jazz? ¿Donde ponemos la línea de separación entre sonidos y estilos que lo mismo se pueden considerar jazz como ser excluidos? ¿Puede entrar Astrud Gilberto? ¿Tony Bennett? ¿Horst Jankowsky? ¿Mahavishnu Orchestra?

Podemos encontrarnos con músicos que a lo largo de su carrera hicieron incursiones más o menos profundas y duraderas en el jazz, aunque procedieran de otros ámbitos, como Ray Charles y hasta algunas canciones de Bobby Darin, y viceversa, músicos de jazz como Nina Simone que tuvieron una aproximación al pop. Un caso muy especial es Joni Mitchell, un artista del folk renovador, que a mediados de los 70 grabó una serie de discos muy influidos por el jazz y acompañada de músicos de jazz; uno de estos discos “Court & Spark” reunió varios series doradas.

También hay series doradas de música orquestal, muy en especial de Henry Mancini, que en una interpretación muy amplia y flexible de la música jazz, podrían incluirse dentro de ella, pero también hay razones para clasificarlas en lo que se denomina “easy listening”, que los puristas del jazz no considerarían ni remotamente.

Otro caso es el de la bossa nova. Inicialmente una música de raíz popular brasileña, que por su rápida y estrecha vinculación a músicos de jazz norteamericanos, hizo que algunos de los discos más famosos de esta fusión entre la bossa y el jazz de la primera mitad de los años 60, fueron incluidos dentro del ámbito del jazz.

Por otra parte hay algunas series doradas que tienen más de una versión, con distinto tratamiento, p.e. “Cast your fate to the wind”, con una versión netamente pop, de Steve Alaimo, otra puramente jazzística de un músico de jazz, Vince Guaraldi y una que podríamos considerar a medio camino entre el pop y el jazz, la de Sounds Orchestral. Lo mismo podríamos decir de las versiones de “Last tango in Paris”.

No podemos olvidar tampoco que a finales de los años 60 y principios de los 70 algunas tendencias del jazz tuvieron una fuerte impregnación del rock, lo mismo que algunos grupos del rock más progresivo se acercaron al jazz, produciéndose una fusión de estilos : Chase, Colosseum, If, Blood, Sweat & Tears, Chicago, John Mayall….fueron algunos de los más significados.

Y por último, tengamos muy presente que el jazz, una música tan étnica, en sus orígenes y en sus primeras décadas, estaba muy presente en buena parte de los artistas afroamericanos. Así que entre el blues, el rhythm and blues o el soul, había sin duda puntos de contacto con el jazz clásico. Buen ejemplo de ello son artistas como Lou Rawls, O.C. Smith, Freda Payne, Lenny Welch e incluso una cantante blanca como la gran Timi Yuro.

Si en definitiva tuviéramos que hacer una definición general de las series doradas relacionadas con el jazz, tendríamos que concluir que en la inmensa mayor parte de ellas se trata de composiciones vinculadas de alguna forma con la música pop, o interpretaciones de éxitos pop, mucho más que con los sonidos tradicionales del jazz. Otro elemento de referencia que puede explicar la presencia de estos artistas en nuestra CHP es que se trata de canciones que tuvieron éxito en las listas de ventas de música pop de Billboard, Cashbox, etc., algo no muy habitual entre las composiciones del jazz.

En una enumeración estricta o restrictiva, podríamos estar hablando de entre 90 y 100 series doradas de raíz jazzística; si incluyéramos a los grupos de música progresiva con connotaciones de jazz rock nos iríamos a cerca de 175. Y pasamos ahora a recordarlas:

Hay un primer grupo de los que podríamos llamar jazz vocal clásico: Ella Fitzgerald (Mack the knife), Louis Armstrong (Hello Dolly), Nancy Wilson (You dont know how glad i am, Looking back).

Un segundo grupo podrían ser lo que denominaríamos un jazz “mainstream” o ”crossover”: Sammy Davis jr (What kind of fool am i, The shelter of your arms), Tony Bennett (Dont wait too long, The little boy, A taste of honey, The shadow of your smile), Sarah Vaughan (A lovers concerto), Astrud Gilberto (The shadow of your smile, Wish me a rainbow), Cleo Laine (Send in the clowns).

Otro grupo serian las canciones de artistas que genéricamente podríamos incluir en el estilo “Dixieland”: Mr. Acker Bilk (Stranger on the shore, Above the stars, Lonely, A taste of honey), Village Stompers (Washington square, From Russia with love).

Un cuarto grupo correspondería a jazzmen de estilo clásico, de swing, Kenny Ball (Mindnight in Moscow, So do i), Kay Winding (More), Buddy Morrow (She loves you), Al Hirt (Java, Love theme from Sandpiper, Il silenzio, Yesterday) Horst Jankowski (A walk in the black forest, Simple gimpel) Peter Nero (Summer of 42), Doc Severinsen (Last tango in Paris), Michel Legrand (Happy).

Encontrariamos también a jazzmen de estilo “cool”: Bill Evans (Theme from the VIPS), Stang Getz (Blowin in the wind), Vince Guaraldi (Cast your fate to the wind), Bud Shank & Chet Baker (Michelle), Charlie Byrd (Dulcinea).

Tendríamos la bossa nova fusionada con el jazz: Stan Getz & Charlie Byrd (Desafinado), Zimbo Trío (Consolacao).

Hay un grupo de cantantes influidos por el jazz, el blues, el soul o el rhythm and blues como Nina Simone (Dont let me be misunderstood), Arthur Prysock (Its too late, baby too late, A working mans prayer), Lou Rawls ((Love is a hurtin thing, Dead end street, Down here on the ground, Your good thing, Season of the witch, Believe in me), O.C. Smith (The son of hickory hollers tramp, Little green apples, Daddys little man, Downtown USA), Little Esther Philips (Baby, im for real).

Otro grupo podrían agruparse en lo que se ha denominado “jazz soul” o tambien en el “hard bop”: Ramsey Lewis Trio (Hang on sloopy, Slippin into darkness), Cannonball Adderley (Mercy, mercy, mercy), Wes Montgomery (A day in the life, Yesterday, Where have all the flowers gone), Herbie Mann (House of the rising sun, Memphis underground, Chain of fools), Young Holt Unlimited (Soulful strut, Straight ahead), Quincy Jones (Oh happy day, Whats goin on), John Simon (Open up summertime).

Hay algunos artistas que tienen mas difícil clasificación, Hugh Masekela (Grazing in the grass), “jazz fusión” con fuertes raices africanas, o el “latin jazz” de Gato Barbieri (Last tango in Paris).

Están los que, en este caso instrumentistas, podríamos englobar en el jazz “crossover”, Lalo Schifrin (Misión imposible), Charles Randolph Grean Sound (Quentins theme), Gabor Szabo (Walk away Rennee, Both sides now), Gabor Szabo & Bobby Woomack (Breezin), Chuck Mangione (Friends & love).

En el estilo “postbop” encontraríamos a músicos como Jerry Hahn Brotherhood (Thursday thing).

En lo que se considera jazz rock estarían Brian Auger & The Trinity (No time to live), Ten Wheel Drive & Genya Ravan (Stay with me), Mahavishnu Orchestra (Meeting of the spirits, Vital transformation), Carlos Santana & John McLauglin (A love supeme).

En el jazz fusión incluiríamos a un abanico tan diverso como Michel Colombier (Emmanuel), Deodato (Also sprach Zarathustra, Rhapsody in blue), Weather Report (American tango).

Y por ultimo nos quedarían los grupos progresivos ya citados, Blood, Sweat & Tears, Chicago, Chase, If, Colosseum, John Mayall, etc. que también son de compleja clasificación, ya que tienen elementos que les aproximan al jazz eléctrico mas innovador de los años 70, pero también muchos aspectos comunes con el rock más progresivo que se hacía en Estados Unidos y Gran Bretaña, al sonido Canterbury, al rock sinfónico, etc.

De todas estas canciones, 6 llegaron al n.1 del CHP: Cast your fate to the wind (Vince Guaraldi), More (Kay Winding), Above the stars, Stranger on the shore (ambas de Mr. Acker Bilk), Friends & Love (Chuck Mangione) y Meeting of the spirits (Mahavishnu Orchestra).

Y otras 5, alcanzaron el n. 2: Washington Square (Village Stompers), Blowin in the wind (Stan Getz), A lovers concerto (Sara Vaughan), A working mans prayer (Arthur Prysock) y Soulful Strut (Young Holt Unlimited).

Cast your fate to the wind estuvo cinco semanas en el n.1, More y Above the stars, durante 2 semanas. Siguiendo la clasificación de Honcho Eiroa y Alarcón, Cast your fate to the wind ocupa el n.3 en la historia de las canciones de nuestro CHP y More el n. 42.

Y esta fue la presencia de la música jazz en nuestra Caravana. Una presencia no muy amplia, pero que reunió un puñado de buenas canciones y artistas.

Hasta el mes que viene, que nos encontraremos con la música latina en la historia de nuestra carreta.

rockyboy; 06-06-10

AC - 002
THE BEATLES
AC_-_002-1_-_The_Beatles_-_A_Hard_Day's_Night.jpg
AC - 002-2 - The Beatles - Help.jpg
Hablar a estas alturas de la presencia de los Beatles en nuestra carreta, puede ser innecesario, una osadía o una vulgaridad. Hay tanto trabajo realizado por Honcho y Alarcón, hay también una polémica colaboración de Enrique Sánchez (Enriquepsi) sobre las canciones de los Beatles que en su opinión injustamente no llegaron a ser Series Doradas. Hay también las sensatas reflexiones de Álvaro Feito en la comida del 50 Aniversario, “de que dejemos en paz a nuestra historia….” Pero aun y así intentaré, sin afán de aportar grandes novedades, poner el acento en algunas cuestiones.

Es cierto que escribir sobre los Beatles, 35 años después, es jugar con mucha ventaja, porque tenemos una visión mucho más ajustada de lo que estos genios han supuesto en la historia de la música popular. Por ello que nadie interprete los párrafos siguientes como una crítica a nuestro pasado, del que todos estamos tan orgullosos.

Los Beatles son tras Bob Dylan, los músicos que más series doradas (SDS) han tenido en nuestra Caravana: 49. Por tanto lo primero que hay que decir es que gozaron de indudable apoyo por parte Ángel, su equipo y en general de los viajeros. Sin embargo su presencia fue desigual, mucho menor la primera época que la segunda, con un reconocimiento a veces descompensado en relación con otras canciones de la misma época con las que tuvieron que “competir” y con algunas lagunas de cierta importancia. Y hay también que recordar que su discográfica no fue igual en Estados Unidos que en Gran Bretaña o España, en nuestro caso más similar a la inglesa que a la norteamericana, por lo que su presencia en nuestra carreta estuvo también algo condicionada por estas circunstancias.

Los primeros discos de los Beatles tardaron algunos meses en llegar a nuestras listas: “From me to you”, lo hizo en septiembre del 63, cinco meses después de su publicación en Inglaterra. “Please, please me”, lo hizo en marzo del 64, catorce meses después de su publicación. “P.S. I love you”, en febrero del 64, quince meses después de su publicación. Más rápidas en aparecer fueron “She loves you”, en noviembre del 63, tras su publicación a finales de agosto del 63 y “I want to hold your hand”, en febrero del 64, tras su publicación a finales de noviembre del 63.

Su impacto en nuestras listas, en general, también fue menor que el producido en las listas anglosajonas: “She loves you” y “I want to hold your hand” fueron números 1 en Gran Bretaña y en USA, “From me to you” lo fue en Inglaterra y “Please, please me”, fue numero 2 en Inglaterra y 3 en USA. En nuestro CHP, el éxito fue bastante más discreto, salvo en el caso de “I want to hold your hand”, que llego al numero 2 , emparedado entre dos números 1, “Welcome to my World “ de Jim Reeves y “Since I fell for you” de Lenny Welch. “She loves you”, se quedo en el numero 7, en unas semanas en las que fueron n.1 , George Maharis con “It isn't there” y Bobby Rydell con “Forget Him”. “From me to you” y “Please, please me”, no entraron en el top 10 del CHP.

Si seguimos el rastro de los lps, del primero, “Please, please me”, hubo cuatro series doradas, incluida “Do you want to know a secret?” y “Twist and shout” y se quedaron fuera algunas grandes canciones como “Love me do”, “There's a place”. “I saw her standing there”, “Ask me why?” y “Misery”.

Tras el reto creativo de este grandísimo primer disco, en noviembre de 1963 llego “With the Beatles”, su segundo lp, en mi opinión uno de los más flojos de toda la producción del grupo, hubo un sólo y merecidísimo SD, la maravillosa “All my loving”, una de las diez mejores canciones de los Beatles y que no llegó a entrar entre los 10 primeros del CHP.

En el verano del 64 se publicó el tercer lp, “A hard day's night”, una obra cumbre de los Beatles, con el que por fin llegaron al n. 1 de nuestro CHP, con “I should have know better”, aunque se mantuvieron sólo una semana, siendo desplazados por los Bachelors con su “I wouldn't trade you for the world”. Y no hubo más SDS de este fantástico disco, quedándose fuera referencias como “And I love her” (que después fue SD en versión de George Martin), “Tell me why”, “Can't buy my love”, “A hard day's night”, “Things we say today” o “I’m happy just dance with you” (SD también en versión de George Martin).

En diciembre del 64 se editó el cuarto lp, “Beatles for sale”, un disco de transición, con buenas canciones, pero ninguna deslumbrante, con tres series doradas, “I’ll follow the sun”, “Words of love” y “I don't want to spoil the party”, estas dos últimas llegaron a entrar entre los 10 primeros del CHP. Se quedaron fuera alguna otra buena canción, como “Eight days a week”, o las versiones de “Mr. Moonlight” y de “Rock and roll music”, en mi opinión mejor que la original de Chuck Berry, que ya es decir.

En noviembre del 64 se publicó un single con “I feel fine” y “She’s a woman”, ambas series doradas, llegando la segunda de ellas al numero 6 de nuestro CHP.

Y llegamos a la segunda obra cumbre de los Beatles: “Help”, aparecido en el verano del 65, con una cara A de infarto, de lo buenas que son todas la canciones, y una cara B, más desigual, aunque tiene la joya de la corona: “Yesterday”. Este disco cosechó cuatro series doradas, “Help”, “The night before”, “You've got to hide your love away” y “Yesterday”. Las dos primeras no llegaron a los 10 primeros puestos, “You’ve got…” alcanzo el cuarto y “Yesterday” fue el segundo número uno de los Beatles.

Y merece la pena detenerse un poco más en “Yesterday”. Llego al número 1, tras desplazar a la orquesta de David Rose con su “Brazilian summer”, que estuvo dos semanas en la cabecera, y a su vez los Beatles fueron desplazados por Jonathan King y su “Everyone's gone to the moon”, una buena canción pero a años luz de “Yesterday”. Pero los chicos de Liverpool se tomaron su revancha y en la V Gran Liga de Caravana, “Yesterday” fue votada como la mejor canción del año 65 y los propios Beatles fueron elegidos el mejor grupo.

Sin embargo se quedaron sin ser series doradas algunas brillantes canciones como “Another girl”, “Ticket to ride”, “I need you” y “You’re going to lose that girl”.

A partir del este lp, la presencia de los Beatles se acentuó en nuestro CHP, aunque como veremos, no siempre con el reconocimiento adecuado.

“Day tripper” y “We can work it out” fueron el aperitivo del “Rubber soul”. La primera no fue SD, la segunda, sí.

“Rubber soul”, fue editado en diciembre del 65, confirmando una increíble capacidad creativa, ya que en doce meses editaron nada menos que tres lps!!!. Como es sabido este disco supone un importante cambio en el sonido de los Beatles, aunque en mi opinión con resultados desiguales, ya que junto a inmensas canciones, hay otras que buscaban nuevos caminos experimentales y que no siempre han envejecido bien.

El disco tuvo, igualmente, cuatro series doradas: “I'm looking through you”, en mi opinión una canción no muy destacada, “Michelle”, “Girl” y “Nowhere Man”. Las dos primeras no llegaron al top 10 del CHP, “Girl” se quedo en el 10 y “Nowhere man”, alcanzo el 2. Esta última canción tuvo la mala suerte de estar “taponada“ por tres magnificas canciones que se sucedieron en el n.1: “California dreamin” de Mamas & Papas, “You’re my soul and inspiration” de los Righteous Brothers y para rematar el “Sloop John B” de los Beach Boys, pero qué duda cabe que “Nowhere man”, otra de las mejores canciones del grupo, hubiera merecido un n.1 en nuestra Caravana.

Otros títulos se quedaron sin ser series doradas, y muy en especial “In my life”, (canción ésta que ha tenido mala suerte en nuestra carreta, ya que tampoco la gran versión de Judy Collins fue SD), “If i needed someone”, “Norwergian Word” o “Run for your life”.

En la primavera del 66 el single de “Paperback writer”, una buena canción, hoy algo olvidada, fue también SD.

En agosto del 66, cuando los caravaneros estábamos extasiados con el Blonde on Blonde, aparece un nuevo y deslumbrante disco : “Revolver”, un paso más en la innovación iniciada por el grupo con “Rubber Soul”. Este lp, tuvo también cuatro series doradas, el “Yellow submarine” que no alcanzó (en este caso con toda justicia) los 10 primeros del CHP, “And your bird can sing”, n.4, “Here, There & Everywhere” no.3 y “Eleanor Rigby”, también en el n.3.

De nuevo nos encontramos con otra inmortal canción que no pudo alcanzar un merecido n.1, ocupado en aquellas semanas por los Hollies y su “Bus Stop”, las Supremes y “You can't hurry love” y otra vez los Beach Boys (vaya coincidencia) con “God only knows”. Es cierto que son tres buenísimas canciones, sobre todo la de los Beach Boys, pero puestos a comparar….

Igualmente otras buenas canciones de este lp se quedaron sin llegar a ser SDS: “For no one”, “Doctor Robert”, “I want to tell you” o “Got to get you into my life”.

El siguiente lp se hizo esperar casi un año. Por medio tuvimos un single con dos SDS, “Strawberry fields forever”, tercer n.1 de los Beatles en el CHP y “Penny Lane”, canción pegadiza y simpática, pero lejos de la calidad de las grandes canciones del grupo.

Y por fin en junio del 67, apareció el “Sgt. Peppers lonely hearts club band”, considerado por la inmensa mayoría como la gran obra maestra del pop, pero que siendo un punto y aparte en la evolución de la música juvenil, incluye canciones maravillosas y otras más corrientes. De hecho sólo tuvo tres series doradas, las tres mejores canciones de lejos del disco: “A day in the life”, “She's leaving home” y “With a little help from my friends”, cuarto numero 1 en nuestra carreta. Las otras dos canciones podían haber tenido mejor colocación, aunque “She's leaving home” tuvo como competencia a los Pozo Seco Singers y su “Morning dew”, palabras mayores. Y aunque pueda parecer muy incorrecto, no echo de menos como SD nada más que a “Lucy in the sky with the diamonds” y si acaso, pero con menos entusiasmo, “Lovely Rita” y “Gettin better”.

Tras el gran éxito del “Sargeant”, se publicaron dos singles, el primero con “All you need is love” y el segundo con “Hello, Goodbye”, ambos sds que alcanzaron el numero 2 y el 4, respectivamente, del CHP. En diciembre de ese mismo año 1967, aparece un doble EP con las canciones de su película “Magical Mistery Tour”, entre las que se incluían “The fool on the hill”, quinto y ultimo numero uno en nuestras listas y “Your mother should know”, que llego al numero 2 del CHP.

En la primera mitad del 68, y después de casi un año sin publicar un lp, aparecen sucesivamente dos nuevos singles. El primera de ellos con “Lady Madonna”, que no llego a ser SD y que quizás debería haberlo sido, aunque en mi opinión, no es una canción memorable, aunque si marchosilla. El segundo single, quizás el más rompedor en la historia del grupo, fue “Hey Jude” y “Revolution”; la primera llego al n.2 de nuestras listas, sin que pudiera alcanzar un merecido n.1, copado en aquellas semanas por el desembarco de los Moody Blues, con canciones como “Legend of a mind” o “Voices in the sky”.

Por fin en noviembre del 68 aparece un doble lp, con el nombre de “The Beatles”, aunque siempre se ha conocido como el “White Album”. Y entramos con este disco en una de las grandes polémicas en torno al grupo. Hay quienes lo consideran la obra cumbre de los Beatles, el no va mas de la innovación y quienes, como es mi caso, piensan que es el inicio del declive, reflejo de la crisis del grupo como conjunto y suma de talentos creativos, convirtiéndose en una sucesión de aportaciones individuales, algunas muy buenas, otras normales y otras francamente olvidables con las que el tiempo ha sido implacable.

Este disco aporto cinco series doradas: “Mothers nature's son”, “Goodnight”, “While my guitar gently weeps”, “I will” y “Julia”. Las tres primeras entraron en el top 10 del CHP, alcanzando “While my guitar…”, el numero 2.

Había otras canciones destacadas como p.e. “Dear Prudence”, “Marta my dear” o incluso “Back in the USRR”, que quizás podrían haber tenido un lugar entre nuestras series doradas.

En la primavera del 69 se publicaron dos singles más: “Get Back” y “The Ballad of John & Yoko”, ambas SDS, con mejor acogida la primera que llego al n.7 del CHP, siendo para mi gusto mejor la segunda, una de las escasas incursiones del grupo por la frontera del country rock.

En el otoño del 69, nuevo lp, “Abbey Road”, que teniendo un tono medio posiblemente superior al “White album”, tuvo en nuestras filas menor incidencia, con tan sólo dos SDS, precisamente las dos composiciones de George Harrison : “Here comes the sun” y “Something”, que siendo dos excelente canciones obtuvieron una discreta presencia en nuestro top 10 del CHP, el 9 y el 8 respectivamente.

“Something” se vio “anegada” por el despliegue vaquero de nada menos que Karen Young, Roy Clark, Merle Haggard y Charlie Louvin, sin duda una de las semanas de nuestro top 10 con mayor presencia country, y encima dos canciones de Tom Paxton. Y “Here comes the sun” tuvo que “competir”, con la Creedence Clearwater Revival, dos semanas en el numero 1 con su “Down on the corner” , mas los Doors, The Band, y The Byrds, pero no hubiera estado mal una mejor colocación para una de las grandes canciones de Harrison. Curiosamente Nina Simone, que hizo una estupenda versión en 1971, llego más alto, colocándose en el n.3.

“Come together”, otra buena canción de este disco no llego a ser SD.

Y por fin y desgraciadamente, llegamos a mayo de 1970 con “Let it be”, el último lp publicado, (aunque no grabado, ya que “Abbey Road” fue grabado después). Este disco tuvo dos SDS: “Let it be” y “The Long and windig road”, (además del “Get back”, incluido en este lp y que ya había sido SD cuando apareció como single).

La despedida de los Beatles (intuida, pero todavía no oficial), no fue apoteósica en nuestra carreta. “Let it be” llegó al n.9, en una semana con la lista del top 10 absorbida nada menos que por cuatro canciones del lp de Simon & Garfunkel, “Bridge over troubled water”. Por su parte “The long…” llegó al n.8, en una semana de dominio de Tom Paxton y del “Deja vu” de Crosby, Stills, Nash & Young.

Y aquí terminó una gran historia musical. Cuando hoy escuchamos la, por el momento, ultima remasterizacion de los discos de los Beatles, en mi modesta opinión las canciones que más han ganado, que más brillan y que más demuestran la calidad del grupo, son sobre todo las de su primera época, las que justamente despertaron la pasión de los jóvenes de todo el mundo como nunca hasta entonces había sucedido.

Fantásticas canciones, que quizás pasaron a un segundo plano, tras la revolución estilística iniciada con “Rubber soul”. Pero qué pocas canciones hay en la historia de la música popular tan sencillas, tan perfectas, tan inolvidables, como “All my loving”, que hasta suena bien cantada por los rumberos españoles “Los Manolos”….

Hasta el próximo mes, que volveremos con el “Jazz en nuestro CHP”.

rockyboy; 06-05-10

AC - 001
LAS QUE NO LLEGARON A SER SERIES DORADAS
AC_-_001-1_-_Nilsson_-_Without_You.jpg
AC_-_001-2_-_Bert_Jansch_-_Brought_With_The_Rain.jpg
Cincuenta y cinco canciones que llegaron a estar entre los diez primeros puestos de nuestro Caravana Hit Parade, algunas alcanzando incluso el n.1, no llegaron a ser Series Doradas.

Es algo que a muchos viajeros de Caravana nos ha podido pasar desapercibido hasta que el magnifico trabajo de Honcho Eiroa y Alarcón sobre los 15 años de CHP, lo ha puesto de relieve.

Así en 1960, fueron 13 las canciones que habiendo estado entre las diez primeras, no alcanzaron el titulo de SD. En 1961, fueron 18, en 1962 solo 3, en 1963, fueron 13, en 1964 solo 1 y saltamos hasta 1972 con 1, 1973 con 5 y 1974 con 1. (Hay que recordar que tanto en 1960 con en 1974 el CHP se mantuvo tan solo cerca de medio año).

Algunas de las canciones llegaron nada menos que al n.1., caso de las Shirelles con “Dedicated to the one i love”, o “Without you” de Nilsson y “Brought with the rain” de Bert Jansch, que se mantuvo 2 semanas en ese puesto.

Hubo otras canciones que también llegaron muy arriba, como Floyd Cramer con “Last date”, Carole King con “Come down easy”, que llegaron al numero 2, o Jimmy Jones con “I just go for you”, Ricky Nelson con “Milk cow blues”, Roy Orbison con “I cant stop living you”, Ray Charles con “Take these chains from my heart”, los Rooftop Singers con “Tom Cat” y Gilbert O’ sullivan con “Thats love”, que alcanzaron el numero 3.

También hay canciones que estuvieron entre los 10 primeros hasta 5 semanas como los Everly Brothers con “So sad”, Paul Anka con “Hello young lovers”, o 4 semanas, como Donnie Brooks y “Misión Bell”, Anette con “Train of love”, Dion con “Havin fun” o Connie Francis con “You other love”. Y a pesar de ello no fueron Series Doradas.

¿Por que sucedió esto? nos podemos preguntar. Y seguramente la respuesta es diferente según los casos y sobre todo las épocas de nuestra querida carreta. Como se recordara en sus primeros tiempos, el Hit Parade estaba muy limitado y no había un criterio establecido de permanencia para llegar a ser Serie Dorada, que se decidía con la opinión de los viajeros más veteranos y más ligados a Ángel o que ejercían tareas de colaboración.

Posteriormente el CHP se amplio hasta 100 títulos, y se acordó que para ser SD había que permanecer en las listas hasta 12 semanas, dándose algún caso de canciones que salieron antes de cumplir ese tiempo y a petición de los viajeros volvieron a entrar, ya en puestos bajos, hasta cumplir las 12 semanas y llegar a ser SD. En esa segunda etapa de Caravana, desde la mitad de los 60 hasta finales de la década, Caravana contó con muchos socios y muy activos buena parte de ellos, que estaban muy al tanto del recorrido de las canciones por el CHP y que polemizaban sobre canciones que debían ser series doradas o al contrario que no deberían serlo, p.e. “Snoopy vs Red Barón”, había opiniones para todos los gustos.

Y fue precisamente en ese periodo en el que no encontramos ninguna canción que hubiera llegado a los 10 primeros puestos y no hubiera alcanzado la condición de SD.

A principios de los 70, por razones que ahora no vienen al caso, los socios y las actividades empezaron a disminuir y poco a poco se quedo Charly con todo el peso de la realización de guiones, hit parades, etc etc. incluyendo el seguimiento de los nuevos SDS, por lo que se podría aventurar, a expensas de que algún día nos lo aclare el propio Charly, que la razón ultima de que esas canciones no llegaron a SDS fue un simple error técnico de que se “traspapelaron”, por decirlo de alguna forma. Pero vamos a hacer un repaso de todas ellas.

De las cincuenta y cinco hay algunas, las menos, que no merecían ni de lejos ser SDS, p.e. la versión del “Itsy bitsy teenie weenie yellow polka dot bikini” del cómico Buddy Hackett o la curiosísima canción de Little Richard, “He’s not just a soldier” que es una mezcla del Sgt. Barry Sadler y de las canciones bizarras de Johnny Horton. El “Remember Diana” de Paul Anka, tampoco es memorable, como tampoco lo es la versión de “Volare” de Bobby Rydell o el anodino “I count the tears” de los Drifters.

Hay otro grupo de canciones “opinables”, que resultan curiosas o agradables: Bobby Rydell con “Ding a ling”, Frankie Laine “I’m gonna be strong”, muy inferior a la de Gene Pitney, Damita Jo y su versión algo descafeinada de “Save the last dance for you”.

Luego hay un grupo amplio de canciones, que sin ser supermaravillosas, no desmerecen del tono general de nuestros SDS: p.e. la de Bobby Vee, “Be true to yourself”, la de Brenda Lee, “Thats all you gotta do”, Dion y “Havin fun”, Everly Brothers y“When will i be loved”, Donnie Brooks, “Misión Bell”, Paul Anka, “Hello young lovers”, Coasters, “Wait a minute”, Floyd Cramer “Last date”, James Gilbreath “Little band of gold”, Connie Francis “You other love”, Anette y su “Train of love”, Darlene Love y “A fine fine boy” , los Rootop Singers” y “Tom cat”, Al Wilson y “Touch & go” o los Impressions y “Its allright”.

Hay otro puñado de canciones que son realmente buenas y que deberian haber sido SDS: las dos de Elvis “Stuck on you” y “Flaming Star”, la de un dueto tan interesante como Dinah Washington y Brook Benton “A rockin good way”, Jimmy Jones “I just go for you”, Everly Brothers y su preciosa “So sad” o el rock que se marca Ricky Nelson con “Milk cow blues” y tambien su tipica “Everlovin”, la deliciosa “Princess Princess” de Johnny Tillotson o Roy Orbison con su “I cant stop living you”, aunque queda a años luz de la version de Ray Charles, Sam Cooke y su “Thats it”, Joe Jones con “California sun”, Johnny Horton y “Sleepy eyed John”, Dave Clark Five con “Because”, Carole King con “Come down easy”, Gilbert O’sullivan y “Thats love”, Don Maclean y “Dreidel”, Cascades y “The last leaf” , Isley Brothers y “Shout part. 1”, “Jerry Fuller y “”Guilty of loving you” , Earls y “Never”, o Bobby Vee y “Yesterday and you”, las Shirelles y “Dedicated to the one I love” o Brenda Lee con “You can depend on me”.

Después hay cuatro formidables instrumentales que bien merecían un lugar entre nuestras SDS, los magníficos Marketts con “Surfers stomp”, Johnny y los Hurricanes con “Tom’s tune”, los Virtues y “Guitar boogie shuffle twist” y Jet Harris y Tony Meehan con “Applejack” Por ultimo hay un grupo de extraordinarias canciones que no podemos olvidar: Bert Jansch y “Brought with the rain”, Al Greene con una fantástica versión del clásico “For the good times”, Ray Charles y su preciosísima “Take these chains from my heart”, y por supuesto Adam Wade y “Take good care of her” y claro esta Nilsson con “Without you”.

Hay una reflexión final, sin duda polémica, pero inevitable. ¿Qué hacemos con las 7 canciones de los años 72-74, que tienen todas las condiciones para ser SDS? ¿Iniciamos una campaña de consulta a los caravaneros por si consideran mayoritariamente que hay que convertirlas en SDS y por tanto tendríamos que crear esos 7 SDS, que podrían ser bises? En mi opinión es un tema a tratar en la comida del día 24 de abril y en la que seria de enorme utilidad y autoridad el criterio del propio Charly.

Hasta la próxima entrega de “Alrededor del Caravana Hit Parade”, que tratara de otra polémica historia: “Los Beatles en nuestro CHP”.

rockyboy; 04-04-10